BUE­NAS RA­ZO­NES PA­RA IR A

Conde Nast Traveler (Spain) - - DESCUBRIMOS -

"Al­gu­nos lu­ga­res en el mun­do re­quie­ren de un es­fuer­zo de­li­be­ra­do pa­ra lle­gar a co­no­cer­los. Otros se fil­tran en tu vi­da dis­cre­ta­men­te", re­la­ta el pe­rio­dis­ta to­do­te­rreno Paul Ri­chard­son so­bre su par­ti­cu­lar re­la­ción con Ex­tre­ma­du­ra, don­de vi­vió du­ran­te 15 años, una re­gión que amó sin com­ple­jos. LLE­GUÉ A EX­TRE­MA­DU­RA POR PU­RO ac­ci­den­te y por la puer­ta de atrás. Lle­va­ba diez años vi­vien­do en Ibi­za, pe­ro el tu­ris­mo de ma­sas en tem­po­ra­da y la in­dus­tria de las dis­co­te­cas ya ha­bían he­cho tan­ta me­lla en mí como en la is­la. De ahí que cru­za­ra la pe­nín­su­la de una pun­ta a otra bus­can­do un lu­gar pa­ra ins­ta­lar­me. Fue así como lle­gué a Ex­tre­ma­du­ra, a tra­vés de las tie­rras yer­mas del in­te­rior de Por­tu­gal. ¿Qué sa­bía yo de es­ta co­mu­ni­dad? Na­da. So­lo ha­bía oí­do su nom­bre, esa su­ma de pa­la­bras: 'ex­tre­ma' y 'du­ra' de des­agra­da­bles con­no­ta­cio­nes. De he­cho, se cree que el ori­gen del nom­bre se en­cuen­tra en el ver­bo ‘ex­tre­mar’ que sig­ni­fi­ca se­pa­rar a un cor­de­ro de su ma­dre, y que pro­vie­ne de los días de la Mes­ta, cuan­do Ex­tre­ma­du­ra era una au­to­pis­ta pa­ra mi­llo­nes de ove­jas tras­hu­man­tes.

Mis ami­gos es­pa­ño­les fue­ron in­ca­pa­ces de dar­me in­di­ca­cio­nes acer­ca de es­tas tie­rras. “Es se­ca y lla­na y hay mu­chí­si­mos cer­dos”, de­cían va­ga­men­te. El sen­ti­mien­to ge­ne­ral en torno a es­ta re­gión era como la des­crip­ción que la es­cri­to­ra Ger­tru­de Stein hi­zo de Oa­kland, Ca­li­for­nia: There is no there there, o "Allí no hay allí". Sin em­bar­go, lo que en­con­tré cuan­do cru­cé la frontera me de­jó ató­ni­to. Tras la claus­tro­fó­bi­ca vi­da en una is­la, aquí el ho­ri­zon­te pa­re­cía no ter­mi­nar nun­ca. Ha­bía una variedad en el pai­sa­je que no re­cor­da­ba ha­ber vis­to en nin­gún otro lu­gar de Es­pa­ña, con la po­si­ble ex­cep­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.