COR­PUS CH­RIS­TI

Conde Nast Traveler (Spain) - - INFORME -

La po­bla­ción es una mez­cla, pe­ro son los ame­rin­dios quie­nes despiertan fas­ci­na­ción. Hom­bres me­nu­dos de piel os­cu­ra pa­sean por la pla­za cen­tral con go­rros de la­na y bo­tas de fiel­tro. Ellas me­ro­dean por las es­ca­le­ras de la ca­te­dral ba­jo un quin­tal de fal­das, cha­que­tas, cha­le­cos y pe­sa­das man­tas. El grue­so con­jun­to lo co­ro­na, in­va­ria­ble­men­te, un som­bre­ro mas­cu­lino: bombín, som­bre­ro de co­pa, fe­do­ra, trilby... Cuan­do la ca­te­dral abre sus puer­tas, las mu­je­res re­zan fren­te a la Vir­gen y en­cien­den ve­las. Las igle­sias se al­zan en to­dos los rin­co­nes de Su­cre. Ba­ña­das en oro, co­lo­sa­les, son como ga­leo­nes es­pa­ño­les ama­rra­dos en las es­tre­chas ca­lles pa­ra im­pre­sio­nar y per­sua­dir a los na­ti­vos. Lo con­si­guen so­lo en par­te. Pa­ra las mu­je­res que acu­den, la Vir­gen María es so­lo otro nom­bre más pa­ra la Pa­cha­ma­ma, la dio­sa ma­dre tie­rra, y lle­nan bo­te­llas de plás­ti­co con agua ben­di­ta pa­ra uti­li­zar­las en an­ti­guos ri­tua­les an­di­nos.

Mu­chas de las pin­tu­ras, es­cul­tu­ras y vi­drie­ras de las igle­sias son her­mo­sas, pe­ro pa­re­cen de se­gun­da ca­te­go­ría en com­pa­ra­ción con el gran ar­te de los An­des: los te­ji­dos. El Mu­seo de Ar­te In­dí­ge­na de la ciu­dad ex­po­ne es­te tra­ba­jo como lo que de­be con­si­de­rar­se: ar­te, no sim­ple ar­te­sa­nía. Su con­ti­nui­dad es ex­tra­or­di­na­ria: los ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos de­mues­tran que las téc­ni­cas, he­rra­mien­tas y for­mas ape­nas han cam­bia­do en más de mil años. El tra­ba­jo de las mu­je­res Jalq’a, que vi­ven en la mon­ta­ñas al oes­te de Su­cre, es lo más des­ta­ca­do. Se cen­tra en una ca­rac­te­rís­ti­ca pa­le­ta de ro­jo y ne­gro y re­pre­sen­ta el uk­hu pa­cha, un sub­mun­do de caos ori­gi­na­rio ha­bi­ta­do por fan­tás­ti­cas cria­tu­ras mi­to­ló­gi­cas. com­pli­co y es­co­jo una en la que po­ne “1.000$”. Ani­ma­do por la pers­pec­ti­va de es­te gol­pe de suer­te, pi­do una bo­te­lla de vino chi­leno con la co­mi­da.

La ca­rre­te­ra que va a Potosí atra­vie­sa pai­sa­jes de asom­bro­sa es­ca­la y sim­pli­ci­dad. Las ga­vi­llas de tri­go des­fi­lan en cam­pos de rastrojos ama­ri­llos. Una mu­jer tra­ba­ja la tie­rra con una aza­da: su fi­gu­ra eter­na se si­lue­tea con­tra acres de cie­lo. Atra­ve­sa­mos la par­te más cau­da­lo­sa del río Re­ti­ro y des­pués em­pe­za­mos a as­cen­der, ser­pen­tean­do ha­cia arri­ba, más allá de los acan­ti­la­dos. El ai­re fres­co se fil­tra por las ven­ta­ni­llas y sien­to que mi res­pi­ra­ción se ace­le­ra, adap­tán­do­se a la al­ti­tud. En la ci­ma, nue­vas e in­ma­cu­la­das pa­no­rá­mi­cas se abren an­te mí. Con un sim­ple vis­ta­zo, al­can­zo cien­tos de ki­ló­me­tros, y di­vi­so en el ho­ri­zon­te los pi­cos de los An­des, como es­pe­jis­mos le­ja­nos. En es­tos tra­mos va­cíos, ba­jo una mon­ta­ña que con­te­nía in­con­men­su­ra­bles can­ti­da­des de pla­ta, cons­tru­ye­ron Potosí. En el s. XVII era la ciu­dad más gran­de y ri­ca del mun­do, más que Lon­dres o Ma­drid. Du­ran­te las ce­le­bra­cio­nes del Cor­pus Ch­ris­ti de 1658 se de­li­nea­ron las ca­lles de la ciu­dad con ba­rras de pla­ta so­lo por di­ver­sión. Como Su­cre, Potosí es hoy en día un es­ca­pa­ra­te de flo­ri­das igle­sias, man­sio­nes ce­rra­das, ca­lles em­pe­dra­das y ele­gan­tes pla­zas. Pe­ro tam­bién hay al­go más os­cu­ro, an­ti­guo y pri­mi­ti­vo. Las ca­lles son an­gos­tas, como si no qui­sie­ran de­jar pa­sar al sol. Las ca­so­nas se en­cor­van unas so­bre otras como bus­can­do apo­yo. Las igle­sias se cie­rran con lla­ve. Cuan­do se abren pa­ra la mi­sa de la ma­ña­na, emi­ten el alien­to ran­cio del in­cien­so y la ma­de­ra po­dri­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.