Dos de los ar­tis­tas de Los Car­pin­te­ros tra­ba­jan en una ca­sa del Nue­vo Ve­da­do, ba­jo la aten­ta mi­ra­da de las cá­ma­ras de la po­li­cía. “Al fi­nal to­do se en­cuen­tra ba­jo con­trol. Cuan­do es­tás so­me­ti­do a tan­ta vi­gi­lan­cia, te acos­tum­bras a ello”, afir­ma Da­go­ber­to

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDO TRAVELER -

pre­mios, en el Cen­tro de Ar­te Con­tem­po­rá­neo Wi­fre­do Lam, que or­ga­ni­za la Bie­nal, la re­com­pen­sa (10.000 dó­la­res) fue pa­ra el ar­tis­ta cu­bano Ale­xan­dre Arre­chea, de 44 años.

Re­si­den­te en Nue­va York prin­ci­pal­men­te, Arre­chea se dio a co­no­cer en 1994 co­mo miem­bro de Los Car­pin­te­ros. Gra­dua­do en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­tes de La Ha­ba­na, sus es­cul­tu­ras y di­bu­jos ins­pi­ra­dos en la ar­qui­tec­tu­ra se mul­ti­pli­can a gran ve­lo­ci­dad. Arre­chea ex­pu­so aquí en so­li­ta­rio en 2003 y usó el apar­ta­men­to de su pa­dre en El Ve­da­do co­mo su es­tu­dio. La Ga­le­ría Ha­ba­na, re­pre­sen­tan­te es­ta­tal de im­por­tan­tes ar­tis­tas cu­ba­nos en fe­rias de ar­te de Eu­ro­pa y La­ti­noa­mé­ri­ca, em­pie­za en la plan­ta ba­ja del edi­fi­cio. Los Car­pin­te­ros de hoy –Mar­co An­to­nio Castillo Valdés y Da­go­ber­to Ro­drí­guez Sán­chez– aún tra­ba­jan jun­tos en una ca­sa de cua­tro pi­sos en Nue­vo Ve­da­do, ba­jo la aten­ta mi­ra­da de las cá­ma­ras de ví­deo de la po­li­cía. “Al fi­nal to­do se en­cuen­tra ba­jo con­trol”, afir­ma Ro­drí­guez Sán­chez mien­tras se en­co­ge de hom­bros. “Cuan­do es­tás so­me­ti­do a tan­ta vi­gi­lan­cia, te acos­tum­bras a ello”. La ca­sa tie­ne una his­to­ria par­ti­cu­lar: fue cons­trui­da en 1959 por Re­né Va­lle­jo, el mé­di­co per­so­nal y con­fi­den­te de Fi­del. Los Car­pin­te­ros mues­tran la en­tra­da ta­pia­da que una vez es­tu­vo co­mu­ni­ca­da con la ca­sa de al la­do. La le­yen­da di­ce que Fi­del se co­la­ba a me­nu­do, sin lla­mar la aten­ción, pa­ra pa­sar al­gu­nas no­ches en paz.

“La Ha­ba­na es to­da­vía una ciu­dad lle­na de se­cre­tos”, afir­ma Ga­briel Oroz­co. El ar­tis­ta na­ci­do en Mé­xi­co vi­si­ta La Ha­ba­na dos ve­ces al año. Al igual que otros gran­des ar­tis­tas con­cep­tua­les co­mo Mi­che­lan­ge­lo Pis­to­let­to, Daniel Bu­ren y Jo­seph Ko­suth, Oroz­co re­ci­bió su doc­to­ra­do honorífico de la Uni­ver­si­dad de Ar­tes de Cu­ba la se­ma­na que es­tu­ve allí. “Ne­ce­si­ta­rás a al­guien que te mues­tre los me­jo­res lu­ga­res de la ciu­dad”, me di­ce.

Pa­ra mí, Fa­bien Pi­sa­ni era esa per­so­na. El día que fui­mos a co­mer a Santy, un res­tau­ran­te de sus­hi al ai­re li­bre en una al­dea pes­que­ra a las afue­ras de La Ha­ba­na, uno de los hi­jos de Fi­del es­ta­ba allí tam­bién. Pro­duc­tor de ci­ne y mú­si­co de 44 años, Pi­sa­ni cam­bió Cu­ba por Nue­va York du­ran­te el éxo­do de mú­si­cos, ar­tis­tas y es­cri­to­res a fi­na­les de los 80. La mis­ma ge­ne­ra­ción que hoy se es­tá re­pa­trian­do de un mo­do ma­si­vo: él lo hi­zo en 2007 y aho­ra via­ja de acá pa­ra allá. Es­ta vez es­ta­ba allí or­ga­ni­zan­do un fes­ti­val de mú­si­ca y tra­ba­jan­do en una pe­lí­cu­la en torno a la fi­gu­ra de su pa­dre, Pa­blo Mi­la­nés, el ve­ne­ra­do fun­da­dor de la ‘nue­va tro­va’ que par­ti­ci­pó en la re­vo­lu­ción, pe­ro que fue abier­ta­men­te crí­ti­co con el go­bierno du­ran­te ca­si 30 años. “Mi pa­dre do­na­ría to­do su di­ne­ro al es­ta­do. Si to­ca­ra pa­ra 100.000 per­so­nas en Mé­xi­co, ob­ten­dría 10 dó­la­res por ca­da uno. Ha da­do mi­llo­nes”, ex­po­ne Pi­sa­ni. Mi­la­nés jue­ga al ajedrez con Jor­ge Pe­ru­go­rría, la es­tre­lla más im­por­tan­te del país des­de su de­but, en 1993, en la can­di­da­ta al Os­car y pro­cla­ma gay Fre­sa Da­da la di­fi­cul­tad de su ape­lli­do, su apo­do des­de que era ni­ño es Pi­chi. For­ma­do co­mo pin­tor, Pe­ru­go­rría ex­po­ne su obra a me­nu­do, mien­tras tra­ba­ja a tiem­po com­ple­to co­mo ac­tor o di­rec­tor. No ha­bla in­glés, de mo­do que Pi­sa­ni tra­du­ce cuan­do acu­di­mos a su aco­ge­do­ra y mo­der­na ca­sa cu­ba­na en el ba­rrio de San­ta Fe, don­de se ru­mo­rea que vi­ven tam­bién Fi­del y Raúl Cas­tro. “Nun­ca qui­se de­jar Cu­ba”, con­fie­sa el ac­tor. Su ca­ché in­ter­na­cio­nal le ha da­do la li­ber­tad de tra­ba­jar en aquel lu­gar don­de tu­vie­ra tra­ba­jo y fue uno de los pri­me­ros ac­to­res en opo­ner­se a la ce­sión de su sa­la­rio al go­bierno. Hoy, con 50 años, se con­si­de­ra in­to­ca­ble, re­su­mía Pi­sa­ni. Ac­tual­men­te, Pi­chi co­la­bo­ra con dos ar­tis­tas en el di­se­ño de un ba­ño pú­bli­co. “Nues­tro ba­ño es ade­más un lu­gar pa­ra ha­cer el amor”, me di­jo rién­do­se. “Cuen­ta con ac­ce­so­rios”. Ade­más vie­ne con ins­truc­cio­nes: di­bu­jos de las po­si­cio­nes del Ka­ma Su­tra em­pa­pe­lan las pa­re­des.

“En Cu­ba la gen­te vi­ve ro­dea­da de con­di­cio­nes, de ma­ne­ra que acu­den a ba­ños pú­bli­cos a ha­cer el amor en pri­va­do”, apun­ta Pe­ru­go­rría. “La idea es lla­mar la aten­ción: hay una cla­ra ne­ce­si­dad de ba­ños pú­bli­cos”.

De he­cho, ser cu­bano sig­ni­fi­ca ser re­sis­ten­te, crea­ti­vo y lle­var­lo a buen puer­to. Co­mo ha­ce Ella Fon­ta­nals-Cis­ne­ros, la que fue­ra mu­jer del mi­llo­na­rio ve­ne­zo­lano Os­wal­do Cis­ne­ros. Es­ta im­por­tan­te co­lec­cio­nis­ta de la es­ce­na ar­tís­ti­ca aban­do­nó Cu­ba en los 60, cuan­do su fa­mi­lia se mu­dó a Ve­ne­zue­la. En 2001, se tras­la­dó a Mia­mi, don­de es­ta­ble­ció la Fun­da­ción Cis­ne­ros-Fon­ta­nals, que ate­so­ra 2.600 obras de ar­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo de La­ti­noa­mé­ri­ca, así co­mo fo­to­gra­fías y pe­lí­cu­las in­ter­na­cio­na­les. “Me en­can­ta des­cu­brir co­sas”, di­ce. Ha­ce tres años al­qui­ló y pro­ce­dió a res­tau­rar una des­tar­ta­la­da pro­pie­dad en Cu­ba­na­cán, un ba­rrio don­de las re­si­den­cias de em­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros es­tán ubi­ca­das en una es­pe­cie de par­que pri­va­do pa­tru­lla­do por guar­dias uni­for­ma­dos.

Du­ran­te la no­che de la inau­gu­ra­ción de la Bie­nal, Ella dio una fies­ta pa­ra in­vi­ta­dos ex­tran­je­ros, per­so­na­jes de la cul­tu­ra cu­ba­na y ami­gos. “Re­sul­ta di­fí­cil or­ga­ni­zar una ce­na fes­ti­va. Aquí no hay ca­te­ri­ngs. Ni pla­tos, ni va­sos. Tu­ve que traer­me ca­da co­sa de Mia­mi”. La es­tre­lla de rock Kel­vis Ochoa to­có con su ban­da. Des­pués sir­vió pes­ca­do pa­ra 100 per­so­nas, Daniel Bu­ren en­tre ellos. Mien­tras mi­ra­ba a la lle­ní­si­ma pis­ta de bai­le y a la gran ca­sa, al otro la­do del jar­dín y de la pis­ci­na, la es­tre­lla fran­ce­sa me gui­ñó un ojo y aña­dió: “To­dos de­be­ría­mos ser co­mu­nis­tas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.