En un mun­do que se es­ta que­dan­do sin fron­te­ras sal­va­jes, Pa­pua si­gue sien­do una tie­rra de mis­te­rios in­sos­pe­cha­dos

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDO TRAVELER -

Ale­ma­na. En 1949, am­bas par­tes se unie­ron pa­ra con­ver­tir­se en el Te­rri­to­rio de Pa­púa y Nue­va Gui­nea, que fue go­ber­na­do por Aus­tra­lia has­ta su in­de­pen­den­cia en 1975. Sin em­bar­go, las pri­me­ras po­ten­cias co­lo­nia­les se que­da­ron en la cos­ta, dan­do por he­cho que el in­te­rior era una in­son­da­ble y vas­ta ex­ten­sión de mon­ta­ñas co­mi­das por la jun­gla, de­ma­sia­do hos­til pa­ra sos­te­ner la vida hu­ma­na. So­lo los más de­vo­tos mi­sio­ne­ros y los co­mer­cian­tes ma­so­quis­tas se aven­tu­ra­ron ha­cia el in­te­rior, por lo ge­ne­ral con po­co éxi­to. Tras 25 años de mi­sión ho­lan­de­sa, ha­bía más mi­sio­ne­ros ase­si­na­dos que na­ti­vos evan­ge­li­za­dos. se ar­mó con una cá­ma­ra Lei­ca y una es­co­pe­ta Mau­ser, y no du­dó en apun­tar­las ha­cia sus nue­vos ami­gos. Sus fo­to­gra­fías del ‘primer con­tac­to’ con los pue­blos del va­lle de Wah­gi, en la dé­ca­da de 1930, son un ex­tra­or­di­na­rio do­cu­men­to vi­sual de un mo­men­to con­cre­to. Cla­ro que no to­dos los des­cu­bri­mien­tos que ha­ce­mos los via­je­ros al­can­zan tal mag­ni­tud. Sin em­bar­go, en ca­si to­dos los lu­ga­res que vi­si­té tu­ve mo­men­tos en los que era ple­na­men­te cons­cien­te de una sen­sa­ción de au­tén­ti­co exo­tis­mo –her­mo­so, pe­ro a ve­ces in­quie­tan­te– que, en mi ex­pe­rien­cia, es úni­co y ex­clu­si­vo de Pa­púa Nue­va Gui­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.