Ata­via­dos con mas­ca­ras he­chas con cor­te­zas y pan­ta­lo­nes de ho­jas, los bai­la­ri­nes dan­za­ron des­cal­zos so­bre la ho­gue­ra

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDO TRAVELER -

do la ciu­dad ba­jo una ca­pa de ce­ni­za de seis me­tros. So­lo que­da­ron unos po­cos edi­fi­cios en pie: el Ho­tel Ra­baul, la ca­te­dral ca­tó­li­ca, el an­ti­guo Club Nue­va Gui­nea y el bún­ker cons­trui­do por los ja­po­ne­ses du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, des­de el que el al­mi­ran­te Ya­ma­mo­to co­man­da­ba su flo­ta. To­do lo de­más se per­dió. En la ac­tua­li­dad, es uno de los pai­sa­jes postapo­ca­líp­ti­cos más con­vin­cen­tes a es­te la­do del Ar­ma­ge­dón. Cuan­do lle­gué ha­bía es­ta­do llo­vien­do du­ran­te ho­ras y la ce­ni­za era fan­go. No ha­bía co­ches en las ca­lles, ni gen­te, ni na­da. “Aquí es­ta­ba el ba­rrio chino...” di­jo mi con­duc­tor mien­tras nos atra­pa­ba el fan­go. “El Ban­co de Pa­púa Nue­va Gui­nea es­ta­ba en es­ta es­qui­na... Y ahí la fá­bri­ca de ce­men­to... El cam­po de golf...”.

Si vas a Ra­baul, me ha­bían re­co­men­da­do, de­bes bus­car a Su­sie McG­ra­de, la pro­pie­ta­ria de Ho­tel Ra­baul. En­con­trar el ho­tel, por su­pues­to, fue fá­cil y pu­de oír la voz de Su­sie an­tes de ver­la. La ener­gía desata­da por el Ta­vur­vur y el Vul­can en 1994 no fue na­da en com­pa­ra­ción con la que ema­na Su­sie du­ran­te una con­ver­sa­ción ca­sual con un com­ple­to des­co­no­ci­do en el co­me­dor de su ho­tel. “¡Ra­baul es la ciu­dad que se nie­ga a mo­rir!”, me ase­gu­ra. “Ha­bla so­bre el efec­to Pom­pe­ya. Es­ca­le­ras al cie­lo por to­das par­tes. Los Alia­dos lan­za­ron más bom­bas aquí que los ja­po­ne­ses en Pearl Har­bor. Pe­ro la his­to­ria es tan fan­tás­ti­ca. El en­torno, la his­to­ria... ¿Has oído ha­blar de la rei­na Em­ma? ¿Sa­bes que Errol Flynn so­lía co­mer en esa me­sa de ahí?”.

Efec­ti­va­men­te, nun­ca ha­bía oído ha­blar de la rei­na Em­ma. Em­ma Eli­za Coe per­te­ne­cía a la fa­mi­lia real sa­moa­na que, a fi­na­les del si­glo XIX, cons­tru­yó una man­sión cer­ca de Ra­baul pa­ra es­tar aquí siem­pre...”, di­jo con la voz que­da. No la creí. Me que­dé con la sen­sa­ción de que, de al­gu­na ma­ne­ra, tan­to Su­sie co­mo el ho­tel siem­pre es­ta­rán aquí, pa­se lo que pa­se.

Esa mis­ma no­che asis­tí a un bai­le de fue­go rea­li­za­do por los miem­bros de la tri­bu bai­ning en las colinas de Ra­baul. La at­mós­fe­ra car­ga­da, in­ten­sa y pro­fun­da­men­te mis­te­rio­sa, re­su­mió mi im­pre­sión del país en su con­jun­to. Ata­via­dos con enor­mes más­ca­ras ela­bo­ra­das con cor­te­zas y pan­ta­lo­nes he­chos con ho­jas, me­dia do­ce­na de bai­la­ri­nes dan­za­ron des­cal­zos so­bre una ho­gue­ra em­bra­ve­ci­da. Un coro en­to­nó can­cio­nes mien­tras gol­pea­ban al rit­mo con va­ras de bam­bú. De re­pen­te sa­ca­ron una ser­pien­te pi­tón sos­te­ni­da en­tre dos bai­la­ri­nes y re­tor­cie­ron su si­lue­ta con­tra las lla­mas. A me­di­da que el fue­go ar­día, los bai­la­ri­nes pi­so­tea­ron los tron­cos y die­ron pa­ta­das a las bra­sas, dis­per­san­do la fe­ro­ci­dad del fue­go en la os­cu­ri­dad de la no­che. Me con­ta­ron que, en oca­sio­nes, los bai­la­ri­nes, ade­más de ca­mi­nar so­bre las bra­sas, se las co­mían jun­to con la ser­pien­te. Las ex­pli­ca­cio­nes so­bre el sig­ni­fi­ca­do de la ce­re­mo­nia son de los más va­ria­do. Los bai­ning son rea­cios a ha­blar de ello, los bai­la­ri­nes se vis­ten y pre­pa­ran en es­tric­to ais­la­mien­to y los an­tro­pó­lo­gos lo in­ter­pre­tan ca­da uno a su ma­ne­ra. En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, se pien­sa que el ri­tual re­pre­sen­ta a los es­pí­ri­tus del bos­que rin­dien­do plei­te­sía a los po­de­res del vol­cán. In­clu­so si es­to fue­ra cier­to, se­ría im­po­si­ble exa­ge­rar la po­ten­cia pri­mi­ge­nia del es­pec­tácu­lo y la au­tén­ti­ca ex­tra­ñe­za que cau­só a es­te hu­mil­de es­pec­ta­dor, sen­ta­do jus­to en el pun­to don­de la luz del fue­go se apa­gó y co­men­zó la os­cu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.