Lá­gri­mas de ale­gría

Conde Nast Traveler (Spain) - - MUNDOTRAVELER -

En un res­tau­ran­te en el que la gen­te llo­ra al ter­mi­nar, no se la­men­tan por ser el nú­me­ro dos.

No es una com­pe­ti­ción pe­ro la per­ci­bi­mos co­mo tal. En la lis­ta anual de los 50 me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do, El Celler de Can Ro­ca ha ba­ja­do a la se­gun­da po­si­ción. Sin em­bar­go los tres her­ma­nos Ro­ca, que ha­blan, se mue­ven y pien­san co­mo uno so­lo, se lo to­man co­mo una opor­tu­ni­dad. "Hay gen­te que re­ser­vó cuan­do éra­mos nú­me­ro uno y ven­drá aho­ra que so­mos el dos, pe­ro tam­bién ocu­rre lo con­tra­rio, es la vi­da". Es­te res­tau­ran­te es mu­cho más que eso y en el con­cep­to de la­bo­ra­to­rio gas­tro­nó­mi­co de la "Ma­sía I+R" desa­rro­llan ideas y pro­duc­tos que se pue­den per­mi­tir gra­cias a es­tar en lo al­to de las lis­tas. "Es­tar ahí nos fa­ci­li­ta el ha­blar con la so­cie­dad y ser es­cu­cha­dos". Tam­bién pue­den ser muy exi­gen­tes y se­lec­cio­nar las mar­cas con las que co­la­bo­ran, co­mo el whisky Ma­ca­llan, con quien han desa­rro­lla­do la "ma­de­ra co­mes­ti­ble". La ma­de­ra es un ele­men­to fun­da­men­tal de es­ta be­bi­da cu­yas ba­rri­cas han si­do en­ve­je­ci­das en Jerez, una tie­rra y unos vi­nos a los que Jo­sep Ro­ca se sien­te muy uni­do. Es­cu­char­le ha­blar de ma­de­ras, pa­lo cor­ta­do, can­te jon­do y whisky es sen­tir la pa­sión del maes­tro de los lí­qui­dos del Celler de Can Ro­ca. Des­pués de pro­bar­lo po­co im­por­ta que sean el nú­me­ro uno o el 25. El via­je has­ta Gi­ro­na me­re­ce la pe­na aun­que so­lo sea por co­mer allí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.