EXIS­TE: PE­RO EL AU­TOR NO SE HA­CE RES­PON­SA­BLE SI AL­GUIEN VA ALLÍ Y NO LA EN­CUEN­TRA”, ES­CRI­BIÓ

Conde Nast Traveler (Spain) - - 284SON -

y con el gu­tu­ral cel­ta so­nan­do en la ta­ber­na”. Su de­di­ca­to­ria de­cía así: “Es­ta Ir­lan­da exis­te: pe­ro el au­tor no se ha­ce res­pon­sa­ble si al­guien va allí y no la en­cuen­tra”. “Pues es­tás de suer­te”, me di­jo Pa­trick al es­cu­char­la. “Ese es­pe­jis­mo ir­lan­dés no ha des­apa­re­ci­do del to­do. Es­tá en el sur, en el con­da­do de Kerry. ¿Por qué no vas e in­ten­tas en­con­trar­lo?”, me in­ci­tó.

Un día de prin­ci­pios de oto­ño no lo pen­sé más y pu­se rum­bo a las so­le­da­des de Kerry, allí don­de los cot­ta­ges la­men pla­yas de are­na blan­ca y la bru­ma amor­ta­ja las mon­ta­ñas. Ape­nas una hora de co­che se­pa­ra las nu­bes del ae­ro­puer­to de Cork de la es­tam­pa agres­te de Kerry. Ha­bía de­ci­di­do que re­co­rre­ría las dos gran­des pe­nín­su­las del con­da­do, Ive­ragh, cé­le­bre por aco­ger el Ani­llo de Kerry (una ca­rre­te­ra cir­cu­lar de 170 km), y Din­gle, don­de el ir­lan­dés se­guía sien­do la len­gua co­ti­dia­na.

Por ello, en mi ma­pa, un círcu­lo ro­dea­ba Ken­ma­re, ciu­dad es­tra­té­gi­ca­men­te si­tua­da, con las mon­ta­ñas Ma­cGilly­cuddy’s al nor­te y las Caha al sur. De­cli­na­ban ya las úl­ti­mas ho­ras de luz de mi pri­me­ra tar­de ella su­po­ne aden­trar­se en una má­gi­ca ar­bo­le­da ta­pi­za­da de mus­go. Tras con­tem­plar la es­tre­pi­to­sa caí­da de las aguas y des­an­dar el ca­mino, no pu­de de­jar de pen­sar en los ver­sos del poe­ma The sto­len child, del poe­ta ir­lan­dés más cé­le­bre, W.B. Yeats. El Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra los de­di­có a la cas­ca­da de Glen­car, en el con­da­do de Sli­go, pe­ro aquí su “¡Már­cha­te, oh ni­ño hu­mano! / a las aguas y lo sil­ves­tre / con un ha­da, de la mano” ad­qui­ría to­do su sen­ti­do.

En esas me­mo­rias poé­ti­cas an­da­ba cuan­do me to­pé con un vein­tea­ñe­ro de ros­tro som­no­lien­to y go­rra ca­la­da has­ta las ce­jas. Mon­ta­ba guar­dia en una ca­le­sa a la es­pe­ra de que al­guien qui­sie­ra dar un pa­seo por los bos­ques del Par­que Na­cio­nal de Ki­llar­ney y los al­re­de­do­res de la en­can­ta­do­ra re­si­den­cia vic­to­ria­na de Muc­kross Hou­se, a un pa­so de Ki­llar­ney. –¿Có­mo es­tá yen­do la ma­ña­na? –le pre­gun­té. –Bueno, aún no he he­cho nin­gu­na ca­rre­ra, pe­ro no hay pri­sa, ya lle­ga­rán. Cuan­do Dios hi­zo el tiem­po, hi­zo su­fi­cien­te –res­pon­dió Phi­lip, pues así se lla­ma­ba, mien­tras me gui­ña­ba el ojo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.