LA PA­LA­BRA IR­LAN­DE­SA DE­FI­NE ESA MIX­TU­RA DE MÚ­SI­CA, CHÁ­CHA­RA CON RIBETES ETÍLICOS Y FI­LO­SÓ­FI­COS Y RI­SAS QUE LA­TE EN LOS

Conde Nast Traveler (Spain) - - 284SON -

(El is­le­ño, 1929). El cé­le­bre re­la­to deTo­más Ó Criomht­hain, ha­bi­tan­te de las Blas­ket, es hoy una mues­tra de ese mun­do ex­tin­to. “Su me­mo­ria si­gue sien­do un es­tí­mu­lo a la hora de de­fen­der el ir­lan­dés que se ha­bla­ba allí y de la ri­ca tra­di­ción oral que la­tía en esas co­mu­ni­da­des, hoy, más que nun­ca, sím­bo­lo de la cul­tu­ra ir­lan­de­sa”, con­clu­yó.

“Ape­nas un 1,8% de la po­bla­ción de Ir­lan­da ha­bla ir­lan­dés de for­ma co­ti­dia­na, lo que es una tra­ge­dia pa­ra una len­gua que ate­so­ra to­dos los ecos de un mun­do an­ti­guo y be­llo”, me di­ría ho­ras más tar­de Mái­rín Uí Chon­chúir, di­rec­to­ra de la es­cue­la de Bally­fe­rri­ter, ‘O Bai­le an Fheir­téa­raigh’, en ir­lan­dés, co­mo se es­for­zó en de­le­trear­me a la sa­li­da del mu­seo his­tó­ri­co de ese vi­llo­rrio. “En Ir­lan­da, los chi­cos es­tu­dian ir­lan­dés en la es­cue­la, pe­ro, ¿qué uso pue­de dar­le un jo­ven de Du­blín si no lo va a uti­li­zar nun­ca en la ciu­dad, don­de el in­glés es om­ni­pre­sen­te?”, cues­tio­nó.

Pe­ro Uí Chon­chúir no da la ba­ta­lla por per­di­da. “Las gael­tach­tan­na, las zo­nas de la is­la en las que aún se ha­bla y se en­se­ña gaé­li­co, co­mo es­tas de Kerry, se es­tán con­vir­tien­do en la van­guar­dia de un nue­vo au­ge del idio­ma en­tre los jó­ve­nes. Mu­chos du­bli­ne­ses lle­gan has­ta aquí con el ob­je­ti­vo de apren­der el idio­ma de sus an­ces­tros”, au­gu­ra­ba. Esa fuer­za, ese te­són de los ha­bi­tan­tes de Kerry por de­fen­der sus raí­ces, su iden­ti­dad, me emo­cio­nó. To­do es­fuer­zo su­ma y se apli­can co­mo gue­rre­ros cel­tas en es­te em­pe­ño.

Sa­lí de Dun­quin pa­ra, ape­nas unos ki­ló­me­tros más al nor­te, te­ner que apar­car el co­che de re­pen­te en la cu­ne­ta pa­ra no per­der­me la be­lle­za que es­ta­lla­ba an­te pa­ra dar­le al bri­co­la­je. No era la úl­ti­ma ra­re­za que en­con­tra­ría esa no­che. En la ace­ra de en­fren­te, en Cu­rran’s, las pin­tas y el whis­key com­par­tían es­pa­cio con ca­mi­sas, go­rras y otras pie­zas de ves­tua­rio.

De­ma­sia­das pin­tas y de­ma­sia­das can­cio­nes du­ran­te la no­che an­te­rior hi­cie­ron que pla­ni­fi­ca­ra mi úl­ti­ma ma­ña­na en Din­gle tran­qui­la­men­te, pa­sean­do por el puer­to y sus ca­lle­jue­las. Fue en­ton­ces cuan­do, mien­tras ca­mi­na­ba en­tre las fa­cha­das mul­ti­co­lo­res de la ciu­dad, es­cu­ché los acor­des de una to­na­da fa­mi­liar: The woun­ded hus­sar. Allí es­ta­ban, to­can­do en ple­na ca­lle mien­tras un brio­so sol ir­lan­dés cre­pi­ta­ba en sus ca­be­llos pe­li­rro­jos, los her­ma­nos Aa­ron y Leah, de 11 y 9 años, res­pec­ti­va­men­te. Él, acor­deón en ris­tre, mien­tras la pe­que­ña le acom­pa­ña­ba con una fea­dóg mhór, una flau­ta ir­lan­de­sa.

–¿Qué vais a ha­cer con el di­ne­ro?–les pre­gun­té mien­tras se­ña­la­ba las mo­ne­das de la ca­ja del acor­deón.

–Com­prar pie­zas de Le­go –con­tes­ta­ron al uní­sono. La son­ri­sa de los dos pe­li­rro­jos les ilu­mi­na­ba el ros­tro pe­co­so, su in­ge­nui­dad era en­ter­ne­ce­do­ra.

El pin­tor y fi­ló­so­fo John Butler Yeats, pa­dre del poe­ta na­cio­nal ir­lan­dés, es­cri­bió una vez que “lo me­jor de la vi­da es el jue­go de la vi­da”. Aa­ron y Leah de­mos­tra­ban que ese jue­go her­mo­so po­día ma­te­ria­li­zar­se en una be­lla to­na­da ir­lan­de­sa, la me­jor ban­da so­no­ra po­si­ble a un via­je por la be­lle­za de Kerry, allí don­de per­vi­ven las esen­cias de ese re­ta­zo de mun­do es­me­ral­da abra­za­do al océano, lla­ma­do Ir­lan­da. Un rin­cón her­mo­so y emo­cio­nan­te que es­te au­tor cer­ti­fi­ca exis­te y que, si vas has­ta allí, en­con­tra­rás. AI­RES DE TA­BER­NA Clien­tes ha­bi­tua­les en la ba­rra del Cu­rran’s Bar, na­ci­do a inales del XIX co­mo al­ma­cén y bar. To­da­vía con­ser­va am­bas fun­cio­nes, de ahí sus es­tan­te­rías re­ple­tas de ca­chi­va­ches y su de­co­ra­ción tra­di­cio­nal, que in­clu­ye los ca­rac­te­rís­ti­cos snugs de los pubs ir­lan­de­ses (an­gos­tos re­ser­va­dos).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.