LOS ÚL­TI­MOS TONELEROS

Conde Nast Traveler (Spain) - - FIESTATRAVELER -

Sos­tie­nen los her­ma­nos Ar­güe­lles que son los úl­ti­mos toneleros ha­cien­do ‘pi­pas’ (cu­bas) de más de 5.000 cur­vas. Exis­ten otros fa­bri­can­tes de has­ta 5.000: dos en Fran­cia y otros dos en Ru­ma­nía. Pe­ro ellos son ya una es­pe­cie en vías de ex­tin­ción. Jo­sé y Car­los Ar­güe­lles, de 41 y 40 años, for­man la cuar­ta ge­ne­ra­ción de toneleros, un ofi­cio pa­ra el que no exis­ten pro­fe­so­res ni aca­de­mias. Es al­go ge­ne­ra­cio­nal, por eso se aca­ba. Tam­bién por­que los la­ga­re­ros se es­tán pa­san­do a enor­mes to­ne­les de ace­ro inoxi­da­ble pa­ra au­men­tar la pro­duc­ción. “El otro día me lla­ma una chi­ca de Bar­ce­lo­na que da cur­sos de ca­ta”, me cuen­ta Jo­sé; “que­ría en­viar­me a un cha­val pa­ra apren­der to­ne­le­ría só­lo por la co­mi­da y la es­tan­cia. Pe­ro no pu­di­mos aco­ger­le. To­do son tra­bas bu­ro­crá­ti­cas. Qui­si­mos ha­cer una es­cue­la ta­ller ha­ce al­gu­nos años, pe­ro nos re­sul­tó im­po­si­ble. Sin em­bar­go, mu­chos bo­de­gue­ros de Ga­li­cia, La Rio­ja o Ri­be­ra del Due­ro quie­ren que [nos] mar­che­mos a tra­ba­jar con ellos”. Ra­fael Vi­gil, de 48 años, es otro de los úl­ti­mos toneleros de si­dra as­tu­ria­na que que­dan en ac­ti­vo. “Aquí es­ta­mos, tra­ba­jan­do du­ro”, nos sa­lu­da des­de den­tro de una enor­me ‘pi­pa’, se­rru­cho en mano. “Siempre me de­di­qué a es­to, des­de que re­gre­sé de la mi­li a los 19 años. An­ti­gua­men­te ha­bía mu­chos toneleros. El úl­ti­mo que que­dó fue ‘el Mo­yau’ (‘el Mo­ja­do’), mi maes­tro, que aho­ra es­tá re­ti­ra­do y tie­ne 90 años. Hacemos to­do el tra­ba­jo a ojo de buen cu­be­ro, de ahí la fa­mo­sa fra­se. Por eso es tan ne­ce­sa­ria la ex­pe­rien­cia. El 80 por cien­to de las cu­bas que hay aho­ra mis­mo en As­tu­rias las hi­zo ‘el Mo­yau’. Lle­gó a ha­cer cam­pa­ñas de 170 to­ne­les. Pe­ro el fu­tu­ro de es­te ti­po de to­ne­le­ría es ne­gro. Más ne­gro que tu ca­za­do­ra”. En­con­tra­mos, tras una in­ten­sa bús­que­da, a ‘el Mo­yau’, que nos abre la puer­ta de su ca­sa y nos mues­tra la enor­me se­rre­ría de su pro­pie­dad, ya me­dio aban­do­na­da: “El to­nel más gran­de que hi­ce, a lo lar­go de 85 años tra­ba­jan­do en es­to, fue pa­ra San Se­bas­tián. Me­día cua­tro me­tros de al­tu­ra y hu­bo que pe­dir un per­mi­so es­pe­cial pa­ra lle­var­lo has­ta allí en ca­mión. Me con­ver­tí en maes­tro to­ne­le­ro a lo ton­to. A Ra­fa le en­se­ñé to­dos los tru­cos, no guar­dé na­da pa­ra mí. Nin­gún se­cre­to. Pe­ro el ofi­cio es­tá en vías de ex­tin­ción. Y es una ver­da­de­ra pe­na”.

UN MUN­DO EN EX­TIN­CIÓN (en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.