Éti­ca y Es­té­ti­ca

Conde Nast Traveler (Spain) - - EDITORIAL -

Qui­zás por­que em­pie­za un nue­vo año, qui­zás por­que no es­tá el mun­do pa­ra pe­que­ñas du­das cuan­do hay que en­fren­tar­se a gran­des re­tos y por­que siem­pre he lu­cha­do por no caer en la tram­pa de los que in­ten­tan nin­gu­near la be­lle­za en nom­bre –y só­lo en nom­bre– de la pro­fun­di­dad mo­ral, me de­cla­ro este­ta por vo­ca­ción y pro­fe­sión. De­trás de una re­vis­ta como Con­dé Nast Tra­ve­ler hay una cla­ra bús­que­da de la ex­ce­len­cia te­má­ti­ca y vi­sual, sí, pe­ro tam­bién ho­nes­ti­dad, com­pro­mi­so, cul­tu­ra, pa­sión crea­ti­va y la con­vic­ción de que des­cu­brir lu­ga­res úni­cos, icó­ni­cos, in­tere­san­tes, es nues­tro pri­vi­le­gio. Nues­tro pri­vi­le­gio y nues­tro de­ber: so­mos los guar­dia­nes de una lla­ma que no de­be apa­gar­se. Por­que en un mun­do ame­na­za­do por su­ce­sos te­rri­bles, en­vi­le­ci­do por la co­rrup­ción y las ma­las prác­ti­cas, lo be­llo se abre pa­so y se con­vier­te en luz que barre las ti­nie­blas y evi­ta el des­alien­to. Ha­blo de be­lle­za en­ten­di­da como for­ma y fon­do, como equi­li­brio y ar­mo­nía, la mis­ma que ga­lo­pa en nues­tras pá­gi­nas y lle­va un men­sa­je cla­ro a to­dos los que creen que nues­tros re­por­ta­jes les lle­van adon­de quie­ren ir. Y como quie­ren ir.

Ha­ce años des­cu­brí una fra­se de Vol­tai­re que cam­bió mi per­cep­ción de la vida: “El pla­cer da lo que la sa­bi­du­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.