EL AU­TÉN­TI­CO ATRACTIVO DE LA CIU­DAD DE RE­SI­DE EN EL TI­RA Y AFLO­JA EN­TRE LA GRANDIOSIDAD Y EL EN­CAN­TO CASTIZO

Conde Nast Traveler (Spain) - - DONDE ESTÁS -

Mi­guel pa­ra pro­bar la pae­lla de uno de sus pues­tos fa­vo­ri­tos. Más tar­de, acu­den a la tien­da de que­sos ar­te­sa­na­les en el ba­rrio de Con­de Du­que. Con su me­le­na ru­bia de co­le­gial y su tra­je de pa­na na­ran­ja, Smith, más co­no­ci­do en­tre los in­terio­ris­tas por di­se­ñar y de­co­rar la Ca­sa Blan­ca de Oba­ma, pa­re­ce dis­fru­tar de su pa­pel de en­fant te­rri­ble –en con­tra­po­si­ción al su­per­yó de Cos­tos, que ha­ce apo­lo­gía de su ciu­dad adop­ti­va con es­pon­ta­nei­dad–. “Es au­tén­ti­ca­men­te ex­tran­je­ro”, di­ce Smith, que va de Los Án­ge­les a Ma­drid du­ran­te una semana ca­da mes, “como cuan­do era un ni­ño y veía Te quie­ro, Lucy via­jan­do a Eu­ro­pa”.

Am­bos, ami­gos per­so­na­les de los Oba­ma, se to­man en se­rio su pues­to. Em­plean su ca­pi­tal po­lí­ti­co y so­cial con el cer­te­ro pro­pó­si­to de que el mun­do se fi­je en Es­pa­ña. Aun­que pa­sa la ma­yor par­te de su tiem­po en Ma­drid, Cos­tos, un gre­co­ame­ri­cano de se­gun­da ge­ne­ra­ción de Mas­sa­chu­setts y ex-eje­cu­ti­vo de mar­ke­ting (de en­tre­te­ni­mien­to y de mo­da), via­ja a los Es­ta­dos Uni­dos ca­da seis se­ma­nas pa­ra cor­te­jar a in­ver­so­res es­ta­dou­ni­den­ses en los sec­to­res del en­tre­te­ni­mien­to y la tec­no­lo­gía. Or­ga­ni­zó la cum­bre em­pre­sa­rial IN3, a la que acu­die­ron lí­de­res de la in­dus­tria como Eric Sch­midt, de Goo­gle (aho­ra de Alp­ha­bet), y Chuck Rob­bins, de Cis­co, pa­ra un en­cuen­tro en­tre jó­ve­nes em­pre­sa­rios es­ta­dou­ni­den­ses y es­pa­ño­les. “Crea­mos el Si­li­con Va­lley en Ma­drid y di­mos ac­ce­so a ejem­plos y ca­pi­tal ame­ri­ca­nos”, di­ce Cos­tos, que lo­gró sen­tar al rey Felipe VI jun­to a Sch­midt en la ga­la de 2015, en el nue­vo cam­pus de Goo­gle Ma­drid. “Les mos­tra­mos a las ins­ti­tu­cio­nes es­pa­ño­las có­mo ins­pi­ra­mos y ayu­da­mos en Es­ta­dos Uni­dos a las pe­que­ñas em­pre­sas in­vir­tien­do con cré­di­to”.

Los even­tos cul­tu­ra­les de Cos­tos en Es­pa­ña –pro­yec­cio­nes de ci­ne, char­las con ar­tis­tas es­ta­dou­ni­den­ses (la fo­tó­gra­fa Cat­he­ri­ne Opie es­tu­vo en la em­ba­ja­da esa semana) y even­tos LGBT– persiguen lo mis­mo que lo que lle­vó a ca­bo cuan­do su­per­vi­sa­ba el po­si­cio­na­mien­to, las li­cen­cias y co­mu­ni­ca­cio­nes de HBO y de la fir­ma ita­lia­na Tod’s: pro­mue­ve una cul­tu­ra que no atrae los mis­mos ne­go­cios in­ter­na­cio­na­les y tu­ris­mo que sus ve­ci­nos. “El ti­rón del ci­ne ita­liano en los años de pos­gue­rra con­tri­bu­yó a ese icó­ni­co con­cep­to de Bajo el sol de la Tos­ca­na (pa­ra Italia)”, se re­fie­re Smith a la fal­ta de con­cien­cia so­bre las ex­por­ta­cio­nes es­pa­ño­las com­pa­ra­das con Italia. “La ca­li­dad de la ce­rá­mi­ca es­pa­ño­la, el vino y el acei­te de oli­va es igual y, a me­nu­do, me­jor. Es más ar­te­sa­nal”.

“Los es­pa­ño­les son au­tén­ti­cos”, ale­ga Cos­tos, co­no­ce­dor de sus 17 au­to­no­mías. “No pien­san: ‘Que­re­mos al clien­te glo­bal’; más bien es: ‘Es­ta­mos ha­cien­do lo que que­re­mos por­que so­mos los me­jo­res en ello’”. Se re­fie­re a lu­ga­res como el em­ble­má­ti­co Lhardy, que sir­ve con­so­mé de po­llo de un dis­pen­sa­dor de pla­ta des­de 1839. Su car­pin­te­ría de cao­ba ta­lla­da y sus es­pe­jos do­ra­dos y vi­tra­les or­na­men­ta­les re­ple­tos de sánd­wi­ches y pas­te­les de ja­món y que­so lo con­vier­ten en el lu­gar ideal pa­ra el sen­sa­cio­na­lis­mo de Ins­ta­gram, pe­ro su pro­pie­ta­rio des­alien­ta las fotos de los te­lé­fo­nos y, por en­de, las re­des so­cia­les. O tien­das de di­se­ño como La­gur o El 8, en El Ras­tro, don­de los baú­les Louis Vuit­ton de prin­ci­pios del si­glo XX y las lám­pa­ras es­ti­lo al­ca­cho­fa de Poul Hen­ning­sen, de me­dia­dos de si­glo, cues­tan lo que de­be­rían. El au­tén­ti­co atractivo de Ma­drid re­si­de en es­te ti­ra y aflo­ja en­tre lo gran­dio­so de la ca­sa de Habs­bur­go –la Ca­sa de Cam­po, el Cen­tral Park de Ma­drid, es­tá en ple­na flo­ra­ción, con sus tu­li­pa­nes cui­da­dos y sus mag­no­lios re­cor­ta­dos– y el en­can­to del viejo mun­do –una li­bre­ría an­ti­cua­ria en una ca­lle­jue­la de Chue­ca, una za­pa­te­ría que se es­pe­cia­li­za en ox­fords por 160€, o Frin­sa La Con­ser­ve­ra, que ven­de pes­ca­do en con­ser­va con pre­cio­sos en­vol­to­rios–.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.