Pai­sa­je in­tan­gi­ble

Conde Nast Traveler (Spain) - - EDITORIAL - San­dra del Río, di­rec­to­ra @San­dra_­de­l_Rio

Úl­ti­ma­men­te hay gen­te que me pre­gun­ta por el efec­to sa­na­dor de los via­jes, es­pe­cial­men­te cuan­do hay so­bre­car­gas emo­cio­na­les que las­tran el ca­mino ha­cia la ale­gría de vi­vir y crean esa te­mi­da sen­sa­ción de ‘nu­be ne­gra en mis pen­sa­mien­tos’.

No es nue­vo pa­ra mí, lo di­go y lo lle­vo a la prác­ti­ca: via­jar es un ejer­ci­cio pa­ra eli­mi­nar to­xi­nas, sean és­tas quí­mi­cas o fi­lo­só­fi­cas. En los via­jes se re­la­ti­vi­zan mu­chos pro­ble­mas, se bus­ca el la­do bueno de la vi­da, se apren­de que pa­so a pa­so se lle­ga muy le­jos en to­dos los sen­ti­dos. Las me­jo­res en­se­ñan­zas se dan en los via­jes, y con ellas se des­pe­jan ru­tas ha­cia nues­tro yo in­te­rior más pu­ro y pro­fun­do. Me ex­pli­co. Cuan­do el ni­vel de au­to­es­ti­ma es­tá al­to y el cuer­po di­ce sí a to­do, via­jar es un ejer­ci­cio vo­lup­tuo­so, he­do­nis­ta. Po­de­mos con to­do ti­po de pai­sa­jes y si­tua­cio­nes. Po­de­mos y que­re­mos. Aho­ra bien, cuan­do an­da­mos es­ca­sos de ener­gía y fo­ca­li­za­mos el via­je co­mo la me­jor te­ra­pia, hay que ele­gir con cui­da­do a dón­de va­mos y con quién va­mos. No quie­ro pa­re­cer eso­té­ri­ca, pe­ro es muy cier­to que hay lu­ga­res que po­seen una ener­gía es­pe­cial, una fuer­za que con­si­gue equi­li­brar nues­tras zo­nas en con­flic­to.

A ve­ces, cuan­do he ne­ce­si­ta­do ahu­yen­tar ‘la nu­be ne­gra’, re­co­noz­co ha­ber­me es­ca­pa­do li­te­ral­men­te a pai­sa­jes to­ca­dos por la his­to­ria, por la geo­gra­fía, por las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas, o por to­do a la vez. Ca­si nun­ca ha­blo de ellos por­que creo que voy a trai­cio­nar­los o nin­gu­near­los. Y que mu­cha gen­te pen­sa­rá que es­toy fri­vo­li­zan­do, que es­toy ju­gan­do con la ma­gia.

Sin em­bar­go, en una con­ver­sa­ción con una bue­na ami­ga atra­pa­da en un bu­cle de me­lan­co­lía com­pren­dí que a ve­ces es ne­ce­sa­rio ex­pre­sar sin­ce­ra­men­te tus ex­pe­rien­cias, esas que es­tán en la fron­te­ra en­tre lo que ves y lo que es. Es ne­ce­sa­rio por­que es­tos lu­ga­res a los que me re­fie­ro y que tan bien co­noz­co han per­te­ne­ci­do en mu­chos ca­sos a ci­vi­li­za­cio­nes en las que la sim­bo­lo­gía de­ter­mi­na­ba las ac­cio­nes y es­ta­ble­cía las pau­tas vi­ta­les.

Lu­ga­res le­ja­nos en Fi­li­pi­nas, Mé­xi­co, Pe­rú, Egip­to, Ar­gen­ti­na, In­do­ne­sia, Ja­pón, Tí­bet, Bo­li­via, Nue­va Ze­lan­da, Áfri­ca... Lu­ga­res cer­ca­nos que es­tán en Ro­ma, Pa­rís, Lis­boa, Gran Bre­ta­ña, Ibi­za, Ma­drid, So­ria, As­tu­rias, An­da­lu­cía... Des­de un ama­ne­cer en Ma­chu Pic­chu a una acró­po­lis cel­tí­be­ra en los mon­tes so­ria­nos, po­de­mos ha­cer un ma­pa­mun­di de lo in­tan­gi­ble.

Ca­si siem­pre son si­tios apar­ta­dos del as­fal­to, pe­ro tam­bién los hay en me­dio de ciu­da­des y pueblos.

Pa­ra en­con­trar­los ¡só­lo! hay que ce­rrar las com­puer­tas del es­cep­ti­cis­mo, bo­rrar el hi­per­rea­lis­mo fun­cio­nal, de­jar que el co­ra­zón nos lle­ve y no po­ner­le ce­rra­du­ras a la men­te. Lo­grar que las pie­dras nos trans­mi­tan su ener­gía, abra­zar los ár­bo­les, se­guir la mú­si­ca del vien­to, y so­bre to­do creer que el mun­do tie­ne se­cre­tos que aún no he­mos co­no­ci­do.

Un si­tio muy es­pe­cial cer­ca del ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co de Tier­mes, en la pro­vin­cia de So­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.