Con­cur­so ¿Dón­de es­tás?

Ga­na una fa­bu­lo­sa es­tan­cia en la Riviera Ma­ya.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

El tí­tu­lo de la fo­to­gra­fía que pro­ta­go­ni­za nues­tro ¿Dón­de es­tás? bien po­dría ser ‘Na­tu­ra­le­za sal­va­je’, dos pa­la­bras que re­pre­sen­tan a la perfección la ener­gía que des­pren­de es­te má­gi­co lu­gar, don­de el cie­lo y la tie­rra se fun­den en un lien­zo sal­pi­ca­do de verdes, azu­les y ro­sas. La al­ta con­cen­tra­ción de sal y un al­ga mi­cros­có­pi­ca lla­ma­da Du­na­lie­lla sa­li­na son las res­pon­sa­bles del co­lor ro­sa­do que ha­ce jue­go con el plu­ma­je de los ele­gan­tes fla­men­cos que allí ha­bi­tan. Jun­to a ellos, to­ros ne­gros y ca­ba­llos blan­cos com­ple­tan la pa­le­ta de co­lo­res y con­vi­ven en ar­mo­nía abra­za­dos por el del­ta del río más gran­de de Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, que lle­ga des­de los Al­pes sui­zos. Es­te parque natural de 85.000 hec­tá­reas, de­cla­ra­do re­ser­va de la Bio­fes­fe­ra por la UNES­CO, se di­vi­de en tres zo­nas: los cul­ti­vos del nor­te –so­bre to­do de arroz–, las sa­li­nas, al es­te y al oes­te –don­de se ob­tie­ne la apre­cia­da flor de sal– y las la­gu­nas y pla­yas del sur. Ca­ba­llos y to­ros co­rren li­bre­men­te en­tre los hu­me­da­les, aun­que vi­gi­la­dos por unos ji­ne­tes con som­bre­ro de ala an­cha lla­ma­dos gar­dians. Tal es­ce­na cons­ti­tu­ye una de las pos­ta­les más ca­rac­te­rís­ti­cas de la re­gión. Al con­tem­plar la in­men­si­dad de es­te es­ce­na­rio, se pue­de lle­gar a sen­tir la pa­sión in­do­ma­ble de ca­da rincón e ima­gi­nar a Fré­dé­ric Mis­tral es­cri­bien­do ver­sos al bor­de de un pan­tano mien­tras con­tem­pla el es­pec­tácu­lo que re­ga­la a los sen­ti­dos la unión del agua dul­ce y el agua sa­la­da. ¿Dón­de es­tás?

U L O S A L Á S E N E L N Ú M E R O D E J U L C O N D É N A S T R A V E R

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.