Ro­ma

Des­gra­na­mos lo im­pres­cin­di­ble pa­ra sa­car­le el ju­go a la ciu­dad eter­na.

Conde Nast Traveler (Spain) - - SUMARIO -

No se­re­mos los pri­me­ros en de­cir que Ro­ma es el mu­seo más gran­de al ai­re li­bre. Y no im­por­ta las ve­ces que va­ya­mos a la Ciu­dad Eter­na: siem­pre nos que­da­mos pe­tri­fi­ca­dos cuan­do, tras gi­rar en la Piaz­za de­lla Ro­ton­da, apa­re­ce an­tes no­so­tros el Pan­teón. Lo mis­mo su­ce­de con la Fon­ta­na di Tre­vi, la es­ca­li­na­ta de la Piaz­za de Es­pa­ña y el Co­li­seo (re­cien­te­men­te res­tau­ra­dos gra­cias a Fen­di, Bul­ga­ri y Tod’s res­pec­ti­va­men­te). Pe­ro de lo que uno es cons­cien­te, es­pe­cial­men­te si no es la pri­me­ra vez en Ro­ma, es que los mo­nu­men­tos en sí mis­mos no son la ra­zón de la vi­si­ta. Son, más allá de su es­plen­dor, el es­ce­na­rio de un mo­do de vi­da por el que nos sen­ti­mos atraí­dos. Es­ta­mos ha­blan­do de la dol­ce vi­ta ro­ma­na: el ar­te de lar­gas so­bre­me­sas y co­mi­das con ga­rra­fas del vino de la ca­sa en piaz­zas cus­to­dia­das por vi­llas, o los pa­seos por ca­lle­jue­las em­pe­dra­das sin nin­gún des­tino fi­ja­do. Ca­si siem­pre aca­bas en una ge­la­te­ria o en otra pla­za ta­pi­za­da de hie­dra. Si quie­res sa­ber lo que es un au­tén­ti­co ca­cio e pe­pe (que­so y pi­mien­ta) o una car­bo­na­ra, sa­cri­fi­ca una jor­na­da en el Va­ti­cano pa­ra unir­te a los lo­ca­les en sus trat­to­rias de Tes­tac­cio y del ba­rrio ju­dío. Si deseas una bue­na do­sis de cul­tu­ra, descubre nue­vos y me­nos co­no­ci­dos rin­co­nes al nor­te y en los al­re­de­do­res de la Piaz­za del Po­po­lo (ade­más de sa­ber don­de se ela­bo­ra la me­jor piz­za). Te da­mos las cla­ves pa­ra que no te li­mi­tes a ta­char mo­nu­men­tos de tu lis­ta y vi­vas, por unos días, co­mo un ro­mano. Nos lo cuen­tan sus ha­bi­tan­tes y los di­se­ña­do­res, es­cri­to­res y ho­te­le­ros re­si­den­tes que me­jor la co­no­cen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.