En­tre ro­bles he­le­chos y

Cuan­do las tem­pe­ra­tu­ras em­pie­zan a su­bir en la ciu­dad, na­da re­sul­ta más ape­te­ci­ble que una es­ca­pa­da al nor­te. Via­ja­mos a los ver­des va­lles de Na­va­rra pa­ra po­ner­nos una cha­que­ta y dor­mir arro­pa­dos con una man­ta.

Conde Nast Traveler (Spain) - - ESCAPADAS - Tex­to: Ge­ma Mon­roy Fo­tos: Alex del Río

Ha­ce ra­to que la ca­rre­te­ra na­cio­nal dio pa­so a la comarcal. Aho­ra, tras atra­ve­sar el pe­que­ño pue­blo de Aran­tza, avan­za­mos por una es­tre­cha ru­ta zig­za­guean­te. A tra­vés de los ro­bles, fres­nos y cas­ta­ños que flan­quean el ca­mino atis­ba­mos la pro­fun­di­dad de los va­lles y las cum­bres del mon­te Izu de­mar­can­do las es­tri­ba­cio­nes de los Pi­ri­neos, allá al otro la­do. Es­ta­mos en la co­mar­ca de Baztán, en el po­co co­no­ci­do nor­te de Na­va­rra, his­tó­ri­ca tie­rra de mi­nas de hie­rro y ca­se­ríos, pe­ro a me­nos de me­dia ho­ra del mar. Al fi­nal de la ca­rre­te­ra, don­de el as­fal­to se trans­for­ma en un den­so bos­que, nos es­pe­ran el ho­tel Aran­tza y su di­rec­tor, Al­ber­to Ma­di­na­bei­tia. “Os iba a pre­gun­tar qué tal el úl­ti­mo tra­mo de ca­mino, pe­ro vien­do vues­tro co­che in­tu­yo que sin pro­ble­mas”, nos re­ci­be, cons­cien­te de las par­ti­cu­la­ri­da­des del ca­mino. Es un Mi­ni en ver­sión to­do­te­rreno, ele­gi­do a pro­pó­si­to pa­ra po­der lle­gar has­ta las cas­ca­das y po­zas que sa­be­mos hay en la zo­na. “La gen­te nos de­cía que es­tá­ba­mos lo­cos al abrir un ho­tel de es­ta ca­te­go­ría en un lu­gar tan apar­ta­do”, nos con­fie­sa Al­ber­to. Y yo me pre­gun­to quién en su sano jui­cio no que­rría pa­sar unos días aquí. Aso­man­do en­tre los ár­bo­les en una pra­de­ra en cues­ta se en­cuen­tra un caserío del si­glo XVII res­tau­ra­do pa­ra dar ca­bi­da a cin­co apar­ta­men­tos con co­ci­na y va­rios dor­mi­to­rios. Son per­fec­tos pa­ra fa­mi­lias y gru­pos. El edi­fi­cio prin­ci­pal del ho­tel, só­lo pa­ra adul­tos, con el res­tau­ran­te, la bo­de­ga, la sala de con­fe­ren­cias y un ín­ti­mo spa con vis­tas al que se ac­ce­de, pre­via re­ser­va, por tur­nos, se aú­pa a unos 300 me­tros, en lo al­to de la mis­ma pra­de­ra. “La ubi­ca­ción exac­ta la eli­gió un zao­rí”, me ex­pli­ca Al­ber­to. “Ya ve­rás qué bien des­can­sas: to­das las ca­mas se orien­tan al nor­te”.

El tin­ti­near de los cen­ce­rros nos acom­pa­ña has­ta el in­te­rior del ho­tel. En los am­plios es­pa­cios acris­ta­la­dos, diá­fa­nos y mi­ni­ma­lis­tas, el pai­sa­je si­gue sien­do el pro­ta­go­nis­ta. “No en­cen­de­mos las lu­ces has­ta las nue­ve de la noche, pa­ra no in­ter­fe­rir”. La vis­ta, sin em­bar­go, se fi­ja irre­me­dia­ble­men­te en las su­ge­ren­tes cur­vas de ma­de­ra de la re­cep­ción y en los ori­gi­na­les mue­bles con las es­qui­nas le­van­ta­das, co­mo si qui­sie­ran sa­lir fue­ra. De­ta­lles su­ti­les que me­re­cen ser ex­pli­ca­dos. Se tra­ta de las pie­zas de ar­te de Jo­sé

Pa­blo Arria­ga, res­pon­sa­ble del con­cep­to en el que se ba­sa el ho­tel. “Aran­tza Ho­te­la ha­bla del amor. Cuen­ta la re­la­ción en­tre dos aman­tes, de de­jar vo­lar tus sue­ños. Ha­bla de la ten­sión, de las ener­gías y de la li­ber­tad”, me cuen­ta el ar­tis­ta. “Por ejem­plo, es­tas me­sas de una úni­ca pa­ta só­lo se sos­tie­nen si es­tán dos jun­tas”. Vi­si­tar­lo con él, es­cu­chán­do­le ex­pli­car ca­da una de sus obras, es un pri­vi­le­gio po­co ha­bi­tual pa­ra los hués­pe­des del ho­tel, pe­ro si uno in­sis­te lo su­fi­cien­te, to­do es po­si­ble. “Me gus­ta in­ten­tar ha­cer las co­sas que me di­cen que no pue­des ha­cer; el lí­mi­te lo tie­nes que des­cu­brir tú mis­mo”, me con­fie­sa.

El sue­ño de Al­ber­to y sus so­cios de abrir un ho­tel ro­mán­ti­co en un des­tino re­mo­to co­men­zó du­ran­te un pa­seo por el cam­po ha­ce aho­ra 18 años. Tras mu­chos via­jes a Fran­cia e Ita­lia en bus­ca de ins­pi­ra­ción y con­se­jos y más de 250 pla­nos ar­qui­tec­tó­ni­cos, Aran­tza Ho­te­la abrió el 2 de agos­to de 2013, el día del cum­plea­ños de Al­ber­to. El pri­mer hués­ped fue el en­ton­ces chef se­gun­do del res­tau­ran­te Mu­ga­ritz. Na­die sa­be bien có­mo se en­te­ró de la exis­ten­cia del lu­gar. Qui­zás su ol­fa­to le in­di­có que aquí se iba a co­mer bien. Uno de los ob­je­ti­vos de la pro­pie­dad es con­se­guir una –o por qué no, dos– es­tre­llas Mi­che­lin. Aun­que por aho­ra, mien­tras eso lle­ga, con­si­de­ran en­trar a for­mar par­te de Re­lais & Châ­teaux y se enor­gu­lle­cen de acu­mu­lar pre­mios. El úl­ti­mo, el con­ce­di­do por Con­dé Nast Tra­ve­ler co­mo Me­jor ho­tel de es­ca­pa­da.

“Ol­ví­da­te del mó­vil”, sue­le re­co­men­dar Al­ber­to. “No­so­tros cui­da­mos de tu pa­re­ja”. Tan­to es así que los col­cho­nes, he­chos a mano con mi­cro­fi­bras na­tu­ra­les, ayu­dan con­tra los ron­qui­dos. Mi ha­bi­ta­ción se lla­ma Idix­ko –‘ca­ri­ño’ en eus­ke­ra– y, co­mo las otras diez res­tan­tes, mi­ra de fren­te al va­lle. Jun­to al ven­ta­nal hay una in­men­sa ba­ñe­ra re­don­da. Fre­sas, cho­co­la­te de Eli­zon­do y una bo­te­lla de cham­pán. El res­to que­da a la ima­gi­na­ción de ca­da cual.

Por la ma­ña­na la nie­bla as­cien­de por el va­lle bor­dean­do el con­torno de las mon­ta­ñas. Es nor­mal que se te pe­guen las sá­ba­nas. Es­te es un ho­tel pa­ra que­dar­te en­re­da­do en las pier­nas de tu pa­re­ja y desa­yu­nar tar­de y sin pri­sas lo me­jor de la co­mar­ca. Zu­mo de man­za­na del pue­blo de Sun­bi­lla, yo­gurt de Ul­tza­ma, pan ar­te­sano de Sal­días, que­so de Aran­tza, sal­món de Mar­ti­ko, ca­fé de pu­che­ro. Aun­que tam­bién es la ba­se per­fec­ta pa­ra in­ves­ti­gar la zo­na. Pa­ra ayu­dar­te, el ho­tel pro­po­ne vi­si­tas a los ca­se­ríos ve­ci­nos, pa­ra ver có­mo ha­cen el que­so, ex­cur­sio­nes guia­das con Mi­kel, un na­tu­ra­lis­ta lo­cal, y pa­seos en bar­co des­de Hon­da­rri­bia has­ta San Sebastián, a una ho­ra de ca­rre­te­ra, don­de se tie­ne la opor­tu­ni­dad úni­ca de co­mer en la so­cie­dad gas­tro­nó­mi­ca más an­ti­gua de la ciu­dad –sí, en una de esas a las que só­lo se ac­ce­de si te in­vi­ta un so­cio–.

De la cer­ca­na re­ser­va na­tu­ral de San Juan Xar pro­vie­ne una música ce­les­tial. En su gru­ta hoy se ce­le­bra una ro­mán­ti­ca bo­da. Lle­ga­mos a tiem­po de es­cu­char el fi­nal de la ho­mi­lía: “Re­cor­dad que to­dos te­ne­mos co­ra­zón de poe­ta y que lo im­por­tan­te es dis­fru­tar de la vi­da”.

UNA HIS­TO­RIA DE AMOR A la iz­da., la me­jor me­sa del res­tau­ran­te, con vis­tas al va­lle; la ca­rre­te­ra que lle­va al ho­tel; ci­ga­las en ajo blan­co, so­bre una de las me­sas del ar­tis­ta Jo­sé Pa­blo Arria­ga; ex­te­rior de Aran­tza Ho­te­la.

VIA­JA­MOS A BOR­DO DE...

Pa­ra aven­tu­rar­nos por el nor­te de Na­va­rra he­mos ele­gi­do un Mi­ni Coo­per D Country­man ALL4, la úl­ti­ma ver­sión del to­do­te­rreno de Mi­ni, el Country­man. Ágil, com­pac­to, de di­men­sio­nes más que ge­ne­ro­sas y tre­men­da­men­te sexy, es per­fec­to pa­ra salirse de los caminos y lle­gar has­ta don­de otros no lle­gan. Apar­te de la co­mo­di­dad de su in­te­rior y de su cui­da­do di­se­ño, es­te mo­de­lo dis­po­ne de lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía y seguridad: neu­má­ti­cos Ru­nf­lat, sis­te­ma de na­ve­ga­ción ‘MI­NI Pro­fes­sio­nal’ con pan­ta­lla de 8,8 pul­ga­das, car­ga inalám­bri­ca pa­ra

smartp­ho­nes, co­nec­ti­vi­dad Blue­tooth, au­dio de al­ta fi­de­li­dad, fa­ros con tec­no­lo­gía LED...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.