Sa­te­lli­te Is­land

Una is­la pri­va­da en la que co­nec­tar con los rit­mos de la na­tu­ra­le­za.

Conde Nast Traveler (Spain) - - HABITACIÓN CON VISTAS -

“A ca­da pa­so nos en­con­tra­mos be­lle­zas de na­tu­ra­le­za aban­do­na­da a sí mis­ma”, es­cri­bió el pri­mer ex­plo­ra­dor blan­co que lle­gó has­ta aquí, el fran­cés D’En­tre­cas­teaux, so­bre el ca­nal en el que se en­cuen­tra flo­tan­do tu ha­bi­ta­ción, al sur del sur del he­mis­fe­rio Sur. Sí, has leí­do bien: flo­tan­do. Duer­mes me­ci­do por la ma­rea en un co­ber­ti­zo de guar­dar bar­cas re­con­ver­ti­do en una fan­ta­sía de gus­to es­can­di­na­vo, tan fo­to­gé­ni­ca que pro­ta­go­ni­za nu­me­ro­sas pro­duc­cio­nes de mo­da. Es­tá ama­rra­do a Sa­te­lli­te Is­land, una is­li­ta con for­ma de ballena a ho­ra y me­dia del puer­to de Ho­bart, Tas­ma­nia. En reali­dad, tie­nes to­da la is­la –34 hec­tá­reas– a tu dis­po­si­ción. Po­drías ha­ber ele­gi­do dor­mir en una de las seis ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa prin­ci­pal, arri­ba en la co­li­na, o en la lu­jo­sa tien­da de cam­pa­ña al bor­de del acan­ti­la­do pe­ro, ló­gi­ca­men­te, has pre­fe­ri­do ha­cer­lo a ni­vel del mar, don­de la sen­sa­ción de “aban­dono to­tal a la na­tu­ra­le­za” es ma­yor. Sa­te­lli­te Is­land, con sus bos­ques y ca­las, es pro­pie­dad de Ka­te y Will Als­ter­gren, quie­nes la al­qui­lan cuan­do ellos no es­tán. El úni­co residente, el guar­dián de la is­la, es Ri­chard Roe, pe­ro no le ve­rás a no ser que así lo quie­ras. Él fue el que cap­tu­ró las os­tras y las lan­gos­tas que te en­con­tras­te de bien­ve­ni­da, y el que se en­car­ga­rá de lla­mar al chef cuan­do le di­gas. Tam­po­co ne­ce­si­tas más; en la is­la tie­nes ca­noas y es­te­ri­llas de yoga, un huer­to y ga­lli­nas po­ne­do­ras, una bo­de­ga sur­ti­da de vi­nos aus­tra­lia­nos y la ne­ve­ra re­bo­san­te de de­li­cias de Tas­ma­nia (sa­te­lli­teis­land.com.au; la is­la en­te­ra, 1.100€ por no­che, dos per­so­nas). GE­MA MON­ROY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.