“¿SA­BÉIS CUÁL ES LA VER­DA­DE­RA MA­GIA DE TO­DO ES­TO? QUE NA­DA EN LA NA­TU­RA­LE­ZA PA­SA SÓ­LO POR AC­CI­DEN­TE”, ASE­GU­RA BOUS­FIELD

Conde Nast Traveler (Spain) - - BOTSUANA -

ma­ña­nas en­tra­ba en la gran tien­da de cam­pa­ña que mon­ta­mos pa­ra ellos a dar­les los bue­nos días y pre­gun­tar­les có­mo es­ta­ban”. Nun­ca les sa­qué ni una res­pues­ta ni un atis­bo de emo­ción a nin­guno de ellos”. Du­ran­te to­dos los años que lle­va Ralph tra­ba­jan­do en Áfri­ca, ha re­co­pi­la­do cien­tos de anéc­do­tas cu­rio­sas jun­to a clien­tes ex­cep­cio­na­les, co­mo los her­ma­nos Coen o el mí­ti­co pre­sen­ta­dor Je­remy Clark­son. Lo mis­mo que en sus ex­pe­di­cio­nes a re­gio­nes des­co­no­ci­das o a lu­ga­res en los que, con fre­cuen­cia, es el pri­mer hom­bre blan­co que ven las tri­bus lo­ca­les. Sin em­bar­go, lo me­jor de to­do es que es ca­paz de ha­cer que sus clien­tes se man­ten­gan en un cons­tan­te es­ta­do de aten­ción y de apren­di­za­je, y que lo­gra vi­vir, a la vez que ellos, es­tos mis­mos sen­ti­mien­tos. “¡Es­te tra­ba­jo un pri­vi­le­gio”, ase­gu­ra ale­gre.

Al día si­guien­te nos va­mos de cru­ce­ro. Nos mon­ta­mos en un pe­que­ño bar­co de dos pi­sos y na­ve­ga­mos por unos ca­na­les po­co pro­fun­dos de agua cris­ta­li­na. A ra­tos es­tá cal­ma­da, a ve­ces flu­ye con ra­pi­dez. El del­ta del Oka­van­go tie­ne ca­si on­ce ki­ló­me­tros cú­bi­cos de agua que se ori­gi­nan en las mon­ta­ñas de An­go­la y que des­apa­re­cen a cien­tos de ki­ló­me­tros tie­rra aden­tro ab­sor­bi­das por el se­co de­sier­to del Ka­laha­ri. En el bar­co se em­pie­zan a for­mar pe­que­ños gru­pos. Por un la­do, dos con­ser­va­cio­nis­tas, uno de Bra­sil y otro de Sudáfrica, se reúnen con Ralph en la cu­bier­ta su­pe­rior pa­ra ha­blar de na­tu­ra­le­za. Aba­jo, las chi­cas to­man el sol sin per­der de vis­ta la ori­lla por si ven al­gún co­co­dri­lo. Su aten­ción tie­ne co­mo re­com­pen­sa el en­cuen­tro con dos es­pe­cies de an­tí­lo­pes adap­ta­dos a la vi­da en te­rre­nos inun­da­dos: el fa­mo­so lech­we y su pri­mo ma­yor, el tí­mi­do y ra­rí­si­mo si­ta­tun­ga.

Des­pués de un ba­ño en aguas li­bres de hi­po­pó­ta­mos y co­co­dri­los, y de una de­li­cio­sa co­mi­da flo­tan­te, es ho­ra de vo­lar ha­cia nuestro pró­xi­mo cam­pa­men­to, en una pe­que­ña is­la. Una vez más, to­do es­tá lis­to cuan­do lle­ga­mos. Hay va­rias tien­das de cam­pa­ña con ca­mas pro­te­gi­das con mos­qui­te­ras, un bar mó­vil, una lar­ga me­sa jun­to a la ho­gue­ra y dos ba­ños. Nos reuni­mos al­re­de­dor del fue­go y char­la­mos so­bre las es­tre­llas. Con la mi­ra­da per­di­da en la Vía Lác­tea, es­cu­cha­mos a los leo­nes ru­gir en la dis­tan­cia y apu­ra­mos nues­tros gin­to­nics pa­ra ar­mar­nos de co­ra­je y dor­mir a pier­na suel­ta en me­dio de la su­pues­ta na­da.

An­tes de aban­do­nar el cam­pa­men­to, Ralph nos lle­va a vi­si­tar la pe­que­ña is­la. Ya sa­be­mos que to­do guar­da una his­to­ria. “Es­ta plan­ta se uti­li­za co­mo me­di­ci­na en el Ayur­ve­da de la In­dia y pa­ra te­ñir las fa­mo­sas ces­tas de Bot­sua­na”, nos ex­pli­ca. Nos aden­tra­mos en el bos­que dis­pues­tos a es­cu­char y a apren­der. Ralph co­ge una vai­na del sue­lo y ta­lla un sil­ba­to con la ayu­da de su na­va­ja. “So­lía usar es­to pa­ra atraer a los in­di­ca­do­res, un pá­ja­ro muy in­te­li­gen­te, pa­re­ci­do al car­pin­te­ro, que se ali­men­ta de col­me­nas. Des­pués de que los hu­ma­nos re­co­lec­ta­mos la miel, los in­di­ca­do­res se co­men lo que so­bra. Jun­to con las po­li­llas, son los úni­cos ani­ma­les ca­pa­ces de di­ge­rir la ce­ra. ¡Son ex­tra­or­di­na­rios!”, son­ríe Ralph mien­tras ha­cer so­nar su sil­ba­to en lo más pro­fun­do del bos­que. To­dos nos con­cen­tra­mos a su al­re­de­dor, es­cu­chan­do en si­len­cio y mi­ran­do ha­cia arri­ba, aten­tos a las co­pas de los ár­bo­les. Mien­tras que allá, en el res­to del mun­do, fue­ra del del­ta y le­jos de Bot­sua­na, la gen­te vi­ve con pri­sas, ace­le­ra­da y en pe­lea con el tiem­po, no­so­tros nos de­lei­ta­mos con el cie­lo azul, es­cu­chan­do un sil­ba­to he­cho a mano y vien­do a nuestro ca­ris­má­ti­co guía asom­brar­se. “¿Sa­béis cuál es la ma­gia de to­do es­to? Que na­da en la na­tu­ra­le­za pa­sa por ac­ci­den­te”. Ralph vuel­ve a ca­lar­se su som­bre­ro he­cho a me­di­da, guar­da su na­va­ja en el es­tu­che del cin­tu­rón y des­apa­re­ce en la ma­le­za sin sol­tar su pre­cia­do sil­ba­to pa­ra atraer a los in­di­ca­do­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.