Oa­xa­ca

EN ES­TA MECA DEL DISEÑO Y LA GAS­TRO­NO­MÍA, EM­PREN­DE­DO­RAS Y ARTESANAS LO­CA­LES BUS­CAN IM­PUL­SAR LA AR­TE­SA­NÍA SOS­TE­NI­BLE

Conde Nast Traveler (Spain) - - NEWS - GENTL AND HYERS Fo­tos PI­LAR GUZ­MÁN Tex­to

La ciu­dad se con­vier­te en el des­tino don­de en­con­trar pie­zas de diseño gra­cias a la aso­cia­ción de em­pren­de­do­ras con ar­te­sa­nos lo­ca­les. La sos­te­ni­bi­li­dad aquí es la má­xi­ma a se­guir.

Es la ca­sa azul fren­te al ho­tel Ca­sa de las Flores. Ven­te so­bre las seis”, leo en el men­sa­je de tex­to. Me di­ri­gía a pa­sar una ve­la­da en ca­sa de Jessica Ch­ras­til, una ex­pa­tria­da es­ta­dou­ni­den­se con una pe­que­ña pe­ro in­flu­yen­te re­si­den­cia pa­ra crea­ti­vos y aca­dé­mi­cos lla­ma­da Po­coa­po­co, en el co­ra­zón de Oa­xa­ca.

Ha­bía pa­sa­do la ma­ña­na con Ch­ras­til ca­mi­nan­do por las ca­lles em­pe­dra­das del cen­tro de Oa­xa­ca, en­tran­do a mer­ca­dos, tien­das y res­tau­ran­tes don­de los co­lo­res ocre, fuc­sia y turquesa de las fa­cha­das se po­ten­cia­ban con el con­tras­te del cie­lo gri­sá­ceo que ame­na­za­ba con un in­mi­nen­te agua­ce­ro. Nues­tra pri­me­ra pa­ra­da fue Bou­lenc, una pa­na­de­ría ar­te­sa­nal de es­ti­lo eu­ro­peo con­ver­ti­da en ca­fe­te­ría, un lu­gar de cul­to den­tro del uni­ver­so cu­li­na­rio por su do­mi­nio en la fer­men­ta­ción de ma­sas y el uso de gra­nos re­gio­na­les an­ces­tra­les. Sen­ta­das en una de las me­si­tas rús­ti­cas del pa­tio, ob­ser­va­mos a un elen­co de ar­tis­tas lo­ca­les y ex­tran­je­ros ves­ti­dos con fal­das va­po­ro­sas y som­bre­ros Panamá, a la vez que co­me­mos un menú ar­te­sano (shaks­hu­ka con huevos es­cal­fa­dos y la me­jor tos­ta de agua­ca­te que he pro­ba­do en mi vi­da). Des­de ahí re­sul­ta más que fá­cil per­ca­tar­se de que Bou­lenc es el cla­ro ejem­plo que sim­bo­li­za la agi­ta­ción cul­tu­ral que es Oa­xa­ca. Sen­ci­lla y so­fis­ti­ca­da a par­tes igua­les, ven­dría a ser el equi­va­len­te me­xi­cano de la ac­tual Ve­ni­ce Beach, o la fan­ta­sía que to­da ge­ne­ra­ción tie­ne de lo que una vez fue el cen­tro de Nue­va York.

Vis­to así, no es de ex­tra­ñar que tan­tos re­si­den­tes de Po­coa­po­co –ce­ra­mis­tas, di­se­ña­do­res, bai­la­ri­nes, co­mi­sa­rios de mu­seos y fo­tó­gra­fos– pla­neen pa­sar una se­ma­na en Oa­xa­ca y ter­mi­nen que­dán­do­se un mes en­te­ro. El tiem­po aquí flu­ye con más fa­ci­li­dad, al igual que las in­ter­ac­cio­nes so­cia­les. Más en­tra­da la no­che, no­té que me mo­vía al mis­mo rit­mo que los lo­ca­les, co­mo si es­tu­vie­se en mi pro­pio ba­rrio de ca­mino a ca­sa de mi ve­cino. Des­pués de lo­ca­li­zar la es­qui­na don­de se en­cuen­tra la ca­sa de Ch­ras­til en re­la­ción con la igle­sia ba­rro­ca del si­glo XVII de San­to Do­min­go de Guz­mán, epi­cen­tro geo­grá­fi­co y es­pi­ri­tual de la ciu­dad, me sen­tí lo su­fi­cien­te­men­te con­fia­da co­mo pa­ra aban­do­nar mi ma­pa y pu­se rum­bo ha­cia el la­be­rín­ti­co Mer­ca­do de Abas­tos pa­ra pro­bar la que­sa­di­lla de flor de ca­la­ba­cín de la que tan­to ha­bía oí­do ha­blar. Lue­go, hi­ce una imer­sión to­tal en el Co­lec­ti­vo 1050°, una aso­cia­ción de diseño en ce­rá­mi­ca don­de re­co­no­cí el mis­mo cuen­co ne­gro en el que ha­bía co­mi­do unas cuan­tas ho­ras an­tes. Al igual que mu­chas ciu­da­des de Mé­xi­co, la orien­ta­ción de las ca­lles y la atrac­ción gra­vi­ta­cio­nal de la igle­sia tie­nen mu­cho sen­ti­do, un ali­vio lo­gís­ti­co que da pa­so a otro más per­so­nal.

A tra­vés de una ven­ta­na abier­ta que da a la ca­lle pu­de ver la co­ci­na de Ch­ras­til y a cin­co mu­je­res que be­bían a sor­bos mez­cal Real Mi­ne­ro Pe­chu­ga mien­tras ha­bla­ban en una mez­cla de in­glés y es­pa­ñol. Co­mo la ma­yo­ría de los edi­fi­cios co­lo­nia­les de la ciu­dad, pin­ta­dos con co­lo­res lla­ma­ti­vos, pa­re­des de es­tu­co y una for­ma si­mi­lar a la de una for­ta­le­za, la ca­sa de Ch­ras­til –que cuen­ta con apar­ta­men­tos y es­tu­dios pa­ra vi­si­tan­tes– se abre ha­cia un pa­tio en­ca­la­do. Es fá­cil re­co­no­cer a Ch­ras­til por las ca­lles: lle­va una lar­ga ca­be­lle­ra sur­fe­ra y siem­pre va ves­ti­da con pan­ta­lo­nes blan­cos de lino y ca­mi­se­tas de ti­ran­tes. En menos de dos años se ha con­ver­ti­do en una ex­per­ta de la ciu­dad y el víncu­lo en­tre Oa­xa­ca y un con­jun­to de ar­tis­tas, di­se­ña­do­res, aca­dé­mi­cos y em­pren­de­do­res in­ter­na­cio­na­les. Es­tos in­clu­yen a los di­se­ña­do­res tex­ti­les Ana Pau­la Fuen­tes y Mad­da­le­na For­ce­lla, de CA­DA Foun­da­tion; Sa­ra Ló­pez, So­fía Sam­pa­yo Gar­cía y Michelle Rue­las, de la lí­nea de mo­da y ac­ce­so­rios La­nii, y el di­se­ña­dor in­dus­trial Sa­li­me Harp Cru­ces, del es­tu­dio de vi­drio Stu­dio Xa­qui­xe, ca­da uno de los cua­les, a su ma­ne­ra, es­tá crean­do víncu­lo en­tre ar­te­sa­nos lo­ca­les y la eco­no­mía glo­bal. El eje de sus ne­go­cios es un co­no­ci­mien­to co­di­fi­ca­do re­gio­nal­men­te, ca­si fo­ren­se, de ca­da diseño tex­til,

la ela­bo­ra­ción de ces­te­ría, vi­drio y ce­rá­mi­ca, prác­ti­cas que pue­den lle­gar a te­ner cien­tos e in­clu­so mi­les de años. Ves­ti­das con pan­ta­lo­nes va­que­ros pi­ti­llo y blu­sas flui­das, to­das desafían cual­quier ti­po de es­te­reo­ti­po ha­bi­do y por ha­ber de aque­llos que se de­di­can a pro­yec­tos sin áni­mo de lu­cro, fá­cil­men­te vi­si­bles en ciu­da­des cos­mo­po­li­tas co­mo Nue­va York o Lon­dres. No ca­be du­da de que, aun­que la ma­yo­ría ha es­tu­dia­do o tra­ba­ja­do fue­ra de Oa­xa­ca, en lu­ga­res co­mo Ciu­dad de Mé­xi­co, Ro­ma, Bar­ce­lo­na o Nue­va York, el ti­rón de la meca de la ar­te­sa­nía (o “el Mé­xi­co de ver­dad”, co­mo tan­tos me­xi­ca­nos de otras ciu­da­des lo han lla­ma­do) es irre­fu­ta­ble.

No ha­ce mu­cho tiem­po, ar­te­sa­nía era una pa­la­bra mal vis­ta. “Era ar­te­sa­nía o diseño, pe­ro nun­ca se lle­ga­ron a fu­sio­nar”, di­ce Fuen­tes. For­ce­lla, que lle­gó re­cien­te­men­te a Oa­xa­ca des­de Chia­pas, des­cri­be el “boom de la ar­te­sa­nía” en la re­gión co­mo una ben­di­ción a la vez que una mal­di­ción. “Vi­vi­mos en un mo­men­to pri­vi­le­gia­do”, agre­ga Fuen­tes, re­fi­rién­do­se a la cre­cien­te ten­den­cia ar­te­sa­nal que se apre­cia en la pro­li­fe­ra­ción de bor­da­dos y bor­las en co­lec­cio­nes co­mo las de Isa­bel Ma­rant o J.Crew. “Pe­ro tenemos que ser cons­cien­tes de lo so­cial, no só­lo de lo es­té­ti­co, así co­mo de la res­pon­sa­bi­li­dad que re­pre­sen­ta tra­ba­jar con per­so­nas que son due­ñas de es­tas tra­di­cio­nes. De otra for­ma, des­apa­re­ce­rán en el pre­ci­so mo­men­to que es­ta ten­den­cia ter­mi­ne”. La iro­nía es muy gran­de. Oa­xa­ca –tie­rra de los sie­te mo­les y la an­ti­gua ciu­dad de Mon­te Al­bán, un com­ple­jo de pi­rá­mi­des, mer­ca­dos y tem­plos cons­trui­dos por los za­po­te­cas, los mis­mos que idea­ron al­gu­nas de las pri­me­ras mo­da­li­da­des de es­cri­tu­ra y ca­len­da­rios de 365 días– es­tá de mo­da en­tre un con­jun­to de bohe­mios ex­tran­je­ros y, a la vez, es uno de los es­ta­dos más po­bres de Mé­xi­co y uno de los más afec­ta­dos en el te­rre­mo­to del pa­sa­do sep­tiem­bre. Es por es­to que el grupo aco­ge con un op­ti­mis­mo cau­te­lo­so al efí­me­ro fo­co de la mo­da mien­tras bus­ca el éxi­to del mo­vi­mien­to slow food, res­pon­sa­ble de lla­mar la aten­ción in­ter­na­cio­nal ha­cia el mo­le ama­ri­llo o a la sim­pli­ci­dad en­ga­ño­sa de un pues­to de co­mi­da ca­lle­je­ra de me­me­las y me­me­li­tas con asien­tos (tor­ti­llas un­ta­das de man­te­ca de cer­do).

“Si das po­der a las mu­je­res artesanas y creas con­cien­cia al­re­de­dor de su tra­ba­jo, to­da su fa­mi­lia y las co­mu­ni­da­des a las que per­te­ne­cen se be­ne­fi­cia­rán y po­drán per­ma­ne­cer en su pro­pia ciu­dad”, di­ce Harp Cru­ces, cu­ya misión co­mo di­rec­tor fun­da­dor de Stu­dio Xa­qui­xe es la de com­pro­me­ter­se con la in­no­va­ción en el diseño de vi­drio. To­do lo que pro­du­ce es sos­te­ni­ble, des­de las ga­rra­fas de agua ela­bo­ra­das con vi­drio so­pla­do y mol­dea­do ar­te­sa­nal­men­te has­ta las obras de ar­te e ins­ta­la­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas. “Si­guien­do es­te rum­bo se po­drá crear un ca­mino que ha­ga po­si­ble de­te­ner la emi­gra­ción”.

Mien­tras mi­ra­ba al­re­de­dor de la ca­sa de Ch­ras­til, no­té que los te­ji­dos de las ces­tas es­par­ci­das por to­da la co­ci­na, así co­mo las for­mas de las ta­zas co­lor are­na, con­ta­ban con si­lue­tas más de­fi­ni­das y re­fi­na­das en com­pa­ra­ción con las que vi api­la­das en el mer­ca­do. Al­gu­nas fue­ron co­la­bo­ra­cio­nes en­tre ar­te­sa­nos lo­ca­les y di­se­ña­do­res co­mo Harp Cru­ces y Ló­pez, cu­yos di­se­ños ape­lan a un es­ti­lo tri­bal. De he­cho, es­tá­ba­mos be­bien­do de unos pe­que­ños va­sos de vi­drio es­cul­pi­dos a mano por el Stu­dio Xa­qui­xe, y nin­guno de ellos era exac­ta­men­te igual al otro. Pa­ra es­tas mu­je­res, cu­ya misión de vi­da es po­ten­ciar a los ar­te­sa­nos mien­tras dan a en­ten­der el va­lor de es­tas pie­zas al mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, la irre­gu­la­ri­dad y la sin­gu­la­ri­dad de ca­da ob­je­to es a la vez una ven­ta­ja úni­ca a la ho­ra de en­con­trar un mer­ca­do en el que en­ca­jen... y un ta­lón de Aqui­les. “Cuan­do es­tás pro­du­cien­do una co­lec­ción de bol­sas al por ma­yor pa­ra un clien­te, es muy di­fí­cil pa­ra ellos com­pren­der las li­mi­ta­cio­nes que re­pre­sen­ta tra­ba­jar con cier­tos ma­te­ria­les y tin­tes”, co­men­ta Ló­pez, quien con sus dos so­cias creó la lí­nea La­nii, así co­mo un ne­go­cio que ayu­da a pro­veer de ma­te­ria­les a di­se­ña­do­res de mo­da in­ter­na­cio­na­les.

“En In­dia y Gua­te­ma­la la men­ta­li­dad de fa­bri­ca­ción es otra”, afir­ma For­ce­lla. “En cam­bio, en Oa­xa­ca es una mu­jer o un hom­bre quien pro­du­ce lo que lle­ga a ser con­si­de­ra­do una pie­za de ar­te­sa­nía”. Jun­to con sus com­pa­ñe­ras, Ló­pez a me­nu­do con­du­ce seis ho­ras pa­ra re­unir­se con ar­te­sa­nos en pue­blos re­mo­tos, no só­lo pa­ra co­la­bo­rar en el diseño y man­te­ner la pro­duc­ción en mar­cha, sino tam­bién pa­ra con­so­li­dar las re­la­cio­nes y, por lo tan­to, la con­fian­za. “De vez en cuan­do pue­den sur­gir ma­len­ten­di­dos pro­ve­nien­tes de la tra­duc­ción o que al­guien se ofen­da y di­ga: ‘No ten­go tiem­po pa­ra es­to’, pe­ro siem­pre in­ten­ta­mos con­ven­cer­los pa­ra que tra­ba­jen con no­so­tros una y otra vez”, di­ce Sam­pa­yo Gar­cía, quien su­per­vi­sa el pa­go de La­nii a los ar­te­sa­nos. “Sus pro­ble­mas son nues­tros pro­ble­mas”, cuen­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.