Vi­das de ho­tel

Puen­te Ro­mano Beach Re­sort & Spa, Marbella

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Se­gun­do maî­tre de ho­tel

“Mi pri­mer día de tra­ba­jo en Puen­te Ro­mano fue en 1980, en con­cre­to el día en que se ca­sa­ba el te­nis­ta Björn Borg con Ma­ria­na Si­mo­nies­cu”, re­cuer­da Ra­fael Cam­pa­ña. Era el pri­mer gran even­to que se ce­le­bra­ba en es­te ho­tel con­ce­bi­do por el prín­ci­pe Al­fon­so de Hohen­lohe, pun­to de en­cuen­tro mar­be­llí de la jet

set in­ter­na­cio­nal en los años 60 y 70. “Em­pe­cé en el Club Re­gi­ne’s, una boi­te de lu­jo que se ins­ta­ló en el ho­tel. Iba­mos im­pe­ca­ble­men­te ves­ti­dos, el lu­ja­zo era in­creí­ble”, re­cuer­da es­te gra­na­dino de 57 años, “mar­be­llí de adop­ción”, que por en­ton­ces te­nía 20 y es­tu­dia­ba ar­qui­tec­tu­ra. “Se ha­bía ne­go­cia­do la ex­clu­si­va de la bo­da con una pe­rio­dis­ta fran­ce­sa y la pren­sa es­pa­ño­la se en­fa­dó. Hu­bo un ri­fi­rra­fe y yo pen­sé ‘Madre mía, ¿dón­de me he me­ti­do?’ No es­tá mal pa­ra un pri­mer día, ¿ver­dad?”, bro­mea el aho­ra se­gun­do del re­sort. Ra­fael de­jó la ar­qui­tec­tu­ra y se ale­gra de aque­lla de­ci­sión. “Nun­ca me he arre­pen­ti­do. Me gus­ta la hos­te­le­ría, es­tar en pri­me­ra lí­nea y co­no­cer a mi­les de per­so­nas de to­do ti­po. Al­gu­nos me di­cen que aquí he he­cho un más­ter en psi­co­lo­gía”, bro­mea. “He co­no­ci­do a ára­bes del Gol­fo, nór­di­cos, ale­ma­nes, bri­tá­ni­cos, es­pa­ño­les de to­das par­tes... Vas co­gien­do al­go de to­da su idio­sin­cra­sia. Eso mar­ca, es una gran experiencia”.

Pa­ra él, un día nor­mal tie­ne po­co de nor­mal. “Es­te ve­rano ha si­do de lo­cu­ra. He­mos te­ni­do una ocu­pa­ción muy al­ta y en Pla­za Vi­lla­ge, es­pa­cio gas­tro­nó­mi­co cen­tral del ho­tel, el am­bien­te ha si­do in­creí­ble. El con­cep­to no tie­ne equi­va­len­te en nin­gún otro si­tio por su ele­va­da con­cen­tra­ción de pri­me­ras mar­cas: No­bu, los dos res­tau­ran­tes de Da­ni Gar­cía, Thai Ga­llery, el ita­liano Se­ra­fi­na... La gen­te ve­nía a ve­ces al ape­ri­ti­vo y las ve­la­das se pro­lon­ga­ban has­ta las tres o las cua­tro de la ma­ña­na”. Un ho­ra­rio du­ro, ad­mi­te, pe­ro se sien­te agra­de­ci­do. “El en­torno es ma­ra­vi­llo­so, se tra­ba­ja mu­cho, pe­ro tam­bién se go­za”. ¿Qué ha­ce fal­ta pa­ra de­di­car­se a es­to? “Siem­pre di­go lo mis­mo: pri­me­ro, ac­ti­tud; des­pués, ap­ti­tud. Es­to sir­ve pa­ra Puen­te Ro­mano y pa­ra cual­quier otro tra­ba­jo, en reali­dad”. Ra­fa se que­da aho­ra a car­go de los desa­yu­nos, de los que ha­bla igual­men­te apasionado: “Nuestro des­plie­gue no tie­ne com­pa­ra­ción y to­do es fres­co. No fal­ta de na­da pe­ro, si fal­ta­se, se pue­de pe­dir”. Tam­bién del al­muer­zo en el ele­gan­te Sea Grill, con vis­tas al mar: “Es igual que co­mer en la cu­bier­ta del Queen Eli­za­beth”. Un sue­ño cum­pli­do, co­mo el su­yo. Puen­te Ro­mano Beach Re­sort & Spa; puen­te­ro­mano.com. Des­de 395€, desa­yuno in­clui­do.

Vo­ca­ción de ser­vi­cio A la iz­da., Ra­fael Cam­pa­ña, se­gun­do maî­tre de Puen­te Ro­mano y un apasionado de tra­ba­jar en con­tac­to con el pú­bli­co, “una gran experiencia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.