Y có­mo he­mos cam­bia­do...

Conde Nast Traveler (Spain) - - 10º ANIVERSARIO -

En no­viem­bre de 2007 pu­bli­cá­ba­mos el pri­mer nú­me­ro de Con­dé Nast

Tra­ve­ler España, una nue­va mi­ra­da al mun­do que ve­nía a acom­pa­ñar a su re­vis­ta her­ma­na, de for­ma­to mo­no­grá­fi­co y bi­men­sual. Por aquel en­ton­ces, Bush aún era el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, la cri­sis era só­lo un pre­mo­ni­ción ame­na­zan­te, Facebook aca­ba­ba de lle­gar a Eu­ro­pa y fal­ta­ba mu­cho pa­ra que Jue­go de

Tro­nos y los li­kes de Ins­ta­gram ocu­pa­ran nuestro tiem­po. Vi­vi­mos co­nec­ta­dos. Char­la­mos por whatsapp des­de tie­rras re­mo­tas y le pre­gun­ta­mos a nues­tros

smartp­ho­nes lo que que­re­mos ha­cer. En es­ta dé­ca­da las nue­vas tec­no­lo­gías y la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va han mo­di­fi­ca­do nues­tros há­bi­tos, y la ines­ta­bi­li­dad in­ter­na­cio­nal han mar­ca­do nues­tros iti­ne­ra­rios, pe­ro lo cier­to es que he­mos via­ja­do más le­jos y me­jor in­for­ma­dos que nun­ca. Es pro­ba­ble que si­ga­mos ha­cien­do fa­tal la ma­le­ta, pe­ro he­mos apren­di­do que con pri­sa no se va a nin­gu­na par­te y que tres días son su­fi­cien­tes pa­ra ha­cer un gran via­je. Ade­más, ya sa­be­mos que no ha­ce fal­ta ir­se tan le­jos. So­mos cons­cien­tes del im­pac­to que de­ja­mos a nuestro pa­so y de que lle­var­te a los ni­ños pue­de ser in­clu­so más di­ver­ti­do. Tam­bién nos he­mos ani­ma­do a via­jar so­los y a vi­si­tar las ciu­da­des en bi­ci. Aho­ra pre­fe­ri­mos los ho­te­les más pe­que­ños y los cuar­tos de ba­ño más gran­des, los ven­ti­la­do­res de te­cho a los ai­res acon­di­cio­na­dos, y via­jar con un pro­pó­si­to. Ya no nos va­le el ‘via­jar por via­jar’. Aho­ra nos gus­ta mez­clar­nos con los lo­ca­les, in­clu­so que­dar­nos en sus ca­sas y com­par­tir me­sa con des­co­no­ci­dos. Con­si­de­ra­mos que el ver­da­de­ro lu­jo es tiem­po, es des­can­so y la po­si­bi­li­dad de si­len­cio, co­mer co­sas que sa­ben, na­tu­ra­le­za in­tac­ta. El lu­jo es el pri­vi­le­gio de es­tar aquí, aho­ra, con­ti­go, to­man­do un vino ri­quí­si­mo en la len­gua de un gla­ciar. Sa­be­mos me­jor que nun­ca lo que que­re­mos y, al mis­mo tiem­po, es­ta­mos más abier­to a to­do. En reali­dad, nos si­gue gus­tan­do lo mis­mo: co­mer y be­ber bien, des­per­tar nues­tra curiosidad y ha­cer ami­gos por el ca­mino. No cree­mos que en el fu­tu­ro nos va­ya­mos a con­for­mar con ver el mun­do a tra­vés de unas ga­fas de reali­dad vir­tual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.