Com­por­ta

Na­da nue­vo ba­jo el sol. O qui­zá sí. Cuan­do ya creía­mos que se ha­bía es­cri­to to­do so­bre Com­por­ta, la edi­to­rial As­sou­li­ne pu­bli­ca ‘Com­por­ta Bliss’, li­bro que ru­bri­ca el éxi­to de la vi­da bohe­mia alen­te­ja­na.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Tex­to DA­VID MORALEJO Fo­tos CHAR­LE­NE SHOR­TO Y CAR­LOS SOU­ZA

¿Que se ha es­cri­to de­ma­sia­do so­bre la vi­da bohe­mia en el Alen­te­jo? Pues la úl­ti­ma pa­la­bra la te­ne­mos en es­te re­por­ta­je lleno de ca­sas idea­les, he­do­nis­mo, pla­yas y (aún) paz.

Se ha es­cri­to tan­to so­bre Com­por­ta en los úl­ti­mos años –quien fir­ma es­tas lí­neas uno de ellos, la ver­dad sea di­cha– que ha­brá quien pien­se que no que­da mu­cho más por con­tar del lu­gar que ha he­cho tem­blar el rei­na­do de los mis­mí­si­mos Ham­ptons co­mo epí­to­me del ve­rano per­fec­to. Pue­de ser.

Com­por­ta en zan­ca­das no abar­ca de­ma­sia­do, pe­ro en ad­je­ti­vos lo es to­do: esa bu­có­li­ca al­dea alen­te­ja­na de ca­sas blan­cas y azu­les, esos arro­za­les ex­plo­ta­dos du­ran­te años por la fa­mi­lia Es­pí­ri­to San­to dis­cu­rrien­do en pa­ra­le­lo a pla­yas de pe­lí­cu­la, ese lu­gar en el que al­gu­nos as­pi­ran a ver y ser vistos... si aca­so lo­gran cru­zar­se con al­guien. Por­que es­te pa­raí­so que ca­da año vi­si­tan más cu­rio­sos al olor de nom­bres de pos­tín –Phi­lip­pe Starck, Ch­ris­tian Lou­bou­tin, los Ca­si­rag­hi, Kristin Scott Tho­mas e in­clu­so los Bru­ni-Sar­kozy– ha lo­gra­do man­te­ner su pri­va­ci­dad en­tre pin­hei­ros man­sos y pin­hei­ros bra­vos, ma­sa ar­bó­rea que inun­da la zo­na y que, er­gui­da so­bre los ma­to­rra­les de bos­que ba­jo, sir­ve co­mo per­fec­to es­con­di­te de bohe­mias ca­ba­ñas y ele­gan­tes re­fu­gios com­ple­ta­men­te in­te­gra­dos en el en­torno. Di­cho de otra for­ma: es­to no es Ibi­za, tam­po­co Ta­ri­fa, por eso el ins­ta­gra­mer adic­to al show off po­cas op­cio­nes tie­ne aquí pa­ra el alar­de. La es­ca­sa ofer­ta ho­te­le­ra, su­ma­da a los con­ta­dos chi­rin­gui­tos y la inexis- ten­cia de un puer­to de­por­ti­vo, por ejem­plo –bien­ve­ni­dos al sal­va­je Atlán­ti­co, ami­gos, aquí no hay cal­ma­chi­cha pa­ra ca­pi­ta­nes Ne­mo de fin de se­ma­na– son los me­jo­res alia­dos de la ben­di­ta paz de Com­por­ta, só­lo in­te­rrum­pi­da por esos atar­de­ce­res de agos­to en los que el pue­blo se con­vier­te en un en­jam­bre de bus­ca­do­res de jet set. De una jet set ador­mi­la­da en sus ca­ba­ñas por­que sa­be de so­bra que aquí al caer el sol los mos­qui­tos for­man otro en­jam­bre igual de mo­les­to y que me­jor re­mo­lo­near un ra­to has­ta que la no­che cal­me un po­co a la ru­gien­te ma­ra­bun­ta. Sí, esa es la úni­ca pe­ga de Com­por­ta: sus hu­me­da­les ali­men­tan de­ma­sia­do bi­cho dis­pues­to a de­jar­te un redondo sou­ve­nir –o dos– en tu pier­na re­cién hor­nea­da por el sol. Y la ver­dad: quie­nes ado­ra­mos es­te lu­gar ben­de­ci­mos a es­tos mo­les­tos pi­co­nes que ahu­yen­tan a la hor­da mos­co­na de tu­ris­tas. Sin per­der de vis­ta, por su­pues­to, el Af­ter Bi­te.

Di­cho es­to, y a pe­sar de que es­cri­bir so­bre pa­raí­sos siem­pre da cier­to pá­ni­co por­que sue­le re­sul­tar la me­jor ma­ne­ra de ha­cer que de­jen de ser­lo, re­dun­da­mos en es­te por mo­ti­vos es­tric­ta­men­te li­te­ra­rios: Com­por­ta Bliss. Así se ti­tu­la el li­bro –bliss es fe­li­ci­dad, di­cha, bea­ti­tud... amén– con el que la pres­ti­gio­sa edi­to­rial As­sou­li­ne ru­bri­ca el dis­cre­to en­can­to de, aho­ra sí, un ri­val a la al­tu­ra de los Ham­ptons in­clu­so a la ho­ra de ador­nar la me­sa con so­fis­ti­ca­dos cof­fee ta­ble books. Car­los Sou­za y Char­le­ne Shor­to fir­man a cua­tro ma­nos es­tas ca­si 300 pá­gi­nas ava­la­das no

por su amor fou a Por­tu­gal, tam­bién por una tra­yec­to­ria siem­pre asi­da al buen gus­to. Sou­za, em­ba­ja­dor in­ter­na­cio­nal de Va­len­tino, co­men­zó co­mo fo­tó­gra­fo en In­ter­view de la mano de Andy War­hol, co­la­bo­ra ha­bi­tual­men­te en AD, tie­ne una fir­ma de jo­ye­ría, Most Wan­ted De­sign, y en 2014 pu­bli­có, tam­bién con As­sou­li­ne, el li­bro de via­jes #Car­los’s Pla­ces. Por su par­te, Shor­to, ex pa­re­ja de Sou­za –jun­tos son pa­dres de dos hi­jos– y hoy su me­jor ami­ga, na­ció en Bra­sil pe­ro se edu­có en­tre Gran Bre­ta­ña y Sui­za. Tras vi­vir en Ro­ma, don­de lle­gó a ser la di­rec­to­ra de Oli­ver by Va­len­tino, tam­bién de la mano del di­se­ña­dor, de­ci­dió tras­la­dar­se a Lis­boa. Su pa­sión por la fo­to­gra­fía y, có­mo no, por Com­por­ta, se re­fle­jan en las pá­gi­nas del li­bro a tra­vés de es­tam­pas que pro­vo­can unas irre­fre­na­bles ga­nas de sa­lir ha­cia allá co­mo al­ma que lle­va el bohe­mio.

A po­cos ki­ló­me­tros de Tróia, la pe­nín­su­la fren­te a las cos­tas de Se­tú­bal que el boom tu­rís­ti­co qui­so con­ver­tir en jun­gla de as­fal­to –y que el buen tino por­tu­gués ha lo­gra­do apa­ci­guar en los úl­ti­mos años–, la pe­que­ña Com­por­ta y las si­guien­tes al­deas que sal­pi­can sus pla­yas –Car­val­hal, Bre­jos de Ca­rre­guei­ra, Pin­hei­ro da Cruz y así has­ta Me­li­des, la más al­ter­na­ti­va y sur­fe­ra– pa­sa­ron du­ran­te años des­aper­ci­bi­das pa­ra el ve­ra­nean­te ávi­do de chi­rin­gui­to. “Ahí no hay na­da”, pen­sa­ban. Pe­ro va­ya si lo ha­bía. Co­mo cuen­ta Sou­za, “du­ran­te mi pri­mer via­je a Por­tu­gal, a fi­na­les de los años 70, mi que­ri­do ami­go Pe­dro Es­pí­ri­to San­to me lle­vó a Com­por­ta. La fa­mi­lia po­seía una gran ex­ten­sión de tie­rra con arro­za­les y un pu­ña­do de ca­sas. Una zo­na re­mo­ta y de es­truc­tu­ra hu­mil­de, pe­ro ri­ca en sen­sa­cio­nes (...). Mi sen­ti­do del ol­fa­to fue de­ter­mi­nan­te en aque­lla vi­si­ta, pues mi pri­me­ra im­pre­sión la mar­có el in­ten­so perfume de los pi­nos que ador­nan el pai­sa­je (...). De­bo de­cir que, al con­tra­rio que otros lu­ga­res de ve­rano que he vi­si­ta­do, que con el tiem­po han per­di­do to­do su bri­llo y atrac­ti­vo pa­ra mí, mis ga­nas de vol­ver una y otra vez a Com­por­ta si­guen per­du­ran­do. Su ca­rác­ter ge­nuino, su al­ma, su fol­clo­re, su sen­ci­lla gas­tro­no­mía, el ca­ri­ño de sus gen­tes... ¿quién pue­de pe­dir más?”.

Sea­mos rea­lis­tas: al­gu­nos sí pi­den más. Más ho­te­les, más alo­ja­mien­tos, más res­pues­ta es­pe­cu­la­ti­va al in­men­so eco de su fa­ma. Pe­ro (ca­si) na­die allí quie­re eso sal­vo al­gún ti­bu­rón que sí pre­ten­dió sa­car ré­di­to a sus más de 40 ki­ló­me­tros de pla­ya in­dó­mi­ta y sal­va­guar­da­da por una gran du­na que se­pa­ra lo sal­va­je de lo ape­nas ur­ba­ni­za­do. Fi­nal­men­te, la cri­sis gol­peó co­mo un tsu­na­mi, tam­bién a la fa­mi­lia Es­pi­ri­to San­to, y los avan­ces re­tro­ce­die­ron has­ta de­vol­ver a Com­por­ta y al­re­de­do­res su paz; esa paz só­lo per­tur­ba­da, y no mu­cho, cuan­do en agos­to es ho­ra pun­ta. Es cier­to que el fu­tu­ro de la Her­da­de da Com­por­ta, que con­tro­la el desa­rro­llo tu­rís­ti­co y em­pre­sa­rial de la zo­na, si­gue sien­do una in­só­lo

cóg­ni­ta des­pués de que el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co fre­na­se el in­ten­to de com­pra del em­pre­sa­rio Pe­dro de Almeida, pe­ro esos son asun­tos que me­jor de­ja­mos a las pá­gi­nas co­lor sal­món de los pe­rió­di­cos. Por lo de­más, na­da pa­re­ce su­ce­der aquí cuan­do te le­van­tas por la ma­ña­na y de­ci­des a qué tra­mo de are­na ir: Me­li­des tie­ne ese es­pí­ri­tu aún un­der­ground que ya es­tá ha­cien­do mo­ver­se a más de unos cuan­tos rum­bo al sur; Pe­go es sin du­da la pla­ya de los fran­ce­ses, la que al atar­de­cer sube la mú­si­ca de Sal, el chi­rin­gui­to con más gen­te gua­pa por mi­lí­me­tro cua­dra­do, y ofre­ce un des­fi­le de jer­séis ma­ri­ne­ros y ga­fas de mon­tu­ra fina que ríe­te de Bia­rritz; Car­val­hal es el lu­gar don­de arran­car el día bus­can­do gan­gas en los pues­tos de an­ti­güe­da­des de la ca­rre­te­ra –las adic­ti­vas vel­ha­rias–o alu­ci­nan­do en Stork Club, la tien­da de Jac­ques Gran­ge y Pie­rre Pas­se­bon, y con­ti­nuar con unas amêi­joas à bul­hão pa­to –al­me­jas a la sar­tén con ajo y ci­lan­tro– en Pôr do Sol. ¿Y Com­por­ta? Com­por­ta ya no es la pla­ya –de­ma­sia­da gen­te, de­ma­sia­da som­bri­lla, de­ma­sia­do re­por­ta­je so­bre Com­por­ta– sino el pue­blo, pun­to de en­cuen­tro pa­ra per­der­se en­tre sus pre­cio­sas bou­ti­ques, co­mo La­van­da –con Chris­top­he Sau­vat, Odd Molly y Mai­son Scotch y otras fir­mas fe­tén–, Lo­ja de Cá, Cô­té-Sud o Ri­ce, el es­pa­cio de la in­terio­ris­ta Mar­ta Man­te­ro en el que enamorarse del je ne sais quoi de­co­ra­ti­vo que im­pe­ra aquí. De es­to tam­bién po­dría ha­blar mu­cho Ve­ra Ia­chia, la ar­qui­tec­ta que fir­ma las im­pre­sio­nan­tes Ca­ba­nas Por­tu­gue­sas, dis­po­ni­bles pa­ra al­qui­lar por tem­po­ra­das... pe­ro só­lo si vas con re­co­men­da­ción, así que ol­vi­da en­con­trar­las en in­ter­net. Pe­dro Fe­rrei­ra Pin­to con su Ca­sa do Pe­go y Ma­nuel Ai­res Ma­teus, crea­dor de unas ra­cio­na­les vi­llas, tan so­brias y sos­te­ni­bles co­mo im­pe­ca­bles –y que pue­des al­qui­lar en The Sui­tes Re­si­den­ces– son otros de los ar­qui­tec­tos que han de­ja­do aquí su im­pron­ta. De Phi­lip­pe Starck no es que no que­ra­mos ha­blar, es que su ca­sa, un de­li­rio pa­ra quie­nes sue­ñan con de­jar­lo to­do y se­guir al dic­ta­do los man­da­mien­tos del Wal­den de Tho­reau, no es­tá dis­po­ni­ble pa­ra el res­to de mor­ta­les. Eso sí, ale­gra­rá sa­ber que Starck pla­nea desa­rro­llar su fa­ce­ta agrí­co­la con la crea­ción de vino y acei­te pro­pios. No es mal plan en un lu­gar don­de ni hay dis­co­te­cas ni se las es­pe­ra. Tam­po­co ho­te­les de bai­le.

No­ta: al cie­rre de es­ta edi­ción só­lo ha­bía un 16% de alo­ja­mien­tos dis­po­ni­bles en Com­por­ta y al­re­de­do­res pa­ra es­te agos­to in­mi­nen­te, in­clui­das re­si­den­cias pri­va­das y su mí­ni­ma ofer­ta ho­te­le­ra, en la que des­ta­ca el, pa­ra qué ad­je­ti­var­lo más, Su­bli­me Com­por­ta. Así que si al­guien te cuen­ta que quie­re ir... re­cuér­da­le el asun­to de los mos­qui­tos sin es­ca­ti­mar en hi­pér­bo­les. Y re­ser­va pe­ro ya.

Arri­ba, de­ta­lle de la ca­sa de Ma­ri­na Es­pí­ri­to San­to Sal­dan­ha. Pá­gi­na si­guien­te, de iz­da. a dcha. y de arri­ba aba­jo, vis­ta des­de la ca­ba­ña de Fra­nçois Si­mon, dor­mi­to­rio en la re­si­den­cia de Ana Cristina y Car­lo Na­si; la pis­ci­na de las ca­sas Ti­mor de Louis Al­bert y Fra­nçoi­se de Bro­glie; la tien­da Ba­rra­cu­da y su pro­pie­ta­rio, Ale­xan­dre Nei­mann. En págs. an­te­rio­res, píc­nic fren­te a los arro­za­les.

A la iz­da., bo­tes en un lago del arro­zal en ca­sa de Ve­ra Ia­chia. A la dcha., de­ta­lle de la co­ci­na de la in­terio­ris­ta.

Arri­ba., de­ta­lle de la ca­sa de Fra­nçois Si­mon. A la dcha., de iz­da. a dcha y de arri­ba aba­jo., ven­de­dor am­bu­lan­te de que­sos; ca­sa tí­pi­ca alen­te­ja­na, Car­lo Sou­za en la Re­ser­va Na­tu­ral Es­tua­rio del Sa­do; de­ta­lle náu­ti­co; pla­tos por­tu­gue­ses en San­ta Ma­ría Vel­ha­rias; res­tau­ran­te Pôr do Sol, en Car­val­hal; tien­da de an­ti­güe­da­des de Jo­sé An­to­nio Bri­to Ca­nu­do, en Car­val­hal; el tra­di­cio­nal ba­ca­lao y dor­mi­to­rio en ca­sa de Luiz Sal­da­ña, en Va­le Per­di­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.