Via­je al cen­tro de la Tie­rra

UNA AVEN­TU­RA DES­DE ECUA­DOR Y LAS PRI­ME­RAS EX­PE­DI­CIO­NES DE ALE­XAN­DER VON HUM­BOLDT HAS­TA LOS DÍAS DE JU­LIO VER­NE EN PA­RÍS.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Fo­tos y tex­to DIE­GO MAR­TÍ­NEZ

Qui­zá Ju­lio Ver­ne se ins­pi­ró pa­ra su mag­na obra en el ma­nus­cri­to de las aven­tu­ras del mi­li­tar Car­los de Mon­tú­far y La­rrea y el ex­plo­ra­dor Ale­xan­der Von Hum­boldt. Aquí, par­te del ma­te­rial.

Via­je al cen­tro de la Tie­rra

Es­te pro­ver­bio vas­co po­dría re­su­mir la fi­gu­ra de Ale­xan­der Von Hum­boldt (Ber­lín, 1769), geó­gra­fo, as­tró­no­mo, hu­ma­nis­ta y ex­plo­ra­dor. En 1802 lle­gó a Qui­to, Ecua­dor, tras in­ver­tir su he­ren­cia fa­mi­liar en la em­pre­sa que mar­ca­ría su vi­da. Allí co­men­zó a or­ga­ni­zar la ex­pe­di­ción y se re­la­cio­nó con la al­ta so­cie­dad, mo­men­to en el que en­tró al­guien cru­cial en es­ta his­to­ria: Car­los de Mon­tú­far y La­rrea (Qui­to, 1780), no­ble y mi­li­tar, con­si­de­ra­do uno de los li­ber­ta­do­res de Ecua­dor jun­to a Si­món Bolívar. En los días pre­vios al co­mien­zo de sus an­da­du­ras am­bos dis­fru­ta­ban de la ciu­dad qui­te­ña, ga­nán­do­se una repu­tación de “obs­ce­nos y di­so­lu­tos” y de vi­si­tar si­tios “don­de los amo­res im­pu­ros ri­gen”.

Su amis­tad se for­jó a fue­go, con­vir­tien­do a Mon­tú­far en la mano de­re­cha del geó­gra­fo y el en­car­ga­do de lle­var el dia­rio de la ex­pe­di­ción que les con­du­jo a co­ro­nar va­rias cum­bres del Ecua­dor, co­mo los vol­ca­nes Pi­chin­cha, Ca­yam­be o Chim­bo­ra­zo. Du­ran­te el via­je, Hum­boldt iba re­co­pi­lan­do in­for­ma­ción so­bre flo­ra, fau­na, geo­gra­fía y to­po­gra­fía que re­su­mió en obras co­mo Via­je a las re­gio­nes equi­noc­cia­les del Nue­vo Con­ti­nen­te y en ar­tís­ti­cos ma­pas.

El via­je du­ró dos años, has­ta lle­gar a Fi­la­del­fia –don­de con­clu­ye–, y re­gre­sa a Eu­ro­pa acom­pa­ña­do de Mon­tú­far. Ya en Pa­rís vi­vie­ron la co­ro­na­ción de Na­po­león y se ro­dea­ron de lo más gra­na­do de la so­cie­dad pa­ri­si­na, coin­ci­dien­do con per­so­na­jes co­mo Bolívar.

En 1805, Mon­tú­far via­jó a Es­pa­ña, lle­van­do con­si­go va­rias car­tas de re­co­men­da­ción de Hum­boldt. Du­ran­te un tiem­po re­ci­bió ayu­da eco­nó­mi­ca del ale­mán, a quien es­cri­bió una car­ta lla­mán­do­le “amado ami­go”. An­tes de se­pa­rar­se en Pa­rís, el ex­plo­ra­dor le dio unos cua­ren­ta y nue­ve eu­ros ac­tua­les pa­ra sus gas­tos y le hi­zo lue­go va­rios gi­ros des­de Ber­lín. Una car­ta en­con­tra­da en el ar­chi­vo de Hum­boldt mues­tra los pedidos de ayu­da de Mon­tú­far, pe­ro se des­co­no­ce si pu­do pa­gar los prés­ta­mos. Da­tos pos­te­rio­res re­ve­lan que Car­los dis­pu­so de una co­pia del ma­nus­cri­to del via­je, pu­dién­do­lo ven­der en Pa­rís pa­ra su­fra­gar las pe­nu­rias que pa­sa­ba. Mon­tú­far mu­rió sol­te­ro en 1816.

En 1847 Ju­lio Ver­ne co­men­zó sus es­tu­dios de De­re­cho en Pa­rís, don­de ob­tu­vo el tí­tu­lo de abo­ga­do. Su pa­dre le per­mi­tió per­ma­ne­cer allí y se­guir es­cri­bien­do siem­pre que se de­di­ca­ra a su ca­rre­ra, pe­ro de­jó de fi­nan­ciar­le al ver que su hi­jo no cum­plía tal re­qui­si­to. Ver­ne gas­tó to­dos sus aho­rros en li­bros, pa­sa­ba ho­ras en las bi­blio­te­cas y lle­va­ba una vi­da de má­xi­ma po­bre­za. Años más tar­de, en 1864, ve la luz Via­je al cen­tro de la Tie­rra, la ex­pe­di­ción de un pro­fe­sor y su nieto a las en­tra­ñas de nues­tro pla­ne­ta.

¿Le­yó Ver­ne el ma­nus­cri­to? ¿Ca­sua­li­dad? Juz­guen us­te­des.

“Don­de van tus pen­sa­mien­tos, van tus pa­sos”

Ba­jo es­tas lí­neas, fo­to­gra­fía del ma­pa ori­gi­nal Vo­ya­ge vers la ci­me du Chim­bo­ra­zo, por cor­te­sía de la Bi­blio­te­ca del Ins­ti­tu­to Geo­ló­gi­co y Mi­ne­ro de Es­pa­ña, don­de se ob­ser­va el pro­fun­do es­tu­dio del vol­cán Chim­bo­ra­zo (6.268 m), su flo­ra y tem­pe­ra­tu­ras en re­la­ción con otras al­ti­tu­des del mun­do, co­mo la cor­di­lle­ra del Hi­ma­la­ya o los An­des, de Ale­xan­der Von Hum­boldt. Pá­gi­na si­guien­te, ma­te­rial de es­ca­la­da de la épo­ca uti­li­za­do en as­cen­sio­nes de al­ta mon­ta­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.