El crea­dor de OD Ho­tels.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - ARANT­XA NEYRA

Marc Raho­la, CEO y fun­da­dor OD Ho­tels

Ca­mi­se­ta. Va­que­ros des­gas­ta­dos. Za­pa­ti­llas: son la tria­da ga­na­do­ra en el ar­ma­rio de Marc Raho­la. Su uni­for­me, la ro­pa con la que se sien­te có­mo­do... y la pri­me­ra pis­ta de por dón­de irán los ti­ros en su par­ti­cu­lar ‘im­pe­rio’: la ca­de­na OD Ho­tels.

Más que de ho­te­le­ro, Marc tie­ne ese as­pec­to de eterno ado­les­cen­te, que jue­ga, in­ven­ta y se di­vier­te con to­do lo se trae en­tre ma­nos. No só­lo lo pa­re­ce. Es así. Por eso, ade­más de a la ho­te­le­ría, apun­ta a otro sin­fín de co­sas: des­de el cul­ti­vo de al­men­dras has­ta la mú­si­ca. Y, por en­ci­ma de to­do, el ar­te, que es a lo que le gus­ta­ría de­di­car­se cuan­do se ju­bi­le. Ahí va la se­gun­da pis­ta.

Ac­tual­men­te, OD Ho­tels cuen­ta con ho­te­les en Ibi­za, Ma­llor­ca y Bar­ce­lo­na y, muy pron­to, da­rá su sal­to in­ter­na­cio­nal a Saint-Tro­pez y Mia­mi. Des­de la inau­gu­ra­ción del pri­me­ro, el OD Ibi­za, cu­yo ves­tí­bu­lo se con­vir­tió en el lu­gar de reunión de los DJ en la is­la, Raho­la se des­mar­có de to­do lo que ha­bía he­cho con su fa­mi­lia (la sa­ga ho­te­le­ra de los Ma­tu­te) pa­ra se­guir su pro­pio ins­tin­to. El re­sul­ta­do son unos ho­te­les lu­mi­no­sos, fun­cio­na­les y re­la­ja­dos don­de siem­pre hay es­pa­cio pa­ra el ar­te y el di­se­ño y que gi­ran al­re­de­dor de un con­cep­to que cho­ca dia­me­tral­men­te con lo que mu­chos otros de­fien­den co­mo un man­tra: “El ho­tel NO es una ex­pe­rien­cia per se, sino la con­se­cuen­cia o el ac­ci­den­te de vi­si­tar un des­tino de­ter­mi­na­do”. De ahí es fá­cil adi­vi­nar que lo fun­da­men­tal en las pro­pie­da­des OD sea la ubi­ca­ción, y que a Marc le preo­cu­pen mu­cho me­nos los ser­vi­cios ex­tra –“to­do eso que tie­nes que pa­gar y mu­chas ve­ces no usas”– y más el que de ver­dad sean “in­clu­si­vos” y se “reabas­te­cez­can de la ener­gía de la pro­pia ciu­dad, sin bó­tox ni si­li­co­na”.

Una de sus ob­se­sio­nes es ha­cer ho­te­les en edi­fi­cios con story­te­lling, que ha­yan vi­vi­do (al me­nos) una vi­da an­te­rior, pa­ra “no con­su­mir más te­rri­to­rio, sino re­cu­pe­rar y re­va­lo­ri­zar el exis­ten­te”. La otra, que cuan­do nos sen­te­mos a to­mar ese ca­fé mi­ran­do por la ven­ta­na, lo ha­ga­mos en una si­lla de Mies van der Rohe o de Al­var Aal­to, me­jor que en cual­quier otra. Nos gus­ta tu ro­llo, Marc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.