I NY

Conde Nast Traveler (Spain) - - CARTA - Da­vid Moralejo, di­rec­tor. @dmo­ra­le­jo

La pri­me­ra vez que fui a Nue­va York su­frí ip­so fac­to la clá­si­ca tor­tí­co­lis del que va por pri­me­ra vez a Nue­va York: cue­llo arri­ba y bo­ca abier­ta ba­jo el Em­pi­re, ba­jo el Chrys­ler, ba­jo el Roc­ke­fe­ller, ba­jo el Da­ko­ta, ba­jo un ár­bol de Cen­tral Park. La se­gun­da vez que fui a Nue­va York ya mi­ré al fren­te e in­clu­so al sue­lo, no fue­ra a per­der­me el pa­so ve­loz de al­gún cai­mán por las al­can­ta­ri­llas. La enési­ma vez que fui a Nue­va York sa­lía yo del Red Farm o del Em­plo­yees Only, de co­mer, de be­ber o de am­bas co­sas, ve­te a sa­ber, cuan­do una be­llí­si­ma mu­jer de pier­nas co­mo da­ko­tas y go­rro ca­la­do has­ta el ló­bu­lo nos ro­bó un ta­xi en las na­ri­ces, unas na­ri­ces ro­jas cual Ru­dolph. Ella era He­le­na Ch­ris­ten­sen, er­go, en vez de sa­car mi ve­na a lo The Wa­rriors, le to­mé una fo­to y son­reí em­bo­ba­do. En efec­to, mi ca­ra vol­vió a ser la de aquel chi­co con tor­tí­co­lis tras su pri­me­ra vez en Nue­va York.

Han pa­sa­do unos cuan­tos años des­de aque­lla anéc­do­ta, a la que si­guie­ron sa­lu­dos ines­pe­ra­dos a Dus­tin Hoff­man –hi,

Dus­tin!–, as­pa­vien­tos a An­je­li­ca Hus­ton tras un escaparate e inol­vi­da­bles no­ches de qué he he­cho yo pa­ra me­re­cer es­to en el Crosby Street Ho­tel. Pe­ro es hoy cuan­do, por fin, he lo­gra­do mi re­van­cha: aho­ra soy yo quien le ha ro­ba­do a He­le­na el ta­xi, aun­que en reali­dad ha­ya si­do pa­ra abrir­le la puer­ta e in­vi­tar­le a dar un pa­seo jun­to a Con­dé Nast Tra­ve­ler. Se­ré ho­nes­to: to­da la cul­pa de tal ho­nor la tie­ne Pau­la Mó­vil, pe­rio­dis­ta voraz y la me­jor li­cua­do­ra que co­noz­co pa­ra sa­car­le ju­go has­ta a las pe­pi­tas de la (gran) man­za­na. Ella y An­drea Mo­rán, otra que tal bri­lla, vi­vie­ron una aven­tu­ra más pro­pia de Je­sús Ca­lle­ja que de nues­tro ha­bi­tual mo­dus ope­ran­di, pues una vi­ru­len­ta tor­men­ta de nie­ve pri­ma­ve­ral les obli­gó a dar un pe­que­ño ro­deo por el mun­do pa­ra lle­gar jus­to a tiem­po de to­mar el pri­mer ca­fé con He­le­na. Ella, pro­fe­sio­nal co­mo la que más, lo te­nía to­do or­ga­ni­za­do pa­ra es­te re­ga­la­zo a la re­vis­ta que tam­bién tie­ne mu­cho de im­pre­vis­to ho­me­na­je a Tom Wolfe: “Cual­quie­ra per­te­ne­ce a Nue­va York de in­me­dia­to. Per­te­ne­ces a ella tan­to en cin­co mi­nu­tos co­mo en cin­co años”. Cuán­ta razón, je­fe.

Ade­más de la Ch­ris­ten­sen –qué subidón cuan­do tu ape­lli­do al­can­za el es­ta­tus ne­ce­sa­rio pa­ra que te apo­den así–, en es­tas pá­gi­nas ya ca­lu­ro­sas ve­rás el ge­nio crea­ti­vo de An­dré Sa­rai­va, ho­te­le­ro y agi­ta­dor cul­tu­ral a par­tes igua­les; las fo­tos de Car­los Sou­za y Char­le­ne Shor­to que ru­bri­can el éxi­to, aho­ra sí que sí, de Com­por­ta, esa al­dea por­tu­gue­sa de­ve­ni­da en epi­cen­tro del he­do­nis­mo más guau; o al chef Lu­do Le­feb­vre en un prous­tiano via­je por ca­rre­te­ras se­cun­da­rias de la Bor­go­ña. To­dos ellos ha­cen cre­cer ese #YoSo­yT­ra­ve­ler que fue leit­mo­tiv de nues­tra X edi­ción de los Pre­mios Con­dé Nast Tra­ve­ler, tras los que Lu­na Pi­co­li-Truf­faut no ro­bó ta­xis, sino que eli­gió ca­mi­nar des­cal­za has­ta su ho­tel. C’est la vie.

De iz­da. a dcha., puen­te de Brooklyn; vie­jas re­vis­tas eró­ti­cas en una tien­da de an­ti­güe­da­des en Chel­sea; el obli­ga­do sand­wich de pas­tra­mi de Katz’s; Crosby Street Ho­tel. To­do en Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.