Co­rea del Nor­te

¿TE ATRE­VES?

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - DEB­BIE PAPPYN DA­VID DE VLEES­CHAU­WER Tex­to Fotos

So­plan vien­tos de cier­ta aper­tu­ra en la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea. ¿Te atre­ves a ser de los pri­me­ros en aso­mar­se a uno de los des­ti­nos más her­mé­ti­cos del mun­do? Te de­ci­mos có­mo.

ABRIR LA MEN­TE ES EL RE­QUI­SI­TO IN­DIS­PEN­SA­BLE PA­RA VI­SI­TAR CO­REA DEL NOR­TE, QUE PA­RE­CE DIS­PUES­TA A ABRIR­SE TRAS SUS ÚL­TI­MOS MO­VI­MIEN­TOS PO­LÍ­TI­COS. EL RE­TORNO DE SU FES­TI­VAL MA­SI­VO ARIRANG ES UNA BUE­NA EX­CU­SA PA­RA LAN­ZAR­SE A UNO DE LOS PAÍ­SES MÁS CERRADOS E IN­QUIE­TAN­TES DEL MUN­DO.

El via­je­ro cu­rio­so tie­ne una ci­ta con Pyong­yang en 2018, don­de aún es po­si­ble ex­pe­ri­men­tar có­mo es la vi­da en una de las úl­ti­mas di­nas­tías co­mu­nis­tas. Ha­blar de tu­ris­mo ex­clu­si­vo en la ca­pi­tal de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Co­rea (RPDC, aka Co­rea del Nor­te) es que­dar­se cor­to: me­nos de 5.000 tu­ris­tas oc­ci­den­ta­les vi­si­tan anual­men­te es­te país asiá­ti­co tan ce­rra­do al mun­do. Si eres de los que dis­fru­tan vol­vien­do a ca­sa con his­to­rias y fo­to­gra­fías inusua­les, pon ese des­tino en tu lis­ta de de­seos. Es­pe­cial­men­te es­te año, en que el fes­ti­val Arirang, por fin, vuel­ve. Es­ta ce­le­bra­ción ar­tís­ti­ca ma­si­va tu­vo lu­gar des­de 2002 has­ta 2005, ce­le­brán­do­se de agos­to a oc­tu­bre, y lue­go nue­va­men­te des­de 2007 has­ta 2013. Se tra­ta de un ex­tra­or­di­na­rio es­pec­tácu­lo de gim­na­sia, acro­ba­cias y dan­za en el que par­ti­ci­pan unas 100.000 per­so­nas; la ac­tua­ción hu­ma­na más gran­de y ela­bo­ra­da del pla­ne­ta, que atrae a es­pec­ta­do­res en­fer­vo­ri­za­dos. De­jó de rea­li­zar­se de for­ma abrup­ta ha­ce cin­co años, sin que se die­ra una mí­ni­ma ex­pli­ca­ción. Da­do que el 9 de sep­tiem­bre de 2018 mar­ca el 70 Ani­ver­sa­rio de la RPDC, pa­re­ce ló­gi­co que los Arirang ha­yan vuel­to pa­ra des­lum­brar al mun­do.

DESMONTANDO MI­TOS

Qui­zá lo más sor­pren­den­te de vi­si­tar Co­rea del Nor­te es que cual­quie­ra pue­de ha­cer­lo. Via­jar aquí no es ni complicado ni pe­li­gro­so, y re­sul­ta re­la­ti­va­men­te ase­qui­ble. Só­lo tie­nes que re­ser­var un via­je con una com­pa­ñía de con­fian­za, co­mo el ope­ra­dor in­glés con ba­se en Pe­kín Kor­yo Tours, que lle­va tra­yen­do tu­ris­tas des­de ha­ce más de vein­ti­cin­co años. La com­pa­ñía or­ga­ni­za la ob­ten­ción de vi­sa­do de una for­ma sen­ci­lla, or­ga­ni­za tu vue­lo de Pe­kín a Pyong­yang y tam­bién se ase­gu­ra de que des­cu­bras es­te país de una ma­ne­ra sor­pren­den­te. To­do em­pie­za con un vue­lo de ho­ra y me­dia en un avión Tu­po­lev de Air Kor­yo, la ae­ro­lí­nea na­cio­nal. Cuen­ta con una ele­gan­te pri­me­ra cla­se de ai­re vin­ta­ge, aza­fa­tas que lu­cen guan­tes blan­cos y pin­ta­la­bios ro­jo bri­llan­te, una co­mi­da a la al­tu­ra de mu­chas com­pa­ñías oc­ci­den­ta­les y el Pyong­yang Ti­mes, el pe­rió­di­co nor­co­reano tra­du­ci­do al in­glés. Si tu vue­lo es noc­turno (lo cual es al­ta­men­te im­pro­ba­ble) las vis­tas son es­pec­ta­cu­la­res: el río Ya­lu, que se­pa­ra Chi­na de Co­rea del Nor­te, flu­ye ale­gre y bu­lli­cio­so en el la­do chino; en el la­do nor­co­reano, com­ple­ta os­cu­ri­dad. A bor­do hay, so­bre to­do, tu­ris­tas, pe­ro tam­bién al­gu­nos nor­co­rea­nos fá­ci­les de iden­ti­fi­car por la in­sig­nia de ri­gor del Gran Lí­der que lle­van. Re­tra­tos

de los an­ti­guos lí­de­res Kim Il Sung y Kim Jong-il ob­ser­van el Tu­po­lev cuan­do ate­rri­za en el ae­ro­puer­to in­ter­na­cio­nal de Pyong­yang. El gru­po de tu­ris­tas in­ter­na­cio­na­les sa­be de an­te­mano qué es­pe­rar, gra­cias a una reunión in­for­ma­ti­va que ha te­ni­do lu­gar en Pe­kín el día an­te­rior. Se per­mi­ten por­tá­ti­les, cá­ma­ras, ob­je­ti­vos y vi­deo­cá­ma­ras. En 2009 aún ha­bía que en­tre­gar el mó­vil en el ae­ro­puer­to, pe­ro hoy ya pue­des in­tro­du­cir­lo en el país y com­prar una tar­je­ta SIM lo­cal des­de la que po­der en­viar y re­ci­bir lla­ma­das in­ter­na­cio­na­les y ac­ce­der a in­ter­net. Hay co­ne­xión en la ma­yo­ría de los ho­te­les gran­des des­de 2008. Si­mon Coc­ke­rell, nues­tro guía bri­tá­ni­co, y di­rec­tor de Kor­yo Tours, in­clu­so, com­par­te sus aven­tu­ras en vi­vo des­de Co­rea del Nor­te vía Ins­ta­gram (@si­mon­kor­yo).

RES­TRIN­GI­DA PE­RO FAS­CI­NAN­TE

La gran pre­gun­ta que se ha­ce to­do el que via­ja a la RPDC es si eres li­bre de via­jar en so­li­ta­rio o no. Ex­plo­rar por tu cuen­ta es un “no” ro­tun­do. In­clu­so si re­ser­vas un via­je in­di­vi­dual y cuen­tas con dos guías lo­ca­les y un con­duc­tor asig­na­do en un es­ti­lo­so Mer­ce­des vin­ta­ge, o for­mas par­te de un gru­po in­ter­na­cio­nal. En es­te úl­ti­mo ca­so, tam­bién te acom­pa­ña­rán dos guías lo­ca­les, uno oc­ci­den­tal y un con­duc­tor. Por su­pues­to que pue­des ha­cer pe­ti­cio­nes, pe­ro, co­mo el pro­gra­ma es­tá tan ajus­ta­do, te ves res­trin­gi­do co­mo tu­ris­ta. En otras pa­la­bras, al­can­zas a ver la Co­rea del Nor­te que el Go­bierno quie­re que veas. Es­to, en sí mis­mo, ya es fas­ci­nan­te. Aun­que por su­pues­to hay li­mi­ta­cio­nes. Es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­do to­mar fotos de las ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res –pe­ro ¿aca­so no es así en cual­quier otro país?–, así co­mo de la fron­te­ra con Co­rea del Sur. Ha­cer re­ve­ren­cia a las es­ta­tuas de los Gran­des Lí­de­res es obli­ga­to­rio. Pe­ro por muy bien or­ques­ta­da que in­ten­te es­tar la vi­si­ta (lo cual es igual­men­te cier­to en mu­chos packs tu­rís­ti­cos en Oc­ci­den­te, don­de el vi­si­tan­te só­lo ve y experimenta lo que el tou­ro­pe­ra­dor quie­re mos­trar­le), aún pue­des vis­lum­brar al­go de la ver­da­de­ra Co­rea del Nor­te. En la ca­pi­tal, Pyong­yang, con sus ca­lles va­cías –só­lo unos po­cos afor­tu­na­dos con­du­cen co­ches–, mu­je­res em­pe­ri­fo­lla­das con uni­for­mes blan­cos y azu­les tra­ba­jan en me­dio de las in­ter­sec­cio­nes. En­tre las vi­si­tas ofi­cia­les a mu­seos, mo­nu­men­tos y mau­so­leos, te lle­vas una per­cep­ción in­creí­ble de la vi­da dia­ria del país. El 15 de agos­to, Día de la Li­be­ra­ción, to­do el mun­do va al par­que y hay píc­nics, bai­les, mú­si­ca, jue­gos... Las fa­mi­lias se sien­tan en la hier­ba, ba­jo los ár­bo­les, y mu­chas se­ño­ras lle­van sun­tuo­sos ves­ti­dos. Es un buen mo­men­to pa­ra con­vi­vir con los lo­ca­les y pa­sar un buen ra­to re­la­ja­do. Y no, es­tas per­so­nas tan agra­da­bles no pa­re­cen ser ac­to­res.

JU­GAN­DO A LOS BO­LOS EN PYONG­YANG

Una se­ma­na en Co­rea del Nor­te es una mez­cla de sen­sa­cio­nes y ex­pe­rien­cias. Des­de ir a una bo­le­ra muy co­ol de ai­re co­mu­nis­ta (con bo­las fa­bri­ca­das en EE.UU.), be­ber cer­ve­za en una cer­ve­ce­ría lo­cal con pro­duc­ción pro­pia o dar una vuel­ta en el me­tro de Pyong­yang has­ta vi­si­tar una bi­blio­te­ca pa­ra ni­ños o una es­cue­la de mú­si­ca en la que el acor­deón, el piano y la gui­ta­rra se en­se­ñan con en­tu­sias­mo co­lec­ti­vo. A los miem­bros mas­cu­li­nos del gru­po se les ad­vir­tió que tra­je­ran una cor­ba­ta pa­ra la vi­si­ta al mau­so­leo de Kim Il-sung y Kim Jong-il, el Pa­la­cio del Sol de Kum­su­san. Con fre­cuen­cia se in­clu­ye en el pack una vi­si­ta a la Zo­na Des­mi­li­ta­ri­za­da (DMZ) en­tre Co­rea del Nor­te y del Sur. De ca­mino ha­cia allí, atra­vie­sas mu­chos con­tro­les fron­te­ri­zos en una au­to­pis­ta en la que ca­si no cir­cu­lan co­ches. Co­mo tu­ris­ta, pue­des es­tar muy cer­ca de la frá­gil lí­nea en­tre am­bos paí­ses ri­va­les. Una fo­to de la ga­ri­ta azul y del guar­dia re­si­den­te con Co­rea del Sur a só­lo cin­co me­tros de dis­tan­cia sir­ve co­mo sou­ve­nir.

Me­nos ofi­cial re­sul­ta el her­mo­so pai­sa­je de Co­rea del Nor­te, que pue­des sa­bo­rear des­de la ventana de los mu­chos bu­ses en los que te des­pla­zas: ver­des cam­pos de arroz, na­tu­ra­le­za abun­dan­te y al­gu­na que otra gran­ja o al­dea des­per­di­ga­da. Una de es­tas vi­si­tas nos lle­va has­ta la cos­ta de Co­rea del Nor­te, fuer­te­men­te cus­to­dia­da por mi­li­ta­res con as­pec­to de ro­bots. A lo le­jos, Ja­pón aso­ma al otro la­do del mar.

UNA FIES­TA MUL­TI­TU­DI­NA­RIA

Pe­ro la es­tre­lla es, sin du­da, el fes­ti­val Arirang. Las pa­la­bras se que­dan cor­tas pa­ra ha­cer jus­ti­cia a un even­to de es­ta mag­ni­tud. Es la prin­ci­pal atrac­ción del país y, sen­ci­lla­men­te, ¡la co­sa más in­creí­ble que ve­rás en tu vi­da! Es­ta fies­ta pue­de des­cri­bir­se, bá­si­ca­men­te, co­mo un es­pec­tácu­lo so­cia­lis­ta-rea­lis­ta sin­cro­ni­za­do, en el que más de 100.000 per­so­nas par­ti­ci­pan en una ex­hi­bi­ción de 90 mi­nu­tos de gim­na­sia y dan­za acom­pa­ña­da de mú­si­ca, to­do en­vuel­to en un pa­que­te al­ta­men­te po­li­ti­za­do. No hay na­da com­pa­ra­ble en nin­gún otro lu­gar del mun­do y tie­nes que ver­lo por ti mis­mo pa­ra apre­ciar ta­ma­ño des­plie­gue. Los jue­gos de oro Arirang se eje­cu­ta­rán nue­va­men­te de for­ma se­ma­nal en sep­tiem­bre y oc­tu­bre de es­te año. Unos 80.000 bai­la­ri­nes y gim­nas­tas en­tre­nan du­ran­te to­do el año pa­ra ac­tuar an­te sus com­pa­trio­tas y, es­pe­cial­men­te, an­te su lí­der. El te­lón de fon­do son más de 20.000 per­so­nas su­je­tan­do car­te­les de co­lo­res y ha­cien­do apa­re­cer di­fe­ren­tes pa­tro­nes me­dian­te el gi­ro sin­cro­ni­za­do de los mis­mos. Co­mo tu­ris­ta, asis­tir a es­tos even­tos y to­mar fotos no su­po­ne nin­gún pro­ble­ma. Los pre­cios pa­ra una no­che van de 112 eu­ros pa­ra asien­tos de ter­ce­ra cla­se a 385 eu­ros pa­ra asien­tos VIP. Echa un vis­ta­zo al ví­deo I Want Mo­re de Faith­less, cu­ya rea­li­za­ción hi­zo po­si­ble Nick Bon­ner, el fun­da­dor de Kor­yo Tours.

¿IR O NO IR?

Al­gu­nos via­je­ros qui­zá se plan­teen si aven­tu­rar­se en un país co­mo Co­rea del Nor­te re­sul­ta éti­co. Sin du­da, ca­da uno es li­bre de de­ci­dir por sí mis­mo, pe­ro lo mis­mo su­ce­de con otros paí­ses que no es­tán li­bres de co­rrup­ción u otros asun­tos. El tu­ris­mo es una fuen­te de ri­que­za pa­ra los nor­co­rea­nos. Otro as­pec­to im­por­tan­te del tu­ris­mo es la in­ter­ac­ción en­tre el ex­tran­je­ro y el nor­co­reano, en la que pue­den cam­biar im­pre­sio­nes y le­van­tar una es­qui­na del ve­lo por am­bos la­dos. Tal vez es­ta in­ter­ac­ción alla­ne el ca­mino pa­ra que ha­ya más paz y li­ber­tad. To­do lo que ne­ce­si­tas co­mo vi­si­tan­te (apar­te de una bo­ni­ta cor­ba­ta) es una men­te abier­ta y la con­vic­ción de que, tras un lu­gar tan “mar­ciano” y me­diá­ti­co a la vez, te es­pe­ran ama­bles se­res hu­ma­nos. Des­cu­brir uno de los paí­ses más se­cre­tos del mun­do cuen­ta con sus re­glas e in­con­ve­nien­tes. Y tú, co­mo via­je­ro ex­pe­ri­men­ta­do, tie­nes aho­ra tu pro­pia pers­pec­ti­va.

Una vi­si­ta a la Uni­ver­si­dad de Pyong­yang da una idea de la vi­da co­ti­dia­na. A la dcha., de los sa­bo­res de la gas­tro­no­mía lo­cal a los im­pre­sio­nan­tes jue­gos Arirang, en los que par­ti­ci­pan más de 100.000 per­so­nas.

Sky­li­ne de Pyong­yang des­de la ventana del ho­tel Yang­gak­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.