Geo­lo­ca­li­za­do

Vol­ve­mos a la ciu­dad de Da Vin­ci, Mi­guel Án­gel... y del di­rec­tor crea­ti­vo de Fur­la.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS -

El crea­ti­vo de Fur­la en la eter­na Flo­ren­cia.

“Du­ran­te la se­ma­na soy un hom­bre me­tro­po­li­tano: vi­vo en el cen­tro de Mi­lán, don­de es­tá la ofi­ci­na de Fur­la”, di­ce Fa­bio Fu­si. Pe­ro el di­rec­tor crea­ti­vo de es­ta em­pre­sa fa­mi­liar na­ci­da en los años 20 –hoy re­lan­za­da al top del lu­jo ase­qui­ble– pa­sa los fi­nes de se­ma­na con su fa­mi­lia en el cam­po flo­ren­tino, en Chian­ti. El di­se­ña­dor, que pa­só por Er­manno Scer­vino y ha co­la­bo­ra­do con otras fir­mas aban­de­ra­das del ma­de in Italy, co­mo Dol­ce & Gab­ba­na, Etro y Sal­va­to­re Fe­rra­ga­mo, di­ce que le to­ca via­jar “más de 50 días al año”, pe­ro nunca ol­vi­da las mil ra­zo­nes pa­ra vol­ver a Flo­ren­cia, su ciu­dad na­tal y don­de es­tu­dió, en la Ac­ca­de­mia d’Ar­te di Fi­ren­ze.

Tra­ve­ler¿Cuá­les son tus lu­ga­res fa­vo­ri­tos de la ciu­dad?

Fa­bio Fu­si Siem­pre es agra­da­ble vi­si­tar el mu­seo de For­te di Bel­ve­de­re (Via San Leo­nar­do, 1) que sue­le ex­po­ner a ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les. Tie­ne una vis­ta es­plén­di­da de la ciu­dad y es­tá co­nec­ta­do a los jar­di­nes Bo­bo­li. Me gus­ta de­gus­tar pla­tos tra­di­cio­na­les en el res­tau­ran­te Ci­brèo (Via del Ve­rroc­chio, 8) y ado­ro re­bus­car en­tre las tien­das an­ti­guas de via Mag­gio.

T. ¿En qué lu­ga­res te gus­ta per­der­te con tus ami­gos?

F.F. Por los jar­di­nes Bo­bo­li (Piaz­za Pit­ti, 1), el par­que cons­trui­do por la fa­mi­lia Mé­di­ci du­ran­te el Renacimiento. Es el co­ra­zón de la ciu­dad y te per­mi­te ca­mi­nar ro­dea­do de ver­dor, fuen­tes y es­cul­tu­ras an­ti­guas.

T. En tu opi­nión, ¿cuál es el lu­gar que me­jor de­fi­ne a Flo­ren­cia?

F.F. La vis­ta des­de la Piaz­za­le Mi­che­lan­ge­lo. En el ba­rrio his­tó­ri­co de San Fer­di­nan­do, con sus ar­te­sa­nos, se con­ser­va la esen­cia flo­ren­ti­na.

T. ¿Cuál fue el úl­ti­mo res­tau­ran­te que des­cu­bris­te en la ciu­dad y qué pla­to re­co­men­da­rías?

F.F. En Flo­ren­cia la me­jor co­mi­da es la tra­di­cio­nal. En­tre mis fa­vo­ri­tos es­tá La Gios­tra (Bor­go Pin­ti, 12). T. ¿Cuál fue la úl­ti­ma tien­da que te im­pre­sio­nó?

F.F. Lui­sa via Ro­ma (Via Ro­ma, 19/21) si­gue sien­do de las más in­tere­san­tes, con una fan­tás­ti­ca se­lec­ción de mar­cas.

T. ¿Al­gún lu­gar es­con­di­do que te gus­ta­ría que per­ma­ne­cie­se co­mo un se­cre­to en­tre tu ciu­dad y tú?

F.F. El pe­que­ño tea­tro ro­mano de Fie­so­le. Es­tá en una mon­ta­ña a 8 ki­ló­me­tros de Flo­ren­cia des­de la que se ve una fan­tás­ti­ca pa­no­rá­mi­ca. Es un lu­gar ideal pa­ra ver re­pre­sen­ta­cio­nes al ai­re li­bre en las no­ches de ve­rano. T. ¿Có­mo ha cam­bia­do la ciu­dad en los úl­ti­mos años?

F.F. Flo­ren­cia no cam­bia mu­cho, pe­ro hay que evi­tar la tem­po­ra­da al­ta de tu­ris­tas, es im­po­si­ble vi­vir y ca­mi­nar.

T. ¿En qué lu­ga­res en­cuen­tras ins­pi­ra­ción pa­ra tu tra­ba­jo?

F.F. Mi­lán me ins­pi­ra mu­chí­si­mo por­que es la ciu­dad de la mo­da, pe­ro tam­bién es­tá muy uni­da al di­se­ño y a la in­dus­tria. Y esa mez­cla se pa­re­ce mu­cho al es­pí­ri­tu de Fur­la. Pe­ro cuan­do pien­so en una fuen­te de ins­pi­ra­ción no só­lo me vie­ne Ita­lia a la men­te, sino lu­ga­res por to­do el mun­do. El pla­ne­ta co­mo un uni­ver­so de cul­tu­ras que, cuan­do se en­cuen­tran, crean nue­vas ar­mo­nías.

T. ¿Cuá­les son tus des­ti­nos fa­vo­ri­tos? ¿Cuál di­rías que es el que ha te­ni­do más re­per­cu­sión en tus crea­cio­nes?

F.F. Sin du­da, las gran­des me­tró­po­lis. Aca­bo de vol­ver de Ja­pón, que es uno de los paí­ses a los que via­jo con más fre­cuen­cia. Allí siem­pre en­cuen­tro nue­vas ideas, me nu­tre de crea­ti­vi­dad. Ca­da vez que voy a To­kio me trai­go a ca­sa una ava­lan­cha de sen­sa­cio­nes.

T. ¿Qué ex­pe­rien­cias re­co­men­da­rías en esa gran ur­be?

F.F. Ado­ro el Mu­seo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo (MOT) y el Mu­seo de Ar­te Mo­ri. Me gus­ta per­der­me y ob­ser­var a la gen­te de las pe­que­ñas ca­lles al­re­de­dor de Shi­bu­ya, don­de tam­bién des­cu­brí una tien­da muy pe­que­ña lla­ma­da Dog don­de le dan una se­gun­da vi­da a pren­das vin­ta­ge, crean­do pie­zas real­men­te úni­cas y asom­bro­sas. T. ¿Tie­nes la cos­tum­bre de en­viar pos­ta­les? ¿De qué par­te del mun­do te gus­ta­ría re­ci­bir al­gu­na? F.F. ¡Ayu­da! No, no soy nin­gún ex­per­to en pos­ta­les, aho­ra mis­mo es­toy más ob­se­sio­na­do con ha­cer fotos y con What­sApp. T. ¿Y sou­ve­nirs? ¿Cuál se­ría pa­ra ti el re­cuer­do per­fec­to de Flo­ren­cia? F.F. La ver­dad es que no me gus­ta es­pe­cial­men­te com­prar sou­ve­nirs, de­tes­to lle­var la ma­le­ta de­ma­sia­do lle­na du­ran­te mis via­jes. Pe­ro si tu­vie­ra que es­co­ger uno re­pre­sen­ta­ti­vo de es­ta ciu­dad, di­ría que lo me­jor es una bue­na bo­te­lla de vino.

1 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.