¿TE APETECE UNA SIDRINA?

Des­de el si­glo I te­ne­mos no­ti­cias del con­su­mo de es­ta be­bi­da de­li­cio­sa, na­tu­ral y re­fres­can­te. Im­por­tan­te: se pi­de por bo­te­llas, se sir­ve por cu­li­nes y se be­be de un tra­go. ¿Te ani­mas?

Conde Nast Traveler (Spain) - - VAMOS -

Si te fal­ta al­go de ex­pe­rien­cia, es­tás en As­tu­rias, o en­tre as­tu­ria­nos, y no eres ca­paz de to­mar tu cu­lín de un so­lo tra­go, pi­de al ca­ma­re­ro el pró­xi­mo más pi­qui­ñín. Pe­ro nunca re­nun­cies a es­ta be­bi­da, so­bre to­do si tie­ne De­no­mi­na­ción de Ori­gen. Una bo­te­lla de si­dra tar­da unos seis me­ses en ela­bo­rar­se, y ade­más de múl­ti­ples pro­pie­da­des sa­lu­da­bles, com­bi­na de ma­ra­vi­lla con la ma­yor par­te de los pla­tos de la re­gión: ar­mo­ni­za con pes­ca­dos, fa­ba­das, arro­ces y fun­cio­na co­mo un bál­sa­mo con los que­sos. Eli­ge en­tre sus di­fe­ren­tes va­rie­da­des: na­tu­ral, la que se sue­le con­su­mir en las si­dre­rías y se es­can­cia de esa ma­ne­ra tan par­ti­cu­lar y atrac­ti­va; na­tu­ral es­pu­mo­sa, que pue­de ser brut na­tu­re o

brut, con me­nor can­ti­dad de azú­car aña­di­do; y la na­tu­ral fil­tra­da o de me­sa, que se sir­ve en bo­te­llas si­mi­la­res a las del vino y se pue­de en­con­trar en mu­chos res­tau­ran­tes. Una va­rie­dad úni­ca, y en al­za, es la si­dra de hie­lo, per­fec­ta pa­ra acom­pa­ñar los pos­tres. ¿Cuál es la tu­ya?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.