VAR SO VIA

Var­so­via no de­be­ría su­frir la ti­ra­nía de la be­lle­za a pri­me­ra vis­ta por la que se mi­de a las ciu­da­des. A la ca­pi­tal po­la­ca hay que con­ce­der­le el de­re­cho a la be­lle­za in­te­rior y de­jar, sin me­ter­le pri­sa, que nos se­duz­ca con to­do lo in­tere­san­te que ofre­ce.

Conde Nast Traveler (Spain) - - VARSOVIA - POR Ma­ría Sanz

DÓN­DE DOR­MIR Ho­tel Po­lo­nia Pa­la­ce Ave­ni­da Je­ro­zo­lims­kie 45, po­lo­nia­pa­la­ce.com; des­de 80€

Abier­to en 1913, el Po­lo­nia Pa­la­ce es tes­ti­go, y tam­bién pro­ta­go­nis­ta, de la con­vul­sa his­to­ria de Var­so­via. Si sus pa­re­des ha­bla­ran con­ta­rían anéc­do­tas de ve­la­das cul­tu­ra­les, bai­les aris­to­crá­ti­cos y se­cre­tos di­plo­má­ti­cos. Hoy en día, sus es­pa­cio­sas ha­bi­ta­cio­nes de enor­mes y mu­lli­das ca­mas nos con­ce­den el es­pec­tácu­lo de ama­ne­cer a los pies del Pa­la­cio de la Cul­tu­ra y la Cien­cia.

Raf­fles Eu­ro­pejs­ki Kra­kows­kie Pr­zed­mies­cie 13, raf­fles.es/war­saw; des­de 267€

Te­ne­mos chi­co nue­vo en la ciu­dad. Des­de el 1 de ju­nio, el lu­jo clá­si­co de la mar­ca Raf­fles estrena coor­de­na­das en la ca­pi­tal po­la­ca. ¡Y qué coor­de­na­das! Ocu­pa el pa­la­cio neo­rre­na­cen­tis­ta que en 1857 di­se­ña­ra En­ri­co Mar­co­ni jun­to a la mí­ti­ca Ru­ta Real. Su in­te­rior es un tri­bu­to a la esen­cia de Po­lo­nia a tra­vés del ar­te, con una co­lec­ción com­pues­ta por más de qui­nien­tas obras, y de una fuer­te re­pre­sen­ta­ción de la ar­te­sa­nía pa­tria, res­pon­sa­ble de mu­chos de los nue­vos aca­ba­dos. Las ha­bi­ta­cio­nes, con de­ta­lles co­mo aco­ge­do­ras zo­nas de bi­blio­te­ca, re­ga­lan vis­tas so­bre el cas­co an­ti­guo, el pa­la­cio pre­si­den­cial o la fron­do­sa ve­ge­ta­ción del Jar­dín Sa­xon. Cuen­ta con spa y pis­ci­na in­te­rior.

The H15 Bou­ti­que Ho­tel Poz­nans­ka 15, h15bou­ti­quea­part­ments.com; des­de 95€

Cin­co es­tre­llas, his­to­ria y buen gus­to. Con es­tos in­gre­dien­tes se ‘co­ci­na’ el H15, un ho­tel bou­ti­que que, si­tua­do a ca­ba­llo en­tre el Par­que La­zien­ki y el cas­co his­tó­ri­co, sa­be dar­le la vuel­ta a lo que po­dría in­ter­pre­tar­se co­mo es­tar en tie­rra de na­die pa­ra con­ver­tir­se en el pun­to de par­ti­da ideal pa­ra lle­gar a to­dos los rin­co­nes de la ciu­dad. En su in­te­rior al­ber­ga ha­bi­ta­cio­nes y es­pa­cio­sos apar­ta­men­tos en los que di­se­ño e in­te­rio­res nos tras­la­dan a la psi­co­de­lia y el co­lor de los años 50.

Au­tor Rooms Lwows­ka 17/7, au­to­rrooms.pl; des­de 99€

En­ten­der que la im­por­tan­cia es­tá en los de­ta­lles y en có­mo ha­gas sen­tir al hués­ped es lo que hi­cie­ron los chi­cos pro­di­gio del di­se­ño de Var­so­via, Ma­mas­tu­dio. Ellos son los res­pon­sa­bles de es­te pe­que­ño ho­tel bou­ti­que de cua­tro ha­bi­ta­cio­nes con el que que­rían ofre­cer una al­ter­na­ti­va a los hos­ta­les y las gran­des ca­de­nas.art nou­veau por fue­ra; mi­ni­ma­lis­mo, ma­de­ra y to­nos blan­cos por den­tro. Y to­do, pe­ro to­do, con lo que te cru­zas es obra de ar­tis­tas po­la­cos. Su­mer­gir­se en otro mun­do era es­to.

DÓN­DE CO­MER Kie­lisz­ki na Hożej Hoża 41; kie­lisz­ki­naho­zej.pl

Con­tun­den­te y con la car­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta, la co­ci­na po­la­ca no fal­ta a su ci­ta con el co­men­sal en es­te res­tau­ran­te don­de lo lo­cal con­vi­ve con es­pe­cias, sal­sas e in­gre­dien­tes le­ja­nos que am­plían su aba­ni­co de sa­bo­res y lo vis­ten de crea­ti­vi­dad. No te va­yas sin pro­bar sus ca­llos con to­ma­te, par­me­sano, jen­gi­bre, al­baha­ca y oré­gano; ni los dum­plings con que­so oscy­pek y ce­bo­lla. Echa un vis­ta­zo a su car­ta de vi­nos. Los es­ta­ble­ci­mien­tos de Var­so­via su­plen la fal­ta de eti­que­tas patrias con in­tere­san­tes im­por­ta­cio­nes pro­ce­den­tes de to­do el mun­do.

But­chery and wi­ne Żu­ra­wia 22; but­cher­yand­wi­ne.pl

La pa­rri­lla de es­te res­tau­ran­te fun­cio­na sin des­can­so. A ba­se de carbón ve­ge­tal y le­ña, al­can­za los 500ºC pa­ra ca­ra­me­li­zar la car­ne y dar­le un sa­bor que se ha con­ver­ti­do en su se­ña

de iden­ti­dad. Te gus­ta­rá su ge­la­ti­na ca­se­ra de cer­do con en­sa­la­da de pe­pino y sus mo­lle­jas de ter­ne­ra so­bre tos­tas, pe­ro lo que real­men­te te cau­ti­va­rá se­rá su hue­vo fri­to en la sar­tén, con ha­bas, es­pá­rra­gos y ba­con. Pa­ra aca­bar y re­po­sar el fes­tín, un he­la­do de li­món con ber­ga­mo­ta, pi­ña y fre­sa.

Wars­zaws­ki Sznyt (Steak & Art Kit­chen) Se­na­tors­ka 2, wars­zaws­kisznyt.pl

Res­tau­ran­te tra­di­cio­nal en la plan­ta ba­ja, co­ci­na po­la­ca mo­der­na en la de arri­ba, don­de apues­tan por lo de siem­pre, pe­ro po­ten­cian­do sa­bo­res y tex­tu­ras con téc­ni­cas des­co­no­ci­das cuan­do los pla­tos se crea­ron. Sus gran­des ven­ta­na­les arro­jan vis­tas a la pla­za del Cas­ti­llo con el co­lor anaran­ja­do de es­te mí­ti­co edi­fi­cio de fon­do. Pue­de que los ojos se te va­yan a nom­bres fa­mi­lia­res de ham­bur­gue­sas, en­sa­la­das, ta­blas de que­sos o em­bu­ti­dos, pe­ro es­te pai­sa­je se de­be acom­pa­ñar con un buen pla­to de Zu­rek, la sopa tí­pi­ca de Var­so­via, pre­pa­ra­da a ba­se de ha­ri­na de tri­go fer­men­ta­da, sal­chi­chas, hue­vo, ajo y es­pe­cias. La ve­rás por to­das par­tes.

Wars­zaws­ki Sen Koszy­ko­wa 63, ma­teusz­gess­ler.com.pl

Si­tua­do en el mer­ca­do de Koszy­ki, El Sue­ño de Var­so­via (tra­duc­ción del nom­bre) se pro­po­ne cau­ti­var al co­men­sal por la vis­ta y ter­mi­nar de se­du­cir­le por el es­tó­ma­go. Una ex­pe­rien­cia com­ple­ta que co­mien­za con un di­se­ño de for­mas geo­mé­tri­cas y ter­mi­na al apo­yar la cu­cha­ri­lla tras dar bue­na cuen­ta de su me­ren­gue con gra­na­da y pi­ña. Pre­via­men­te, ha­bre­mos tran­si­ta­do por el steak tar­tar pa­ra com­pro­bar por qué es su es­pe­cia­li­dad (to­ma no­ta de un de­ta­lle: la ce­bo­lla y los pe­pi­ni­llos tie­nen la cul­pa).

Daw­ne Sma­ki Nowy Świat 49, daw­nes­ma­ki.pl

El nom­bre de es­te res­tau­ran­te clá­si­co, de ma­de­ra y ca­ma­re­ros im­po­lu­tos, ha­bla de los sa­bo­res an­ti­guos de la co­ci­na po­la­ca. Su ubi­ca­ción ro­za la ca­lle Real, pe­ro se es­con­de tras un pa­sa­je con un re­co­gi­do y más que agra­da­ble jar­dín en el que co­mer o ce­nar al ai­re li­bre cuan­do las no­ches de ve­rano co­mien­zan a aso­mar. Cuan­do lle­gan, lo ha­cen acom­pa­ña­das de mú­si­ca en di­rec­to con la que po­ner ban­da so­no­ra a las ve­la­das. El ro­man­ti­cis­mo tam­bién tie­ne ca­bi­da en Var­so­via, sí.

DESA­YU­NOS Y MERIENDAS We­del Sz­pi­tal­na 8, we­del.com

Es­ta fa­mo­sa mar­ca lle­va se­du­cién­do­nos con el ar­te de ha­cer (buen) cho­co­la­te des­de 1851. Tie­ne tien­das re­par­ti­das por to­do el mun­do y va­rios es­ta­ble­ci­mien­tos en Var­so­via. Sin em­bar­go, el de la ca­lle Sz­pi­tal­na es de obli­ga­da vi­si­ta. ¿Por qué? Por­que lle­va abier­to des­de 1893 y su de­co­ra­ción ha per­ma­ne­ci­do in­tac­ta des­de en­ton­ces; por­que es uno de los po­cos lu­ga­res don­de ve­rás có­mo las re­pos­te­ras tra­ba­jan dan­do el úl­ti­mo re­to­que a al­gu­na de las ta­ble­tas ar­te­sa­na­les; y por­que sí, aquí tam­bién en­con­tra­rás los mí­ti­cos Pta­sie Mlecz­ko, esas nu­bes de chu­che­ría re­cu­bier­tas de cho­co­la­te bu­que, in­sig­nia de la ca­sa y muy apre­cia­das por los po­la­cos.

A. Bli­kle Nowy Świat 33, bli­kle.pl

La ca­fe­te­ría más an­ti­gua de Var­so­via, en ac­ti­vo des­de 1869, es fa­mo­sa por sus

pącz­ki, un dul­ce cu­ya ma­sa nos re­cuer­da a la del dó­nut, pe­ro sin agu­je­ro, y cu­yos re­lle­nos abar­can una am­plia ga­ma de sa­bo­res. ¿La más tí­pi­ca? La de pé­ta­los de ro­sa. Si pre­gun­tas por allí, ten por se­gu­ro que te ex­pli­ca­rán que es­ta de­li­cia es la an­te­ce­so­ra­del dó­nut ya que, se­gún cuen­ta la le­yen­da, fue­ron los emi­gran­tes

po­la­cos quie­nes la lle­va­ron a Es­ta­dos Uni­dos, don­de el con­cep­to evo­lu­cio­nó.

Wr­ze­nie Świa­ta Kons­tan­te­go Il­de­fon­sa Gałcz­yńs­kie­go 7; wr­ze­nie.pl

A es­ta ca­fe­te­ría-li­bre­ría se lle­ga tras huir de la ca­lle Real atra­ve­san­do un ano­dino ca­lle­jón que, pa­ra sor­pre­sa del via­je­ro, desem­bo­ca en un som­brea­do pa­tio don­de Wr­ze­nie Świa­ta y su te­rra­za nos es­pe­ran. Aquí uno com­pra li­bros y con­su­me ca­fé, zu­mos y desa­yu­nos; pe­ro tam­bién cóc­te­les, vino, ta­pas y sánd­wi­ches. Sin em­bar­go, que no te en­ga­ñen, lo que uno no sa­be cuan­do en­tra aquí es que lo que real­men­te es­tá re­con­quis­tan­do es su ca­pa­ci­dad pa­ra dis­fru­tar de ca­da ins­tan­te y de­di­car­le el tiem­po que se me­re­ce.

Mio­do­wa Ca­fé Se­na­tors­ka 13/15, mio­do­wa-ca­fe.pl

Pas­te­les, tar­tas, tru­fas, me­ren­gues o su pro­pues­ta es­tre­lla, unas tar­ta­le­tas a ba­se de re­que­són y sa­bo­res co­mo pis­ta­cho, oreo, miel y ba­na­na te sa­lu­da­rán ten­ta­do­res des­de el mos­tra­dor. No sa­brás si ha­cer fotos pa­ra in­cre­men­tar tu le­gión de se­gui­do­res en Ins­ta­gram o lan­zar­te a sa­ciar to­dos tus re­pen­ti­nos an­to­jos.

DÓN­DE BE­BER Ku­fle i Kaps­le No­wo­grodz­ka 25, ku­flei­kaps­le.pl

Si lo que se bus­ca es to­mar una bue­na cer­ve­za ar­te­sa­nal, es­te es el lo­cal al que pe­re­gri­nar. Su nom­bre, que tra­du­ci­do sig­ni­fi­ca ‘ja­rras de cer­ve­za y cha­pas’, ya lo di­ce to­do. Aquí las en­con­tra­rás pro­ce­den­tes de to­do el mun­do y tam­bién de pe­que­ños pro­duc­to­res lo­ca­les. Más de 150 re­fe­ren­cias. Ahí es na­da.

Ki­ta Ko­gu­ta Kruc­za 6/14, ki­ta­ko­gu­ta.pl

La coc­te­le­ría es su se­ña de iden­ti­dad. Eso, y los gra­fi­tis que re­cu­bren prác­ti­ca­men­te to­das sus pa­re­des. No va­yas a ima­gi­nar­te que aquí uno vie­ne a sen­tar­se plá­ci­da­men­te y fi­lo­so­far so­bre te­mas tras­cen­den­ta­les. A Ki­ta Ko­gu­ta hay que ve­nir con mu­chas ga­nas de fies­ta ¡y con mu­cho des­ca­ro! Si no, ol­ví­da­te de se­guir el rit­mo.

Sy­re­ni Śpiew Sza­ra 10ª, sy­re­nis­piew.pl

Un cen­te­nar de re­fe­ren­cias de whisky y más de 40 cóc­te­les clá­si­cos a car­go del sa­ber ha­cer de sus bar­ten­ders po­drían ser la tar­je­ta de pre­sen­ta­ción de Sy­re­ni Śpiew. Ade­re­cé­mos­lo con la mú­si­ca en di­rec­to que sue­na los fi­nes de se­ma­na y con el es­tar si­tua­do den­tro del par­que Rydz Śmi­gły.

DE COM­PRAS Risk Sz­pi­tal­na 6A, risk­ma­dein­war­saw.com

Risk Ma­de in War­saw na­ció en 2011 con un ob­je­ti­vo cla­ro: con­se­guir que la ro­pa nos ha­ga la vi­da más fácil. A su tien­da, la úni­ca que tie­nen en la ciu­dad, se lle­ga a tra­vés de un ca­lle­jón que con­du­ce a un co­que­to pa­tio de ca­sas al­tas y pa­re­des de la­dri­llo vis­to. Des­de una es­qui­na, anun­cia­da por una guir­nal­da de luces blan­cas, nos se­du­ce Risk. Pro­sec­co o li­mo­na­da pa­ra em­pe­zar. Pa­ra se­guir, dos es­pa­cios diá­fa­nos en los que do­mi­na el blan­co y los to­nos de los di­se­ños que cuel­gan jun­to a la pa­red. Es­ta tem­po­ra­da han apos­ta­do por que los pan­ta­lo­nes de lí­neas rec­tas se mez­clen con los vo­lan­tes de ves­ti­dos y ca­mi­sas.

TFH Kon­cept Sz­pi­tal­na 8, tfh­kon­cept.com

Sus 150 m² ha­cen de es­ta

con­cept sto­re lu­gar de pa­so obli­ga­do pa­ra los aman­tes de la mo­da y el ar­te ur­bano. En sus per­chas y es­tan­te­rías uno en­cuen­tra ro­pa, cos­mé­ti­cos, ve­las, re­vis­tas que me­re­ce la pe­na co­lec­cio­nar y li­bros que me­re­ce la pe­na leer. ¿Sus cri­te­rios pa­ra se­lec­cio­nar ca­da pro­duc­to? “Traer aque­llo que nos gus­ta”, nos co­men­tan, y lo traen de cual­quier lu­gar, so­bre to­do de ca­sa, Po­lo­nia, pe­ro tam­bién de Li­tua­nia, Bie­lo­rru­sia o Reino Uni­do.

Nap My­sia 300 - 496, nap.com.pl

Re­cu­pe­rar lo ar­te­sano, el gus­to por el ofi­cio y la ori­gi­na­li­dad en el di­se­ño es la fi­lo­so­fía que si­gue Nap al es­co­ger cui­da­do­sa­men­te las mar­cas de de­co­ra­ción y mo­da con las que tra­ba­ja en ca­da una de sus tien­das. En la de la ca­lle My­sia en­con­tra­mos bol­sos de piel, ro­pa, com­ple­men­tos, ce­rá­mi­ca, mo­bi­lia­rio y to­da una lis­ta de esos ob­je­tos ex­per­tos en ge­ne­rar­te ne­ce­si­da­des que no sa­bías que te­nías.

LeB­rand Mo­ko­tows­ka, leb­rand.pl

Fun­da­da en 2014, es­ta

mar­ca de prêt-à-por­ter na­ce por obra y gra­cia de la di­se­ña­do­ra po­la­ca Pau­li­nę Pysz­kie­wicz, quien que­ría ofre­cer a las mu­je­res pren­das mi­ni­ma­lis­tas y de aca­ba­dos ex­ce­len­tes, pe­ro en las que la co­mo­di­dad se con­vier­te en el re­qui­si­to im­pres­cin­di­ble. Pa­ra su ela­bo­ra­ción se sir­ve de ma­te­ria­les na­tu­ra­les y su pro­duc­ción se desa­rro­lla ín­te­gra­men­te en Var­so­via.

NO TE PIER­DAS Pa­la­cio de la Cul­tu­ra y la Cien­cia Pla­za De­fi­lad 1, pkin.pl; 20 es­lo­tis (unos 4,5€)

Im­po­nen­te y bo­ni­to en su tos­que­dad. Así po­dría­mos des­cri­bir el edi­fi­cio que me­jor re­pre­sen­ta el do­mi­nio so­vié­ti­co en Var­so­via. Odia­do por los ma­yo­res que re­cuer­dan es­te pe­río­do os­cu­ro de su his­to­ria y tra­ta­do con in­di­fe­ren­cia por los más jó­ve­nes, en la ac­tua­li­dad el Pa­la­cio de la Cul­tu­ra y la Cien­cia es ho­gar de tea­tros, salas de ci­ne, mu­seos, res­tau­ran­tes y has­ta au­las de uni­ver­si­dad. Una mis­ce­lá­nea co­ro­na­da por el que, sin du­da, es su gran atrac­ti­vo: la te­rra­za de su plan­ta 30, a unos 230 me­tros de al­tu­ra, y des­de la que dis­fru­tar de vis­tas de 360º so­bre la ciu­dad.

Par­que La­zien­ki Ave­ni­da Ujaz­dows­kie, la­zien­ki-kro­lews­kie.pl; en­tra­da gra­tui­ta

Var­so­via no ne­ce­si­ta­ría es­te par­que pa­ra ser con­si­de­ra­da una ciu­dad ver­de. Pe­ro lo tie­ne y bien me­re­ce una vi­si­ta pa­ra, en­tre otras co­sas, per­der­se por sus ca­mi­nos y en cual­quier gi­ro ton­to dar­se de bru­ces con su fa­mo­so Pa­la­cio so­bre el agua. Lo man­dó cons­truir el rey Es­ta­nis­lao Au­gus­to allá por el si­glo XVII en una is­la del la­go que rie­ga to­do el re­cin­to. Sus mu­ros aguan­ta­ron el sa­queo de una gue­rra y aho­ra lu­cen, apa­ren­te­men­te de­li­ca­dos, su es­ti­lo neo­clá­si­co. To­ma no­ta por­que, en­tre ma­yo y el 30 de sep­tiem­bre, La­zien­ki tie­ne ban­da so­no­ra, la de las pie­zas de Fré­dé­ric Cho­pin. Ca­da do­min­go a las 12.00 y las 16.00h, jun­to a la es­cul­tu­ra de hie­rro eri­gi­da en su ho­nor a la en­tra­da, di­fe­ren­tes mú­si­cos se sien­tan al piano pa­ra in­ter­pre­tar las obras del más fa­mo­so de los com­po­si­to­res po­la­cos.

Mu­seo del Le­van­ta­mien­to de Var­so­via

Grzy­bows­ka 79,

1944.pl; des­de 25 es­lo­tis (5,5 €)

Mu­cho se ha ha­bla­do del le­van­ta­mien­to del gue­to y mu­cho me­nos del de la ciu­dad. Ese que se pro­du­jo en­tre el 1 de agos­to y el 5 de oc­tu­bre de 1944, cuan­do Var­so­via se su­ble­vó no so­lo con­tra el ré­gi­men na­zi, sino tam­bién con­tra la ame­na­za ca­da vez ma­yor de caer ba­jo el do­mi­nio de la Unión So­vié­ti­ca. A tra­vés de fo­to­gra­fías, so­ni­dos, imá­ge­nes y has­ta ré­pli­cas de bom­bar­de­ros, el mu­seo ha­ce un re­co­rri­do por las cau­sas, los he­chos, las con­se­cuen­cias y el con­tex­to en el que se pro­du­jo una re­vuel­ta que ter­mi­nó con el 80% de los edi­fi­cios de la ciu­dad des­trui­dos. So­lo ap­to pa­ra aman­tes de la His­to­ria.

Ba­rrio de Praga

Es uno de los po­cos lu­ga­res don­de la pa­la­bra re­cons­truc­ción no lo do­mi­na to­do. Y es que el es­tar si­tua­do en la otra ori­lla del río Vís­tu­la y no ha­ber par­ti­ci­pa­do en la su­ble­va­ción de 1944 hi­cie­ron que se li­bra­se en gran me­di­da de los bom­bar­deos de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Des­de ha­ce unos años vi­ve un pro­ce­so de trans­for­ma­ción con el que pre­ten­de de­jar de ser ese ba­rrio po­bre en el que el Ayun­ta­mien­to re­ga­la­ba (li­te­ral­men­te) los pi­sos, pa­ra con­ver­tir­se en la ca­ra vi­si­ble del pul­so ar­tís­ti­co de Var­so­via. El ejem­plo más cla­ro es el pro­yec­to Soho Fac­tory, un área de an­ti­guas na­ves in­dus­tria­les aban­do­na­das que han vuel­to a la vi­da gra­cias a ne­go­cios que abar­can des­de res­tau­ran­tes a es­tu­dios de arquitectura o di­se­ño, pa­san­do por un Mu­seo del Neón (neon­mu­zeum.org) que no es otra co­sa que un in­ten­to de pre­ser­var los le­tre­ros lu­mi­no­sos que ilu­mi­na­ron la Gue­rra Fría. Se re­co­mien­da lle­gar en ta­xi a la zo­na.

Dic­cio­na­rio de su­per­vi­ven­cia

Ho­la- Cześć (tchests) Adiós- Do wid­ze­nia (do vit­se­ña) ¿Cuán­to cues­ta? - Ile kosz­tu­je (ile koszh­tu­ye) ¿Có­mo se va a…? - Jak do­jść do…? (yak doísch do) ¿Qué me re­co­mien­da? - Co mi po­le­ca (tso mi po­let­sa) Una cer­ve­za, por fa­vor -

Pi­wo pros­zę (pi­vo pros­he) ¿La cuen­ta, por fa­vor? -

Ra­chu­nek po­pros­zę (ra­ju­nec po­pros­hem) ¿Cuál es la con­tra­se­ña del

wi­fi? - Ja­kie jest ha­sło do wi­fi (yak­ye yest ja­suo do wi­fi) Por fa­vor (o aquí tie­ne) - Pros­zę (pros­he) Mu­chas gra­cias - Dzię­ku­ję bard­zo (dyen­ku­ye bar­tso)

Una de las sui­tes del ho­tel Raf­fles Eu­ro­pejs­ki.

Fa­cha­da prin­ci­pal del ho­tel Po­lo­nia Pa­la­ce.

Ha­bi­ta­ción 1968, una de las cua­tro que dan vi­da y ar­te a Au­tor Rooms.

We­del, el ar­te del me­jor cho­co­la­te des­de 1851. Un clá­si­co.

Mio­do­wa Ca­fé, don­de no sa­brás si su­bir fotos a Ins­ta­gram o co­mér­te­lo to­do.

Di­se­ño, mo­da y com­ple­men­tos en TFH Kon­cept, mul­ti­es­pa­cio im­pres­cin­di­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.