El per­fu­mis­ta Ser­ge Lu­tens nos abre su mis­te­rio­sa ca­sa de Ma­rrue­cos.

Ser­ge Lu­tens nos abre las puer­tas de su mis­te­rio­sa ca­sa de Ma­rra­kech, don­de trans­for­ma pa­la­bras en fragancias.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - CLA­RA LA­GU­NA

En Ma­rrue­cos es fre­cuen­te que los hom­bres se per­fu­men con ro­sas y las mu­je­res con no­tas ama­de­ra­das, pe­ro Ser­ge Lu­tens fue pio­ne­ro al in­cor­po­rar es­tas úl­ti­mas en 1992 a la fra­gan­cia Fe­mi­ni­té du bois de Shi­sei­do, que ela­bo­ró jun­to al na­riz Christopher Shel­dra­ke. Lu­tens se enamo­ró de la ma­de­ra de ce­dro la pri­me­ra vez que vino a Ma­rra­kech, que le atra­pó por sus aro­mas, “la dis­tan­cia y la ex­tre­ma di­fe­ren­cia con Fran­cia”. Aho­ra es su re­ti­ro. “Co­jo el avión, en­se­ño el pa­sa­por­te, di­go que no cuan­do me ofre­cen al­go a bor­do... Via­jar me pa­re­ce ho­rro­ro­so, hoy se via­ja mal. Los avio­nes se han con­ver­ti­do en trans­por­te de ani­ma­les y ni si­quie­ra veo el in­te­rés de des­pla­zar­se por­que es lo mis­mo en to­das par­tes. Era in­tere­san­te en los 60, sen­tías que cam­bia­bas de uni­ver­so”, ase­ve­ra y, al hi­lo, nos re­co­mien­da re­vi­sar la pe­lí­cu­la Film so­cia­lis­me, de Godard.

Es­te fran­cés de 76 años cu­yo úni­co pro­yec­to ya, bro­mea, es mo­rir­se –“ade­más, cuan­do los he te­ni­do, nun­ca los he lle­va­do a ca­bo...”–, na­ció en Fi­ves, cer­ca de Li­lle, y lle­va 40 años tra­ba­jan­do en es­ta ca­sa cu­yas puer­tas se nos abren, de for­ma ca­si con­fi­den­cial, en la Me­di­na de Ma­rra­kech. Ca­da di­bu­jo de letras co­rá­ni­cas que la vis­te lo di­se­ñó él mis­mo; ca­da rin­cón, con­tras­te de os­cu­ri­dad pro­tec­to­ra y luz ex­te­rior que só­lo aso­ma por el jar­dín (no hay ven­ta­nas) for­ma par­te del cir­cui­to cul­tu­ral más ex­clu­si­vo de Ma­rra­kech, que in­clu­ye el nue­vo Mu­seo Yves Saint Lau­rent o el Ro­yal Man­sour, el ho­tel de lu­jo idea­do por Moham­med VI. En la ma­dra­za, par­te em­brio­na­ria de la vi­vien­da que lue­go cre­ció has­ta una hec­tá­rea con las pro­pie­da­des ad­ya­cen­tes, res­pi­ra­mos el aro­ma, si­len­cio y mis­ti­cis­mo pro­pios de un tem­plo. Es el em­bria­ga­dor Ma­rrue­cos de Lu­tens, un es­pa­cio de pers­pec­ti­vas ma­te­má­ti­cas, ar­te y re­co­gi­mien­to... en el que es im­po­si­ble vi­vir: “To­das mis ca­sas me aca­ban echan­do. Me pa­sa igual con las mu­je­res. Se­ría in­tere­san­te pa­ra el se­ñor Freud”. Da la im­pre­sión de que al­go ate­so­ran es­tas paredes que tan­to re­cuer­dan a la Al­ham­bra, ¿pe­ro el qué? “Cuan­do lo en­cuen­tre te avi­so”, con­tes­ta con una enig­má­ti­ca son­ri­sa. Hom­bre pa­ra to­do y ele­gan­te ca­ba­lle­ro, Pie­rre Ber­gé di­jo de él que era el ma­yor co­lec­cio­nis­ta de ar­te orien­ta­lis­ta. Lu­tens tra­ba­jó con la mai­son Dior de 1967 a 1980 y, des­de 1980, con Shi­sei­do, y hoy re­me­mo­ra, sin pri­sa, có­mo em­pe­zó a di­bu­jar mu­je­res en un in­ten­to de in­vo­car a su pro­pia ma­dre, que le con­ci­bió en una re­la­ción adúl­te­ra y de quien fue se­pa­ra­do du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. “Me in­ven­té una suer­te de mu­jer uni­ver­sal. En reali­dad, pin­ta­ba ves­ti­dos

de ga­la que lle­va­ban se­ño­ras den­tro y me pre­gun­ta­ba quién era aque­lla per­so­na que ha­bía en­ga­ña­do a su marido: ¿una rei­na? ¿una pu­ta?”. Lue­go ma­dre e hi­jo se reunie­ron. “Un día que ella ha­cía lim­pie­za de­jó so­bre la ca­ma un ves­ti­do ne­gro con los pu­ños ajus­ta­dos, el cue­llo con tres bo­to­nes por de­trás y per­li­tas de aza­ba­che. ‘Es­tá des­gas­ta­do’, sen­ten­ció. No só­lo lo es­ta­ba el ves­ti­do, qui­zá ni si­quie­ra se re­fe­ría a eso sino a sí mis­ma. Se sue­le ac­tuar así cuan­do al­go cam­bia o se aca­ba. La pren­da pa­re­cía una piel de ser­pien­te cuan­do mu­da y mi ima­gi­na­ción se dis­pa­ró”. Na­ció así su ca­rre­ra co­mo ma­qui­lla­dor, es­ti­lis­ta y di­rec­tor crea­ti­vo de fir­mas y re­vis­tas, du­ran­te la que ador­nó la al­ta cos­tu­ra con re­ta­zos de muer­te y due­lo –“siem­pre van li­ga­dos”–, ecos de Es­pa­ña –“me atrae Pi­cas­so, la vio­len­cia... no hay ar­te sin cruel­dad”– y pin­ce­la­das de ins­pi­ra­ción orien­tal a mo­do de más­ca­ra. “No bus­cá­ba­mos chi­cas gua­pas sino sor­pren­den­tes. Aho­ra las ha­cen con molde”. Em­pe­zó a sen­tir­se me­nos li­bre en los 90 y se de­rrum­bó en el año 2000. “Es­ta­ba des­tro­za­do. Fue en­ton­ces cuan­do en­con­tré el per­fu­me. Pa­sé de la ima­gen a la pa­la­bra”. Sus fragancias –Dent de lait, que evo­ca el fin de la ni­ñez, De pro­fun­dis, con cri­san­te­mos...– son au­tén­ti­cas na­rra­cio­nes. “El per­fu­me es or­gá­ni­co, se des­pla­za. A ve­ces le di­go ‘ve ha­cia allí’ y es­tá con­ten­to. Otras, des­obe­de­ce y es ho­rri­ble. Es co­mo en el ar­te”. Lu­tens tar­dó do­ce años en crear Chê­ne (‘ro­ble’). “¿Sa­bías que en la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa de­ca­pi­ta­ron es­tos ár­bo­les por­que eran sím­bo­lo de la reale­za? ¡Qué ton­te­ría! No hay na­da más ton­to que una re­vo­lu­ción, no sir­ve pa­ra na­da. Lo bueno des­apa­re­ce, que­da lo peor. Y eso se lla­ma pro­gre­so”, se ríe. El sen­ti­do del hu­mor pue­de sa­nar... ¿igual que el per­fu­me? “No, no tie­ne vir­tu­des afro­di­sía­cas ni de nin­gún otro ti­po. Só­lo acom­pa­ña nues­tra fra­gi­li­dad, nos da con­fian­za”.

Aun­que él, en su ma­le­ta vi­tal, no ne­ce­si­ta ni eso, rien du tout. “Só­lo me ata la gen­te, ése es mi de­fec­to”. Y su gran pa­sión... “Amo las pa­la­bras, leer es el úl­ti­mo gran pla­cer que me que­da”. De­vo­to acé­rri­mo del pa­pel, ha­bla de ca­ni­ba­lis­mo y sal­va­jes al men­cio­nar­le in­ter­net –“luz pro­yec­ta­da, no es na­da”–, y re­sal­ta que las edi­to­ria­les pu­bli­can obras ca­da vez más so­fis­ti­ca­das, en con­tras­te con una edi­ción ge­ne­ral ca­da vez más co­mún. “Es la vul­ga­ri­za­ción vo­lun­ta­ria. A fuer­za de creer que los de­más son im­bé­ci­les, te con­vier­tes en uno”. Pe­ro tal vez lle­va­ría li­bros en esa hi­po­té­ti­ca ma­le­ta, “aun­que fue­ra pa­ra ha­cer bar­qui­tos de pa­pel”. ¿Y un per­fu­me? “No ne­ce­si­to per­fu­mes. Jus­to eso es lo que no ne­ce­si­to”.

So­bre es­tas lí­neas, Lu­tens el día que nos recibe en su ca­sa de Ma­rra­kech, se­de de su fun­da­ción (dcha., su jar­dín). Arri­ba, au­to­rre­tra­to de 1982; de es­pal­das en Ma­rrue­cos en 2005 y su nue­vo per­fu­me Le Par­ti­ci­pe Pas­sé, de la co­lec­ción Noi­re.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.