El Hong Kong del ar­qui­tec­to An­dré Fu.

Re­co­rre­mos el Hong Kong de An­dré Fu, el ar­qui­tec­to fe­ti­che de los ho­te­les de lu­jo.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS -

Ele­gan­cia en la hos­te­le­ría es al­go que no siem­pre se con­si­gue. A ve­ces ro­za la pom­po­si­dad y a ve­ces to­ma el ca­mino del es­ca­so gus­to. El ba­lan­ce es po­si­ble, so­brio en la for­mas y con el re­fi­na­mien­to que só­lo al­gu­nos sa­ben al­can­zar. Uno de esos ar­qui­tec­tos ni­cho de la hos­te­le­ría que lo lo­gra (y lo bor­da) es An­dré Fu, ca­ta­li­za­dor de un es­ti­lo que lo con­vir­tió en una nue­va pro­me­sa cuan­do se pu­so en sus ma­nos el di­se­ño del ho­tel Up­per Hou­se en Hong Kong, ciu­dad que lo vio na­cer y que más tar­de se lo pres­tó a In­gla­te­rra pa­ra que si­guie­se ade­lan­te con sus es­tu­dios. To­do fue flu­yen­do des­de en­ton­ces, con la crea­ción de su es­tu­dio en la Dud­dell St. (Hong Kong), de don­de sa­lie­ron las ba­ses del An­daz Ho­tel, en Sin­ga­pur, las Pa­vi­lion Sui­tes del ho­tel The Ber­ke­ley, en Lon­dres –dos ca­sas acris­ta­la­das que se in­te­gran con la ar­qui­tec­tu­ra del ho­tel pa­ra fun­dir­se con la ele­gan­cia de Bel­gra­via– y, la guin­da del pas­tel, una si­lla pa­ra la co­lec­ción Ob­jets No­ma­des de Louis Vuit­ton pensada pa­ra ins­ti­gar una con­ver­sa­ción ín­ti­ma en­tre dos per­so­nas.

Tra­ve­ler ¿Có­mo ha in­flui­do Hong Kong en tu tra­ba­jo? An­dre Fu Siem­pre ha lo­gra­do ha­cer­lo. Su yux­ta­po­si­ción de cul­tu­ra y dinamismo sin pre­ce­den­tes es úni­ca y es la que siem­pre me ha ser­vi­do co­mo fuen­te fun­da­men­tal de ins­pi­ra­ción en mi tra­ba­jo. Tie­ne la ener­gía de una ciu­dad que siem­pre me lo­gra in­tri­gar. En­cuen­tro ins­pi­ra­ción en si­tios co­mo Happy Va­lley, con su abun­dan­cia de edi­fi­cios ba­jos de los años 70. Tie­ne un en­can­to vin­ta­ge que só­lo se en­cuen­tra aquí. T. ¿Al­gún si­tio de la ciu­dad que te ins­pi­re? A.F. Uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos es The Ka­doo­rie, un en­cla­ve re­si­den­cial de ca­sas y apar­ta­men­tos de lu­jo en Ka­doo­rie Hill, en Kow­loon. Es una co­mu­ni­dad ex­clu­si­va com­pues­ta por 86 ca­sas que se ex­pan­de por ocho hec­tá­reas que da­tan an­tes de la gue­rra. Y, por su­pues­to, Nam Shan Es­ta­te, un pa­raí­so de las re­des so­cia­les con ex­tra­va­gan­tes geo­me­trías y co­lo­res. T. ¿Có­mo de­fi­ni­rías tu es­ti­lo? A.F. Pu­ro, tác­til, con­tex­tual y que evo­ca al lu­jo re­la­ja­do. T. ¿Al­gu­nos con­se­jos pa­ra mo­ver­nos por la ciu­dad? A.F. La in­fra­es­truc­tu­ra de Hong Kong es fan­tás­ti­ca y en só­lo 20 mi­nu­tos de co­che pue­des dar el sal­to del cen­tro ur­bano has­ta una pla­ya en la cos­ta. La efi­cien­cia de la ciu­dad tam­bién se ve be­ne­fi­cia­da por su sis­te­ma de me­tro, per­fec­ta­men­te in­te­gra­do. T. Te­ne­mos 24 ho­ras, ¿a dónde nos lle­va­rías? A.F. Em­pe­za­ría­mos con una ca­mi­na­ta por Tai Tam Re­ser­voir, con la ar­qui­tec­tu­ra bru­ta­lis­ta de su pre­sa con­tras­tan­do con el exu­be­ran­te es­ce­na­rio que la ro­dea. Tam­bién po­dría­mos ex­plo­rar al­gu­nas de las me­jo­res galerías de la ciu­dad, co­mo Pe­rro­tin Ga­llery, pa­ra la que he crea­do tres de sus se­des en To­kio y Shan­gái y que se des­ve­la­rán es­te oto­ño. A la ho­ra de la ce­na, que­da­ría­mos con mis ami­gos en The Chin­nery. Ín­ti­mo y tan in­glés que me re­cuer­da a mi ado­les­cen­cia en Lon­dres, con su per­fec­to fish & chips re­bo­za­do con cer­ve­za Bad­ding­ton. T. Ya se nos ha abier­to el ape­ti­to, si se­gui­mos con la ru­ta gas­tro­nó­mi­ca, ¿a dónde iría­mos? A.F. Te­néis que pro­bar la pas­ta fio­re de aza­frán y la sal­sa de tomate re­cién he­cha del Ca­fe Gray Deluxe en el Up­per Hou­se. O la fral­din­ha (va­cío de ter­ne­ra) de Uma No­ta, un res­tau­ran­te bra­si­le­ño de co­ci­na ca­lle­je­ra con in­fluen­cias ja­po­ne­sas. Tam­bién aca­bo de des­cu­brir Old Bai­ley, den­tro de un es­pa­cio di­se­ña­do por Herzog & de Meuron, y sus xiao­long­bao de pa­to. T. ¿Hay al­gún si­tio en Hong Kong que te gus­ta­ría “in­ter­ve­nir”? A.F. El Hong Kong Park. Siem­pre me ha fas­ci­na­do su di­se­ño pai­sa­jís­ti­co y creo que al par­que le ven­dría bien una apro­xi­ma­ción más es­cé­ni­ca. Mu­chos de los par­ques de la ciu­dad es­tán cu­bier­tos con más ce­men­to que plan­tas y eso es al­go que me gus­ta­ría desafiar. T. Nos to­ca co­ger el vue­lo de vuel­ta a ca­sa. Si pu­die­ses to­mar un avión hoy mis­mo, ¿a dónde irías? A.F. A Kio­to. Aho­ra mis­mo es­toy tra­ba­jan­do en un pro­yec­to nue­vo en el co­ra­zón de es­ta ciu­dad in­men­sa­men­te poé­ti­ca y, en el pro­ce­so, es­toy des­cu­bier­to a una gran can­ti­dad de ar­te­sa­nos. Ade­más, me que­dé to­tal­men­te ma­ra­vi­lla­do con sus jar­di­nes de mus­go. Mue­ro de ga­nas por vol­ver y pa­sar más tiem­po allí (af­so.net).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.