La ele­gan­te y so­se­ga­da ca­ra B de la Cos­ta del Sol.

Vi­nie­ron de le­ja­nos lu­ga­res si­guien­do su mis­te­rio­sa le­yen­da y aquí en­con­tra­ron su pa­raí­so. Es­tos co­lo­nos nos des­cu­bren la otra Cos­ta del Sol, ale­ja­da de man­sio­nes y bu­lli­cio.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Pa­cho G. Cas­ti­lla Re­me­dios Valls TEX­TO FO­TOS

Mal va­mos si cuan­do men­cio­na­mos la Cos­ta del Sol tan só­lo nos asal­tan esos cli­chés que aso­cia­mos a Mar­be­lla. Por­que, si de­ci­di­mos mi­rar al es­te de Má­la­ga, hay otra Cos­ta, tam­bién del Sol, que vi­ve sin que­rer ha­cer rui­do, me­nos ma­si­fi­ca­da y le­jos de to­da os­ten­ta­ción. Es el li­to­ral que de­fi­ne el per­fil de la Axarquía, uno de esos lu­ga­res don­de dar rien­da suel­ta tam­bién a más de un es­te­reo­ti­po, sí, pe­ro en es­te ca­so son per­mi­ti­dos, por­que na­cie­ron de aque­llos via­je­ros ro­mán­ti­cos que, al sur de Des­pe­ña­pe­rros, en­sal­za­ban una es­té­ti­ca pin­to­res­ca, una luz des­bor­dan­te, un pai­sa­je de­mo­le­dor... y sí, al­gu­na que otra le­yen­da se­gún la cual aún per­vi­ve la es­pe­ran­za de cru­zar­te con un ban­do­le­ro en el ca­mino –en Al­far­na­te, por cier­to, se con­ser­va la ven­ta más an­ti­gua de to­da An­da­lu­cía, por si al­guien se ani­ma–. Hoy en día, no son po­cos los que vie­nen des­de tie­rras le­ja­nas has­ta aquí en bus­ca de ese ima­gi­na­rio tan... ¿au­tén­ti­co? Hay quien di­ría “bu­có­li­co”... y otros se que­da­rían sim­ple­men­te en “fol­cló­ri­co”. “Pa­ra mí, la Axarquía en­car­na ‘la Es­pa­ña real’. Vi­si­tar mu­chos de los pe­que­ños pue­blos, ro­mán­ti­cos y en­ca­la­dos, es co­mo dar un sal­to atrás en el tiem­po, con re­ba­ños de ca­bras co­mo pun­tos en las co­li­nas, bu­rros pas­tan­do en la dis­tan­cia, ca­lle­jue­las es­tre­chas muy an­te­rio­res a la in­ven­ción del co­che y ca­sas de pue­blo api­la­das unas so­bre otras en las la­de­ras de las sie­rras”. Las pa­la­bras son de Alan Ha­zel, ame­ri­cano que, con el ho­lan­dés Marc Wils, aban­do­nó ha­ce on­ce años “la rui­do­sa e im­pla­ca­ble­men­te aje­trea­da vi­da de Lon­dres”. Jun­tos lle­ga­ron a un pue­ble­ci­to del in­te­rior de es­ta co­mar­ca ma­la­gue­ña, Ca­ni­llas de Acei­tuno –el bal­cón de la Axarquía– pa­ra re­gen­tar El Car­lig­to (car­lig­to.com), un ex­clu­si­vo cor­ti­jo ale­ja­do cons­cien­te­men­te de la ci­vi­li­za­ción,

que to­ma el nom­bre de una cu­rio­sa adap­ta­ción fo­né­ti­ca del eu­ca­lip­to que de­fi­nía la pro­pie­dad, y don­de uno pue­de pen­sar que es­tá en la mis­mí­si­ma ci­ma del mun­do.

En los 31 pue­blos y 67 pe­da­nías de la Axarquía, el tiem­po pa­re­ce no que­rer avan­zar. Ni el tiem­po ni los co­ches se pue­den per­mi­tir ir con al­go de pri­sa. Con unas ca­rre­te­ras más que si­nuo­sas y un as­fal­to que pa­re­ce ha­ber­se que­da­do pe­tri­fi­ca­do des­de los años 70, la du­ra­ción de los tra­yec­tos no res­pon­de a ló­gi­ca al­gu­na, y el con­cep­to de cer­ca pue­de de­pa­rar más de una sor­pre­sa. Y se­gu­ra­men­te ese ais­la­mien­to –pro­vo­ca­do tam­bién por un laberinto de ki­ló­me­tros de ca­rri­les sin as­fal­tar del que emer­gen, dis­per­sos, al azar, pun­tos blan­cos en for­ma de mi­ni­cor­ti­jos–, ha per­mi­ti­do que, pe­se a te­ner el mar co­mo com­pa­ñía, “el tu­ris­mo aquí no se ha­ya des­con­tro­la­do”. Lo di­ce la ho­lan­de­sa Cla­ra Ver­heij, pro­pie­ta­ria jun­to a su marido, An­dré Both, de Bo­de­gas Ben­to­miz (bo­de­gas­ben­to­miz.com), en Sa­ya­lon­ga. Ha­ce más de vein­te años bus­ca­ron un cam­bio de vi­da y lle­ga­ron a la Axarquía con la in­ten­ción de “cons­truir ca­sas her­mo­sas”, él, mien­tras ella, an­tro­pó­lo­ga, se de­di­ca­ba a en­se­ñar in­glés. Se ins­ta­la­ron en una fin­ca ro­dea­da de vi­ñe­dos, y lo que em­pe­zó co­mo hobby se con­vir­tió en mo­do de vi­da e in­clu­so edi­fi­ca­ron allí una bo­ni­ta bo­de­ga ins­pi­ra­da en la Bauhaus, por cier­to. “Si eres em­pren­de­dor, hay mu­chas po­si­bi­li­da­des en es­ta área. Po­si­bi­li­da­des que la gen­te lo­cal no sue­le apro­ve­char”, pre­ci­sa Cla­ra. Hoy ya co­no­cen de so­bra esos te­rre­nos tan em­pi­na­dos don­de ni los bu­rros se per­mi­ten en­trar; aun­que sí que en­con­tra­rás por allí, desafian­do las le­yes de la gra­ve­dad, a cur­ti­dos pai­sa­nos con sus al­par­ga­tas. Y hoy tam­bién sa­ben que la bri­sa del cer­cano mar de Al­bo­rán, la al­tu­ra de los vi­ñe­dos y los sue­los de pi­za­rra son per­fec­tos pa­ra que sal­gan ade­lan­te uvas co­mo la mos­ca­tel de Ale­jan­dría –su Ari­ya­nas se­co me­re­ce co­lo­car­se co­mo blan­co de ca­be­ce­ra– o la ro­mé.

Tam­bién mi­ró a la Axarquía, y tam­bién a su in­te­rior, la in­gle­sa Tan­ya Mi­ller. Fri­gi­lia­na es la al­dea más bo­ni­ta de Má­la­ga,

“Los lu­ga­res no tie­nen de­re­cho a ser tan es­can­da­lo­sa­men­te de­li­cio­sos”, di­jo el es­cri­tor John Dos Pas­sos pa­ra de­fi­nir su amor por Ner­ja

qui­zás de An­da­lu­cía y, si nos em­pe­ña­mos, ca­si, ca­si de Es­pa­ña. Du­ran­te nueve años, y co­mo ha­cen ca­da vez más ex­tran­je­ros, Tan­ya tan só­lo ve­nía aquí unos días de va­ca­cio­nes en in­vierno –ve­rano ya es otra co­sa, y mu­chos ya sa­ben que en su país de ori­gen el as­fi­xian­te vien­to de te­rral ni aso­ma–, pe­ro ha­ce año y me­dio abrió un pe­que­ño ho­tel bou­ti­que (mi­llers­ho­tels.com).

Los da­tos di­cen que uno de ca­da tres ha­bi­tan­tes de Fri­gi­lia­na es ex­tran­je­ro (co­mo tam­bién ocu­rre en Co­ma­res, en Cóm­pe­ta...). Los ve­rás pa­sean­do por las si­nuo­sas ca­lles em­pe­dra­das, en­tran­do en al­gu­na de esas ca­sas con fa­cha­das tan blan­cas que pa­re­ce que las pin­tan ca­da ma­ña­na, sur­gien­do de sus puer­tas de co­lo­res y... se­du­ci­dos, cla­ro es­tá, por “el ca­lor de la gen­te y su pre­dis­po­si­ción a una bue­na fies­ta en cual­quier mo­men­to”, re­co­no­ce Alan Ha­zel, de El Car­lig­to. “Los lu­ga­res no tie­nen de­re­cho a ser tan es­can­da­lo­sa­men­te de­li­cio­sos”, de­cía el es­cri­tor ame­ri­cano John Dos Pas­sos so­bre Ner­ja, la ex­pre­sión máxima de lo que su­po­ne una To­rre de Ba­bel, aun­que pa­ra mu­chos de es­tos ex­tran­je­ros ‘adop­ta­dos’, los ya ‘axár­qui­cos’, qui­zás –y cu­rio­sa­men­te– sea ya de­ma­sia­do tu­rís­ti­co. Sin em­bar­go, aquí tam­bién se en­cuen­tra la pe­da­nía de Ma­ro, des­de don­de, de nue­vo mi­ran­do al es­te, arran­can las que sin du­da son las pla­yas más be­llas y sal­va­jes y los acan­ti­la­dos más fas­ci­nan­tes del li­to­ral ma­la­gue­ño. Una cos­ta que co­bi­ja pes­ca­dos con nom­bres que pa­re­cen sa­ca­dos de al­gún cuen­to in­fan­til: pin­ta­rro­ja, sol­da­do, he­rre­ra, sam­pe­dro... y que se co­lo­can or­de­na­dos en la lon­ja de

la Ca­le­ta de Vé­lez, com­pi­tien­do con la me­jor ci­ga­la de la cos­ta y en­tre can­ti­da­des de con­cha fi­na y sar­di­nas. Ben­di­to es­pe­to, que ali­men­ta la le­yen­da foo­die de los chi­rin­gui­tos de es­ta cos­ta.

En la Axarquía se ha­blan de­ce­nas de idio­mas; pe­ro tam­bién hay mil y una aris­tas que mar­can su oro­gra­fía, y tres cli­mas que pa­re­cen lle­var­se cons­tan­te­men­te la con­tra­ria. Es­te es, pues, un te­rri­to­rio dis­par. Por eso, pue­des lle­gar a los lla­ma­dos “Pi­ri­neos del Sur” –léa­se Al­far­na­te, con una huer­ta en­vi­dia­ble y don­de has­ta apa­re­cen las nie­ves en in­vierno–, y re­ca­lar en una re­gión in­te­rior, más se­ca, más ocre, cons­trui­da a ba­se de al­men­dros y oli­vos, y tam­bién, sí, de re­ba­ños de ca­bras que pa­ra­li­zan los co­ches, has­ta apa­re­cer, una vez pa­sa­do el em­bal­se de la Vi­ñue­la –de un azul que pa­re­ce ex­traí­do de una pos­tal de los años 60, y con la ‘mi­ra­da’ pues­ta en La Ma­ro­ma, el pi­co más al­to de la pro­vin­cia–, en la ve­ga, ya pró­xi­ma al mar, don­de una al­fom­bra de fru­tos sub­tro­pi­ca­les nos tras­la­dan a la mis­mí­si­ma Ca­li­for­nia. Es­ta ima­gen y es­te cli­ma ins­pi­ra­ron al cien­tí­fi­co ale­mán Hans-Die­ter Wien­berg pa­ra im­pul­sar en la dé­ca­da de los 70 la pro­duc­ción de agua­ca­te en la co­mar­ca. “Tra­ji­mos mi­les y mi­les de hue­sos de Mé­xi­co, cria­mos plan­tas y en­se­ña­mos su cul­ti­vo en los vi­ve­ros”, re­cor­da­ba años atrás. En la ac­tua­li­dad, es la re­gión es­pa­ño­la que más agua­ca­tes cul­ti­va. En es­ta tie­rra tam­bién tra­ba­jan al­gu­nos de los ma­yo­res pro­duc­to­res de fre­sas sil­ves­tres, de ci­lan­tro y de las aún más exó­ti­cas flo­res co­mes­ti­bles, co­mo Pe­ter Knac­ke y Til Run­ge, tam­bién ale­ma­nes, quie­nes consiguieron que en su día elBu­lli, Da­ni Gar­cía, Pe­dro Su­bi­ja­na e in­clu­so, chefs fran­ce­ses co­no­cie­ran el pue­blo de Be­na­mo­ca­rra, don­de han ins­ta­la­do su em­pre­sa Sa­bor & Sa­lud (sa­bor-sa­lud.com).

Sin la ma­gia y la com­ple­ji­dad de su te­rreno, la Axarquía, des­de lue­go, no ten­dría (el mis­mo) sen­ti­do. Bueno, sin ello y, hoy en día, sin es­tos nue­vos ‘po­bla­do­res’ que han en­con­tra­do aquí su te­rri­to­rio. Só­lo es­pe­re­mos que la se­re­na ‘con­quis­ta’ no va­ya a más... y que en el fu­tu­ro no ten­ga­mos que re­cla­mar­la.

Acan­ti­la­dos de Ma­ro-Ce­rro Gor­do. Rin­cón del pue­blo de Fri­gi­lia­na. Ca­ni­llas de Acei­tuno, so­bre las fal­das de la sie­rra de Te­je­da.

4. Puer­to pes­que­ro de Ca­le­ta de Vé­lez. 5. Co­si­do de re­des en Ca­le­ta de Vé­lez. 6. Co­qui­nas en la lon­ja del puer­to de Ca­le­ta de Vé­lez . 7. La in­gle­sa Tan­ya Mi­ller se enamo­ró de Fri­gi­lia­na y aho­ra es la pro­pie­ta­ria del ho­tel Mi­ller’s of Fri­gi­lia­na, que tam­bién pue­de al­qui­lar­se co­mo ca­sa com­ple­ta. 8. Ven­ta de Al­far­na­te, en el pue­blo del mis­mo nom­bre.

55 12. El tra­di­cio­nal es­pe­to de sar­di­nas ma­la­gue­ño. 13. Ba­rran­co de Ma­ro. 14. Tí­pi­ca ca­lle blan­ca del pue­blo de Fri­gi­lia­na. 15. En­tra­da a El Car­lig­to, un cor­ti­jo con­ver­ti­do en ho­tel. 16. Alan Ha­zel y Marc Wils, pro­pie­ta­rios de El Car­lig­to. 17. Los mon­tes de la Axarquía en Fri­gi­lia­na.

20

18. El pa­sa­do mu­dé­jar en Ár­chez, otro de los pue­blos de la Axarquía. 19. La pa­ni­fi­ca­do­ra Nue­va Ro­sa­rio, en Fri­gi­lia­na. 20. Ros­cos ca­rre­ros tí­pi­cos del pue­blo de Al­far­na­te, con un to­que de anís, ca­ne­la y cla­vo. Es­tos “vol­ca­nes dul­ces” los ha­cen en la pas­te­le­ría El Ca­rre­ro de Al­far­na­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.