El desa­yuno es el rey con los even­tos efí­me­ros de Break­fas­tC­lub.

Los even­tos efí­me­ros de Break­fas­tC­lub son la ex­cu­sa per­fec­ta pa­ra re­mo­lo­near me­nos y pro­gra­mar más tem­prano el despertador.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - Pau­la Mó­vil TEX­TO

Apar­tir de es­te mo­men­to, la ex­plo­ra­ción del con­cep­to pop-up dis­fru­ta de su mo­men­to de glo­ria en la ru­ta de ocio de cual­quier gour­mand que se pre­cie. Even­tos efí­me­ros, res­tau­ran­tes que un día es­tán y al si­guien­te se han es­fu­ma­do, mar­cas que apues­tan por es­pa­cios fue­ra de lo co­mún –léa­se: jar­di­nes, na­ves o in­clu­so ho­te­les– pa­ra pro­mo­cio­nar de for­ma di­fe­ren­te, y siem­pre li­ga­dos a la gas­tro­no­mía, sus pro­duc­tos... En los tiem­pos que co­rren, na­da gus­ta más que lo in­me­dia­to, lo nue­vo con un to­que de ten­den­cia co­mo guin­da del pas­tel pa­ra rei­nar so­bre to­das las otras co­sas. El úl­ti­mo en ga­nar­se los co­ra­zo­nes de los neo­yor­qui­nos vie­ne con­di­men­ta­do con el nom­bre de Break­fas­tC­lub, pun­to de par­ti­da pa­ra ha­cer uso de la co­mi­da más im­por­tan­te del día pa­ra crear víncu­los en­tre sus asis­ten­tes, aga­rrán­do­se al di­se­ño y al pac­ka­ging pa­ra en­trar por los ojos y pro­po­nién­do­le a chefs que rom­pan sus com­pro­mi­sos en la co­ci­na ti­rán­do­se a la pis­ci­na de la aven­tu­ra. ¿Es es­to un au­tén­ti­co re­vi­val del desa­yuno? To­tal­men­te, y es tal que no se lo cree ni el brunch. La lo­cu­ra co­lec­ti­va que ala­ba tos­tas de agua­ca­te y ca­fé de es­pe­cia­li­dad, aho­ra es ca­paz de in­ter­ca­lar­se con esa ola de apa­sio­na­dos de la gas­tro­no­mía que bus­can nue­vas for­mas de re­tar al paladar –y al en­tre­te­ni­mien­to– en la me­sa. Lo que pen­sá­ba­mos es­ta­ba de­di­ca­do úni­ca­men­te a con­fi­gu­ra­cio­nes ali­men­ti­cias y es­ti­lís­ti­cas pa­ra in­fluen­cers y adic­tos a Ins­ta­gram que po­san a la ho­ra del pri­mer ca­fé de la ma­ña­na, es aho­ra ca­paz de abar­car un pú­bli­co más am­plio con pro­pues­tas rompe­doras que van más allá de los do­nuts en co­lo­res ño­ños y un co­ra­zón en el ca­fé con le­che. To­do gra­cias a la crea­ti­vi­dad de per­so­nas co­mo Emily Mi­ller, crea­do­ra de uno de los clubs más ori­gi­na­les del ma­ña­neo en Es­ta­dos Uni­dos. “Tra­ba­ja­ba co­mo es­cri­to­ra free­lan­ce y co­lec­cio­nan­do to­do ti­po de ex­pe­rien­cias en te­mas re­la­cio­na­dos con co­mi­da y di­se­ño”, cuen­ta des­de su re­si­den­cia en

Man­hat­tan. “Mien­tras in­ten­ta­ba en­con­trar un pa­trón den­tro del caos, em­pe­za­ron a fas­ci­nar­me los ri­tua­les de las ru­ti­nas diur­nas. Por la ma­ña­na el ce­re­bro es una pi­za­rra en blan­co y to­das las co­sas que ha­ces en­ton­ces son las que mar­ca­rán tu ac­ti­tud pa­ra el res­to del día. Que­ría pu­lir la ma­gia de es­te mo­men­to y ha­cer que la gen­te sa­lie­se de la ca­ma y se co­nec­ta­ra en tiem­po real”.

La me­jor for­ma de ha­cer­lo fue a tra­vés del desa­yuno, po­nien­do en ba­lan­ce co­mi­da, ar­te y las no­cio­nes pa­ra crear su pro­pia co­mu­ni­dad. “Al fin y al ca­bo, es­tas reuniones exis­ten con el úni­co pro­pó­si­to de ins­pi­rar la co­ne­xión”, afir­ma Mi­ller. To­do em­pie­za con­tac­tan­do con un chef –aun­que no cual­quie­ra: Emily ha lo­gra­do co­la­bo­rar con En­ri­que Olvera en el me­xi­cano Pu­jol y el neo­yor­quino Cos­me, en Portland con Sam Smith en Tusk o en Aus­tin con el equi­po de Odd Duck– y ofre­cer­le la opor­tu­ni­dad de crear su ideal de co­mi­da rá­pi­da ma­ña­ne­ra. En­vuel­ta en un di­ver­ti­do em­pa­que di­se­ña­do por ar­tis­tas co­mo Amit Green­berg y pa­ra un res­tau­ran­te lleno de per­so­na­jes crea­ti­vos que van, des­de otros chefs u hos­te­le­ros has­ta gran­je­ros, di­rec­to­res crea­ti­vos, ar­tis­tas, mú­si­cos, di­se­ña­do­res, fo­tó­gra­fos, edi­to­res y lo­ca­les que sim­ple­men­te ado­ran el res­tau­ran­te en cues­tión. Ca­si siem­pre un día en­tre se­ma­na sien­do la pri­me­ra pa­ra­da una ba­rra de ca­fé. “Alen­ta­mos a los in­vi­ta­dos a que ha­gan ami­gos mien­tras es­pe­ran y lue­go nos sen­ta­mos to­dos en me­sas co­mu­na­les. Co­mo sé que hay que te­ner en cuen­ta los ho­ra­rios la­bo­ra­les de to­dos, di­se­ña­mos el me­nú y las bol­sas pa­ra lle­var de ma­ne­ra que los clien­tes pue­dan des­pe­dir­se cuan­do lo ne­ce­si­ten sin te­ner que per­der­se un só­lo bo­ca­do”. Pe­ro, ¿có­mo lo­grar que un chef lo de­je to­do pa­ra abrir su res­tau­ran­te, no só­lo pa­ra co­mi­das y ce­nas, sino tam­bién a la ho­ra del desa­yuno? “Los co­ci­ne­ros bus­can que se res­pe­te su tiem­po, así que siem­pre in­ten­to acer­car­me a ellos con

una ofer­ta que vie­ne des­de el co­ra­zón y con una pro­pues­ta cla­ra. Que ellos y su equi­po sa­cri­fi­quen ho­ras de sue­ño pa­ra co­la­bo­rar con un Break­fas­tC­lub es par­te de la ma­gia que ha­cen que es­tas reuniones ma­tu­ti­nas sean tan sig­ni­fi­ca­ti­vas”.

El pa­so si­guien­te fue­ron las ru­tas guia­das por pun­tos es­tra­té­gi­cos –siem­pre li­ga­dos al desa­yuno– del Lo­wer East Si­de. “Usan­do los mis­mos pi­la­res que en los even­tos, se me ocu­rrió idear un tour com­pues­to por cin­co pa­ra­das, cin­co bo­ca­dos y cin­co be­bi­das en si­tios na­da co­no­ci­dos por los tu­ris­tas, ca­pa­ces de de­fi­nir la cul­tu­ra del ba­rrio”. Pa­ra ello se alió con si­tios co­mo El Castillo de Ja­gua, un bar de to­da la vi­da en el que pro­bar un au­tén­ti­co desa­yuno do­mi­ni­cano. O Wu’s Won­ton King, en don­de se ha­ce una de­li­ca­da so­pa de won­ton, un clá­si­co del desa­yuno en Chi­na. Cheeky Sand­wi­ches en cam­bio, le da el to­que de mo­der­ni­dad al iti­ne­ra­rio, re­la­cio­na­do a los ska­ters que tan­ta vi­da le han da­do al ba­rrio, con su co­ci­na tí­pi­ca de Loui­sia­na y unos ape­ti­to­sos bo­ca­di­llos.

Con­tra­ria­men­te a lo que se cree, el desa­yuno no es­tá he­cho só­lo pa­ra em­pe­zar el día y Emily ha sa­bi­do arries­gar for­ma­li­zán­do­lo a des­ho­ras, sal­tan­do al ho­ra­rio noc­turno. “Me gus­ta adap­tar­me a las cos­tum­bres de las ciudades a las que lle­vo Break­fas­tC­lub y en el ca­so de Mia­mi, por ejem­plo, cuan­do la ciu­dad real­men­te des­pier­ta es por la no­che, así que ideé un Break­fas­tC­lub a Me­dia­no­che, con­vo­can­do a los in­vi­ta­dos a las 23 h. Y por su­pues­to, con el mez­cal co­mo acom­pa­ñan­te del me­nú”, afir­ma en­tre sonrisas.

1. Break­fas­tC­lub en Ovenly, Brooklyn. 2. Ca­fé en el even­to que se reali­zó con el chef Leo­nar­do Pe­rei­ra. 3. Tos­ta de sal­món cu­ra­do en re­mo­la­cha con man­te­qui­lla de sme­ta­na, crea­ción de la chef Bon­nie Mo­ra­les, en Kach­ka, Portland.

20

4. The Gan­net, Glas­gow. 5. En Le­noir, Aus­tin, jun­to a la mar­ca de té Puk­ka Herbs . 6. En­ri­que Olvera de Pu­jol. 7. Tar­ta­le­ta de ho­ja de hi­go, cúr­cu­ma, pe­ras, nue­ces y se­mi­llas de Eli­se Kor­nack en Bru­net­te Wi­ne Bar (Kings­ton). 8. Desa­yuno de mat­cha y con­chas en Row DTLA, Los Án­ge­les. 9. y 10. Lord Stan­ley, en San Fran­cis­co. 11. The Wha­le Wins, de Re­nee Erick­son (Seattle). 12. 27 Res­tau­rant en el ho­tel Freehand de Mia­mi. 13. Con­chas en Pu­jol. 11. Pan ja­lá en Mun­chies Test Kit­chen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.