Dos en la ca­rre­te­ra

Un año de gi­ra da pa­ra mu­cho. Más si lo de­di­cas a se­guir­le la pis­ta, cá­ma­ra en mano, a Lei­va.

Conde Nast Traveler (Spain) - - AL VUELO - PAU­LA MÓ­VIL

Al­go de ro­man­ti­cis­mo tie­ne la ca­rre­te­ra cuan­do es un ar­tis­ta el que se lan­za a ella. Se lle­na de bohe­mia es­tram­bó­ti­ca y el mis­mo mis­ti­cis­mo que se le ad­ju­di­ca a roc­ke­ros. Im­po­si­ble des­ci­frar el cú­mu­lo de sen­ti­mien­tos que sur­gen cuan­do se es­tá fue­ra de ca­sa, has­ta que se vi­ve en car­ne pro­pia por ca­mi­nos po­co re­co­rri­dos y vue­los a cual­quier otra par­te, co­mo hi­zo la fo­tó­gra­fa Wil­ma Lo­ren­zo. “Al co­mien­zo de la gi­ra Mons­truos em­pe­cé a tra­ba­jar con Lei­va. Siem­pre lle­va­ba la cá­ma­ra en­ci­ma y ha­cía fo­tos cons­tan­te­men­te. Al fi­nal el ar­chi­vo de ca­da fin de se­ma­na era gi­gan­tes­co y co­men­cé a lle­nar los tiem­pos muer­tos de la gi­ra es­cri­bien­do un dia­rio de ca­rre­te­ra per­so­nal. A los me­ses pen­sé que ese ma­te­rial po­día con­ver­tir­se en al­go más gran­de”, ex­pli­ca. Fue en ese mo­men­to cuan­do em­pe­zó a for­mar­se el li­bro To­que­mos jun­tos has­ta que la muer­te nos jo­da, con Lo­ren­zo si­guien­do los pa­sos del ar­tis­ta que, even­tual­men­te, “se con­vir­tie­ron en los míos”, ex­pli­ca.

Des­pués de un año y dos me­ses lle­nos de con­cier­tos y des­ve­los que lle­ga­ron has­ta Las Ve­gas pa­ra asis­tir a la ga­la de los Pre­mios Grammy, con­du­cir por el de­sier­to de Los Án­ge­les y vi­vir una se­ma­na en Mé­xi­co, la es­ta­bi­li­dad de la “so­le­dad en com­pa­ñía” em­pe­zó a agi­tar­se. “La ma­gia es­tá en có­mo ca­da cuál afron­ta es­tar de gi­ra. El es­fuer­zo fí­si­co y men­tal es im­por­tan­te: ir con la ma­le­ta a cues­tas, des­pe­dir­te de tu gen­te, con­vi­vir con la ban­da, co­mer fue­ra de ca­sa a dia­rio... A la vez, lo bo­ni­to es ver có­mo la eu­fo­ria de un buen con­cier­to ha­ce que to­dos aban­do­nen sus ru­ti­nas pa­ra ce­le­brar jun­tos un es­ti­lo de vi­da (wil­ma­lo­ren­zo.com).

Arri­ba, en el WiZink Cen­ter (Ma­drid) y furgoneta pa­ra re­ga­lar dis­cos. A la iz­da., en el au­tén­ti­co Peggy Sue’s. Aba­jo, dia­rio de Joa­quín Sa­bi­na, con quien colaboró en el dis­co Lo nie­go to­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.