Mo­men­tos con alma

El fo­tó­gra­fo Fran­ces­co Ca­rroz­zi­ni fir­ma la nue­va cam­pa­ña de Ro­yal Hi­dea­way Lu­xury Ho­tels & Re­sorts en For­men­tor.

Conde Nast Traveler (Spain) - - DE FOTO -

El sol se es­con­de en el Mediterráneo pro­yec­tan­do sus úl­ti­mos ra­yos so­bre las bu­gan­vi­llas del por­che del ho­tel For­men­tor. Re­fu­gio de no­ve­lis­tas, poe­tas y ar­tis­tas en bus­ca de ins­pi­ra­ción, es­te idí­li­co lu­gar es­con­di­do al fi­nal de la sie­rra ma­llor­qui­na de Tra­mun­ta­na es el es­ce­na­rio ele­gi­do por Ro­yal Hi­dea­way Lu­xury Ho­tels & Re­sorts pa­ra in­mor­ta­li­zar su nue­va cam­pa­ña, cu­yos pro­ta­go- nis­tas ab­so­lu­tos son los que dan alma a ca­da uno de sus alo­ja­mien­tos: los hués­pe­des. El fo­tó­gra­fo es Fran­ces­co Ca­rroz­zi­ni, hi­jo de la que fue­se edi­to­ra de Vo­gue Ita­lia du­ran­te ca­si trein­ta años –Fran­ca Soz­za­ni–, quien con­tra­jo ma­tri­mo­nio el pa­sa­do mes de ju­lio con Bee Sha­fer, hi­ja de An­na Win­tour, di­rec­to­ra de Vo­gue Amé­ri­ca des­de 1988. Ca­sua­li­da­des de la vi­da.

Por mu­cho tiem­po que lle­ve vi­vien­do en Es­ta­dos Uni­dos, en­se­gui­da se no­ta el ca­rac­ter ita­liano de Ca­rroz­zi­ni: un hom­bre sen­ci­llo, cer­cano y ex­per­to en el ar­te de dis­fru­tar (y cap­tu­rar) los bue­nos mo­men­tos, co­mo los que nos de­jan las ins­tan­tá­neas rea­li­za­das en Ma­llor­ca. Des­pués del tra­ba­jo, un ba­ño en la pla­ya de For­men­tor y una bue­na pe­lí­cu­la an­tes de acos­tar­se. Ma­ña­na to­ca su­bir­se a otro avión.

“De­ci­dí que que­ría de­di­car­me a es­to con do­ce años. Pe­ro, ade­más de la fo­to­gra­fía, el ci­ne siem­pre ha si­do mi pa­sión”, con­fie­sa. Tras es­tu­diar Ci­ne en Los Án­ge­les, Fi­lo­so­fía en Mi­lán y vi­vir unos me­ses

en Ma­drid, se mu­dó a Nue­va York –a pe­sar de la ne­ga­ti­va de su ma­dre– don­de tra­ba­jó co­mo asis­ten­te de fo­tó­gra­fos de la ta­lla de Bru­ce We­ber y Pe­ter Lind­berg.

Mu­cho ha llo­vi­do des­de en­ton­ces: ví­deos, campañas, anuncios, por­ta­das… y su obra maes­tra, el do­cu­men­tal Fran­ca: Chaos and Crea­tion. “Quie­ro cap­tu­rar mo­men­tos reales: una fa­mi­lia, un gru­po de ami­gos.. co­mo si los fo­to­gra­fia­se pa­ra mí, creo que to­do es más na­tu­ral así”, ex­pli­ca Fran­ces­co. Si al­go es­tá pre­sen­te en to­dos los ho­te­les de la ca­de­na es la bús­que­da de los mo­men­tos má­gi­cos. De he­cho, la cam­pa­ña ha­bla de las ex­pe­rien­cias me­mo­ra­bles, esas que cuan­do vuel­ves a la vi­da real te ha­cen son­reír al re­cor­dar­las. “¿Quién no vi­vi­ría mo­men­tos así de es­pe­cia­les en un lu­gar co­mo es­te? To­dos ellos son reales y au­tén­ti­cos, co­mo sus pro­ta­go­nis­tas”, co­men­ta re­fi­rién­do­se al es­ce­na­rio es­co­gi­do pa­ra desa­rro­llar la cam­pa­ña del For­men­tor, a Ro­yal Hi­dea­way Ho­tel, que ha si­do bau­ti­za­da con el le­ma The art of fi­ne mo­ments. “Creo que so­lo he vis­to unos po­cos si­tios así en mi vi­da”, afir­ma es­te via­je­ro in­can­sa­ble, que no des­car­ta vol­ver a vi­vir a Ita­lia: “Tal vez en diez no, pe­ro en vein­te años... ¿quién sa­be?”. Si tu­vie­ra que re­fe­rir­se al que ha si­do el ma­yor desafío de su ca­rre­ra has­ta la fe­cha, lo tie­ne cla­ro. “El ma­yor re­to siem­pre es el si­guien­te”. Es­ta­re­mos aten­tos.

A la dcha., Fran­ces­co Ca­rroz­zi­ni du­ran­te el shoo­ting de la nue­va cam­pa­ña de Ro­yal Hi­dea­way y una de las imá­ge­nes en la pis­ci­na. Ba­jo es­tas lí­neas, el fo­tó­gra­fo ita­liano po­sa en el mue­lle del ho­tel For­men­tor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.