DU BLÍN

Conde Nast Traveler (Spain) - - CUADERNO DE VIAJE - Ja­vier Zo­ri del Amo POR

Des­de que se ha con­ver­ti­do en el Si­li­con Va­lley eu­ro­peo, la ca­pi­tal ir­lan­de­sa es­tá más efer­ves­cen­te que nun­ca. Ho­te­les vi­bran­tes, ór­da­gos gas­tro­nó­mi­cos y des­ti­le­rías re­su­ci­ta­das sor­pren­den en una ur­be que, eso sí, no ha de­ja­do de ser pe­li­rro­ja.

DÓNDE DOR­MIR The Dean

33 Har­court Street the­dean­du­blin.ie des­de 145€ Una ne­ve­ra Smeg, un to­ca­dis­cos Mars­hall y una te­le­vi­sión con ac­ce­so gra­tui­to a Net­flix es­pe­ran en las cu­rio­sas ha­bi­ta­cio­nes de es­te ho­tel bou­ti­que. En sus paredes y pa­si­llos cuel­gan obras de ar­te con­tem­po­rá­neo co­mi­sa­ria­das por el ar­tis­ta ur­bano Ja­mes Ear­ley. Es­ta pu­jan­za cul­tu­ral, jun­to a su te­rra­za Sop­hie’s, lo ha con­so­li­da­do co­mo un po­lo crea­ti­vo más en la in­quie­ta Har­court Street.

Iveagh Gar­den Ho­tel

72/74 Har­court Street iveagh­gar­den­ho­tel.ie des­de 130€ Abier­to el pa­sa­do mes de fe­bre­ro, es­te fla­man­te es­ta­ble­ci­mien­to es to­do lo que se pue­de es­pe­rar de un ho­tel mo­derno: un di­se­ño ac­tua­li­za­do y co­lo­ri­do fir­ma­do por John Duffy, un res­tau­ran­te res­pe­ta­ble y una ubi­ca­ción sig­ni­fi­ca­ti­va. Y es que sus ha­bi­ta­cio­nes más ex­clu­si­vas tie­nen vis­tas al jar­dín Iveagh, el ver­gel pri­va­do que Art­hur Guin­ness (sí, el de la cer­ve­za) te­nía jun­to a su ca­sa y que hoy en día es un tran­qui­lo par­que aún se­cre­to pa­ra mu­chos du­bli­ne­ses.

Brooks Ho­tel

62 Drury Street brooks­ho­tel.ie des­de 200€ Es­tar en el meo­llo no de­be ser un sal­vo­con­duc­to pa­ra des­cui­dar­se. Un man­tra que ha he­cho de es­te ho­tel una op­ción per­fec­ta pa­ra mez­clar el am­bien­ta­zo de Drury Street y al­re­de­do­res con el lu­jo y el con­fort. Sus re­no­va­das ha­bi­ta­cio­nes res­pi­ran di­se­ño ho­ga­re­ño, mien­tras que su bar Jas­mi­ne pre­su­me de ser el pri­mer Great Whisky Bar de Ir­lan­da, in­clui­do en la pres­ti­gio­sa pu­bli­ca­ción Whisky Mag. Ade­más, ofre­ce a to­dos sus hués­pe­des un smartphone pa­ra usar du­ran­te la es­tan­cia y no gas­tar da­tos.

Dylan Ho­tel

East­mo­re­land Pla­ce dylan.ie des­de 300€ Un cla­ro ejem­plo de que la so­fis­ti­ca­ción victoriana no es­tá ob­so­le­ta. En es­ta an­ti­gua es­cue­la de en­fer­me­ras, los te­chos al­tos y los am­plios es­pa­cios se ale­gran con co­lo­res cá­li­dos y mue­bles un tan­to re­bus­ca­dos que le dan un ca­rac­ter pro­pio a ca­da es­tan­cia. Cuen­ta con una te­rra­za don­de se sir­ven los brunchs más co­di­cia­dos de la ciu­dad, siem­pre que el tiem­po acom­pa­ñe.

The Cla­ren­ce

6-8 We­lling­ton Quay the­cla­ren­ce.ie des­de 120€ Los mi­tó­ma­nos cru­zan sus puer­tas con la es­pe­ran­za de ver a Bono, can­tan­te de U2, re­gen­tan­do su pro­pio es­ta­ble­ci­mien­to. Muy po­cos, por no de­cir nin­guno, lo con­si­guen. El res­to de los mor­ta­les tie­ne el ali­cien­te de alo­jar­se en el ho­tel más ele­gan­te de Tem­ple Bar. Sus dos fa­cha­das ejem­pli­fi­can es­ta adic­ti­va bi­po­la­ri­dad: por un la­do, la de Es­sex St., con sus ai­res de ca­lle­jón ca­na­lla, sus pubs y ba­re­tos; y por el otro, la que mi­ra al río Lif­fey, de es­ti­lo geor­giano y ven­ta­na­les co­mo mi­ra­do­res.

DÓNDE CO­MER Fa­de Street So­cial

4 Fa­de Street fa­des­treet­so­cial.com El te­le­vi­si­vo (Mas­ter)chef Dylan McG­rath cuen­ta con to­do un im­pe­rio de res­tau­ran­tes. Su úl­ti­ma aper­tu­ra, es­te es­pa­cio de rit­mo fre­né­ti­co, ra­cio­nes me­dia­nas idea­les pa­ra com­par­tir y vi­nos mo­der­nos con los que aco­plar­se al dia­pa­són de una de las ca­lles más ani­ma­das de la ciu­dad. El re­sul­ta­do es ex­ce­len­te, con un ser­vi­cio im­pe­ca­ble pe­se a la al­ta de­man­da y un re­ce­ta­rio en el que los pro­duc­tos ir­lan­de­ses, es­pe­cial­men­te las car­nes, se su­bli­man sin ar­ti­ma­ñas. Y to­do el mun­do es fe­liz tras­la­dan­do la ener­gía de los pubs a la me­sa.

The Win­ding Stair

40 Lo­wer Or­mond Quay win­ding-stair.com Su car­ta de pre­sen­ta­ción es pro­me­te­do­ra: un res­tau­ran­te de as­pec­to añe­jo si­tua­do en­ci­ma de una li­bre­ría. Lo que po­dría ser un rin­cón pa­ra apren­di­ces de es­cri­to­res con Mo­les­ki­ne en mano e ín­fu­las de Ya­tes (au­tor del ver­so que le da nom­bre a es­te es­pa­cio), en reali­dad es uno de los res­tau­ran­tes más ho­nes­tos de la ciu­dad. Una car­ta cor­ta de re­ce­tas lo­ca­les, pla­tos del día que son siem­pre un acier­to y un am­bien­te en el que la co­mi­da pre­lu­dia frases ins­pi­ra­do­ras. Apun­tar­las o no, de­pen­de de ca­da co­men­sal.

The Pig’s Ear

4 Nas­sau Street the­pig­sear.ie El he­cho de ocu­par los tres pi­sos de un edi­fi­co re­gio jun­to al Tri­nity Co­lle­ge ha­ce que los pri­me­ros mi­nu­tos aquí sean co­mo es­tar en ca­sa. Cuan­do des­fi­lan los pla­tos se descubre que lo que con­si­gue ha­cer Da­mien Der­win es aca­bar con cual­quier cli­ché ne­ga­ti­vo del re­ce­ta­rio gaé­li­co. Y es que es­te res­tau­ran­te es per­fec­to pa­ra fun­dir­se con foo­dies lo­ca­les que bus­can vol­ver a la ca­sa de su abue­la y sor­pren­der­se con las pre­pa­ra­cio­nes, al­go afran­ce­sa­das, de los clá­si­cos de la isla, co­mo su es­pec­ta­cu­lar pas­tel de cor­de­ro.

Brot­her Hub­bard

153 Ca­pel Street brot­her­hub­bard.ie Ja­mes y Ga­rrett lo de­ja­ron to­do, apa­ña­ron el ma­cu­to y se de­di­ca­ron a re­co­rrer el Su­des­te Asiá­ti­co y Aus­tra­lia du­ran­te dos años. En el pri­mer des­tino apren­die­ron a co­ci­nar y do­mi­nar to­do ti­po de es­pe­cias y ve­ge­ta­les. En el se­gun­do, a ges­tio­nar una ca­fe­te­ría al es­ti­lo de Mel­bour­ne, una es­pe­cie de edén pa­ra los ba­ris­tas ir­lan­de­ses. El re­sul­ta­do es un lo­cal que na­ció ofre­cien­do só­lo ca­fés y que ha cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en un res­tau­ran­te ale­gre cu­yas co­mi­das se lle­nan de ve­ge­ta­ria­nos, gen­te jo­ven y du­bli­ne­ses que bus­can un bo­ca­do di­fe­ren­te, sano y a buen pre­cio.

Do­llard & Co

2-5 We­lling­ton Quay do­llar­dand­co.ie Cuan­do un gas­tro­mer­ca­do no su­cum­be a la vo­rá­gi­ne tu­rís­ti­ca ni a la ti­ra­nía de las mar­cas ali­men­ti­cias su­ce­den co­sas co­mo es­ta maravilla. Pues­tos de que­sos, pes­ca­dos, em­bu­ti­dos y car­nes ir­lan­de­sas que han caí­do en la moda de la ma­du­ra­ción se acom­pa­ñan de una ba­rra don­de con­ver­tir la sa­li­va­ción en bo­ca­do. Per­fec­to pa­ra ha­cer un des­can­so y pe­car en cual­quier mo­men­to del día y de la no­che, ya que su horno de piz­zas abre has­ta que cie­rran los pubs.

Ga­llag­her’s Boxty Hou­se

20-21 Tem­ple Bar boxty­hou­se.ie Ha­ce un cuar­to de si­glo, el bueno de Pá­draic Óg Ga­llag­her tra­jo de su con­da­do na­tal de Lei­trim una pas­ta de pa­ta­ta lla­ma­da boxty que ha per­fec­cio­na­do y me­jo­ra­do con los años. Hoy en día se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia en Tem­ple Bar, tan­to por es­ta re­ce­ta co­mo por otros pla­tos ir­lan­de­ses que aquí se mo­der­ni­zan y re­ju­ve­ne­cen.

DE­SA­YU­NOS Y ME­RIEN­DAS Two Pups Cof­fee 74 Fran­cis Street

The Li­ber­ties vi­ve ese mo­men­to de dul­ce gen­tri­fi­ca­ción y el ori­gen de to­do se en­cuen­tra en es­ta ca­fe­te­ría. En ape­nas dos años, es­te es­ta­ble­ci­mien­to ha pa­sa­do de ser una es­qui­ni­ta en me­dio de tien­das de ropa vin­ta­ge a ocu­par to­dos los es­pa­cios de la plan­ta ba­ja del in­mue­ble. ¿Su se­cre­to? Un ca­fé de­li­cio­so, unas tar­tas ca­se­ras es­pec­ta­cu­la­res y, por en­ci­ma de to­do, su ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­tir­se en un es­pa­cio de so­cia­bi­li­za­ción sin al­cohol, al­go que en Ir­lan­da ha­ce no tan­to era una qui­me­ra.

Bew­ley’s Graf­ton Street

78- 79 Graf­ton Street bew­leys.com De la im­por­ta­do­ra de té que desafió a la to­do­po­de­ro­sa Com­pa­ñía Bri­tá­ni­ca de las In­dias Orien­ta­les que­da es­te fas­tuo­so ca­fé que, pe­se a ha­ber si­do renovado ha­ce unos años, man­tie­ne su en­can­to añe­jo. Pla­tos dul­ces y sa­la­dos y, so­bre to­do, una am­plia va­rie­dad de be­bi­das ca­lien­tes que se dis­fru­tan ba­jo las im­pre­sio­nan­tes vi­drie­ras del ar­tis­ta Harry Clar­ke.

South An­ne Street

Ba­rrio Du­blin 2, en­tre Craf­ton Street y Daw­son Street Es­ta cén­tri­ca ca­lle­jue­la ha lo­gra­do des­te­rrar a los pubs a ba­se de ca­fé. En sus ace­ras alo­ja dos re­fe­ren­tes: Du­blin Ba­ris­tas Club (en el nú­me­ro 19) y Cof­fee An­gel (nú­me­ro 16). Mien­tras que el pri­me­ro se po­dría con­si­de­rar el Mi­chael Co­llins de es­ta re­vo­lu­ción to­rre­fac­ta, el se­gun­do es una cla­ra de­mos­tra­ción de que di­se­ño, mo­der­ni­dad y au­ten­ti­ci­dad no son in­com­pa­ti­bles.

Vin­ta­ge Tea Tours

Pun­to de en­cuen­tro en Cus­tom Hou­se Quay vin­ta­ge­tea­tours.ie La in­ca­li­fi­ca­ble idea de mon­tar un sa­lón de té en un clá­si­co au­to­bús lon­di­nen­se de dos plan­tas que cir­cu­la por los rin­co­nes más em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad es ya to­do un éxi­to, so­bre to­do en­tre el pú­bli­co ir­lan­dés. ¿Las ra­zo­nes? Una exquisita se­lec­ción de los me­jo­res sánd­wi­ches y dul­ces de la ciu­dad y un am­bien­te más dis­tin­gui­do de lo es­pe­ra­do.

VI­SI­TA Y CA­TA Guin­ness Sto­rehou­se

St Ja­mes’s Ga­te guin­ness-sto­rehou­se.com Aquí em­pe­zó to­do: la ex­por­ta­ción ir­lan­de­sa, el desa­rro­llo in­dus­trial de la ciu­dad y, por su­pues­to, el tu­ris­mo po­pu­lar. La se­de de es­ta cer­ve­ce­ra si­gue sien­do una atrac­ción gas­tro­nó­mi­ca y cul­tu­ral in­dis­pen­sa­ble gra­cias su mez­cla de edi­fi­cio an­ti­guo, tec­no­lo­gía y gran­des vis­tas.

Tee­ling Dis­ti­llery

13-17 New­mar­ket tee­ling­dis­ti­llery.com Su aper­tu­ra en 2015 en el Gol­den Trian­gle, el mí­ti­co ba­rrio de des­ti­le­rías de Du­blín, fue to­do un acon­te­ci­mien­to. Al fin y al ca­bo, ha­bían pa­sa­do 125 años des­de la úl­ti­ma inau­gu­ra­ción de una fá­bri­ca de whisky en la ciu­dad, un hi­to que de­mues­tra que la tri­ple des­ti­la­ción vuel­ve a es­tar de moda. Vi­si­tar­la es co­no­cer sin ar­ti­fi­cios, ni dia­po­ra­mas, ni reali­da­des au­men­ta­das el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de es­ta be­bi­da y, de pa­so, tes­tar los ma­ti­ces que le apor­ta al tra­go fi­nal ca­da ba­rri­ca y ca­da ti­po de mal­ta y de grano.

Pear­se Lyons Dis­ti­llery

121-122 Ja­mes Street pear­sel­yons­dis­ti­llery.com De­trás de la úl­ti­ma gran aper­tu­ra en la ciu­dad hay ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se, al­go que se no­ta cuan­do se acu­de a las coordenadas de su se­de. Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción es que se en­cuen­tra den­tro de la an­ti­gua igle­sia de Saint John, res­tau­ra­da pa­ra la oca­sión con el fin de aña­dir­le res­plan­dor sa­cro a los alam­bi­ques. Des­pués es­tá la con­ver­sión en un show de ca­da pro­ce­so de des­ti­la­ción, lo que lo trans­for­ma en una es­pe­cie de Dis­ney­land pa­ra aman­tes de es­ta be­bi­da. En de­fi­ni­ti­va, un es­pec­tácu­lo pa­ra te­xa­nos que cual­quie­ra pue­de dis­fru­tar.

Ja­me­son Dis­ti­llery

Bow Street ja­me­sonw­his­key.com Su chi­me­nea de la­dri­llo ahu­ma­do si­gue sien­do el ras­ca­cie­los más icó­ni­co del ba­rrio de Smith­fields. Y, tam­bién, una de las po­cas re­li­quias que que­dan de una des­ti­le­ría trans­for­ma­da en atrac­ción que, en su re­cien­te re­for­ma, ha cam­bia­do los guías por pro­yec­cio­nes mul­ti­me­dia po­lí­glo­tas. Eso sí, el am­bien­te, el bar y la al­ga­ra­bía si­guen in­tac­tos.

DÓNDE BE­BER O’Do­nog­hue’s

15 Ma­rrion Raw odo­nog­hues.ie Huel­ga de­cir que Du­blín tie­ne más pubs que pa­pe­le­ras y que, por nor­ma ge­ne­ral, to­dos cum­plen los al­tos es­tán­da­res ir­lan­de­ses: mú­si­ca en di­rec­to, ba­rras de ma­de­ra y fe­li­gre­ses par­lan­chi­nes. No obs­tan­te, si hay que ele­gir uno que se dis­tin­ga por man­te­ner su esen­cia a ra­ja­ta­bla, ese es O’Do­nog­hue’s, un ga­ri­to co­mo los de an­ta­ño don­de las can­cio­nes gaé­li­cas y las cer­ve­zas de gri­fo no han su­cum­bi­do a nin­gu­na epi­de­mia co­mer­cial.

No. 27 Bar & Loun­ge

27 St. Step­hen’s Green shel­bour­ne­di­ning.ie Ha­ce ape­nas una dé­ca­da, en Du­blín no ha­bía ma­yor li­tur­gia noc­tur­na que la de al­ter­nar pin­tas con

chu­pi­tos has­ta que el cuer­po aguan­ta­se. Por suer­te, lo­ca­les co­mo es­te bar, ubi­ca­do den­tro del ho­tel The Shel­bour­ne, han so­fis­ti­ca­do los tra­gos a gol­pe de buen am­bien­te y me­jo­res cóc­te­les; en­tre los que rei­nan los des­ti­la­dos in­fu­sio­na­dos con aro­mas ir­lan­de­ses.

Pe­ru­ke & Pe­ri­wigs

31 Daw­son Street pe­ru­ke.ie Tie­ne as­pec­to de pub li­te­ra­rio has­ta que las re­ti­nas se di­la­tan al mi­rar su car­ta de com­bi­na­dos. Es en­ton­ces cuan­do las re­fe­ren­cias a Wil­de y a Joy­ce se sus­ti­tu­yen por nom­bres de mú­si­cos y ala­ban­zas a las mez­clas y ma­ti­ces de sus so­fis­ti­ca­das crea­cio­nes. Per­fec­to pa­ra una ci­ta fe­tén.

The Bar With No Na­me

3 Fa­de Street no­na­me­bar­du­blin.com Es­to es lo que pa­sa cuan­do se te va de las ma­nos una fies­ta en tu pi­so. Al me­nos, esa es la sen­sa­ción que trans­mi­te es­te enor­me apar­ta­men­to en el que só­lo unas enor­mes ba­rras se­pa­ran los con­cep­tos de ho­gar y dis­co­te­ca. Lo de­más es mú­si­ca al­ta, un am­bien­te di­ver­ti­do sin chi­qui­lla­das y be­bi­das a buen pre­cio en el co­ra­zón de la fies­ta du­bli­ne­sa.

DE COM­PRAS The Po­wers­court Cen­tre

59 Wi­lliam Street South po­wers­court­cen­tre.ie La que fue­ra la re­si­den­cia de Ri­chard Wing­field, ter­cer viz­con­de de Po­wers­court, es hoy un in­dis­pen­sa­ble con­jun­to de tien­das pa­ra to­dos los gus­tos. Las más des­ta­ca­das son Ar­ti­cle, un com­ple­jo don­de se ven­de lo me­jor del di­se­ño de ob­je­tos ir­lan­dés; Ar­tium, una bou­ti­que que ha­ce lo pro­pio con los mo­dis­tos jó­ve­nes; y L. Mu­lli­gan, un fas­ci­nan­te mues­tra­rio de whiskys de to­do el mun­do en el que se or­ga­ni­zan pe­rió­di­ca­men­te ca­tas y otras ci­tas.

In­di­go & Cloth

9 Es­sex Street in­di­goand­cloth.com Tem­ple Bar tie­ne una fa­ce­ta crea­ti­va in­sos­pe­cha­da tal y co­mo de­mues­tra la Ga­le­ría de Fo­to­gra­fía Ir­lan­de­sa y el Mu­seo del Rock. Y tam­bién tien­das co­mo es­ta, una bou­ti­que de moda mas­cu­li­na con ca­fe­te­ría en su plan­ta ba­ja que ha lo­gra­do con­so­li­dar­se tras on­ce años en el es­ca­pa­ra­te a ba­se de bue­nos di­se­ños y unos pre­cios mo­de­ra­dos.

In­dustry & Co

41 Drury Street in­dustryand­co.com Otra mez­cla per­fec­ta en­tre tar­tas y com­pras, aun­que en es­te ca­so lo que ro­dea a los mac­chia­to son mue­bles y pro­duc­tos del ho­gar, en su ma­yo­ría fa­bri­ca­dos en Ir­lan­da, con los que es muy ten­ta­dor po­ner los cuer­nos al om­ni­pre­sen­te es­ti­lo nór­di­co.

Jam Art Fac­tory

64 Pa­trick Street ja­mart­fac­tory.com Pa­ra to­do aquel que bus­que un sou­ve­nir ori­gi­nal, es­ta tien­da de ar­tis­tas y di­se­ña­do­res grá­fi­cos ir­lan­de­ses ofre­ce un sin­fín de lá­mi­nas en las que se sin­te­ti­za la in­quie­tud crea­ti­va de Du­blín. Por­que, más allá de pos­ta­les un­der­ground de la ciu­dad, en las paredes de su cen­tral, en The Li­ber­ties, cuel­gan crea­cio­nes con­tes­ta­ta­rias y re­tra­tos sub­ur­ba­nos tan hip­nó­ti­cos co­mo in­tere­san­tes.

Fran­cis Street

The Li­ber­ties, en­tre The Coom­be St. y Han­no­ver Lane Las in­du­da­bles co­ne­xio­nes en­tre lo ru­ral y lo ur­bano y en­tre tra­di­ción y mo­der­ni­dad de las que pre­su­me Ir­lan­da tie­nen en el ne­go­cio de an­ti­güe­da­des un au­tén­ti­co fi­lón. Por eso, cu­rio­sear los es­ca­pa­ra­tes de es­pa­cios co­mo Johns­ton An­ti­ques (en el nú­me­ro 70), Mar­tin Fen­nelly (en el 60) o Yeats Country An­ti­ques (en el 68), per­mi­te en­con­trar au­tén­ti­cas jo­yas vin­ta­ge.

NO TE PIER­DAS EPIC The Irish Emi­gra­tion Museum

Cus­tom Hou­se Quay epicchq.com; 14€ En es­te mo­derno cen­tro in­ter­ac­ti­vo se mues­tra có­mo fue la diás­po­ra ir­lan­de­sa. A tra­vés de di­ver­sas sa­las, se apren­den co­sas co­mo que el ori­gen del cla­qué es­tá en las dan­zas gaé­li­cas, que Rihan­na tie­ne un ape­lli­do ir­lan­dés (Fenty), o que el ár­bol ge­nea­ló­gi­co de Oba­ma guar­da ra­mas pe­li­rro­jas.

Ga­le­ría Na­cio­nal de Ir­lan­da

Me­rrion Squa­re na­tio­nal­ga­llery.ie en­tra­da gra­tui­ta Tras una con­cien­zu­da y de­li­ca­da re­no­va­ción y am­plia­ción, la gran ga­le­ría de ar­te del país se ha con­ver­ti­do en el mu­seo que Ir­lan­da me­re­cía y don­de ar­tis­tas lo­ca­les com­par­ten pa­red con Ve­láz­quez, Ver­meer o Pi­cas­so.

La ele­gan­cia ac­tua­li­za­da del bar del Dylan Ho­tel.

Ar­te ca­lle­je­ro has­ta en el ca­be­ce­ro, en el ho­tel The Dean.

Ho­nes­ti­dad, co­ci­na de mer­ca­do y buen am­bien­te en The Win­ding Stair.

Ga­llag­her’s Boxty Hou­se o có­mo rein­ven­tar los clá­si­cos ir­lan­de­ses.

Ja­me­son Dis­ti­llery: mis­ma esen­cia, más tec­no­lo­gía.

Pa­sa­do y fu­tu­ro se dan ci­ta en la re­no­va­da Ga­le­ría Na­cio­nal de Ir­lan­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.