Tu­lum

En chan­clas y ta­pa­rra­bos. En Tu­lum, de ha­ber un dress code, se­ría ese. Has­ta es­te pue­ble­ci­to de la cos­ta de Yu­ca­tán via­ja­mos con Pa­co León pa­ra em­bria­gar­nos de na­tu­ra­le­za sal­va­je y buen gus­to.

Conde Nast Traveler (Spain) - - CONTENIDOS - ge­ma mon­roy Ri­car­do ramos Je­sús va­cas Tex­to Fo­tos Es­ti­lis­mo

A Pa­co León, que es­tre­na Ar­de Ma­drid es­te mes, le en­tra una pa­cha­ma­ma muy fuer­te en es­te pa­raí­so de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Por eso se es­ca­pa allí siem­pre que pue­de, es­ta vez con no­so­tros.

En­tras en una galería de ar­te en me­dio de la sel­va, des­cal­zo, por­que aquí vas a to­das par­tes des­cal­zo, y te en­tra una pa­cha­ma­ma muy fuer­te

“Ata­rea­di­llo”, po­ne en el es­ta­do What­sapp de Pa­co León. To­do un eu­fe­mis­mo si te­ne­mos en cuen­ta que el ac­tor y di­rec­tor se­vi­llano se en­cuen­tra in­mer­so en ple­na pro­mo­ción de Ar­de Ma­drid, la se­rie que se es­tre­na es­te mes de no­viem­bre y a la que es más que pro­ba­ble que ya te ha­yas en­gan­cha­do cuan­do leas es­tas lí­neas. “No se tra­ta de un bio­pic so­bre Ava Gard­ner”, nos acla­ra. “Ella es un per­so­na­je más, la ex­cu­sa pa­ra ha­blar so­bre la dol­ce vi­ta ma­dri­le­ña, so­bre la li­ber­tad y la ca­len­tu­ra de la Es­pa­ña de los años 60. ¿Sa­bías que Fe­lli­ni se ins­pi­ró en la vi­da de Ava Gard­ner en Ma­drid pa­ra su Dol­ce Vi­ta?”. Ade­más, ya es­tá tra­ba­jan­do en la pre­pro­duc­ción de la se­gun­da tem­po­ra­da y pre­pa­ra las ma­le­tas pa­ra mar­char­se de nue­vo a Mé­xi­co a ro­dar la se­gun­da par­te de La ca­sa de las flo­res, en la que in­ter­pre­ta a una tran­se­xual. “Me en­can­ta Mé­xi­co. Tie­ne una ener­gía muy es­pe­cial. Se mue­re con tan­ta fa­ci­li­dad que se vi­ve aún más in­ten­sa­men­te”. Es­tá desean­do vol­ver, re­co­no­ce. “So­bre to­do pa­ra es­ca­par­me unos días a Tu­lum”.

Lo de Pa­co con Tu­lum fue amor a pri­me­ra vis­ta. Lo des­cu­brió ha­ce año y me­dio y des­de en­ton­ces ya ha es­ta­do tres ve­ces, la úl­ti­ma de la mano de Con­dé Nast Tra­ve­ler. “Des­de el pri­mer día me en­ve­ne­né de Tu­lum”, y sus ojos se ha­cen más gran­des, más azul Ca­ri­be, más ver­de ce­no­te. “Mi­ra que soy ur­ba­ni­ta, pe­ro me en­tra una pa­cha­ma­ma muy gran­de cuan­do es­toy allí”, con­fie­sa mien­tras se le po­ne la piel de gallina al re­cor­dar sus días en es­te pue­ble­ci­to de la pe­nín­su­la de Yu­ca­tán. Si­tua­do allá don­de la ca­rre­te­ra de Can­cún se es­tre­cha has­ta con­ver­tir­se en una pis­ta de tie­rra, jus­to an­tes de en­trar en la re­ser­va de la biosfera de Sian Ka’an, Tu­lum, si le de­jas, te atrapa y te da la vuel­ta a los cha­kras. “A mí esa na­tu­ra­le­za me ero­ti­za. To­do el día en ta­pa­rra­bos, me­dio en pe­lo­tas, asil­ves­tra­do co­mo Mow­gli, y con la bi­ci­cle­ta de un si­tio a otro pro­ban­do unos ta­cos que ni te los crees de lo ri­cos que es­tán”. Es­ca­lo­fríos. “Esa com­bi­na­ción de na­tu­ra­le­za sal­va­je y gus­to ex­qui­si­to y con esa ca­li­dad en el ser­vi­cio, no creo que exis­ta en mu­chas par­tes”, con­ti­núa. “En Tu­lum hay tien­das y res­tau­ran­tes que es­pe­ra­rías en­con­trar en Brooklyn o Es­to­col­mo”. Des­de lue­go, en po­cos lu­ga­res es po­si­ble dar con una ham­bur­gue­se­ría con un ce­no­te en el jar­dín o con una galería de ar­te mo­derno per­di­da en la sel­va.

A un la­do de la ca­rre­te­ra, so­bre la are­na de la pla­ya, se su­ce­den los ho­te­les, dis­cre­tos pu­ña­dos de ca­ba­ñas que se asoman en­tre las pal­me­ras pa­ra mi­rar de fren­te al mar. Al otro, en­con­tran­do su lu­gar en­tre la den­sa jun­gla, res­tau­ran­tes sin mantel en los que chefs de pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal ex­pe­ri­men­tan con in­gre­dien­tes lo­ca­les de los que no ha­bían ni si­quie­ra ha­blar –ha­ce un año, Re­né Red­ze­pi eli­gió es­te pue­blo pa­ra mon­tar su ter­cer No­ma

pop-up–, y tien­das cu­yos di­se­ños cau­san sen­sa­ción en las fies­tas de Los Án­ge­les. “Es que en Tu­lum hay ni­ve­lón. Es ca­ro, por­que ba­ra­to no es, pe­ro me­re­ce ca­da pe­so que pa­gas”.

Las puer­tas de en­tra­da son chi­qui­tí­si­mas y dis­cre­tas, con ca­mi­nos ca­mu­fla­dos en­tre la ve­ge­ta­ción que crean una sen­sa­ción de mis­te­rio...

Aho­ra, es­tos días, el res­tau­ran­te de mo­da es Ar­ca, nos cuen­ta Pa­co –su chef es Jo­se Luis Hi­nos­tro­za, un ex-No­ma–, y se le ha­ce la bo­ca agua al acor­dar­se del ca­bri­to asa­do al fue­go, “cru­jen­te y muy ju­go­so”, que co­mió en uno de los tres res­tau­ran­tes del ho­tel Be Tu­lum. “Me alo­jé allí un par de no­ches y otras dos en La Va­li­se. Am­bos es­pec­ta­cu­la­res, muy lu­jo­sos, pe­ro in­creí­ble­men­te dis­cre­tos. Y con una ar­qui­tec­tu­ra cui­da­dí­si­ma. No es só­lo de­co­ra­ción de in­te­rio­res, cua­tro co­si­tas de mim­bre y ya, no: aquí se no­ta la ca­li­dad de los ma­te­ria­les”. Pa­co re­co­no­ce que, con la edad, se ha vuel­to de mo­rro fino. “Es que ya no me da igual, la ex­pe­rien­cia no es la mis­ma. Me fi­jo mu­cho en las co­sas bo­ni­tas, en la ca­li­dad. Me fli­po con una si­lla o con una me­sa. Es una sen­sa­ción. Aho­ra que es­tá to­do tan glo­ba­li­za­do, lo que más apre­cio es que la de­co­ra­ción y la ar­qui­tec­tu­ra me ha­blen del lu­gar”.

Y si de de­ta­lles y de ma­te­ria­les ha­bla­mos, Pa­co se que­da con su sui­te del ho­tel Be Tu­lum. “Llo­ré al mar­char­me. Mi ha­bi­ta­ción era un úni­co es­pa­cio, con paredes de cris­tal que da­ban a una pis­ci­na in­fi­nity pri­va­da, to­da ro­dea­da de sel­va y de mar, con una ba­ñe­ra de pie­dra ba­li­ne­sa pu­li­da y un cuar­to de ba­ño me­dio den­tro, me­dio fue­ra... La pis­ci­na era de au­tén­ti­ca lu­ju­ria, pa­ra ro­dar pe­lí­cu­las porno”, se ríe. “Yo me res­tre­ga­ba por las es­qui­nas, re­vol­cán­do­me co­mo los ga­tos pa­ra sen­tir la ha­bi­ta­ción”. Tan­to es así que, se­ma­nas más tar­de, re­ci­bió un men­sa­je de Cris­ti­na Pe­dro­che y Da­vid Mu­ñoz, alo­ja­dos en la mis­ma ha­bi­ta­ción: “To­da­vía hue­le a ti”.

Es evi­den­te que Pa­co es dis­fru­tón, y que se ha­ce ami­gos con fa­ci­li­dad. “El otro día pen­sa­ba que via­jar so­lo me sien­ta de ma­ra­vi­lla. Me pa­so la ma­yor par­te del tiem­po pa­ra fue­ra, ha­blan­do con to­do el mun­do y, al fi­nal, con es­to de la fa­ma, es­tás to­do el ra­to man­te­nien­do tu per­so­na­je. Pe­ro cuan­do via­jas so­lo, so­bre to­do si vas a lu­ga­res don­de pue­des ser anó­ni­mo, te lim­pias de to­do eso y po­nes a prue­ba tus ha­bi­li­da­des so­cia­les. Es co­mo ir so­lo a una fies­ta”. En Tu­lum, sin em­bar­go, lo di­fí­cil es no en­ta­blar con­ver­sa­ción con los des­co­no­ci­dos. “En­tras en un si­tio, di­ces ho­la y sa­les dan­do be­sos a to­do el mun­do”. Un no­che a Ca­sa Ja­guar, otra a Gi­tano, otra al Pa­si­to… “Pa­si­to Tun Tun es una pe­que­ña mez­ca­le­ría con mú­si­ca en di­rec­to. Es un si­tio real­men­te es­pe­cial. Va gen­te muy va­rio­pin­ta y no exis­te el postureo que hay en otros si­tios. Por­que, re­co­noz­cá­mos­lo, a ve­ces Tu­lum pue­de ser un po­co Mar­be­lla”. ¿Se es­ta­rá mu­rien­do de éxi­to, qui­zá? “No, no creo. Aquí son to­dos hip­pie-pi­jos, gen­te con re­cur­sos pe­ro con una con­cien­cia me­dioam­bien­tal muy desa­rro­lla­da y sin­ce­ra”.

¿Pró­xi­mos via­jes? “No co­noz­co na­da de Asia ni de Áfri­ca, pe­ro aho­ra mis ob­je­ti­vos, tam­bién pro­fe­sio­na­les, es­tán pues­tos en Amé­ri­ca. Quie­ro ha­cer las Amé­ri­cas, co­mo las fol­cló­ri­cas. Mé­xi­co y Ar­gen­ti­na ya son un po­co ca­sa. Pe­ro aho­ra es­toy co­mo lo­co por via­jar a Chi­le, a Pe­rú… Y por vol­ver a Tu­lum”, in­sis­te.

Aba­jo, Pa­co León en el ho­tel La Va­li­se: fren­te a uno de sus es­pa­cios co­mu­nes y en la ca­ma de su ca­ba­ña. A la iz­da., ex­te­rior de una de las sui­tes del ho­tel Be Tu­lum. Págs. an­te­rio­res, en la re­ser­va de Sian Ka’an, Be Tu­lum al­qui­la una ca­sa en­tre el mar y la la­gu­na que Pa­co ca­li­fi­ca co­mo “obs­ce­na, en el me­jor sen­ti­do de la pa­la­bra”.

Arri­ba, sa­lu­da­ble fes­tín en los res­tau­ran­tes del ho­tel Be Tu­lum. A la dcha., Pa­co León con ca­mi­sa ma­rrón de Mas­si­mo Dut­ti en una de las te­rra­za de la ca­sa de Be Tu­lum en la re­ser­va de Sian Ka’an. Págs. an­te­rio­res, de­co­ra­ción que ha­bla del lu­gar en la mis­ma pro­pie­dad; y el ar­tis­ta, con ca­mi­sa es­tam­pa­da de San­dro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.