En el nom­bre del es­pí­ri­tu

En la re­gión de Um­bría hay una al­dea cus­to­dia­da por un guar­dián de la be­lle­za: el di­se­ña­dor Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli.

Conde Nast Traveler (Spain) - - INSPIRACIÓN - C. LA­GU­NA

“Man­dar mails a la una de la ma­dru­ga­da es una en­fer­me­dad”, di­ce Bru­ne­llo Cu­ci­ne­lli, cu­yo nom­bre a par­tir de aho­ra nos evo­ca­rá mu­cho más que el sua­ve tac­to de sus co­di­cia­das pren­das de cash­me­re. “Pue­de que aho­ra el lu­jo sea lle­var una vi­da pri­va­da aje­na al smartp­ho­ne. No hay dig­ni­dad en no te­ner secretos”, aña­de el em­pre­sa­rio, na­ci­do en 1953 en Cas­tel Ri­go­ne. Es­tá resuelto a con­ver­tir el rui­do di­gi­tal en vir­tud que les per­mi­ta a él y a sus tra­ba­ja­do­res vi­vir en un lu­gar co­mo So­lomeo. El di­se­ña­dor ini­ció ha­ce años un via­je es­pi­ri­tual que to­mó for­ma en dos co­sas (que son la mis­ma): la con­vic­ción de que la in­te­gri­dad mo­ral y eco­nó­mi­ca en el tra­ba­jo es cru­cial, y la res­tau­ra­ción de es­te pue­blo me­dio aban­do­na­do, re­le­ga­do a su­bur­bio. Su ori­gen se re­mon­ta al si­glo XII y hoy ha re­cu­pe­ra­do su tra­di­ción de pro­du­cir acei­te, grano y vino. “No que­ría cam­biar el pai­sa­je. Nos em­pe­ña­mos en cons­truir co­sas y, a ve­ces, só­lo hay que lo­grar que la tie­rra vuel­va a dar fru­to”, ex­pli­ca Cu­ci­ne­lli, que as­pi­ra a que se ha­ga lo mis­mo en otras par­tes de Ita­lia y del mun­do. “Ne­ce­si­ta­mos vol­ver a las gran­des ideas, a la fi­lo­so­fía, a la re­li­gión. Quie­ro be­ne­fi­cios, pe­ro con un pro­ce­so éti­co. No pue­do ro­bar el al­ma de mis em­plea­dos, qui­tar­les tiem­po de mi­rar el cie­lo”.

Es ten­ta­dor re­con­ci­liar­se con el Uni­ver­so vien­do la es­pec­ta­cu­lar pues­ta de sol y es­cu­chan­do las cam­pa­nas de la igle­sia de San Bar­to­lo­mé an­te la mi­ra­da de la mon­ta­ña “glo­rio­sa” que fue du­ran­te si­glos es­pí­ri­tu pro­tec­tor de So­lomeo. Un bos­que de ro­bles, pi­nos, fres­nos y ci­pre­ses en­mar­ca la vis­ta de Pe­ru­gia. Nos ro­dean cen­te­na­res de pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do, a los que Cu­ci­ne­lli pre­di­ca su pa­la­bra, plas­ma­da en el li­bro El sue­ño de So­lomeo (Ed. Fel­tri­ne­lli). “Sois pe­rio­dis­tas, es­cri­bid al­go que in­ci­te a res­pe­tar­nos los unos a los otros”. Amén.

De arri­ba aba­jo y de iz­da. a dcha., el tea­tro, un mo­nu­men­to a la cul­tu­ra se­cu­lar, la bo­de­ga, el an­fi­tea­tro, la igle­sia y el di­se­ña­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.