Ana­li­za­mos las ven­ta­jas de co­rrer de noche

El running cuen­ta con mu­chos adic­tos ac­tual­men­te, y en­tre es­tos, una gran ma­yo­ría op­ta por co­rrer de noche.

Corricolari es correr - - Visto en la Red - En www.es­tre­lla­di­gi­tal.es

Las ra­zo­nes son di­ver­sas. Bien por­que de­bi­do a su tra­ba­jo no dis­po­nen de otro ho­ra­rio pa­ra prac­ti­car de­por­te, por­que les gus­ta ya que las ca­lles sue­len es­tar más va­cías o, por­que en ve­rano ha­ce de­ma­sia­do ca­lor, por lo que co­rrer por la noche ga­ran­ti­za una tem­pe­ra­tu­ra un po­co más agra­da­ble. Co­rrer de noche no es pa­ra na­da ma­lo, co­mo se pue­de leer en a lgu­nos ar­tícu­los. Al co ntra ri o, su s be­ne­fi­cios son mu­chos. Sa­lir a co r rer de noche, tras una l a rga jor­na­da de tra­baj o, fa­vo­re­ce la l ibe­ra­ció n de to da s las ten­sio­nes acu­mu­la­das du­ran­te el día de tra­baj o, per­mi­tién­do­nos des­pués co­ger el sue­ño co n ma­yor fa­ci­li­dad y d es­can­sar me­jor, sin preo­cu­pa­cio­nes ron­dan­do por nues­tra ca­be­za. Por otro la­do, es el ho­ra­rio per­fec­to pa­ra evi­tar dis­trac­cio­nes. Cuan­do ha­bla­mos de co­rrer de noche, pue­de ser tam­bién a pri­me­ra ho­ra de la ma­ña­na, cuan­do aún la os­cu­ri­dad se apo­de­ra de las ca­lles. Du­ran­te es­tas ho­ras es di­fí­cil que sur­ja al­gún plan que no po­da­mos re­cha­zar. Nues­tro úni­co co­me­ti­do se­rá prac­ti­car de­por­te. Por tan­to, es más fá­cil po­der se­guir una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to con­ti­nuo. Si bien, co­rrer de noche pue­de ser muy sa­tis­fac­to­rio pa­ra mu­chos, tie­ne una gran pega. No to­dos los lu­ga­res por los que co­rre­mos es­tán bien ilu­mi­na­dos, por lo que es ne­ce­sa­rio con­tar con el equi­po ade­cua­do. Usar re­flec­ti­vos en la ro­pa y li n ter­nas f ro n tal es e n la ca b e za ha r á n qu e ev item o s ac­ci­den­tes in­ne­ce­sa­rios.

Exis­ten lin­ter­nas muy li g e ras pre p ara­da s pa ra la pr á ct ica de es­te de­por­te, co­mo las lin­ter­nas led ni­te­co­re. En cuan­to a la ro­pa, ca­si to­das las fir­mas de de­por­te que desa­rro­llen una lí­nea de running dis­po­nen de pren­das pro­vis­tas

de re­flec­ti­vos, pues co­mo he­mos di­cho al ini­cio de es­te ar­tícu­lo, co­rrer es­tá de mo­da. Tam­bién, si rea­li­za­mos de­por­te du­ran­te es­tos ho­ra­rios, te­ne­mos el lu­jo de te­ner las ca­lles y los par­qu es pa­ra no­sot ros so los, s in aglo­me­ra­cio­nes que nos im­pi­dan el pa­so o co­rrer al rit­mo que real­men­te desea­mos. Otra gran ven­ta­ja de co­rrer por las no­ches es que ten­dre­mos mu­cha ener­gía pa­ra gas­tar, de mo­do que que­ma­re­mos to­dos los alimentos in­ge­ri­dos du­ran­te el día. De es­te mo­do, ten­dre­mos más fuer­za pa­ra con­se­guir me­jo­res re­sul­ta­dos y, por otro la­do, que­ma­re­mos to­dos los hi­dra­tos de car­bono y gra­sas de las co­mi­das in­ge­ri­das.

en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, in­far­to y an­gi­na de pe­cho, pro­ble­mas res­pi­ra­to­rios… Su­ma y si­gue, tal y co­mo di­fun­den los es­pe­cia­lis­tas mé­di­cos. Pa­ra re­du­cir esos ki­los la so­lu­ción pa­sa por “con­su­mir más ca­lo­rías de las que se in­gie­ren, y pa­ra ello, la ali­men­ta­ción y el de­por­te son dos apo­yos fun­da­men­ta­les”, di­ce Car­los Ce­lis, en­tre­na­dor per­so­nal en Ap­tavs, y miem­bro y ase­sor de la Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la de En­tre­na­do­res Per­so­na­les y Fit­ness (FEEPYF). Aho­ra bien, en lo re­la­ti­vo a la ac­ti­vi­dad fí­si­ca: ¿qué de­bes ha­cer pri­me­ro? ¿Adel­ga­zar an­tes pa­ra co­rrer con cier­ta agi­li­dad y no da­ñar­te las ar­ti­cu­la­cio­nes? ¿O co­rrer di­rec­ta­men­te?

¿Qué di­ce el sen­ti­do co­mún?

Pro­ba­ble­men­te, que lo más idó­neo es adel­ga­zar an­tes. “Eso se­ría lo más re­co­men­da­ble”, ase­gu­ra el doc­tor Fer­nan­do Sanz Za­pa­ta, es­pe­cia­lis­ta en la Uni­dad de Ro­di­lla de la Clí­ni­ca Cem­tro de Ma­drid. “En­tien­do que el running re­sul­te atrac­ti­vo por lo ac­ce­si­ble que es, el es­ca­so des­em­bol­so eco­nó­mi­co en equi­pa­mien­to que pre­ci­sa, y el que no de­pen­de de ho­ra­rios co­mo el acu­dir a un gim­na­sio, por ejem­plo. Pe­ro es­to ha lle­na­do la con­sul­ta de per­so­nas con do­lo­res de ro­di­lla: a ve­ces, co­mo con­se­cuen­cia de le­sio­nes no co­no­ci­das por el pa­cien­te por­que eran asin­to­má­ti­cas; y otras, co­mo con­se­cuen­cia de ver­da­de­ras so­bre­car­gas ar­ti­cu­la­res”, afir­ma. La ló­gi­ca de adel­ga­zo pri­me­ro y lue­go ha­go ejer­ci­cio es, a prio­ri, aplas­tan­te si te­ne­mos en cuen­ta que, co­mo in­di­ca el doc­tor Sanz, “la can­ti­dad de car­ga que pa­sa por una ro­di­lla en la fa­se de apo­yo mo­no­po­dal su­po­ne mul­ti­pli­car por más de tres el pe­so de la per­so­na”. De tal for­ma que ca­da vez que tu cuer­po se apo­ya so­bre un pie cuan­do es­tás co­rrien­do, la car­ga real au­men­ta des­pro­por­cio­na­da­men­te. Si pe­sas 85 ki­los, por ejem­plo, tu cuer­po po­dría es­tar so­por­tan­do una fuer­za de 255 ki­los en ca­da zan­ca­da.

Afi­na la precaución

Sin em­bar­go, re­sul­ta que con un po­co de cau­te­la y hu­mil­dad to­do es po­si­ble. Y es que el so­bre­pe­so, por sí mis­mo, no es un ele­men­to da­ñino. “Cual­quie­ra de los ejer­ci­cios con­ven­cio­na­les que ha­ce­mos ha­bi­tual­men­te no tie­ne por qué ser no­ci­vo pa­ra las ro­di­llas”, afir­ma el doc­tor. Las fae­nas fí­si­cas y le­sio­nes sur­gen cuan­do con esos ki­los ex­tra rea­li­za­mos ejer­ci­cio sin ba­ra­jar cier­tas con­si­de­ra­cio­nes. “Hay otros fac­to­res, co­mo los erro­res de en­tre­na­mien­to que esa per­so­na ha­ya po­di­do co­me­ter (el más fre­cuen­te, por ejem­plo, que­rer pro­gre­sar de­ma­sia­do rá­pi­do), el mal ali­nea­mien­to de las ex­tre­mi­da­des in­fe­rio­res, in­clui­da la for­ma de pi­sar o usar un cal­za­do inade­cua­do”, enu­me­ra Sanz. Es­te úl­ti­mo, que pa­re­ce una tontería, no lo es. “Si ha­bla­mos de co­rrer, una per­so­na con so­bre­pe­so o con pro­ble­mas ar­ti­cu­la­res de­be­ría bus­car un cal­za­do con mu­cha amor­ti­gua­ción”, acon­se­ja el en­tre­na­dor Ce­lis (y sí, en el mer­ca­do exis­ten in­fi­ni­dad de mo­de­los de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción pen­sa­dos pa­ra ello). La bue­na no­ti­cia es que sal­vo es­ta con­di­ción, el res­to de las su­ge­ren­cias pa­ra en­tre­nar no ha­cen ex­ce­si­va dis­tin­ción en­tre las per­so­nas gor­di­tas de las que no lo son. “Por lo ge­ne­ral, las nor­mas al ini­cio son pa­ra to­dos igua­les: mo­de­ra­ción, bue­na téc­ni­ca, cons­tan­cia, hi­dra­tar­se bien, bue­na ali­men­ta­ción y ase­so­rar­se pa­ra no per­der tiem­po ni co­rrer ries­gos”, sen­ten­cia Ce­lis.

Co­no­ce las (po­si­bles) con­se­cuen­cias

El pro­ble­ma, co­mo in­di­ca el ex­per­to mé­di­co Sanz Za­pa­ta, es que “hoy en día, de­bi­do al se­den­ta­ris­mo y al so­bre­pe­so, la gen­te se quie­re po­ner en for­ma en po­co tiem­po, por lo que abu­san de sus ar­ti­cu­la­cio­nes en ge­ne­ral y de la ro­di­lla en par­ti­cu­lar”. La so­lu­ción pa­ra que es­to no ocu­rra es rea­li­zar el ejer­ci­cio fí­si­co de ma­ne­ra so­se­ga­da y pau­la­ti­na­men­te, “es­pe­cial­men­te al prin­ci­pio, y so­bre to­do, se de­ben adap­tar a las ca­pa­ci­da­des y sa­lud ar­ti­cu­lar (an­te­ce­den­tes de le­sio­nes pre­vias) de ca­da uno” zan­ja el doc­tor. Por­que si no, las ar­ti­cu­la­cio­nes pue­den sa­lir muy per­ju­di­ca­das. Un ex­ce­so en la ac­ti­vi­dad de­por­ti­va pue­de tras­pa­sar con cre­ces el ni­vel de ho­meos­ta­sis, la ca­pa­ci­dad de los te­ji­dos de la ar­ti­cu­la­ción a reac­cio­nar y au­to­re­pa­rar­se an­te el es­trés con­ti­nua­do. ¿Las con­se­cuen­cias? Va­rias y en­go­rro­sas. “Si te­ne­mos en cuen­ta que se pue­den po­ner de ma­ni­fies­to le­sio­nes que el pa­cien­te te­nía y no co­no­cía, qui­zá es­tas pu­die­ran ser las que die­ran más pro­ble­mas pa­ra vol­ver des­pués a la nor­ma­li­dad. Con re­la­ti­va fre­cuen­cia, los es­pe­cia­lis­tas ve­mos ede­mas óseos en las zo­nas de car­ga, equi­va­len­tes a frac­tu­ras mi­cros­có­pi­cas en el hue­so, que cu­ran so­las sim­ple­men­te des­can­san­do unas se­ma­nas. A ve­ces se pre­sen­tan acom­pa­ñan­do a me­nis­co­pa­tías de­ge­ne­ra­ti­vas (de­ge­ne­ra­cio­nes me­nis­ca­les y pe­que­ñas ro­tu­ras po­co sin­to­má­ti­cas en tér­mi­nos ge­ne­ra­les) o cri­sis de do­lor en el con­tex­to de con­dro­pa­tías aso­cia­das a la edad, es de­cir, en re­la­ción con des­gas­tes nor­ma­les”, des­cri­be el doc­tor Sanz Za­pa­ta.

Apli­ca bien los con­se­jos

¿Pre­pa­ra­do en­ton­ces pa­ra sa­lir a mo­ver el es­que­le­to con la in­ten­ción de re­du­cir gra­sas? Re­cuer­da so­lo se­guir al pie de la le­tra las tres re­co­men­da­cio­nes cla­ves del en­tre­na­dor per­so­nal Car­los Ce­lis: - No te ex­ce­das en in­ten­si­dad ni en tiem­po. Así evi­ta­rás for­zar múscu­los, ten­do­nes y ar­ti­cu­la­cio­nes por un so­bre­en­tre­na­mien­to. Ni se te ocu­rra, por ejem­plo, sa­lir a co­rrer 10 km el pri­mer día (ni tam­po­co el se­gun­do ni el ter­ce­ro, aña­di­mos). - Evi­ta los ma­los há­bi­tos. Si des­co­no­ces la téc­ni­ca pa­ra rea­li­zar cier­tos ejer­ci­cios co­rrec­ta­men­te, es me­jor no ha­cer­los. Ase­só­ra­te an­tes. Si te de­can­tas por una se­rie de ab­do­mi­na­les, por ejem­plo, pri­me­ro de­bes sa­ber có­mo eje­cu­tar­los pa­ra que tra­ba­je el ab­do­men y no el cue­llo. - Uti­li­za siem­pre ro­pa, cal­za­do y com­ple­men­tos ade­cua­dos. Aquí se tra­ta de apli­car la ló­gi­ca. Por ejem­plo, no prac­ti­car de­por­te con un chu­bas­que­ro en una sala que es­tá a 20 gra­dos y po­co ven­ti­la­da. Y si su­fres so­bre­pe­so, usa siem­pre za­pa­ti­llas con amor­ti­gua­ción es­pe­cial, co­mo re­co­men­da­ba el ex­per­to. No lo ol­vi­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.