El ‘cuar­te­to de la fe­li­ci­dad’: có­mo ac­ti­var los efec­tos po­si­ti­vos de las en­dor­fi­nas y otras sus­tan­cias

A lo lar­go de los si­glos los ar­tis­tas y pen­sa­do­res se han de­di­ca­do tra­tar de de­fi­nir y re­pre­sen­tar la fe­li­ci­dad.

Corricolari es correr - - Visto en la Red - En www.te­le­ti­ca.com

Sin em­bar­go, en las úl­ti­mas dé­ca­das, gru­pos me­nos ro­mán­ti­cos se unie­ron a es­ta di­fí­cil ta­rea: los en­do­cri­nó­lo­gos y neu­ro­cien­tí­fi­cos. Su ob­je­ti­vo es es­tu­diar la fe­li­ci­dad co­mo un pro­ce­so bio­ló­gi­co, pa­ra en­con­trar qué desata di­cho sen­ti­mien­to des­de el pun­to de vis­ta fí­si­co. Es de­cir, no les im­por­ta sa­ber si las per­so­nas son más fe­li­ces gra­cias al amor o al di­ne­ro, sino qué su­ce­de en el or­ga­nis­mo cuan­do la ale­gría efec­ti­va­men­te se dis­pa­ra y có­mo "for­zar" el sen­ti­mien­to. En es­te sen­ti­do, exis­ten cua­tro quí­mi­cos na­tu­ra­les en nues­tros cuer­pos que sue­len ser de­fi­ni­dos co­mo el "cuar­te­to de la fe­li­ci­dad", con­for­ma­do por la en­dor­fi­na, se­ro­to­ni­na, do­pa­mi­na y oxi­to­ci­na. La in­ves­ti­ga­do­ra Lo­ret­ta G. Breu­ning, au­to­ra del li­bro Ha­bits of a happy brain("há­bi­tos de un ce­re­bro fe­liz"), ex­pli­ca que "cuan­do tu ce­re­bro emi­te uno de es­tos quí­mi­cos, te sien­tes bien". "Se­ría bueno que sur­gie­ran to­do el tiem­po, pe­ro no fun­cio­nan así", es­cri­be la pro­fe­so­ra emé­ri­ta de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia (EE.UU.). "Ca­da quí­mi­co de la fe­li­ci­dad tie­ne un tra­ba­jo es­pe­cial que ha­cer y se apa­ga una vez que el tra­ba­jo es­tá he­cho". En BBC Mun­do te con­ta­mos dis­tin­tas for­mas sim­ples de ac­ti­var es­tos cua­tro quí­mi­cos de la fe­li­ci­dad sin ne­ce­si­dad de medicamentos o sus­tan­cias da­ñi­nas. Co­mer alimentos pi­can­tes pue­de cau­sar una sen­sa­ción de do­lor... pe­ro tam­bién fe­li­ci­dad.

1. En­dor­fi­nas

Las en­dor­fi­nas son con­si­de­ra­das la mor­fi­na del cuer­po, una suer­te de anal­gé­si­co na­tu­ral. Des­cu­bier­tas ha­ce 40 años, las en­dor­fi­nas son "la breve eu­fo­ria que en­mas­ca­ra el do­lor fí­si­co", es­cri­be Breu­ning. Por eso, in­ge­rir co­mi­da ex­tre­ma­da­men­te pi­can­te es una de las for­mas de li­be­rar es­tos opiá­ceos na­tu­ra­les, lo cual in­du­ce una sen­sa­ción de fe­li­ci­dad. Pe­ro es­ta no es la úni­ca for­ma de con­se­guir un "subidón de en­dor­fi­nas". Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do el año pa­sa­do por in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, ver pe­lí­cu­las tris­tes au­men­ta los ni­ve­les de es­te quí­mi­co. Una for­ma de pro­vo­car un "subidón de en­dor­fi­na" es ver pe­lí­cu­las tris­tes. "Aque­llos que tu­vie­ron la ma­yor res­pues­ta emo­cio­nal tam­bién ex­pe­ri­men­ta­ron un in­cre­men­to su­pe­rior en el um­bral del do­lor y en el sen­ti­mien­to de uni­dad con el gru­po", di­jo a la BBC Ro­bin Dun­bar, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía evo­lu­ti­va de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford (Reino Uni­do) y prin­ci­pal au­tor del es­tu­dio. De allí que bai­lar, can­tar o tra­ba­jar en equi­po sean ac­ti­vi­da­des que tam­bién po­ten­cien la unión so­cial y la to­le­ran­cia al do­lor a tra­vés de un au­men­to en las en­dor­fi­nas, agre­gó Dun­bar.

2. Se­ro­to­ni­na

Co­mo la se­ro­to­ni­na flu­ye cuan­do te sien­tes im­por­tan­te, el sen­ti­mien­to de so­le­dad e in­clu­so la de­pre­sión son res­pues­tas quí­mi­cas a su au­sen­cia. "En las úl­ti­mas cua­tro dé­ca­das, la pre­gun­ta de có­mo ma­ni­pu­lar el sis­te­ma se­ro­to­ni­nér­gi­co con medicamentos ha si­do un área im­por­tan­te de in­ves­ti­ga­ción en la bio­lo­gía psi­quiá­tri­ca y es­tos es­tu­dios han lle­va­do a avan­ces en el tra­ta­mien­to de la de­pre­sión", es­cri­bió en 2007 Si­mon Young, edi­tor je­fe en la re­vis­ta Psy­chiatry & Neu­ros­cien­ce. Diez años des­pués, la de­pre­sión se po­si­cio­na co­mo la prin­ci­pal cau­sa de discapacidad en el mun­do, se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS). Es­te des­or­den men­tal afec­ta a más de 300 mi­llo­nes de per­so­nas. El ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, co­mo co­rrer, ha­ce fluir la se­ro­to­ni­na. La es­tra­te­gia más sim­ple pa­ra au­men­tar el ni­vel de se­ro­to­ni­na es pen­sar en re­cuer­dos fe­li­ces, es­cri­be el neu­ro­cien­tí­fi­co Alex Korb en el por­tal Psy­cho­logy To­day. Uno de los sín­to­mas de la de­pre­sión es que las per­so­nas no pue­den re­cor­dar mo­men­tos fe­li­ces, por eso, agre­ga Korb, mi­rar fo­tos vie­jas o ha­blar con un ami­go pue­de ayu­dar a re­fres­car la me­mo­ria. El neu­ro­cien­tí­fi­co des­cri­be otras tres for­mas: ex­po­ner­se a la luz del sol, re­ci­bir masajes y ha­cer ejer­ci­cio fí­si­co ae­ró­bi­co, co­mo co­rrer y an­dar en bi­ci­cle­ta.

3. Do­pa­mi­na

La do­pa­mi­na sue­le ser des­cri­ta co­mo la res­pon­sa­ble de sen­ti­mien­tos co­mo el amor y la lu­ju­ria, pe­ro tam­bién se la ta­cha de ser la res­pon­sa­ble de las adic­cio­nes. Por eso se di­ce que es la me­dia­do­ra del pla­cer. "Los ba­jos ni­ve­les de do­pa­mi­na ha­cen que las per­so­nas y otros ani­ma­les sean me­nos pro­pen­sos a tra­ba­jar con un fin", ex­pli­ca John Sa­la­mo­ne, pro­fe­sor de psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Con­nec­ti­cut (EE.UU.), so­bre un es­tu­dio que pu­bli­có en 2012 en la re­vis­ta es­pe­cia­li­za­da Neu­ron so­bre los efec­tos de la do­pa­mi­na en el ce­re­bro. Por lo tan­to, agre­ga, la do­pa­mi­na "tie­ne más que ver con la mo­ti­va­ción y la re­la­ción de cos­to y be­ne­fi­cio, que con el pla­cer en sí mis­mo". Dar el pri­mer pa­so rum­bo a un ob­je­ti­vo y cum­plir­lo pro­vo­can au­men­tos de do­pa­mi­na. Lo cier­to es que es­te quí­mi­co se dis­pa­ra tan­to cuan­do uno da el pri­mer pa­so rum­bo a un ob­je­ti­vo co­mo cuan­do lo cum­ple. Ade­más, pue­de ge­ne­rar­se por al­go de la vi­da co­ti­dia­na (por ejem­plo, en­con­trar un lu­gar li­bre pa­ra es­ta­cio­nar el co­che) o al­go más ex­cep­cio­nal (re­ci­bir un as­cen­so la­bo­ral). La me­jor for­ma de ele­var la do­pa­mi­na, por en­de, es es­ta­ble­cer­se ob­je­ti­vos a corto pla­zo o di­vi­dir en pe­que­ñas me­tas aque­llos ob­je­ti­vos que son a más lar­go pla­zo. Y ce­le­brar cuan­do uno los cum­ple.

4. Oxi­to­ci­na

Por es­tar re­la­cio­na­da al desa­rro­llo de com­por­ta­mien­tos ma­ter­na­les y a los ape­gos, la oxi­to­ci­na sue­le ser apo­da­da co­mo "la hor­mo­na de los víncu­los emo­cio­na­les" y "la hor­mo­na del abrazo". Se­gún un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2011 por la obs­te­tra y gi­ne­có­lo­ga in­dia Nav­neet Ma­gon, "la vinculación so­cial es esen­cial pa­ra la su­per­vi­ven­cia de las es­pe­cies (hu­ma­nas y al­gu­nas ani­ma­les), ya que fa­vo­re­ce la reproducción, la pro­tec­ción con­tra los de­pre­da­do­res y los cam­bios am­bien­ta­les, e im­pul­sa el desa­rro­llo ce­re­bral". Un sim­ple abrazo pue­de ele­var los ni­ve­les de oxi­to­ci­na en el cuer­po. "La ex­clu­sión del gru­po pro­du­ce tras­tor­nos fí­si­cos y men­ta­les en el in­di­vi­duo, y con­du­ce fi­nal­men­te a la muer­te", agre­ga. Por eso, con­si­de­ra que la oxi­to­ci­na tie­ne una "po­si­ción de

li­de­raz­go" den­tro de es­te "cuar­te­to de la fe­li­ci­dad": "Es un com­pues­to ce­re­bral im­por­tan­te en la cons­truc­ción de la con­fian­za, que es ne­ce­sa­ria pa­ra desa­rro­llar re­la­cio­nes emo­cio­na­les". Abra­zar es una for­ma muy sim­ple de con­se­guir un au­men­to de oxi­to­ci­na. Dar o re­ci­bir un re­ga­lo es otro ejem­plo. Breu­ning acon­se­ja tam­bién cons­truir re­la­cio­nes de con­fian­za dan­do "pe­que­ños pa­sos", "ne­go­cian­do las ex­pec­ta­ti­vas" pa­ra que am­bas par­tes pue­dan cum­plir con el víncu­lo emo­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.