Las 3 “P” pa­ra evi­tar le­sio­nes

Corricolari es correr - - De todo un poco -

Acu­mu­lar una cier­ta can­ti­dad de ki­ló­me­tros a la se­ma­na, ba­jar tiem­pos por dis­tan­cia o me­jo­rar nues­tra re­sis­ten­cia son al­gu­nas de las me­tas que nos he­mos ido exi­gien­do du­ran­te los me­ses de pre­pa­ra­ción, cual­quie­ra que sea nues­tra dis­tan­cia. Pe­ro pa­ra lo­grar­lo es im­por­tan­te evi­tar le­sio­nar­nos. Tres son los con­cep­tos que re­su­men los prin­ci­pa­les cui­da­dos que de­be­mos te­ner en con­si­de­ra­ción y que lla­ma­re­mos las 3P. Pru­den­cia: cuan­do co­men­za­mos a co­rrer o bien es­ta­mos re­gre­san­do de una le­sión (en el ca­so de los rein­ci­den­tes co­mo yo), es fun­da­men­tal vi­sua­li­zar los ries­gos que con­lle­va exi­gir­le a nues­tro cuer­po más de la cuen­ta. Co­mo la má­qui­na per­fec­ta que es, el cuer­po ne­ce­si­ta de un pe­rio­do de adap­ta­ción y ade­cua­ción, el cual es dis­tin­to pa­ra ca­da per­so­na, se­gún su his­to­rial de­por­ti­vo, con­di­ción fí­si­ca y há­bi­tos de vi­da. Por lo tan­to, ya sea que nos en­con­tre­mos en una pri­me­ra eta­pa o com­ple­tan­do la úl­ti­ma se­ma­na an­tes de una ca­rre­ra, de­be­mos ser pru­den­tes y es­cu­char a nues­tro cuer­po. Pa­cien­cia: to­do run­ner o de­por­tis­ta afi­cio­na­do tie­ne que te­ner cla­ro que los cam­bios no ocu­rren ape­nas nos co­lo­ca­mos las za­pa­ti­llas de la úl­ti­ma co­lec­ción o com­pra­mos la me­jor bi­ci­cle­ta del mer­ca­do. Hay que cum­plir eta­pas y con­ti­nuar con el plan tra­za­do pa­so a pa­so. Pue­de ser que no vea­mos re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y sin­ta­mos que nun­ca lle­ga­re­mos a cru­zar la me­ta que nos he­mos pro­pues­to, sin em­bar­go, en la pa­cien­cia es­tá la cla­ve pa­ra no caer en la de­ses­pe­ra­ción. Per­se­ve­ran­cia: una vez que ya te­ne­mos con­cien­cia de que na­da es im­po­si­ble, si so­mos pru­den­tes y pa­cien­tes, vie­ne lo más di­fí­cil, que es ser per­se­ve­ran­tes. En el de­por­te ca­da es­fuer­zo cuen­ta: ma­dru­gar pa­ra co­rrer, ir a en­tre­nar des­pués del tra­ba­jo o la uni­ver­si­dad, de­di­car un es­pa­cio del día pa­ra ha­cer los ejer­ci­cios de for­ta­le­ci­mien­to o in­clu­so cui­dar­nos con las co­mi­das y la hi­dra­ta­ción. Co­mo di­cen por ahí, to­do su­ma. Lo im­por­tan­te es no ba­jar los bra­zos ja­más. Te­ner en con­si­de­ra­ción es­tos tres con­cep­tos nos ayu­da­rá a con­ti­nuar nues­tra pre­pa­ra­ción, ya sea pa­ra 10, 21 o 42 ki­ló­me­tros, sin des­cui­dar la prin­ci­pal he­rra­mien­ta que te­ne­mos: nues­tro pro­pio cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.