“Có­mo en­tre­nar pa­ra ser un gran co­rre­dor”

Corricolari es correr - - De todo un poco -

Pa­re­ce que co­rrer es muy sencillo, pe­ro tam­bién re­quie­re de un en­tre­na­mien­to a con­cien­cia que nos ayu­de a desa­rro­llar bien nues­tro ejer­ci­cio y pre­ve­nir le­sio­nes. Hay una se­rie de en­tre­na­mien­tos que fa­vo­re­cen a nues­tros múscu­los ne­ce­sa­rios pa­ra po­der co­rrer.

A la ho­ra de es­ta­ble­cer es­te plan de en­tre­na­mien­to de­be­mos te­ner en cuen­ta que co­rrer re­quie­re

po­ten­cia, ve­lo­ci­dad, re­sis­ten­cia y fle­xi­bi­li­dad. Por ello, es­tos con­cep­tos de­ben es­tar muy pre­sen­tes en nues­tros ejer­ci­cios. Las cues­tas son un en­tre­na­mien­to idó­neo pa­ra me­jo­rar la po­ten­cia de nues­tras zan­ca­das. Pe­se a que mu­chos co­rre­do­res des­cui­dan es­te en­tre­na­mien­to, es muy re­co­men­da­ble in­tro­du­cir un día de­di­ca­do só­lo a su­bir pen­dien­tes de di­fe­ren­tes in­cli­na­cio­nes. Aun­que tam­bién es­ta­ble­cer­nos re­co­rri­dos de en­tre­na­mien­to que cuen­ten con al­gu­na cues­ta mien­tras co­rre­mos. Pa­ra real­zar nues­tra ve­lo­ci­dad po­de­mos co­men­zar con unas se­ries cor­tas, que se­rán ca­rre­ras rá­pi­das des­de los 100 has­ta los 400 me­tros. Pues­to que si quie­re co­rrer rá­pi­do de­be en­tre­nar rá­pi­do. Un día a la se­ma­na pue­de es­tar to­tal­men­te de­di­ca­do a es­ta for­ma de en­tre­na­mien­to, rea­li­zan­do 6 se­ries de 100 me­tros co­rrien­do al má­xi­mo. El fartlek es un mé­to­do de en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia don­de no hay des­can­sos y se pro­du­cen cam­bios de rit­mo. Es­te en­tre­na­mien­to nos pro­por­cio­na me­jo­res tiem­pos de re­cu­pe­ra­ción y me­jor adap­ta­ción a los cam­bios de rit­mo cuan­do es­ta­mos en una ca­rre­ra. Es un mé­to­do al­go du­ro, pe­ro con gran­des re­sul­ta­dos. Las pe­sas tam­bién son pa­ra el co­rre­dor. Po­de­mos de­di­car dos días a la se­ma­na a ir a un gim­na­sio o en nues­tra pro­pia ca­sa y ha­cer pe­sas, que nos for­ta­lez­can los bra­zos, pues­to que mu­chos co­rre­do­res des­cui­dan esa par­te del cuer­po. Es­to nos lle­va­rá tam­bién a una se­rie de es­ti­ra­mien­tos pre­vios y pos­te­rio­res, don­de ejer­ci­ta­re­mos y me­jo­ra­re­mos nues­tra fle­xi­bi­li­dad. Siem­pre es me­jor con­sul­tar los en­tre­na­mien­tos con un pro­fe­sio­nal que nos ayu­da­rá a crear nues­tro pro­pio cua­dro de ejer­ci­cios per­so­na­li­za­dos. Pe­ro so­bre to­do, es muy im­por­tan­te ca­len­tar y en­tre­nar pa­ra po­der ser un gran co­rre­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.