¿Có­mo res­pi­rar al co­rrer?

Corricolari es correr - - De todo un poco -

Al sa­lir a co­rrer nues­tro sis­te­ma res­pi­ra­to­rio se tie­ne que adap­tar a las ne­ce­si­da­des que nues­tro cuer­po re­quie­re, ne­ce­si­tan­do un ma­yor vo­lu­men de oxí­geno. Por lo que de­be­mos te­ner­lo en cuen­ta, y apren­der a res­pi­rar pa­ra no sen­tir­nos fa­ti­ga­dos.

Aun­que pen­se­mos que lo nor­mal es ins­pi­rar el oxí­geno por la na­riz y ex­pi­rar­lo por la bo­ca, po­dre­mos ver que de es­ta for­ma se ha­ce di­fí­cil cuan­do lle­ga­mos a un ni­vel muy in­ten­so de la ca­rre­ra, por lo que de­be­mos en­con­trar otra ma­ne­ra. Che­ma Mar­tí­nez, me­da­llis­ta es­pa­ñol, nos apor­ta una so­lu­ción que se­ría res­pi­rar por la bo­ca mien­tras co­rre­mos, ya que de es­ta for­ma en­tra más oxí­geno al cuer­po que es lo que ne­ce­si­ta­mos so­bre to­do cuan­to más rá­pi­do va­ya­mos. Pe­ro en al­gu­nos ca­sos, es­pe­cial­men­te en in­vierno con tem­pe­ra­tu­ras más ba­jas, pue­de que nues­tra gar­gan­ta o nues­tros pul­mo­nes su­fran con es­te mé­to­do. Por lo que otra de las op­cio­nes, y la más com­ple­ta pa­ra cual­quier si­tua­ción, se­ría una res­pi­ra­ción ab­do­mi­nal. Res­pi­rar con el es­tó­ma­go, no con el pe­cho. Pa­ra ello de­bes in­ha­lar bo­ca­na­das de ai­re pro­fun­das no­tan­do co­mo se mue­ve su es­tó­ma­go, pa­ra in­tro­du­cir su­fi­cien­te oxí­geno a su cuer­po y evi­tar así la fa­ti­ga pul­mo­nar. Una vez co­gi­da la téc­ni­ca, es con­ve­nien­te en­con­trar su pro­pio rit­mo de res­pi­ra­ción, in­ten­tan­do coor­di­nar­lo con sus pa­sos. De es­ta for­ma en­con­tra­re­mos una res­pi­ra­ción con la que nos en­con­tra­re­mos có­mo­dos, y nos per­mi­ti­rá rea­li­zar ca­rre­ras sin sen­tir el ago­ta­mien­to o la fa­ti­ga tan co­mu­nes. Pe­ro, tran­qui­lo, en­con­trar el rit­mo ade­cua­do no tie­ne por­que ser tan fá­cil, por lo que de­di­que el tiem­po que ne­ce­si­te has­ta que dé con su me­jor res­pi­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.