Que la llu­via no te pa­re

Corricolari es correr - - De todo un poco -

El po­der co­rrer al ai­re li­bre es uno de los pla­ce­res que ha­cen tan es­pe­cial a es­te de­por­te. La po­si­bi­li­dad de ha­cer­lo cuan­do quie­ras, el res­pi­rar ai­re pu­ro, co­no­cer lu­ga­res nue­vos, sen­tir el vien­to en la ca­ra… ha­ce que co­rrer sea to­do un de­lei­te.

Pe­ro en al­gu­nas oca­sio­nes tam­bién nos en­con­tra­mos con al­gún in­con­ve­nien­te, es­pe­cial­men­te, mar­ca­dos por las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas. Un ex­ce­so de ca­lor en ve­rano o de frío en in­vierno pue­de di­fi­cul­tar nues­tra ca­rre­ra. Pe­ro es la llu­via la prin­ci­pal dis­cor­dia en es­te as­pec­to, y son mu­chos los que de­ci­den no sa­lir a co­rrer cuan­do llue­ve. Pe­ro la llu­via no de­be pa­rar­te, de­bes apren­der a en­ten­der­te con ella y dis­fru­tar­la. Pa­ra ello es fun­da­men­tal el cal­za­do, que ya de por sí es muy im­por­tan­te, pe­ro en es­tas con­di­cio­nes más aún pa­ra evi­tar que la llu­via nos ca­le los pies, pues­to que así si se con­vier­te en una prác­ti­ca des­agra­da­ble.

En cuan­to a la ro­pa tam­bién es im­por­tan­te te­ner­la en cuen­ta, e in­ten­tar po­ner­te lo más im­permea­ble que pue­das. Pa­ra ello son fan­tás­ti­cos los chu­bas­que­ros con ca­pu­cha que pe­san po­co pe­ro nos pro­te­gen de aca­bar em­pa­pa­dos. Es re­co­men­da­ble com­prar­los en una tien­da es­pe­cia­li­za­da pa­ra ase­gu­rar su im­per­mea­bi­li­dad. Si tu re­co­rri­do de siem­pre no es­tá na­da cu­bier­to, pue­de que sea el mo­men­to per­fec­to pa­ra co­rrer por una nue­va ru­ta, en la que al­gu­nas par­tes es­tén ta­pa­das y pue­das evi­tar mo­jar­te cons­tan­te­men­te. De es­ta for­ma no ten­drás pro­ble­mas en sa­lir a co­rrer ba­jo la llu­via, siem­pre que no sea un di­lu­vio uni­ver­sal. Es im­por­tan­te re­cor­dar que en es­tos días de­be­rás te­ner más cui­da­do e ir con precaución pa­ra no resbalar, ya que po­drías le­sio­nar­te. Por ello, de­bes pi­sar fuer­te y se­gu­ro en ca­da zan­ca­da, y evi­tar las zo­nas as­fal­ta­das más mo­ja­das ya que es más fá­cil resbalar. Cuan­do lle­gues a ca­sa es re­co­men­da­ble me­ter­se rá­pi­da­men­te a la du­cha y con el agua ca­len­ti­ta, pa­ra evi­tar que la mo­ja­da que ha­brás co­gi­do co­rrien­do se im­preg­ne en tu cuer­po y pue­das res­friar­te. Pe­ro que ape­te­ci­ble pa­re­ce una du­cha y una be­bi­da ca­len­ti­ta des­pués de ha­ber des­car­ga­do ener­gías co­rrien­do ba­jo la llu­via. Así que no lo du­des, y que la llu­via no te pa­re. Sal a la ca­lle y de­mues­tra de que pas­ta es­ta­mos he­chos los co­rre­do­res.

AGUA ACU­MU­LA­DA EN FUN­CIÓN DE LA DI­REC­CIÓN DE LA LLU­VIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.