Vis­to en la Red:

Los múl­ti­ples ti­mos de la ali­men­ta­ción pa­ra de­por­tis­tas / Za­pa­ti­llas de­por­ti­vas ins­pi­ra­das en co­ches de ca­rre­ras / Las ven­ta­jas de co­rrer de noche / Co­rrer con so­bre­pe­so o adel­ga­zar an­tes pa­ra no fas­ti­diar­nos las ro­di­llas / Ac­ti­var los efec­tos po­si­ti­vo

Corricolari es correr - - Contenidos - En www.pais.es

La pu­bli­ci­dad de su­ple­men­tos de­por­ti­vos, las re­vis­tas es­pe­cia­li­za­das y el clá­si­co en­torno de los gim­na­sios nos ha he­cho creer que el de­por­tis­ta, ya sea ama­teur o pro­fe­sio­nal, ha de co­mer di­fe­ren­te que el res­to de la hu­ma­ni­dad. A pe­sar de lo ex­ten­di­do de es­ta idea lo cier­to es que, en esen­cia, se tra­ta de un gran­dí­si­mo error. Sin ir más le­jos el Ame­ri­can Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne de­fien­de jun­to con las aso­cia­cio­nes ame­ri­ca­na y ca­na­dien­se de die­té­ti­ca en un do­cu­men­to de po­si­cio­na­mien­to que “la ali­men­ta­ción de los de­por­tis­tas no de­be ser sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­te de aque­lla re­co­men­da­da pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral”. Pe­ro la reali­dad es la que es, y sa­be­mos lo ten­ta­dor que pue­de lle­gar a ser en un mo­men­to da­do el co­no­ci­do co­mo efec­to Po­pe­ye. Efec­to que pro­po­ne ha­cer ca­so a men­sa­jes con nin­gu­na o muy po­ca evi­den­cia, en los que se nos pro­po­ne co­mer de una for­ma es­pe­cial –con la adi­ción de alimentos con­cre­tos (en el ca­so de Po­pe­ye eran las ar­chi­co­no­ci­das es­pi­na­cas) o con la inclusión de su­ple­men­tos ma­ra­vi­llo­sos–, pa­ra ob­te­ner un ren­di­mien­to ca­si mi­la­gro­so: más fuer­za, más vo­lu­men, más ve­lo­ci­dad, más re­sis­ten­cia, me­jor re­cu­pe­ra­ción, me­nos le­sio­nes, et­cé­te­ra. En es­te ar­tícu­lo no se pre­ten­de dar con­se­jo per­so­na­li­za­do a to­dos aque­llos de­por­tis­tas de di­ver­sas dis­ci­pli­nas de­por­ti­vas que bus­can en la ali­men­ta­ción, nu­tri­ción o su­ple­men­ta­ción una es­pe­cie de pie­dra fi­lo­so­fal que les ayu­de a su­pe­rar sus re­tos per­so­na­les. Al con­tra­rio: so­lo se in­ten­ta po­ner un po­co de cor­du­ra en un te­rreno es­pe­cial­men­te abo­na­do pa­ra la su­per­che­ría cien­tí­fi­ca en ba­se a ale­ga­cio­nes mi­la­gro­sas, pro­me­sas com­pla­cien­tes y pó­ci­mas se­cre­tas. Y en es­pe­cial a aque­llas en las que se alu­de a “la cien­cia” pa­ra dar­les la cre­di­bi­li­dad.

Si ha de­ci­di­do ha­cer ejer­ci­cio, es­tá de en­ho­ra­bue­na

Man­te­ner­se ac­ti­vo me­jo­ra su pro­nós­ti­co de sa­lud. La OMS sos­tie­ne 20% 30% que las per­so­nas inac­ti­vas tie­nen en­tre un y un más de pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir de for­ma pre­ma­tu­ra fren­te a aque­llos que ha­cen al me­nos 150 mi­nu­tos a la se­ma­na de ac­ti­vi­dad fí­si­ca mo­de­ra­da. En la mis­ma lí­nea, un in­tere­san­te es­tu­dio pu­bli­ca­do en la pres­ti­gio­sa re­vis­ta The Lan­cet es­ti­ma que la inac­ti­vi­dad fí­si­ca es 6% cau­sa, en to­do el mun­do, del de las en­fer­me­da­des co­ro­na­rias, el 7% 10% de las dia­be­tes de ti­po 2, el de los cán­ce­res de ma­ma y otro 10% de los cán­ce­res de co­lon. Man­te­ner­se fí­si­ca­men­te inac­ti­vo es­ta­ría de­trás de 5,3 mi­llo­nes de 10% muer­tes en el pa­no­ra­ma mun­dial, lo que re­pre­sen­ta ca­si el de las defunciones del año 2008, por po­ner un ejem­plo. Con es­tos re­sul­ta­dos, el ar­tícu­lo sos­tie­ne que mo­ver­se ser­vi­ría no so­lo pa­ra dis­mi­nuir la in­ci­den­cia de di­ver­sas en­fer­me­da­des no con­ta­gia­bles co­mo las ya se­ña­la­das, sino tam­bién pa­ra in­cre­men­tar de for­ma glo­bal la es­pe­ran­za de vi­da en 0,68 años. Así que, de en­tra­da, si aban­do­na la ca­te­go­ría de se­den­ta­rio y op­ta por man­te­ner un pa­trón de vi­da más ac­ti­vo, ya me­re­ce un aplauso. Es po­si­ble que en es­tas cir­cuns­tan­cias tam­bién se ha­ya pre­gun­ta­do por el pa­pel de la ali­men­ta­ción en su sa­lud, ren­di­mien­to o a la ho­ra de cum­plir me­tas de­por­ti­vas. Y ha­ce bien. Por el la­do de la sa­lud, es pro­ba­ble que esa en­ho­ra­bue­na por ha­cer ejer­ci­cio sea do­ble: es­tá bien con­tras­ta­do que quien ha­ce ejer­ci­cio, por lo ge­ne­ral, sue­le co­mer me­jor que la po­bla­ción inac­ti­va. Una afor­tu­na­da pes­ca­di­lla que se muer­de la co­la re­tro­ali­men­tan­do bue­nos há­bi­tos. Va­ya­mos con el ren­di­mien­to, en el que tam­bién es­tá bien asu­mi­do que la die­ta desem­pe­ña un pa­pel cru­cial. Im­por­tan­te, pe­ro no úni­co: ese ren­di­mien­to se va a ver afec­ta­do por múl­ti­ples ele­men­tos –per­so­na­les (ge­né­ti­cos), re­la­ti­vos al en­tre­na­mien­to, so­cio­eco­nó­mi­cos y am­bien­ta­les– tan im­por­tan­tes, o más, que la ali­men­ta­ción ais­la­da. A pe­sar de eso, el en­torno de­por­ti­vo su­po­ne un ex­cep­cio­nal ca­la­de­ro pa­ra men­sa­jes que, sin ma­yor so­por­te cien­tí­fi­co pe­ro sí con una im­por­tan­te in­ver­sión en mar­ke­ting, van a pre­ten­der ven­der­nos la mo­to sin ma­ni­llar (en es­te ca­so, ¿las mancuernas sin pe­sas?) y ha­cer­nos creer mil y una ma­ra­vi­llas so­bre los be­ne­fi­cios de co­mer de una for­ma más o me­nos ex­tra­va­gan­te, o in­cluir es­te o aquel su­ple­men­to.

De­sen­mas­ca­ran­do la pa­la­bre­ría de­por­ti­vo-nu­tri­cio­nal

El die­tis­ta-nu­tri­cio­nis­ta Ju­lio Ba­sul­to, uno de los pro­fe­sio­na­les de es­te te­rreno más re­co­no­ci­dos en Es­pa­ña –y au­tor jun­to a Juan­jo Cá­ce­res del re­co­men­da­ble li­bro Co­mer y co­rrer– lo tie­ne bien cla­ro: “Lo pri­me­ro que lla­ma la aten­ción en el bo­ni­to mun­do de la ali­men­ta­ción y de los com­ple­men­tos die­té­ti­cos li­ga­dos al mun­do de­por­ti­vo es que se tra­ta de una cues­tión atroz­men­te com­ple­ja. To­do tie­ne que es­tar em­be­bi­do de al­go bio­quí­mi­co, in­mu­no­ló­gi­co, in­su­lí­ni­co, glu­co­neo­gé­ni­co, fi­to­quí­mi­co, po­li­fe­nó­li­co, neu­ro­ló­gi­co, pro­teí­ni­co, ami­noa­cí­di­co, en­zi­má­ti­co, hi­dro­lí­ti­co, me­ta­bó­li­co, ca­ta­bó­li­co, anabó­li­co… e hi­per­bó­li­co”. Es de­cir, en es­te te­rreno es ha­bi­tual el uso de una se­rie de tér­mi­nos que, bien em­plea­dos, son ha­bi­tua­les en el mun­do aca­dé­mi­co de las cien­cias de la sa­lud; pe­ro que se con­vier­ten en mo­ne­da de uso co­rrien­te en la jer­ga cien­ti­fis­ta de mo­ni­to­res de gim­na­sio y otros arri­bis­tas de la ven­ta su­ple­men­ta­do­ra. Re­sul­ta im­po­si­ble abor­dar en un ar­tícu­lo de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas to­dos y ca­da uno de los con­cep­tos buen ro­llis­tas que ro­dean el mun­do de la nu­tri­ción de­por­ti­va; pe­ro des­gra­na­re­mos al­gu­nos de los más ecu­rren­tes. - La ven­ta­na anabó­li­ca: es­te con­cep­to plan­tea la im­por­tan­cia de in­cluir de­ter­mi­na­dos nu­trien­tes –es­pe­cial­men­te pro­teí­nas e hi­dra­tos de car­bono– en es­tre­chas "ven­ta­nas tem­po­ra­les" an­tes, du­ran­te y prin­ci­pal­men­te des­pués del ejer­ci­cio, con el fin de pro­pi­ciar la re­cons­truc­ción del te­ji­do mus­cu­lar da­ña­do y restaurar las re­ser­vas de ener­gía. Se tra­ta­ría de una es­tra­te­gia que au­na­ría nu­tri­ción y en­tre­na­mien­to de mo­do in­di­vi­si­ble, to­do ello pa­ra ayu­dar a me­jo­rar tan­to la com­po­si­ción cor­po­ral co­mo el ren­di­mien­to de­por­ti­vo y re­du­cir el tiem­po de re­cu­pe­ra­ción. Sus se­gui­do­res se cuen­tan por mi­lla­res, es­pe­cial­men­te en­tre aque­llos que de­di­can bue­na par­te de su en­tre­na­mien­to a le­van­tar hie­rros. Pa­ra ello, le­gio­nes de Ho­mo croas­sa­nis sue­len ha­cer­se acom­pa­ñar de as­tro­náu­ti­cas bo­te­lli­tas (sha­ker en el ar­got) en sus ru­ti­nas. Eso, o sa­len dis­pa­ra­dos a sus ca­sas tras el en­tre­na­mien­to pa­ra me­ter­se en­tre pe­cho y es­pal­da una cal­cu­la­da com­bi­na­ción de cla­ras de hue­vo y arroz, an­tes de que se les es­ca­pe la men­cio­na­da ‘ven­ta­na’ y ter­mi­nen po­co me­nos que echan­do por tie­rra la se­sión de pe­sas. Sin em­bar­go, a pe­sar de su ex­ten­sa po­pu­la­ri­za­ción en las dos úl­ti­mas dé­ca­das y de po­der en­con­trar de­ce­nas de es­tu­dios pu­bli­ca­dos po­nien­do en alza las vir­tu­des de la "ven­ta­na anabó­li­ca", lo cier­to es que sus su­pues­tos be­ne­fi­cios no es­tán del to­do cla­ros. De he­cho ni su me­ra exis­ten­cia es­tá cla­ra. Así de con­tun­den­te se ex­pre­sa es­te es­tu­dio de re­vi­sión so­bre el te­ma: “Si des­ti­la­mos to­dos los da­tos de la li­te­ra­tu­ra cien­tí­fi­ca al res­pec­to de la supuesta ‘ven­ta­na me­ta­bó­li­ca’ se ha­ce di­fí­cil es­ta­ble­cer re­co­men­da­cio­nes es­pe­cí­fi­cas de­bi­do a la in­con­sis­ten­cia de los re­sul­ta­dos y la es­ca­sez de in­ves­ti­ga­cio­nes sis­te­má­ti­cas que bus­can op­ti­mi­zar la do­sis de pro­teí­nas an­tes y des­pués del ejer­ci­cio. Así, los su­pues­tos be­ne­fi­cios de con­fiar en una supuesta ‘ven­ta­na anabó­li­ca’, ade­más de es­tar ba­sa­da en di­ver­sas pre­su­po­si­cio­nes y de­pen­der de mu­chos otros fac­to­res no siem­pre con­tro­la­bles, es­tán muy le­jos de ser una reali­dad”. De he­cho, un re­cien­te en­sa­yo re­nie­ga, con to­das

las le­tras, del con­cep­to: “Nues­tros ha­llaz­gos re­fu­tan la exis­ten­cia de una es­tre­cha ven­ta­na pos­te­rior al ejer­ci­cio anabó­li­co con el fin de ma­xi­mi­zar la res­pues­ta mus­cu­lar; en su lu­gar se apo­ya la teo­ría de que el in­ter­va­lo pa­ra la in­ges­ta de pro­teí­nas pue­de ser tan am­plio co­mo va­rias ho­ras o tal vez más des­pués del en­tre­na­mien­to en ba­se a la co­mi­da an­te­rior al en­tre­na­mien­to”.

- Ami­noá­ci­dos de ca­de­na ra­mi­fi­ca­da: muy en re­la­ción con el an­te­rior con­cep­to –son una es­pe­cie de co­mún de­no­mi­na­dor en el uso de la fa­mo­sa ven­ta­na– ha­ce re­fe­ren­cia a una cla­se de ami­noá­ci­dos esen­cia­les con un ra­di­cal ali­fá­ti­co, en­tre los que des­ta­can la leu­ci­na, la iso­lueu­ci­na y la va­li­na. Ex­pli­ca­do de for­ma muy breve y grá­fi­ca, los ami­noá­ci­dos en ge­ne­ral se­rían las cuen­tas con las que se cons­tru­yen los co­lla­res de pro­teí­nas. A los ra­mi­fi­ca­dos, ade­más se les atri­bu­ye con bas­tan­te fun­da­men­to la re­gu­la­ción de la síntesis y de­gra­da­ción de pro­teí­nas. Al mis­mo tiem­po, pue­den ser uti­li­za­dos lle­ga­do el mo­men­to pa­ra apor­tar ener­gía por vía anae­ró­bi­ca. Pe­ro la uti­li­dad de su­ple­men­tos a ba­se de ami­noá­ci­dos de ca­de­na ra­mi­fi­ca­da o de cual­quier otro ti­po de ami­noá­ci­dos o pro­teí­nas es­tá, por de­cir­lo de for­ma su­til, en en­tre­di­cho. Al me­nos cuan­do se com­pa­ra es­ta su­ple­men­ta­ción con la inclusión de esas pro­teí­nas en for­ma de co­mi­da en la die­ta ha­bi­tual. Así lo po­ne de ma­ni­fies­to es­te re­cien­te es­tu­dio de re­vi­sión cuan­do con­clu­ye que la in­ges­ta to­tal de pro­teí­na dia­ria tie­ne más pe­so en el efec­to a lar­go pla­zo que el mo­men­to de la ad­mi­nis­tra­ción (la fa­mo­sa ‘ven­ta­na’) o la ca­li­dad de di­cha pro­teí­na. Aun­que ad­mi­te una po­si­ble e im­por­tan­te va­ria­bi­li­dad in­ter­per­so­nal en es­te ti­po de es­tra­te­gias, un da­to que ya nos de­be­ría ha­cer sos­pe­char, al me­nos, an­te cual­quier dis­cur­so to­ta­li­za­dor y ge­ne­ra­lis­ta so­bre la bon­dad de es­te ti­po de su­ple­men­tos. Por es­ta ra­zón el ma­nual Nu­tri­ción y Die­té­ti­ca Clí­ni­ca acon­se­ja pro­cu­rar cu­brir nues­tras ne­ce­si­da­des pro­tei­cas a par­tir de una die­ta ade­cua­da cuan­do se ha­ce ejer­ci­cio. Al­go re­la­ti­va­men­te sencillo te­nien­do en cuen­ta que en los es­pa­ño­les de a pie y tam­bién los eu­ro­peos in­clui­mos en nues­tra die­ta ha­bi­tual una can­ti­dad de pro­teí­nas bas­tan­te por en­ci­ma de las re­co­men­da­cio­nes. Así que no lo ol­vi­de, el fi­le­te, los hue­vos, el pes­ca­do y mu­chos otros alimentos con­tie­nen can­ti­da­des de pro­teí­nas –con su­fi­cien­tes ami­noá­ci­dos de ca­de­na ra­mi­fi­ca­da– que bien dis­tri­bui­dos se bas­tan por sí so­los pa­ra op­ti­mi­zar el efec­to de su en­tre­na­mien­to. Sin fli­par, sin pol­vi­tos, más ba­ra­to y con co­mi­da real.

- Be­bi­das de re­po­si­ción: lle­ga­mos a una cues­tión sen­si­ble­men­te di­fe­ren­te de las an­te­rio­res, ya que es­tá más que con­tras­ta­do que los fac­to­res que más con­tri­bu­yen al desa­rro­llo de fa­ti­ga du­ran­te el ejer­ci­cio y al re­tra­so en la re­cu­pe­ra­ción son la dis­mi­nu­ción de los hi­dra­tos de car­bono al­ma­ce­na­dos en for­ma de glu­có­geno en el or­ga­nis­mo, y la apa­ri­ción de cier­ta deshidratación fru­to de la pér­di­da de agua y elec­tro­li­tos a tra­vés del su­dor. Pe­ro tam­po­co en es­te cam­po es ne­ce­sa­rio caer en la com­pla­cen­cia cien­ti­fis­ta pa­ra ha­cer las co­sas bien. Se­gún el Do­cu­men­to De Con­sen­so De La Fe­de­ra­ción Es­pa­ño­la De Me­di­ci­na Del De­por­te So­bre Be­bi­das Pa­ra El De­por­tis­ta. Com­po­si­ción y Pau­tas De Re­po­si­ción De Lí­qui­dos, “en ge­ne­ral una die­ta equi­li­bra­da y una co­rrec­ta hi­dra­ta­ción son la ba­se pa­ra cu­brir los re­que­ri­mien­tos nu­tri­cio­na­les en la ma­yo­ría de las per­so­nas que ha­cen de­por­te”, ha­cien­do un es­pe­cial lla­ma­mien­to a las di­fe­ren­tes con­di­cio­nes am­bien­ta­les, per­so­na­les y de ca­da dis­ci­pli­na de­por­ti­va que con­di­cio­na­rán esas ne­ce­si­da­des par­ti­cu­la­res. Así, to­da be­bi­da de re­po­si­ción de­be­ría cum­plir tres ob­je­ti­vos ele­men­ta­les: 1º Apor­tar hi­dra­tos de car­bono que man­ten­gan una con­cen­tra­ción ade­cua­da de glu­co­sa en san­gre y re­tra­sen el ago­ta­mien­to de los de­pó­si­tos de glu­có­geno (en prue­bas o en­tre­na­mien­tos que se pro­lon­guen du­ran­te un tiem­po sig­ni­fi­ca­ti­vo); 2º re­po­ner los elec­tro­li­tos, so­bre to­do el so­cio y, 3º la re­po­si­ción hí­dri­ca pa­ra evi­tar la deshidratación. - Sin em­bar­go, el en­torno del de­por­tis­ta, ya sea afi­cio­na­do o pro­fe­sio­nal, abun­dan las mar­tin­ga­las re­po­ne­do­ras pro­me­tien­do re­cu­pe­ra­cio­nes pseu­do­mi­la­gro­sas con nombres tan su­ge­ren­tes co­mo hy­dro­fuel, go-fuel, top­fuel, y otras más en el que el te­ma “fuel” es un sos­pe­cho­so ha­bi­tual.

La des­con­tex­tua­li­za­ción má­xi­ma en es­te te­rreno lo te­ne­mos en la cer­ve­za, en es­pe­cial con la re­cien­te co­mer­cia­li­za­ción de una, pre­ten­di­da, va­rian­te iso­tó­ni­ca. Pe­ro no, la cer­ve­za no es una be­bi­da de re­po­si­ción. Tam­po­co la au­to­de­no­mi­na­da iso­tó­ni­ca. Ma­ti­za­mos el te­ma por­que es­te pro­duc­to ha mo­ti­va­do que la So­cie­dad Es­pa­ño­la de Me­di­ci­na del De­por­te (SEMED) y el Con­se­jo Ge­ne­ral de Co­le­gios Ofi­cia­les de Mé­di­cos (OMC) cie­rren fi­las an­te es­te des­pro­pó­si­to. Por ello am­bas en­ti­da­des han fir­ma­do de for­ma con­jun­ta un do­cu­men­to po­nien­do de vuelta y me­dia la supuesta cer­ve­za iso­tó­ni­ca, y ya que es­ta­ban, dar un re­pa­so al te­ma de plan­tear la cer­ve­za co­mo una pre­ten­di­da be­bi­da de re­po­si­ción y a la si­tua­ción de des­pro­tec­ción que su­fren los de­por­tis­tas en es­tas cues­tio­nes. Y han di­cho:

• En Es­pa­ña, el co­lec­ti­vo de de­por­tis­tas afi­cio­na­dos […] en gran me­di­da ca­re­ce de in­for­ma­ción ade­cua­da so­bre as­pec­tos nu­tri­cio­na­les, co­mo la hi­dra­ta­ción en el de­por­te. • La cer­ve­za que se pre­sen­ta co­mo be­bi­da pa­ra de­por­tis­tas no cum­ple con los cri­te­rios y ga­ran­tías ne­ce­sa­rios pa­ra ser re­co­men­da­da ni en el de­por­te ni en la ac­ti­vi­dad fí­si­ca. • Ade­más, la cer­ve­za [sea la que fue­re] cons­ti­tu­ye una for­ma de en­tra­da al con­su­mo de al­cohol de los más jó­ve­nes, e in­clu­so, ni­ños. La adap­ta­ción pre­coz del ni­ño o ado­les­cen­te que prac­ti­can de­por­te al sa­bor de la cer­ve­za uti­li­zan­do co­mo es­tí­mu­lo y re­fe­ren­cia ído­los de­por­ti­vos es des­de to­do pun­to de vis­ta re­cha­za­ble pa­ra OMC y SEMED y cons­ti­tu­ye un nue­vo ejem­plo de pu­bli­ci­dad con cla­ra in­ten­cio­na­li­dad su­bli­mi­nal con­tra­ria a la pro­mo­ción de la sa­lud.

- Co­lá­geno: de­jan­do en el tin­te­ro de­ce­nas de su­ple­men­tos (equi­na­cea, glu­ta­mi­na, se­le­nio, es­pi­ru­li­na, gin­seng, pi­co­li­na­to de cro­mo, hi­dro­xi­me­til­bu­ti­ra­to, vi­ta­mi­nas va­rias y otros com­pues­tos de nom­bre aún más exó­ti­co e im­pro­nun­cia­ble) no me re­sis­to a co­men­tar la ju­ga­da de uno de los que más pe­ga­da co­mer­cial es­tá

Usa el sen­ti­do co­mún

te­nien­do en los úl­ti­mos años. Me re­fie­ro a los su­ple­men­tos de co­lá­geno, en sus di­ver­sas va­rian­tes o com­bi­na­do con otras sus­tan­cias ( la más clá­si­ca el mag­ne­sio). El co­lá­geno es una pro­teí­na y co­mo tal, una vez in­ge­ri­da con los alimentos, o su­ple­men­tos, es tro­cea­da en sus par­tes cons­ti­tu­yen­tes – los ami­noá­ci­dos– pa­ra que es­tos y no la pro­teí­na sean ab­sor­bi­dos uno a uno en la ma­yor par­te de los ca­sos.

Su­po­ner que es­tos la­dri­llos ten­gan me­mo­ria y re­cuer­den que una vez for­ma­ron par­te de una es­truc­tu­ra su­pe­rior, una pro­teí­na lla­ma­da co­lá­geno, es co­mo pre­ten­der do­tar de vehícu­los a una tri­bu in­dí­ge­na ti­rán­do­les to­das sus pie­zas des­de un avión y es­pe­rar que cai­gan mon­ta­dos. Los ami­noá­ci­dos cons­ti­tu­yen­tes de co­lá­geno son la gli­ci­na y la pro­li­na, nin­guno es esen­cial y se pue­den ob­te­ner tan­to a par­tir de síntesis en­dó­ge­na co­mo con otras fuen­tes ali­men­ta­rias pro­tei­cas. Así, si al­guien ma­ni­fies­ta una cla­ra de­fi­cien­cia de co­lá­geno (por el es­ta­do de sus ar­ti­cu­la­cio­nes o por el as­pec­to de su piel) ha­brá que te­ner en cuen­ta por qué no se pro­du­ce ese co­lá­geno ne­ce­sa­rio por par­te de sus fi­bro­blas­tos – la ma­yor par­te de las ve­ces es por cues­tio­nes ge­né­ti­cas, la edad y fac­to­res am­bien­ta­les co­mo el ta­ba­quis­mo – en vez de apor­tar unos su­ple­men­tos in­ne­ce­sa­rios, por lo que siem­pre se­rán ca­rí­si­mos cues­ten lo que cues­ten. Es im­pres­cin­di­ble aca­bar el ar­tícu­lo tal y co­mo se em­pe­zó, ha­cien­do un lla­ma­mien­to a la ra­cio­na­li­dad. Y es al­go que se ha­ce por el bien ge­ne­ral, pa­ra que na­die se gas­te una pas­ta in­de­cen­te en ton­te­rías va­rias, pa­ra que no le en­ga­ñen y re­cor­dar por tan­to que la ali­men­ta­ción de los de­por­tis­tas no de­be ser sus­tan­cial­men­te di­fe­ren­te de aque­lla re­co­men­da­da pa­ra la po­bla­ción ge­ne­ral. Ten­ga en cuen­ta que la prác­ti­ca de cier­tos ri­tua­les vin­cu­la­dos con ma­yor o me­nor evi­den­cia al ren­di­mien­to de­por­ti­vo (eso es lo de me­nos) pue­den fi­de­li­zar­le a una de­ter­mi­na­da ru­ti­na de en­tre­na­mien­tos, pe­ro eso no se tra­du­ce en un re­sul­ta­do real. Re­su­mien­do: ves­tir un mono de fór­mu­la 1 con su cas­co le pue­de ani­mar a sen­tir­se más vir­tuo­so den­tro de un mo­no­pla­za, pe­ro no le ha­rá con­du­cir me­jor. Eso tén­ga­lo por se­gu­ro. Pues con es­to lo mis­mo. Por úl­ti­mo, y en el te­rreno es­tric­ta­men­te de los su­ple­men­tos y las ayu­das er­go­gé­ni­cas con­vie­ne re­cor­dad las dos re­glas bá­si­cas del pro­fe­sor Ro­nald Maug­han, miem­bro con­de­co­ra­do del Ame­ri­can Co­lle­ge of Sports Me­di­ci­ne en­tre otros mu­chos mé­ri­tos, un re­co­no­ci­do pro­fe­sio­nal en es­te ám­bi­to que ha con­sa­gra­do gran par­te de su vi­da al te­ma del ren­di­mien­to de­por­ti­vo, el uso de su­ple­men­tos y la lu­cha con­tra el do­pa­je: 1ª Re­gla: Si el su­ple­men­to fun­cio­na, pro­ba­ble­men­te es­té prohi­bi­do. 2ª Re­gla: Si el su­ple­men­to no es­tá prohi­bi­do, pro­ba­ble­men­te no fun­cio­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.