De­por­te con­tra el cán­cer:

me­jo­rar­la téc­ni­cas y te­ra­pias pa­ra

Corricolari es correr - - Contenidos -

La pri­me­ra vez que me per­ca­té de La re­la­ción que ha­bía en­tre el ejer­ci­cio y el cán­cer fue ha­ce ca­si 30 años, pe­ro no te­nía idea de por qué im­pac­ta­ría en La re­cu­pe­ra­ción del cán­cer. ini­cial­men­te, sos­pe­ché que te­ner ba­jos ni­ve­les de re­sis­ten­cia a La in­su­li­na era La ra­zón por La que es­to fun­cio­na­ba.

el ejer­ci­cio era uno de los in­di­ca­do­res más po­de­ro­sos pa­ra pgc 1-al­fa, que es el prin­ci­pal agen­te se­ña­li­za­dor pa­ra que las mi­to­con­drias se re­pro­duz­can y se mul­ti­pli­quen, un pro­ce­so lla­ma­do bio­gé­ne­sis mi­to­con­drial.

al pa­re­cer la dis­fun­ción mi­to­con­drial es la ba­se fun­da­men­tal de la ma­yor par­te de los ti­pos de cán­cer, y pro­ba­ble­men­te, cual­quier co­sa que lo abor­de ten­ga un im­pac­to fa­vo­ra­ble so­bre el cán­cer.

si bien, el do­cu­men­tal y los es­tu­dios ana­li­za­dos en es­te ar­tícu­lo apo­yan el uso del ejer­ci­cio pa­ra pre­ve­nir y tra­tar el cán­cer, el ejer­ci­cio no tie­ne tan­ta re­le­van­cia en com­pa­ra­ción con lo­grar que su cuer­po que­me gra­sas co­mo su com­bus­ti­ble prin­ci­pal, a tra­vés de una die­ta ce­to­gé­ni­ca.

el do­cu­men­tal "exer­ci­se and cancer", pro­du­ci­do por el pro­gra­ma de te­le­vi­sión ca­talyst de aus­tra­lian broad­cas­ting cor­po­ra­tion, des­ta­ca el uso de ejer­ci­cios es­pe­cí­fi­cos di­ri­gi­dos a pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer que re­ci­ben qui­mio­te­ra­pia y ra­dio­te­ra­pia en el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción de me­di­ci­na del ejer­ci­cio ( del área de me­di­ci­na del ejer­ci­cio) en perth.

el pro­fe­sor ro­bert new­ton-- co­di­rec­tor del ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción de me­di­ci­na del ejer­ci­cio--su­gie­re que la idea de uti­li­zar el ejer­ci­cio jun­to con el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer pro­vie­ne de las ob­ser­va­cio­nes rea­li­za­das por los on­có­lo­gos de que, los pa­cien­tes a su cui­da­do, a me­nu­do se pu­sie­ron de­ma­sia­do en­fer­mos y dé­bi­les co­mo pa­ra com­ba­tir la en­fer­me­dad.

en el in­te­rés de au­men­tar la ener­gía, re­du­cir al mí­ni­mo los efec­tos se­cun­da­rios y pre­ve­nir el de­te­rio­ro fí­si­co adi­cio­nal-- pa­ra el efec­to-- la pre­gun­ta guía de new­ton se con­vir­tió en: "si pres­cri­bi­mos un pro­gra­ma de ejer­ci­cios per­so­na­li­za­do que nues­tros pa­cien­tes pue­dan com­ple­tar du­ran­te su tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer, ¿ ha­ría al­gu­na di­fe­ren­cia?".

DE QUÉ MA­NE­RA EL EJER­CI­CIO ME­JO­RA LOS RE­SUL­TA­DOS DEL TRA­TA­MIEN­TO CON­TRA EL CÁN­CER

du­ran­te el en­sa­yo de ejer­ci­cios pre­sen­ta­do en el do­cu­men­tal, los doc­to­res en me­di­ci­na del ejer­ci­cio se ma­ra­vi­lla­ron de lo bien que les iba a sus pa­cien­tes. Los 38 pa­cien­tes que ha­cían ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te pa­re­cían ex­pe­ri­men­tar una me­nor can­ti­dad de los tí­pi­cos efec­tos se­cun­da­rios cau­sa­dos por la qui­mio­te­ra­pia, par­ti­cu­lar­men­te me­nos náu­seas y fa­ti­ga.

Los pa­cien­tes de me­di­ci­na del ejer­ci­cio no so­lo ha­cían ejer­ci­cio en los días de tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer, sino tam­bién tres días adi­cio­na­les por se­ma­na. con ba­se en los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos has­ta el mo­men­to, new­ton des­ta­có el va­lor de com­ple­tar cual­quier ejer­ci­cio--in­clu­so un ejer­ci­cio sencillo--pa­ra ayu­dar­le a ven­cer el cán­cer. Él afir­ma que:

"aho­ra, te­ne­mos un ma­yor nú­me­ro de es­tu­dios de in­ves­ti­ga­ción que mues­tran que si las per­so­nas al­can­zan cier­to ni­vel de ac­ti­vi­dad fí­si­ca, que es re­la­ti­va­men­te mo­des­to... ten­drán más del do­ble de sus po­si­bi­li­da­des de so­bre­vi­vir al cán­cer".

ade­más, ha­cer ejer­ci­cio du­ran­te el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer ayu­dó a los pa­cien­tes a man­te­ner sus ni­ve­les de ma­sa mus­cu­lar. en pa­la­bras de new­ton, el pa­cien­te pro­me­dio que pa­de­ce cán­cer, pier­de en­tre el 10 y el 15% de su ma­sa mus­cu­lar, en fun­ción del ti­po y du­ra­ción de su tra­ta­mien­to con medicamentos.

sor­pren­den­te­men­te, los pa­cien­tes que par­ti­ci­pa­ron en el pro­gra­ma de ejer­ci­cios in­for­ma­ron po­ca o nin­gu­na pér­di­da mus­cu­lar; in­clu­so, al­gu­nos au­men­ta­ron su ma­sa mus­cu­lar. new­ton ex­po­ne que:

"el be­ne­fi­cio, en tér­mi­nos de ma­sa mus­cu­lar, es ab­so­lu­ta­men­te ex­tra­or­di­na­rio, por­que sa­be­mos que no hay una in­ter­ven­ción con medicamentos que real­men­te pue­da evi­tar que dis­mi­nu­ya la ma­sa mus­cu­lar. Lo úni­co que lo ha­rá es rea­li­zar un ejer­ci­cio muy es­pe­cí­fi­co, pres­cri­to y per­so­na­li­za­do".

EL EJER­CI­CIO DE­BE SER PAR­TE DEL TRA­TA­MIEN­TO ES­TÁN­DAR CON­TRA EL CÁN­CER

al igual que la me­di­ci­na del ejer­ci­cio, macmillan cancer sup­port del reino uni­do tam­bién ha pre­sen­ta­do fuer­tes ar­gu­men­tos pa­ra in­cluir el ejer­ci­cio en el tra­ta­mien­to es­tán­dar con­tra el cán­cer.

ellos re­co­mien­dan que cual­quier per- so­na que re­ci­ba aten­ción mé­di­ca con­tra el cán­cer, ha­ga ejer­ci­cio de mo­de­ra­da in­ten­si­dad, du­ran­te dos ho­ras y me­dia por se­ma­na.

so­lo ase­gú­re­se de re­cu­pe­rar­se en­tre las se­sio­nes de en­tre­na­mien­to. el ejer­ci­cio cau­sa da­ño y te­ner una ade­cua­da re­cu­pe­ra­ción es lo que real­men­te pro­por­cio­na los be­ne­fi­cios.

el ejer­ci­cio es una par­te vi­tal en ca­si to­dos los pro­gra­mas de tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer. des­pués de to­do, ha­cer ejer­ci­cio po­dría ayu­dar­le a su­pe­rar los efec­tos se­cun­da­rios más co­mu­nes del tra­ta­mien­to con­ven­cio­nal con­tra el cán­cer, ya que se . ha de­mos­tra­do que:

ali­via la an­sie­dad, de­pre­sión, es­trés y el

. es­ta­do de áni­mo ba­jo

. re­fuer­za la sa­lud ósea desa­rro­lla la fuer­za mus­cu­lar y au­men­ta

. el ran­go de mo­vi­mien­to

. ali­men­ta su ape­ti­to

. Le ayu­da a dor­mir me­jor

. man­tie­ne un pe­so sa­lu­da­ble

. pre­vie­ne el es­tre­ñi­mien­to re­du­ce la fa­ti­ga y me­jo­ra sus ni­ve­les de

. ener­gía

sus­ten­ta su sa­lud car­dia­ca

LOS ES­TU­DIOS EU­RO­PEOS DES­TA­CAN EL VA­LOR DEL EJER­CI­CIO PA­RA EL CÁN­CER

new­ton y su equi­po en­con­tra­ron úti­les los re­sul­ta­dos de dos pre­vios es­tu­dios eu­ro­peos en­fo­ca­dos en los mé­ri­tos del ejer­ci­cio en el tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer.

el pri­mer es­tu­dio se reali­zó en sue­cia, y fue pu­bli­ca­do en 2013, en es­te par­ti­ci­pó un gru­po de 10 hom­bres jó­ve­nes sa­nos que hi­cie­ron ejer­ci­cio en una bi­ci­cle­ta du­ran­te 60 mi­nu­tos, a una in­ten­si­dad ca­da vez ma­yor.

se ob­tu­vie­ron mues­tras de sue­ro san­guí­neo de ca­da par­ti­ci­pan­te an­tes (sue­ro de re­po­so) y des­pués (sue­ro de ejer­ci­cio) de ha­cer ciclismo.

des­pués de in­cu­bar el sue­ro de ejer­ci­cio con cé­lu­las de cán­cer de prós­ta­ta du­ran­te 48 ho­ras, los in­ves­ti­ga­do­res se­ña­la­ron que en 9 de 10 mues­tras se su­pri­mió el desa­rro­llo de cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas.

La in­cu­ba­ción de cé­lu­las can­ce­rí­ge­nas con sue­ro de ejer­ci­cio com­bi­na­do con las 10 mues­tras, du­ran­te 96 ho­ras, re­sul­tó en una in­hi­bi­ción del 31% en el desa­rro­llo de cé­lu­las tu­mo­ra­les, en com­pa­ra­ción con el sue­ro de re­po­so. new­ton de­no­mi­na el es­tu­dio de sue­cia co­mo "pun­to de re­fe­ren­cia": con­tra­ron

"es­to ha pro­vo­ca­do que la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca ex­pon­ga que, 'hay al­go que se pro­du­ce sis­te­má­ti­ca­men­te du­ran­te el ejer­ci­cio'. Los múscu­los pro­du­cen sus­tan­cias quí­mi­cas que se di­ri­gen ha­cia to­das las par­tes del cuer­po, y real­men­te des­tru­yen las cé­lu­las tu­mo­ra­les".

el se­gun­do es­tu­dio se com­ple­tó en di­na­mar­ca, a prin­ci­pios de 2016, el cual in­vo­lu­cra a dos gru­pos de ra­to­nes que pa­de­cían cán­cer. a un gru­po se le dio ac­ce­so ili­mi­ta­do a una rue­da pa­ra co­rrer, mien­tras que el otro gru­po no se le pro­por­cio­nó el ac­ce­so.

el ex­pe­ri­men­to se re­pi­tió en va­rios gru­pos de ra­to­nes que pa­de­cían cin­co di­fe­ren­tes ti­pos de tu­mo­res, in­clu­yen­do el cán­cer de hí­ga­do y pul­món, don­de se ob­tu­vie­ron los mis­mos re­sul­ta­dos: La in­ci­den­cia y cre­ci­mien­to de tu­mo­res en los gru­pos de ra­to­nes que hi­cie­ron ejer­ci­cio, dis­mi­nu­yó en más del 60%, en com­pa­ra­ción con los gru­pos de ra­to­nes que no hi­cie­ron ejer­ci­cio.

cuan­do los in­ves­ti­ga­do­res cor­ta­ron las cé­lu­las tu­mo­ra­les, des­cu­brie­ron que los tu­mo­res de los ra­to­nes que ha­cían ejer­ci­cio con­te­nían in­nu­me­ra­bles cé­lu­las ase­si­nas na­tu­ra­les (nk) que tra­ba­ja­ban ac­ti­va­men­te pa­ra des­truir el cán­cer.

tam­bién, se­ña­la­ron que du­ran­te el ejer­ci­cio se li­be­ra­ron la epi­ne­fri­na e in­ter­leu­qui­na 6 (il-6), lo que des­en­ca­de­nó la li­be­ra­ción y efi­ca­cia de las cé­lu­las nk.

Los au­to­res del es­tu­dio co­men­ta­ron que: "es­tos re­sul­ta­dos vin­cu­lan al ejer­ci­cio, epi­ne­fri­na e il-6 con la mo­vi­li­za­ción y re­dis­tri­bu­ción de cé­lu­las nk, y en úl­ti­ma ins­tan­cia con [el] con­trol del cre­ci­mien­to tu­mo­ral".

LOS EFEC­TOS PO­SI­TI­VOS DE HA­CER EJER­CI­CIO SO­BRE EL CÁN­CER DE PE­CHO

na­ta­lie mat­hews, una pa­cien­te que pa­de­ce cán­cer de pe­cho, fue una de los par­ti­ci­pan­tes de la prue­ba de me­di­ci­na del ejer­ci­cio pre­sen­ta­dos en el do­cu­men­tal, acep­tó sin du­dar el pro­gra­ma de ejer­ci­cios re­co­men­da­do por el ins­ti­tu­to de in­ves­ti­ga­ción: "en ese mo­men­to, no es­ta­ba muy sa­na, ni tam­po­co te­nía una bue­na con­di­ción fí­si­ca, así que pen­sé en in­ten­tar­lo", ella di­jo.

mat­hews reali­zó su pro­gra­ma de ejer­ci­cio per­so­na­li­za­do en el hos­pi­tal de la clí­ni­ca de ejer­ci­cios pa­ra re­si­den­tes, ya sea an­tes o des­pués de sus tra­ta­mien­tos con­tra el cán­cer.

di­jo que, ini­cial­men­te su fa­mi­lia no es­ta­ba se­gu­ra de que el ejer­ci­cio fue­ra una bue­na idea; pe­ro, al igual que ella, fi­nal­men­te re­co­no­cie­ron sus mu­chos be­ne­fi­cios: "no pen­sa­ron que de­bía ha­cer­lo. ellos es­ta­ban un po­co asus­ta­dos por­que me veía tan frá­gil y... sin ca­be­llo... pe­ro cuan­do me veían lle­gar a ca­sa, to­da­vía con ener­gía, y no tum­ba­da en el so­fá, y sin pre­sen­tar al­gu­nos de los tí­pi­cos sín­to­mas que los pa­cien­tes ma­ni­fies­tan, creo que ellos po­dían per­ci­bir los be­ne­fi­cios.

Lo crea o no... el ejer­ci­cio me hi­zo sen­tir me­jor. me sen­tí me­jor al fi­nal de ca­da se­sión. sa­lía con un po­co de esa ener­gía adi­cio­nal y un po­co me­nos fa­ti­ga­da. es­to de­te­nía o es­ta­bi­li­za­ba las náu­seas".

un es­tu­dio rea­li­za­do y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta del ins­ti­tu­to na­cio­nal del cán­cer de­mos­tró que el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co des­ace­le­ra­ba el cre­ci­mien­to de tu­mo­res de cán­cer de pe­cho en ra­to­nes, mien­tras que al mis­mo tiem­po, sen­si­bi­li­za­ba al cán­cer aún más ha­cia la qui­mio­te­ra­pia.

mark dew­hirst, pro­fe­sor de ra­dio­te­ra­pia en la fa­cul­tad de me­di­ci­na de la uni­ver­si­dad de du­ke y coau­tor del es­tu­dio, ha pa­sa­do años es­tu­dian­do có­mo au­men­tar el flu­jo de oxí­geno ha­cia los tu­mo­res, con el ob­je­ti­vo de au­men­tar la efi­ca­cia de la qui­mio­te­ra­pia y de los medicamentos pa­ra ha­cer la ra­dia­ción: "es­tu­vi­mos real­men­te sor­pren­di­dos por es­tos des­cu­bri­mien­tos. he pa­sa­do la ma­yor par­te de los úl­ti­mos 30 años tra­tan­do de ave­ri­guar có­mo eli­mi­nar la hi­po­xia en los tu­mo­res, y he ana­li­za­do una gran can­ti­dad de en­fo­ques di­fe­ren­tes: medicamentos, hi­per­ter­mia y con­trol me­ta­bó­li­co.

nin­guno fun­cio­nó muy bien, y en al­gu­nos ca­sos, em­peo­ra­ron la si­tua­ción. por lo que los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos con el ejer­ci­cio son muy alen­ta­do­res".

OXI­GE­NAR LOS TE­JI­DOS PO­DRÍA RE­FOR­ZAR LA EFI­CA­CIA DE LA QUI­MIO­TE­RA­PIA Y LA RA­DIA­CIÓN

con ba­se en la pre­mi­sa de que el ejer­ci­cio ae­ró­bi­co ha de­mos­tra­do au­men­tar el flu­jo de san­gre su­ma­men­te oxi­ge­na­da ha­cia los te­ji­dos, dew­hirst y su equi­po se dis­pu­sie­ron pro­bar for­mal­men­te al ejer­ci­cio co­mo un me­dio pa­ra al­te­rar la hi­po­xia tu­mo­ral.

des­pués de im­plan­tar qui­rúr­gi­ca­men­te cé­lu­las de cán­cer de pe­cho de ra­tón en ra­tas (hem­bras), los in­ves­ti­ga­do­res en-

que los tu­mo­res cre­cían más len­ta­men­te en los ra­to­nes que te­nían ac­ce­so a una rue­da de ejer­ci­cio, en com­pa­ra­ción con los ra­to­nes que eran se­den­ta­rios.

ade­más, la den­si­dad de los va­sos san­guí­neos pe­que­ños que ali­men­ta­ban a los tu­mo­res, en los ra­to­nes que ha­cían ejer­ci­cio, era apro­xi­ma­da­men­te 60% más al­ta que la de los ra­to­nes se­den­ta­rios, lo que pro­vo­có que esos tu­mo­res fue­ran me­nos hi­pó­xi­cos.

de­bi­do a que la qui­mio­te­ra­pia y la ra­dia­ción fun­cio­nan me­jor cuan­do el oxí­geno es­tá pre­sen­te, es­te es un re­sul­ta­do digno de men­cio­nar.

en fun­ción de los des­cu­bri­mien­tos, Lee jo­nes--cien­tí­fi­co del ejer­ci­cio y di­rec­tor del pro­gra­ma de in­ves­ti­ga­ción de car­dio-on­co­lo­gía en la clí­ni­ca me­mo­rial sloan Ket­te­ri­ng cancer cen­ter, en la ciu­dad de nue­va york, y coau­tor del es­tu­dio, va­li­dó al ejer­ci­cio co­mo una te­ra­pia esen­cial pa­ra los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer de pe­cho:

"hay un gru­po de es­tu­dios, ca­da vez ma­yor, que de­mues­tra que el ejer­ci­cio es una te­ra­pia se­gu­ra y to­le­ra­ble aso­cia­da con me­jo­ras en mu­chos re­sul­ta­dos, co­mo la con­di­ción fí­si­ca, ca­li­dad de vi­da y me­nor can­ti­dad de sín­to­mas, ta­les co­mo la fa­ti­ga en un sin nú­me­ro de ti­pos de cán­cer, in­clu­yen­do al cán­cer de pe­cho.

en ba­se a es­tos des­cu­bri­mien­tos en ra­to­nes, aho­ra di­se­ña­mos es­tu­dios pa­ra pro­bar si el ejer­ci­cio pue­de in­hi­bir el cre­ci­mien­to tu­mo­ral y el ries­go de re­cu­rren­cia en hu­ma­nos".

EL EJER­CI­CIO RE­GU­LAR PO­DRÍA AU­MEN­TAR LA SU­PER­VI­VEN­CIA DEL CÁN­CER DE PRÓS­TA­TA

se­gún un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016 por la so­cie­dad ame­ri­ca­na del cán­cer, los hom­bres diag­nos­ti­ca­dos con cán­cer de prós­ta­ta tam­bién po­drían be­ne­fi­ciar­se al ha­cer ejer­ci­cio.

La in­ves­ti­ga­ción, en la que par­ti­ci­pa­ron más de 10.000 hom­bres, en­tre las eda­des de 50 a 93 años, que fue­ron diag­nos­ti­ca­dos en­tre 1992 y 2011 con cán­cer de prós­ta­ta lo­ca­li­za­do, re­ve­ló que:

Los hom­bres que rea­li­za­ron la ma­yor can­ti­dad de ejer­ci­cio an­tes de su diag­nós­ti­co tu­vie­ron un 30% me­nos de pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir, en com­pa­ra­ción con los que hi­cie­ron me­nos ejer­ci­cio.

Los hom­bres que rea­li­za­ron la ma­yor can­ti­dad de ejer­ci­cio des­pués de su diag-

nós­ti­co tu­vie­ron 34% me­nos pro­ba­bi­li­da­des de mo­rir, en com­pa­ra­ción con los que hi­cie­ron me­nos ejer­ci­cio.

un es­tu­dio sue­co rea­li­za­do so­bre los efec­tos del ejer­ci­cio en­tre los hom­bres diag­nos­ti­ca­dos con cán­cer de prós­ta­ta, in­di­có que los hom­bres que te­nían un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo al­can­za­ron ta­sas de su­per­vi­ven­cia más al­tas que las de los hom­bres que eran se­den­ta­rios. "en el ca­so de los hom­bres diag­nos­ti­ca­dos con cán­cer de prós­ta­ta hay un gran po­ten­cial en me­jo­rar su pro­pia su­per­vi­ven­cia al ser fí­si­ca­men­te ac­ti­vos", se­ña­ló step­ha­nie bonn, au­to­ra prin­ci­pal del es­tu­dio, del ins­ti­tu­to Ka­ro­lins­ka, en es­to­col­mo.

bonn y su equi­po ana­li­za­ron da­tos de 4.623 hom­bres de sue­cia diag­nos­ti­ca­dos con cán­cer de prós­ta­ta en eta­pa tem­pra­na en­tre 1997 y 2002, in­clu­yen­do de­ta­lles so­bre sus ni­ve­les de ac­ti­vi­dad fí­si­ca y la sa­lud ge­ne­ral de ca­da par­ti­ci­pan­te has­ta 2012.

Los hom­bres que ha­cían bi­ci­cle­ta o ca­mi­na­ban por lo me­nos 20 mi­nu­tos por día, des­pués de su diag­nós­ti­co, tu­vie­ron un 39% me­nos ries­go de mo­rir a cau­sa de cán­cer de prós­ta­ta, en com­pa­ra­ción con los hom­bres que eran me­nos ac­ti­vos. por otra par­te, los hom­bres que ha­cían ejer­ci­cio dia­ria­men­te, re­du­je­ron en un 30% su ries­go de muer­te por cual­quier cau­sa.

a me­nu­do, a los hom­bres que re­ci­ben tra­ta­mien­to pa­ra el cán­cer de prós­ta­ta se les re­ce­tan medicamentos an­ti­an­dró­ge­nos, lo que ha­ce que es­ten le­tár­gi­cos, au­men­ten de pe­so, y a ve­ces ex­pe­ri­men­tan pér­di­da de ma­sa ósea, has­ta el pun­to de desa­rro­llar os­teo­po­ro­sis.

ha­ce ocho años, el equi­po de me­di­ci­na del ejer­ci­cio pres­cri­bió tres ti­pos de ejer­ci­cio a un gru­po de hom­bres que rea­li­za­ban una te­ra­pia an­ti­an­dro­gé­ni­ca.

un gru­po so­lo hi­zo ejer­ci­cio ae­ró­bi­co, otro gru­po hi­zo ejer­ci­cio ae­ró­bi­co jun­to con el en­tre­na­mien­to de re­sis­ten­cia, y el ter­cer gru­po hi­zo ejer­ci­cios de re­sis­ten­cia jun­to con un en­tre­na­mien­to de im­pac­to.

el tra­ba­jo de im­pac­to es­ta­ba com­pues­to por brin­cos, sal­tos y sal­ti­tos. ca­be des­ta­car que los hom­bres del ter­cer gru­po man­tu­vie­ron o me­jo­ra­ron su den­si­dad mi­ne­ral ósea, mien­tras que los otros per­die­ron, en pro­me­dio, un 3% en un pe­río­do de seis me­ses. new­ton di­jo: "Lo que anu­ló com­ple­ta­men­te la pér­di­da ósea fue la com­bi­na­ción de ejer­ci­cio de re­sis­ten­cia y la car­ga del im­pac­to".

UN GRAN ES­TU­DIO SUB­RA­YA EL VA­LOR DEL EJER­CI­CIO EN DIS­MI­NUIR EL RIES­GO DE CÁN­CER

un es­tu­dio rea­li­za­do en 2016, y pre­sen­ta­do en la re­vis­ta de la aso­cia­ción mé­di­ca ame­ri­ca­na, vin­cu­ló al ejer­ci­cio con un ries­go de cán­cer esen­cial­men­te más ba­jo en 13 de los 26 ti­pos de cán­cer exa­mi­na­dos.

en la in­ves­ti­ga­ción par­ti­ci­pó un enor­me gru­po de hom­bres y mu­je­res (los gru­pos de par­ti­ci­pan­tes que ha­bían si­do mo­ni­to­rea­dos du­ran­te va­rios años).

se ana­li­zó la edad de los par­ti­ci­pan­tes, ín­di­ce de ma­sa cor­po­ral, se­xo, da­tos au­to­in­for­ma­dos so­bre el ejer­ci­cio, es­ta­tus de ta­ba­quis­mo, y si pro­ce­día, los diag­nós­ti­cos de cán­cer, pa­ra de­ter­mi­nar el efec­to que ha­bía te­ni­do el ejer­ci­cio en va­rios ti­pos de cán­cer.

du­ran­te el pe­río­do de se­gui­mien­to, el cual tu­vo una du­ra­ción pro­me­dio de 11 años, fue­ron diag­nos­ti­ca­dos un to­tal de 186. 932 ti­pos de cán­cer pri­ma­rios. in­de­pen­dien­te­men­te del pe­so de la per­so­na o de sus an­te­ce­den­tes de ta­ba­quis­mo, los da­tos su­gie­ren que ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca re­du­ce el ries­go de cán­cer.

por ejem­plo, el ejer­ci­cio re­du­jo el ries­go de cán­cer de ri­ñón en un 23%, el cán­cer de pul­món en un 26%, el cán­cer de hí­ga­do en un 27% y el ade­no­car­ci­no­ma eso­fá­gi­co en un 42%.

EL EJER­CI­CIO RE­GU­LAR TAM­BIÉN RE­DU­CE EL RIES­GO DE RE­CU­RREN­CIA DEL CÁN­CER

es bas­tan­te im­pre­sio­nan­te la can­ti­dad de evi­den­cia que sus­ten­ta que el ejer­ci­cio es un re­cur­so pa­ra re­du­cir el ries­go de re­cu­rren­cia del cán­cer.

por ejem­plo, la in­ves­ti­ga­ción an­te­rior ha de­mos­tra­do que los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer de seno y de co­lon que ha­cen ejer­ci­cio re­gu­lar­men­te tie­nen la mi­tad de la ta­sa de re­cu­rren­cia, en com­pa­ra­ción con los que no ha­cen ejer­ci­cio. de acuer­do con cia­ran de­va­ne, pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de macmillan cancer sup­port: "Los pa­cien­tes con cán­cer se sor­pren­de­rían si su­pie­ran cuán­to les po­dría be­ne­fi­ciar, ha­cer una ac­ti­vi­dad fí­si­ca, en su re­cu­pe­ra­ción y sa­lud a lar­go pla­zo, en al­gu­nos ca­sos re­du­ce sus po­si­bi­li­da­des de te­ner una ago­ta­do­ra prue­ba de tra­ta­mien­to de nue­vo. no ne­ce­si­ta ser de­ma­sia­do ex­te­nuan­te—ha­cer jar­di­ne­ría, sa­lir a dar un pa­seo rá­pi­do o na­dar, to­do cuen­ta".

per­ni­lle høj­man--coau­to­ra del es­tu­dio de di­na­mar­ca e in­ves­ti­ga­do­ra del cen­tro pa­ra la in­ves­ti­ga­ción de la ac­ti­vi­dad fí­si­ca de co­pen­ha­gue-- su­gie­re que: "mu­chos es­tu­dios han de­mos­tra­do que la ca­li­dad de vi­da me­jo­ra con el ejer­ci­cio; por ejem­plo, a tra­vés de los es­tu­dios po­bla­cio­na­les sa­be­mos que los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer, que son de­cla­ra­dos sa­nos, tie­nen una me­jor ta­sa de su­per­vi­ven­cia cuan­do ha­cen ejer­ci­cio".

si re­ci­be un tra­ta­mien­to con­tra el cán­cer y con­si­de­ra ha­cer ejer­ci­cio por pri­me­ra vez, es re­co­men­da­ble que pri­me­ro con­sul­te con su mé­di­co.

tam­bién, po­dría re­que­rir bus­car el con­se­jo de un fi­sió­lo­go del ejer­ci­cio. en vez de un en­tre­na­dor per­so­nal, ne­ce­si­ta­rá un fi­sió­lo­go del ejer­ci­cio, quien tra­ba­ja con su­per­vi­vien­tes de cán­cer y pa­cien­tes que lo pa­de­cen.

un fi­sió­lo­go del ejer­ci­cio tie­ne co­no­ci­mien­to acer­ca de los medicamentos con­tra el cán­cer y los ti­pos de tra­ta­mien­to que ex­pe­ri­men­ta. de es­ta for­ma, el pro­gra­ma de ejer­ci­cios po­dría adap­tar­se a sus ne­ce­si­da­des es­pe­cí­fi­cas con res­pec­to a su par­ti­cu­lar ti­po de cán­cer.

co­mo co­men­ta­rio fi­nal, new­ton sub­ra­ya el va­lor y la ne­ce­si­dad de ha­cer ejer­ci­cio, co­mo par­te del tra­ta­mien­to es­tán­dar con­tra el cán­cer:

"ac­tual­men­te, la evi­den­cia so­bre el ejer­ci­cio es su­ma­men­te só­li­da, y los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer me­re­cen es­ta me­di­ci­na. es­ta es una me­di­ci­na muy po­de­ro­sa. en reali­dad, au­men­ta su su­per­vi­ven­cia y no tie­ne efec­tos se­cun­da­rios.

por lo tan­to, lo que aho­ra ne­ce­si­ta­mos son... mé­di­cos y pro­fe­sio­na­les de la sa­lud que lo adop­ten y con­vier­tan en un com­po­nen­te in­te­gral del con­trol ge­ne­ral en los pa­cien­tes que pa­de­cen cán­cer".

EL EJER­CI­CIO ES UNA ME­DI­CI­NA MUY PO­DE­RO­SA CON­TRA EL CÁN­CER. AU­MEN­TA LA SU­PER­VI­VEN­CIA Y NO TIE­NE EFEC­TOS SE­CUN­DA­RIOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.