El do­lor de cue­llo:

cau­sas, ejer­ci­cios pa­ra pre­ve­nir­lo

Corricolari es correr - - Contenidos -

DDESCRIBIREMOS EL DO­LOR CER­VI­CAL EN 4 AC­TI­VI­DA­DES DE­POR­TI­VAS, SE­ÑA­LAN­DO PRE­VIA­MEN­TE AL­GU­NOS CON­CEP­TOS SO­BRE LA PA­TO­LO­GÍA DEL CUE­LLO DE FOR­MA GE­NE­RAL.

La co­lum­na cer­vi­cal se ca­rac­te­ri­za por ser muy fle­xi­ble y per­mi­tir ma­yor mo­vi­li­dad que cual­quier otra zo­na de la co­lum­na ver­te­bral; por ello, es fre­cuen­te asien­to de do­lor, ocu­pan­do el se­gun­do lu­gar des­pués de la par­te in­fe­rior de la es­pal­da.

El ra­quis cer­vi­cal se ca­rac­te­ri­za por su mo­vi­li­dad y la pe­que­ña ta­lla de sus vér­te­bras; par­ti­cu­la­ri­dad que, jun­to a su si­tua­ción pro­fun­da (en el cen­tro del cue­llo) y a la pre­sen­cia de la lor­do­sis que ale­ja más aún las vér­te­bras del plano pos­te­rior, lo ha­ce de di­fí­cil exa­men. El ra­quis cer­vi­cal pue­de ver per­tur­ba­da su mo­vi­li­dad en tér­mi­nos de am­pli­tud o de do­lor.

El do­lor de cue­llo ge­ne­ral­men­te se de­be a ti­ran­tez, es­pas­mos o es­fuer­zo ex­ce­si­vo de los múscu­los del cue­llo o a in­fla­ma­ción de los li­ga­men­tos, ten­do­nes o co­yun­tu­ras del cue­llo. Mu­chas ve­ces hay una fuer­te de­bi­li­dad en la mus­cu­la­tu­ra de sos­tén; ya que los pe­que­ños múscu­los mul­tí­fi­dus no son tra­ba­ja­dos.

De ca­da vér­te­bra sa­len unos pe­que­ñí­si­mos múscu­los en for­ma de cuer­da que van has­ta la si­guien­te: los mul­tí­fi­dus, los múscu­los más pro­fun­dos de la co­lum­na. Por en­ci­ma de ellos hay otros mu­chos tam­bién en for­ma de cuer­da que se su­per­po­nen has­ta lle­gar a los tra­pe­cios o los dor­sa­les. Con los ejer­ci­cios de mo­vi­li­za­ción de la co­lum­na se con­si­gue fle­xi­bi­li­zar y li­be­rar de ten­sión a los mul­tí­fi­dus, lo que se tra­du­ce in­me­dia­ta­men­te en el res­to de la mus­cu­la­tu­ra.

Cau­sas del do­lor cer­vi­cal: Es­tos pro­ble­mas por lo ge­ne­ral se de­ben a ac­ti­vi­da­des o movimientos pro­lon­ga­dos o re­pe­ti­ti­vos que mantienen al cue­llo ba­jo pre­sión. Otras cau­sas co­mu­nes del pro­ble­ma son las pos­tu­ras que po­nen al cue­llo en po­si­cio­nes in­có­mo­das: sos­te­ner el te­lé­fono con­tra la ore­ja con el hom­bro, dor­mir bo­ca aba­jo o con el cue­llo tor­ci­do o tra­ba­jar en un es­cri­to­rio de for­mas que ha­cen que uno fuer­ce el cue­llo.

EN EL CA­SO DE LOS CO­RRE­DO­RES:

Es fre­cuen­te las do­len­cias del cue­llo por la con­ti­nua pre­sión a la que se ven so­me­ti­dos los dis­cos in­ter­ver­te­bra­les y las pos­tu­ras y ges­tos que em­plea­mos en la ca­rre­ra, so­bre to­do cuan­do va­mos in­cli­na­dos su­bien­do cues­tas.

Al man­te­ner es­tas ma­las pos­tu­ras sue­len su­frir de una do­len­cia muy co­mún co­no­ci­da co­mo cervicalgia. En la re­gión cer­vi­cal sue­le acu­mu­lar­se tan­ta ten­sión que la par­te pos­te­rior del cue­llo que­da rí­gi­da y do­lo­ri­da. Con ejer­ci­cios y masajes ade­cua­dos el ma­les­tar pue­de pre­ve­nir­se. En sí la cervicalgia no re­vis­te gra­ve­dad, pe­ro hay que con­sul­tar con un es­pe­cia­lis­ta pa­ra evi­tar que las mo­les­tias pro­gre­sen.

La cervicalgia afec­ta a al­gu­na de las

LA CERVICALGIA AFEC­TA A AL­GU­NA DE LAS SIE­TE VÉR­TE­BRAS DEL CUE­LLO Y A LOS DIS­COS CARTILAGINOSOS QUE ES­TÁN EN­TRE ELLAS. LOS SÍN­TO­MAS CO­MIEN­ZAN CON IN­CO­MO­DI­DAD Y DO­LOR EN LA ZO­NA PU­DIEN­DO LLE­GAR A PRO­DU­CIR MA­REOS O FAL­TA DE EQUI­LI­BRIO AL MO­VER LA CA­BE­ZA HA­CIA DE­LAN­TE O ATRÁS.

sie­te vér­te­bras cer­vi­ca­les (las del cue­llo) y a los dis­cos cartilaginosos que es­tán en­tre ellas. Co­mo re­sul­ta­do, el cue­llo se en­du­re­ce y las fi­bras ner­vio­sas de la par­te su­pe­rior de la mé­du­la se ven so­me­ti­das a pre­sión. Los sín­to­mas co­mien­zan con in­co­mo­di­dad y do­lor en di­cha zo­na. Con los tra­ta­mien­tos mé­di­cos con­ven­cio­na­les ge­ne­ral­men­te se evi­ta que la do­len­cia em­peo­re.

La cervicalgia sue­le ma­ni­fes­tar­se de va­rias for­mas: cue­llo rí­gi­do, di­fi­cul­tad pa­ra mo­ver la ca­be­za; de­bi­li­dad mus­cu­lar, hor­mi­gueos y, a ve­ces, do­lor de ca­be­za, hom­bros y bra­zos. Ade­más pue­den pro­du­cir­se ma­reos o fal­ta de equi­li­brio al mo­ver la ca­be­za ha­cia atrás o ha­cia los cos­ta­dos.

Cuan­do son per­sis­ten­tes y do­lo­ro­sas, el mé­di­co sue­le re­co­men­dar la uti­li­za­ción de un cue­llo or­to­pé­di­co, que im­pi­de cier­tos movimientos de la ca­be­za y sir­ve de apo­yo pa­ra man­te­ner­la en una po­si­ción que re­du­ce la pre­sión so­bre los ner­vios cer­vi­ca­les y los va­sos san­guí­neos. Otros mé­to­dos efec­ti­vos son la trac­ción cer­vi­cal, el ca­lor (dia­ter­mia) y los masajes.

NATACIÓN:

Si se pa­de­ce una le­sión mus­cu­lar y, es­pe­cial­men­te, si se pa­de­ce una le­sión cer­vi­cal, lo ideal es mo­di­fi­car li­ge­ra­men­te los ejer­ci­cios de natación de ma­ne­ra que exi­jan un me­nor mo­vi­mien­to cer­vi­cal. Son bas­tan­te ade­cua­dos pa­ra per­so­nas que su­fren do­lor cer­vi­cal los ejer­ci­cios de natación de es­pal­da, ya que la car­ga de tra­ba­jo es pe­que­ña en com­pa­ra­ción con la car­ga de tra­ba­jo cer­vi­cal de un ejer­ci­cio de crol.

Hay una pega en es­te sen­ti­do y es que la mus­cu­la­tu­ra se re­la­ja pe­ro no se po­ten­cia y aho­ra que­da­rá ex­pli­ca­do:

La natación ha­bi­tual­men­te se con­si­de­ra el de­por­te más sano pa­ra la es­pal­da; sin em­bar­go exis­te una li­mi­ta­ción. Pa­cien­tes con do­lor de es­pal­da, en el 85 a 90% de los ca­sos tie­nen los múscu­los res­pon­sa­bles de la es­ta­bi­li­dad y la pro­tec­ción de la co­lum­na dé­bi­les e in­clu­so atro­fia­dos. Los múscu­los que la cien­cia ha de­ter-

mi­na­do co­mo los más im­por­tan­tes a es­te res­pec­to son los au­tóc­to­nos: los múscu­los ex­ten­so­res lum­ba­res y los múscu­los ex­ten­so­res cer­vi­ca­les.

Una reha­bi­li­ta­ción ade­cua­da de­be­ría te­ner co­mo me­ta la po­ten­cia­ción de di­chos múscu­los, y con ello la re­cu­pe­ra­ción de la fun­ción óp­ti­ma de la co­lum­na.

“To­dos los múscu­los ne­ce­si­tan pa­ra su po­ten­cia­ción un ejer­ci­cio con­cén­tri­co y ex­cén­tri­co” (con­trac­ción/re­la­ja­ción) con­tra una re­sis­ten­cia pro­gre­si­va que pro­du­ce la fa­ti­ga del múscu­lo.

Si apli­ca­mos es­tos da­tos a la natación, que no ofre­ce la im­pres­cin­di­ble con­trac­ción-re­la­ja­ción, que­da cla­ro que los múscu­los de la es­pal­da no se pue­den po­ten­ciar ba­jo es­tos cri­te­rios. Es por ello, por la fal­ta de po­ten­cia­ción ade­cua­da, que los pa­cien­tes con do­lo­res de es­pal­da con­ti­núan con ellos a pe­sar de de­di­car va­rias ho­ras se­ma­na­les a la natación.

CICLISMO:

Cuan­do el ci­clis­ta se co­lo­ca so­bre la bi­ci­cle­ta se mo­di­fi­ca de ma­ne­ra sig­ni­fi­ca­ti­va la po­si­ción de las vér­te­bras de la co­lum­na, ar­ti­cu­la­cio­nes y li­ga­men­tos en re­la­ción con nues­tra po­si­ción ha­bi­tual de bi­pe­des­ta­ción (de pie).

La co­lum­na lum­bar pier­de gran par­te de su cur­va­tu­ra nor­mal o de su lor­do­sis na­tu­ral, mien­tras que la zo­na cer­vi­cal se man­tie­ne en una ex­ten­sión for­za­da por­que al in­cli­nar­nos so­bre el ma­ni­llar de­be­mos ti­rar el cue­llo ha­cia atrás si que­re­mos mi­rar siem­pre al fren­te. Es­ta hi­per­ex­ten­sión tra­ba­ja más los múscu­los de la par­te pos­te­rior de la co­lum­na cer­vi­cal y a ello obe­de­cen los do­lo­res en es­ta zo­na. Por es­te mo­ti­vo, es con­ve­nien­te su­bir el ma­ni­llar pa­ra evi­tar ex­ten­der en ex­ce­so el cue­llo.

AB­DO­MI­NA­LES:

El do­lor de cue­llo apa­re­ce si se en­tre­la­zan las ma­nos de­trás de la nu­ca y se pre­sio­na, cuan­do el cuer­po ha­ce fuer­za pa­ra le­van­tar­se.

Otro error co­mún es mo­ver el cue­llo

al mo­men­to de as­cen­der, en lu­gar de fle­xio­nar el tron­co o to­mar fuer­za a par­tir de los hom­bros. El cue­llo no de­be mo­ver­se; co­lo­que los bra­zos cru­za­dos de­lan­te del pe­cho o to­que sua­ve­men­te con los de­dos las ore­jas pa­ra mar­car una po­si­ción de los bra­zos.

De­be­rá des­pe­gar del sue­lo tan so­lo los hom­bros has­ta la es­pal­da me­dia. No ne­ce­si­ta rea­li­zar la tra­di­cio­nal fle­xión com­ple­ta de tron­co has­ta las ro­di­llas, ya que no tra­ba­ja­rá co­rrec­ta­men­te los ab­do­mi­na­les y es pro­ba­ble que su­fra una lum­bal­gia (do­lor de es­pal­da).

Fle­xio­ne siem­pre las pier­nas pa­ra rea­li­zar los ejer­ci­cios ab­do­mi­na­les y pro­te­ger a su zo­na lum­bar.

Los tra­ta­mien­tos ma­nua­les aso­cia­dos a la ki­ne­si­te­ra­pia, pue­den re­cu­pe­rar al­go de la mo­vi­li­dad per­di­da. Po­cos gra­dos de más son su­fi­cien­tes pa­ra me­jo­rar la fun­ción. Es el ca­so de una pér­di­da de am­pli­tud en una o dos ro­ta­cio­nes del cue­llo, que se po­ne de ma­ni­fies­to cuan­do el co­rre­dor o ci­clis­ta gi­ra la ca­be­za o cuan­do una per­so­na da mar­cha atrás con el co­che y tie­ne que ro­tar el cue­llo pa­ra su co­rrec­ta vi­sua­li­za­ción.

Hay por otra par­te un au­men­to de am­pli­tud so­bre to­do en las chi­cas, que cuan­do lle­ga a ser ma­yor cons­ti­tu­ye lo que se lla­ma hi­per­la­xi­tud, en cu­yo ca­so pue­de dar do­lo­res ar­ti­cu­la­res múl­ti­ples y es­ta­ría con­tra­in­di­ca­da cual­quier ma­ni­pu­la­ción cer­vi­cal en ro­ta­ción, en ra­zón al au­men­to de ries­go vas­cu­lar.

Na­dar de es­pal­da es bas­tan­te ade­cua­do pa­ra aque­llas per­so­nas que su­fren do­lor de cue­llo.

Al co­rrer se so­me­te a con­ti­nua pre­sión a los dis­cos in­ter­ver­tre­va­les.

Los ab­do­mi­na­les de­ben ser rea­li­za­dos co­rrec­ta­men­te pa­ra evi­tar do­lor del cue­llo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.