Ali­men­ta­ción

asi­mi­la­ción rá­pi­da, asi­mi­la­ción len­ta

Corricolari es correr - - Contenidos - POR CAR­LOS VAL­DI­VIE­SO

Los alimentos, se­gún su com­po­si­ción, se di­gie­ren a rit­mos dis­tin­tos, co­no­cer­los nos ayu­da­rá a ele­gir su con­su­mo en fun­ción de la ac­ti­vi­dad que va­ya­mos a desa­rro­llar.

NE­CE­SA­RIA­MEN­TE, AC­TI­VI­DAD Y NU­TRI­CIÓN DE­BEN IR CO­GI­DOS DE LA MANO, YA QUE LA ALI­MEN­TA­CIÓN ES CON­SI­DE­RA­DA CO­MO “EL EN­TRE­NA­MIEN­TO INVISIBLE DEL DE­POR­TIS­TA”. POR ELLO, PA­RA CON­SE­GUIR EL OB­JE­TI­VO DESEA­DO ES FUN­DA­MEN­TAL TE­NER EN CUEN­TA AM­BOS AS­PEC­TOS.

Las ca­rre­ras son una ac­ti­vi­dad in­ten­sa y de al­to im­pac­to, por lo que es ne­ce­sa­rio que su cuer­po es­té al má­xi­mo de sus po­si­bi­li­da­des pa­ra evi­tar po­si­bles le­sio­nes o ro­tu­ras. Sus ex­tre­mi­da­des de­ben tra­ba­jar al 100% en ca­da zan­ca­da pa­ra es­ta­bi­li­zar­le y mo­ver­le de for­ma ade­cua­da.

Pa­ra con­se­guir que su cuer­po es­té en es­te ni­vel y con­si­ga man­te­ner un equi­li­bro y una unión en­tre am­bos, es ne­ce­sa­ria una bue­na ali­men­ta­ción dia­ria. Mu­chos de­por­tis­tas se ol­vi­dan de es­te as­pec­to, pe­ro es tan im­por­tan­te co­mo el en­tre­na­mien­to.

En es­ta lí­nea hay que te­ner en cuen­ta los alimentos que ele­gi­mos pa­ra nues­tras die­tas, ya que exis­ten mu­chas di­fe­ren­cias de unos a otros con res­pec­to a nues­tra fun­ción. Uno de los ám­bi­tos en los que hay di­fe­ren­cias es en la asi­mi­la­ción pe­ro, ¿qué sig­ni­fi­ca que un ali­men­to se asi­mi­la más rá­pi­do o más len­to?

La asi­mi­la­ción o absorción de los alimentos es el tiem­po que tar­da nues­tro or­ga­nis­mo es des­com­po­ner­los pa­ra con­ver­tir­los en com­pues­tos más sim­ples que se pue­den uti­li­zar pa­ra ge­ne­rar ener­gía o cons­truir múscu­lo, en­tre otras fun­cio­nes. Pe­ro, es­te tiem­po de asi­mi­la­ción no es el mis­mo pa­ra to­dos los alimentos.

ALIMENTOS DE ASI­MI­LA­CIÓN LEN­TA Al­gu­nos alimentos re­quie­ren de una lar­ga di­ges­tión en el es­tó­ma­go por­que es­tán com­pues­tos de mo­lé­cu­las más com­ple­jas que ne­ce­si­tan una ac­ción pro­lon­ga­da y per­sis­ten­te de las en­zi­mas di­ges­ti­vas pa­ra su des­com­po­si­ción.

Es­to im­pli­ca que sean alimentos de asi­mi­la­ción len­ta por­que ne­ce­si­tan pa­sar bas­tan­tes mi­nu­tos des­de que son in­ge­ri­dos has­ta que nues­tro or­ga­nis­mo pue­de pa­sar a uti­li­zar­los. Por lo que se con­vier­ten en una fuen­te de ener­gía a lar­go pla­zo, cu­ya prin­ci­pal fun­ción es la cons­truc­ción o re­ge­ne­ra­ción de los te­ji­dos mus­cu­la­res y el al­ma­ce­na­mien­to de ener­gía. - Gra­sas Son los prin­ci­pa­les alimentos de asi­mi­la­ción len­ta, co­mo por ejem­plo, acei­te de oli­va, de gi­ra­sol, la man­te­ca, la man­te­qui­lla y la mar­ga­ri­na. - Car­nes gra­sas La car­ne de cer­do y del cor­de­ro sue­len ser las más ri­cas en gra­sas, co­mo tam­bién to­do ti­po de em­bu­ti­dos. - Hue­vos De to­dos los ti­pos, co­mo por ejem­plo, de aves­truz, ga­lli­na, co­dor­niz, pa­to… y a la vez la par­te que más gra­sa con­tie­ne en to­dos es la cla­ra. - Que­sos Exis­ten mu­chos ti­pos de que­sos, pe­ro los más gra­so­sos son los cu­ra­dos o se­mi­cu­ra­dos. - Le­che To­dos los pro­duc­tos de­ri­va­dos de la le­che o que con­ten­gan lac­to­sa son alimentos que re­quie­ren una len­ta di­ges­tión co­mo los yo­gu­res, fla­nes, ba­ti­dos… - Le­gum­bres y hor­ta­li­zas A pe­sar de que las le­gum­bres y hor­ta­li­zas son ne­ce­sa­rias y muy bue­nas pa­ra nues­tro cuer­po y or­ga­nis­mo, es ver­dad que son de asi­mi­la­ción len­ta, co­mo alu­bias, len­te­jas o gui­san­tes… - Cier­tas fru­tas De igual ma­ne­ra las fru­tas son muy sa­lu­da­bles, pe­ro hay al­gu­nas que son más cos­to­sas de asi­mi­lar co­mo el melón, la ci­rue­la, el me­lo­co­tón… - Fru­tos se­cos És­tos son muy bue­nos pa­ra nues­tro cuer­po y pa­ra nues­tra ca­be­za, pe­ro los más pe­sa­dos son las nue­ces, las al­men­dras, los pis­ta­chos o las cas­ta­ñas, en­tre otros.

ALIMENTOS DE ASI­MI­LA­CIÓN RÁ­PI­DA Es­tos alimentos pre­sen­tan una es­tan­cia muy cor­ta en el es­tó­ma­go, ya que se dis­gre­gan en ele­men­tos bá­si­cos en muy po­co tiem­po. Es­to es de­bi­do a que sus mo­lé­cu­las no son muy com­ple­jas y nues­tro or­ga­nis­mo pue­de ac­tuar rá­pi­da­men­te.

De es­ta ma­ne­ra, pa­san al in­tes­tino que es don­de prin­ci­pal­men­te se di­gie­ren y con­ti­núan de ma­ne­ra di­rec­ta al duo­deno. Por lo que les con­si­de­ra­mos una fuen­te de ener­gía, pa­ra nues­tro cuer­po y or­ga­nis­mo, a corto pla­zo. - Alimentos y fru­tas muy dul­ces A pe­sar de que son las más dul­ces y eso pue­de so­nar con­tra­dic­to­rio son de rá­pi­da absorción fru­tas co­mo el plá­tano o las uvas pa­sas. - Pes­ca­dos ba­jos en gra­sa Co­mo pue­den ser los pes­ca­dos blan­cos, co­mo por ejem­plo, la mer­lu­za, el ba­ca­lao, el me­ro… - Car­ne ma­gra Só­lo en el ca­so de que sea sin gra­sa se­rá de rá­pi­da asi­mi­la­ción, aun­que en me­nor me­di­da que otros alimentos, co­mo la pe­chu­ga de po­llo o de pa­vo. - Sal­sas o con­di­men­tos Cuan­do lle­van al­ta can­ti­dad de azú­ca­res co­mo los si­ro­pes, la sal­sa agri­dul­ce, o el fa­mo­so két­chup.

Pe­ro ¿qué ocu­rre si in­ge­ri­mos ali­men­to de asi­mi­la­ción rá­pi­da y len­ta jun­tos? En es­te ca­so, los alimentos de absorción len­ta de­ben con­ti­nuar con su pro­ce­so nor­mal, per­ma­ne­cien­do lar­go ra­to en el es­tó­ma­go, y son los alimentos de rá­pi­da di­ges­tión los que se ven mo­di­fi­ca­dos y variados, ya que

LA PAS­TA CUAN­TO ME­NOS COC­CIÓN TEN­GA, AL DEN­TE, ME­NOS ÍN­DI­CE GLU­CÉ­MI­CO. PUES CON MÁS TIEM­PO DE COC­CIÓN MÁS SE HIDROLIZAN LOS AZÚ­CA­RES COM­PLE­JOS.

no pue­den pa­sar al in­tes­tino has­ta que los más len­tos ha­yan si­do di­ge­ri­dos.

De es­ta ma­ne­ra to­dos los alimentos, in­de­pen­dien­te­men­te de su asi­mi­la­ción nor­mal, que­da­rían un ma­yor tiem­po en el es­tó­ma­go, y es­to pro­vo­ca una ra­len­ti­za­ción de la di­ges­tión glo­bal de esa co­mi­da.

Pe­ro, igual­men­te, no se pue­de in­di­car que unos alimentos sean me­jo­res o peo­res, pues­to que tan­to los de rá­pi­da co­mo los de len­ta di­ges­tión son ne­ce­sa­rios pa­ra nues­tra ali­men­ta­ción y nues­tro or­ga­nis­mo. La prin­ci­pal ta­rea en­ton­ces es apren­der a uti­li­zar­los de­pen­dien­do del mo­men­to.

Los alimentos de asi­mi­la­ción len­ta son más re­co­men­da­bles du­ran­te el desa­yuno, ya que de es­ta for­ma ten­dre­mos to­do el día pa­ra di­ge­rir­los y pa­ra ir gas­tan­do su ener­gía a lar­go pla­zo. Es la mis­ma ra­zón por la que en la ce­na son los me­nos acon­se­ja­bles.

En ese mo­men­to de ce­na, los más be­ne­fi­cio­sos son los alimentos de absorción rá­pi­da, ya que nos permitirían ha­cer la di- ges­tión an­tes de dor­mir. Ade­más, tam­bién son muy re­co­men­da­bles co­mo una bue­na fuen­te de ener­gía pa­ra re­cu­pe­rar­nos des­pués de una se­sión de en­tre­na­mien­to.

Ele­gi­re­mos alimentos de asi­mi­la­ción len­ta pa­ra ac­ti­vi­da­des de re­sis­ten­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.