Con­se­jos pa­ra ini­ciar­se en el ‘trail run­ning’: có­mo co­rrer en la na­tu­ra­le­za

No es lo mis­mo ejer­ci­tar­se en el as­fal­to que sa­lir a ex­plo­rar nue­vos te­rre­nos al ai­re li­bre. Pa­ra que no ten­gas pro­ble­mas, echa un vis­ta­zo a es­tas re­co­men­da­cio­nes.

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.el­con­fi­den­cial.es

Con la lle­ga­da del buen tiem­po siem­pre ape­te­ce sa­lir del as­fal­to y lan­zar­se a co­rrer por la mon­ta­ña. El 'trail run­ning' cam­bia por com­ple­to la ex­pe­rien­cia de co­rrer: en­tor­nos nue­vos, mil ca­mi­nos que es­co­ger, te­rre­nos di­fe­ren­tes y cam­bian­tes y un lar­go et­cé­te­ra de di­fe­ren­cias con res­pec­to a co­rrer en ciu­dad. Aho­ra bien, eso tam­bién sig­ni­fi­ca que los co­rre­do­res de­ben adap­tar­se, pues no es lo mis­mo co­rrer por las abu­rri­das ca­lles de la ciu­dad que a tra­vés de en­tor­nos na­tu­ra­les. Es­tos son al­gu­nos con­se­jos pa­ra ini­ciar­se en el 'trail run­ning': Cal­ma: Em­pe­zar a co­rrer im­pli­ca ar­mar­se de pa­cien­cia, sea el te­rreno que sea. Al igual que exis­ten erro­res a evi­tar en el 'run­ning' cuan­do se es no­va­to, tam­bién hay com­por­ta­mien­tos que de­ben de­jar­se a un la­do cuan­do se prac­ti­ca el 'trail run­ning'. Uno de ellos es que­rer ir a to­pe el pri­mer día que se pi­sa la mon­ta­ña. Por mu­chos ki­ló­me­tros que se lle­ven acu­mu­la­dos en las pier­nas por as­fal­to, al ini­ciar­se en 'trail run­ning' hay que ser pre­ca­vi­dos por­que nues­tro cuer­po de­be acos­tum­brar­se a los nue­vos es­tí­mu­los. No­ta­re­mos un au­men­to de la fa­ti­ga, pe­se a no es­tar ni cer­ca de los rit­mos que po­de­mos lle­var en as­fal­to. Ol­vi­da los rit­mos: El te­ma de los rit­mos es pre­ci­sa­men­te otro de los con­se­jos pa­ra ini­ciar­se en el 'trail run­ning', prin­ci­pal­men­te por­que de­be­mos ol­vi­dar­nos de ellos. Pa­re­ce una ob­vie­dad, pe­ro la mon­ta­ña no es la ca­rre­te­ra. Nos en­con­tra­re­mos con des­ni­ve­les cons­tan­tes, pie­dras, tie­rra, te­rre­nos más téc­ni­cos, ra­mas y raí­ces, cam­bios de luz… To­dos esos fac­to­res, su­ma­dos a la ne­ce­si­dad de adap­ta­ción del pro­pio cuer­po, nos ha­rán prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble co­rrer a los mis­mos rit­mos que en as­fal­to. De nue­vo, cal­ma y adap­ta­ción. Pre­cau­ción y se­gu­ri­dad: En la ciu­dad de­be­mos te­ner cui­da­do con el trá­fi­co y es­tar bien vi­si­bles, prin­ci­pal­men­te si en­tre­na­mos o muy tem­prano o ya en­tra­da la no­che. Si nos en­con­tra­mos mal, nos le­sio­na­mos o nos ocu­rre al­go, lo nor­mal es que es­te­mos ro­dea­dos de ci­vi­li­za­ción, pe­ro ¿y si nos ocu­rre en la mon­ta­ña? El 'trail run­ning' ofre­ce una li­ber­tad to­tal pa­ra co­rrer, pe­ro no co­no­cer los ca­mi­nos ni el en­torno mul­ti­pli­ca las po­si­bi­li­da­des de su­frir un ac­ci­den­te, una caí­da o una le­sión. Es por eso que hay que cui­dar to­da­vía más los ele­men­tos de se­gu­ri­dad, so­bre to­do si sa­li­mos en so­li­ta­rio a co­rrer. Lle­var siem­pre iden­ti­fi­ca­ción, ele­men­tos re­flec­tan­tes o te­lé­fono mó­vil pa­ra es­tar lo­ca­li­za­bles an­te una emer­gen­cia es bá­si­co. Por su­pues­to, una ac­ción que no fa­lla es el sim­ple he­cho de avi­sar a nues­tros fa­mi­lia­res so­bre qué zo­na va­mos a ex­plo­rar o cuán­to tiem­po apro­xi­ma­do va a du­rar nues­tra ac­ti­vi­dad. Por suer­te, hoy en día la ma­yo­ría lle­va­mos 'smartp­ho­nes' y exis­ten mul­ti­tud de apli­ca­cio­nes que nos per­mi­ten emi­tir en directo el en­tre­na­mien­to, así co­mo he­rra­mien­tas de emer­gen­cia pa­ra com­par­tir la ubi­ca­ción, co­mo Al­pify. Hi­dra­ta­ción y ali­men­ta­ción: En ple­na na­tu­ra­le­za tam­po­co te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de pa­rar a com­prar al­go de be­ber o co­mer, así que hay que pres­tar aten­ción a lle­var los com­ple­men­tos ne­ce­sa­rios cuan­do sal­ga­mos a la mon­ta­ña, prin­ci­pal­men­te no ol­vi­dar la hi­dra­ta­ción. Ahí en­tra en jue­go la ne­ce­si­dad de adap­tar nues­tro ma­te­rial. No es cues­tión de vol­ver­se lo­co y com­prar ab­so­lu­ta­men­te to­dos los ac­ce­so­rios pa­ra 'trail run­ning', pe­ro un cin­tu­rón o mo­chi­la de hi­dra­ta­ción nos irá muy bien pa­ra car­gar con to­do el equi­pa­mien­to, be­bi­da y com­ple­men­tos (lla­ves, mó­vil, et­cé­te­ra). En el apar­ta­do de equi­pa­mien­to, hay que ha­cer una pa­ra­da obli­ga­to­ria en las za­pa­ti­llas de 'trail run­ning'. Sí es muy re­co­men­da­ble te­ner unas za­pa­ti­llas pa­ra co­rrer por la mon­ta­ña, ya que las de as­fal­to no es­tán pre­pa­ra­das pa­ra esos te­rre­nos y, ade­más de de­te­rio­rar­se con mayor ra­pi­dez, tam­po­co nos da­rán la co­mo­di­dad, su­je­ción del to­bi­llo, la trac­ción y el aga­rre ne­ce­sa­rios en de­ter­mi­na­dos te­rre­nos. El for­ta­le­ci­mien­to en ‘trail run­ning’: Por úl­ti­mo, otro de los con­se­jos que apli­car tan­to a los co­rre­do­res ‘as­fal­te­ros’ co­mo a los 'trail run­ners' es la im­por­tan­cia de ha­cer ejer­ci­cios de for­ta­le­ci­mien­to pa­ra to­do el cuer­po. En el 'trail run­ning', es­to es más im­por­tan­te si ca­be, so­bre to­do en cuan­to a mus­cu­la­ción del tren in­fe­rior. Ejer­ci­tar las pier­nas nos per­mi­ti­rá au­men­tar nues­tra fuer­za y re­sis­ten­cia en mon­ta­ña, re­du­cien­do al mis­mo tiem­po las le­sio­nes. Y eso sin ol­vi­dar tam­bién el tra­ba­jo del tren su­pe­rior, con ejer­ci­cios de co­re y bra­zos pa­ra me­jo­rar la es­ta­bi­li­dad y equi­li­brio. Re­cuer­da que con los bra­zos tam­bién se co­rre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.