¿Has­ta cuán­to pro­te­ge un ven­da­je fun­cio­nal?

Es­te ti­po de ven­da­jes vie­nen sien­do uti­li­za­dos, en el mun­do del de­por­te, por los fi­sio­te­ra­peu­tas des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po.

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.ele­co­no­mis­ta.es

Mu­chos co­rre­do­res los uti­li­zan pa­ra pre­ve­nir de le­sio­nes o pa­ra pro­te­ger­se de ellas. Es­te ti­po de téc­ni­ca fun­cio­nal es una for­ma de in­mo­vi­li­za­ción par­cial que se uti­li­za prin­ci­pal­men­te en le­sio­nes ten­di­no­sas, mus­cu­la­res y li­ga­men­to­sas. La in­mo­vi­li­dad no es com­ple­ta ya que li­mi­ta de for­ma se­lec­ti­va el mo­vi­mien­to a de­man­da de la ne­ce­si­dad del pa­cien­te don­de le apa­re­ce el do­lor o ha­cia don­de em­peo­ra la le­sión, per­mi­tien­do el res­to de mo­vi­mien­tos. Por l o t a nt o e l ven da je ti e ne l a fun­ción de li­mi­tar el mo­vi­mien­to no an ular­lo ya q ue l os e fe ctos se c un da­rio s d e la in m ovi l i za ció n com pl e ta pued e aca rr e ar efe ct o s se­cun­da­ri os ne­ga­ti­vos. Pér­di d a de mas a m us cu l a r, r ies go d e pe rd e r d e ns id a d ó sea, ri gi d ez art i cu lar o pro­ble­mas cir­cu­la­to­rios son al­gu­nos de sus in­con­ve­nien­tes. Es por ello que s ol o se r e co m ie nd a un a in­mo­vi li za ci ón to tal e n l esio­nes de ca­rác­ter gra­ve que re­quie­ran de una re­cu­pe­ra­ción de te­ji­dos le­sio­na­dos. E l v e nd aj e s e ut i l iza d e fo rm a pre­ven­ti­va pa­ra evi­tar que apa­rez­ca una le­sión en zo­nas con mo­les­tias o d ond e se sa­be que e l cu e r po va a s u fr ir m ás es­trés por el e jer­cic io al que le va­mos a so­me­ter. Dos ejem­plos muy bu e nos son e l ven­daj e que se si­túa en los ten­do­nes ro­tu­lia­nos pa­ra d es carg a r un p o co e l es fuer­zo q ue rea­li­za el ten­dón en de­por­tes co­mo el ru n n i ng y t am bién e n el c a so d e es­guin­ces de to­bi­llo, es muy co­mún ver có­mo de­por­tis­tas se ven­dan el to­bi­llo pa­ra evi­tar la le­sión. Tam­bién se uti­li­za de for­ma te­ra­péu­ti­ca pa­ra ali­viar los sín­to­mas de una pa­to­lo­gía con­cre­ta. Sus efec­tos ac­túan so­bre el do­lor y evi­tan que se agra­ve la le s ión , pe­ro al m is mo ti em­po p e rmi­te que la per­so­na con­ti­núe con su ac­ti­vi­dad de­por­ti­va en la mayor nor­ma­li­dad po­si­ble. Exis­ten va­rios ti­pos de ven­da­jes fun­cio­na­les, el más ha­bi­tual es el de su­je­ción que se ba­sa su uti­li­dad pa­ra pro­te­ger las est r uc tu­ra s cap­su­lo-li­gam e nto­sas. El de des­carg a que si r v e pa­ra q ue la s f ue r za s qu e i m pact a n en ca d a za nc a da e n la s zo­nas múscu­lo-ten­di­no­sas se re­par­tan d e un a fo rm a m ás e qu i ta ti­va. D e es­ta­bi­li­za­ción, es­te se en­car­ga de que la ar t icu la ció n c on sig a ma y or es­ta­bi­li­dad pro­te­gien­do la fun­ción de los li­ga­men­tos. Las le­sio­nes más co­mu­nes don­de se uti­li­za n es­tos tip o s de vend aje so n : ro tu ra s f ib r i la re s, d i st e ns i on e s li ga­men to sa s, di s ten sio nes o elo n g acion es mus­cu­la­res, fi­su­ra s de cos­ti­llas, esg u in­ces in­ter­cos­tal es, en le­sio­nes y pos­te­rior a la re­ti­ra­da del ye­so, pre­ven­ci ó n de de­for­mi­da d es o act it u de s vi ci o s a s, r e ed uc a c i ó n y pre­ven­ción de le­sio­nes re­pe­ti­ti­vas. E stos ven da jes d e u n so lo u so d e ber ía n ser rea li z ad o s p or p r of es i on ales qu e co n o zcan las di­fe­ren­tes téc­ni­cas. Tra­tar de ha­cer­se un ven­da­je a uno mis­mo es pe­li­gro­so, por­que nos pue­de pro­du­cir cier­ta se­rie de p rob le­mas de cir­cu lac ión o si se h a cen re­pet ida­men­te, de­bi li tand o lo s te ji d os b land o s y pu­dien­do pro­du­cir pro­ble­mas a lar­go pla­zo.

30,3% Si dis­gre­ga­mos es­tos re­sul­ta­dos por se­xo, un de los hom­bres pre­fie­ren el run­ning, fren­te a un 21,1% 15,2%

que prac­ti­can más el ci­clis­mo o un que se de­can­tan por el fút­bol. En el ca­so de las mu­je­res, la co­sa cam­bia bas­tan­te y las ci­fras au­men­tan has­ta el 35,6% 24,5%

en el ca­so del fitness y se que­dan en el cuan­do se tra­ta de sa­lir a co­rrer. Eso sí, las es­ta­dís­ti­cas tam­bién mues­tran el ni­vel de im­pli­ca­ción de­por­ti­va en los co­rre­do­res más

62,9% ex­pe­ri­men­ta­dos. Así, un de las per­so­nas que

61,6% prac­ti­can run­ning y un de los que prac­ti­can fitness lo ha­cen dos o tres ve­ces a la se­ma­na. Run­ning + Die­ta pa­ra per­der pe­so rá­pi­do ¿Real­men­te se pue­de per­der pe­so con run­ning y una die­ta ba­ja en ca­lo­rías? La res­pues­ta es sí, pe­ro ha­ce fal­ta fuer­za de vo­lun­tad. En re­la­ción al te­ma ali­men­ti­cio ya sa­be­mos to­dos lo que hay que ha­cer pa­ra adel­ga­zar. Bá­si­ca­men­te, se tra­ta de eli­mi­nar las gra­sas y ali­men­tos pro­ce­sa­dos de la die­ta y co­men­zar a in­cre­men­tar el con­su­mo de fru­tas, ver­du­ras y pes­ca­do blan­co. Ade­más, es ne­ce­sa­rio cam­biar los há­bi­tos de co­ci­na y ol­vi­dar­se de los re­bo­za­dos y los fri­tos y co­men­zar a pen­sar en co­ci­nar al va­por, al horno o a la plan­cha, que son las op­cio­nes más sa­nas. La com­bi­na­ción de to­das esas téc­ni­cas sa­lu­da­bles pa­ra cam­biar los há­bi­tos de ali­men­ta­ción con unas ho­ras de de­por­te dia­rias o, in­clu­so, tres o cua­tro días a la se­ma­na es su­fi­cien­te pa­ra per­der pe­so de for­ma rá­pi­da y sin ries­gos. Eso sí, que na­die crea que el run­ning es una ac­ti­vi­dad fí­si­ca fá­cil y que so­lo con sa­lir a co­rrer unos mi­nu­tos va a ser su­fi­cien­te. Tam­po­co se tra­ta de sa­lir a co­rrer dos ho­ras se­gui­das sin des­can­so. Más bien se tra­ta de em­plear cier­tas téc­ni­cas ba­sa­das en los cam­bios de ve­lo­ci­dad o de te­rreno, que se­rá la for­ma de ha­cer tra­ba­jar el cuer­po pa­ra que­mar las gra­sas so­bran­tes. En el ca­so del ci­clis­mo, la re­sis­ten­cia y un te­rreno no de­ma­sia­do li­so pue­den mar­car la di­fe­ren­cia a la ho­ra de per­der pe­so. En es­te ca­so, cuan­to más tiem­po aguan­tes subido en la bi­ci, más ca­lo­rías que­ma­rás. Equi­pa­mien­to pro­fe­sio­nal El mun­do de­por­ti­vo mue­ve millones de eu­ros ca­da año y, en el ca­so de la mo­da run­ning, la co­sa se ha dis­pa­ra­do. Así, tien­das de­por­ti­vas de ba­jo cos­to han lo­gra­do in­cre­men­tar sus ven­tas gra­cias a la ven­ta de equi­pa­mien­to de­por­ti­vo es­pe­cí­fi­co pa­ra co­rre­do­res. Por ejem­plo, es po­si­ble com­prar un cor­ta­vien­tos en https://cha­que­tas­cor­ta­vien­tos.com, una tien­da on­li­ne es­pe­cia­li­za­da en ven­der cha­que­tas cor­ta­vien­tos mu­jer, hom­bre y ni­ño a pre­cios eco­nó­mi­cos. Y es que es­ta pren­da de­por­ti­va pa­ra co­rrer en in­vierno es­tá dis­po­ni­ble en di­fe­ren­tes mo­de­los, mar­cas y co­lo­res y se ha pues­to de mo­da en los úl­ti­mos me­ses gra­cias a su di­se­ño y a su uti­li­dad. La gran ma­yo­ría de cha­que­tas cor­ta­vien­tos han si­do di­se­ña­das pa­ra ser im­permea­bles y trans­pi­ra­bles con el ob­je­ti­vo de pro­te­ger al co­rre­dor del vien­to y de la llu­via. Las za­pa­ti­llas run­ning y las ma­llas son otros de los com­ple­men­tos de­por­ti­vos in­dis­pen­sa­bles en el co­rre­dor y ca­be aña­dir que no to­das las per­so­nas que co­mien­zan a co­rrer sa­ben qué za­pa­ti­llas de­ben com­prar o qué ti­po de ro­pa pa­ra co­rrer es más apro­pia­da. En es­te sen­ti­do, es fun­da­men­tal aten­der al ti­po de pi­sa­da (pro­na­dor, su­pi­na­dor o neu­tro) y a la co­mo­di­dad. El di­se­ño es lo úl­ti­mo que un co­rre­dor ex­pe­ri­men­ta­do de­be mi­rar a la ho­ra de com­prar su atuen­do de­por­ti­vo. Por úl­ti­mo, qui­zás no po­de­mos lla­mar­lo equi­pa­mien­to pro­pia­men­te di­cho, pe­ro lo cier­to es que las cá­ma­ras de­por­ti­vas y, más con­cre­ta­men­te, las SJCAM M20 de la mar­ca SJCAM se han pues­to de mo­da en los úl­ti­mos tiem­pos. ¿A quién no le gus­ta gra­bar el ma­ra­vi­llo­so pai­sa­je que re­co­rre cuan­do sa­le a ha­cer trail run­ning o gra­bar­se jus­to cru­zan­do la lí­nea de me­ta de la úl­ti­ma ca­rre­ra po­pu­lar? Pues pre­ci­sa­men­te ese es el ob­je­ti­vo de es­te ti­po de cá­ma­ras, más uti­li­za­das en de­por­tes de ries­go que en el run­ning o el ci­clis­mo, cla­ro es­tá. Y mo­ti­va­ción co­mo ban­de­ra De na­da sir­ve te­ner el me­jor equi­pa­mien­to de­por­ti­vo y co­men­zar una die­ta equi­li­bra­da per­fec­ta los pri­me­ros días si te vas a ren­dir a la se­gun­da se­ma­na de co­men­zar. Cual­quier per­so­na que quie­ra adel­ga­zar ne­ce­si­ta to­ne­la­das de Fra­ses de mo­ti­va­ción ca­si a dia­rio. Y no so­lo es cues­tión de es­cu­char fra­ses mo­ti­va­do­ras pro­ve­nien­tes de las per­so­nas de al­re­de­dor, sino que uno mis­mo pue­de pen­sar en de­ter­mi­na­das fra­ses pa­ra mo­ti­var cuan­do más las ne­ce­si­ta pa­ra así no ti­rar la toa­lla. Al­go que sue­le ocu­rrir es que al prin­ci­pio se pier­de mu­cho pe­so cuan­do se rea­li­zan las ho­ras de de­por­te y la die­ta tal co­mo lo he­mos ex­pli­ca­do. El pro­ble­ma es que el cuer­po se acos­tum­bra a to­do y cuan­do ya se ha per­di­do to­da la gra­sa so­bran­te que se aña­dió en úl­ti­mo lu­gar, re­sul­ta más com­pli­ca­do per­der pe­so. Pe­ro no es im­po­si­ble, es cues­tión de em­pe­ñar­se en lo­grar­lo, de sen­tir­se mo­ti­va­do en ba­se a los ob­je­ti­vos pro­pues­tos al ini­cio y en ha­cer­lo de for­ma que te gus­te. Por ejem­plo, si no te gus­ta el run­ning y pre­fie­res co­rrer en la cin­ta del gim­na­sio, sim­ple­men­te haz­lo así.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.