Si no dis­fru­tas co­rrien­do, ne­ce­si­tas los tru­cos de es­te ge­nio de la li­te­ra­tu­ra

Ha­ce jus­to diez años, el es­cri­tor ja­po­nés Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi pu­bli­có un de­li­cio­so y pe­da­gó­gi­co es­cri­to so­bre sa­lir a co­rrer

Corricolari es correr - - Visto En La Red - En www.el­pais.com

El es­cri­tor Ha­ru­ki Mu­ra­ka­mi (Kio­to, Ja­pón, 1949) em­pe­zó a co­rrer por lo mis­mo que to­dos: que­ría sa­lir del bu­cle com­pues­to por vi­da se­den­ta­ria-au­men­to de pe­so-fal­ta de ai­re cuan­do se ha­ce un es­fuer­zo. Y al­go más, el ta­ba­co. "Fu­ma­ba 60 pi­ti­llos al día. Los de­dos me ama­ri­llea­ban y to­do el cuer­po me apes­ta­ba a ta­ba­co", ar­gu­men­ta el es­cri­tor de obras co­mo To­kio blues o Af­ter dark. Ha­ce jus­to diez años (en 2007), Mu­ra­ka­mi pu­bli­có un de­li­cio­so li­bri­to lla­ma­do De qué ha­blo cuan­do ha­blo de co­rrer (tra­du­ci­do al es­pa­ñol por Tus­quets). Es­te re­la­to es a la vez pa­sio­nal, in­te­li­gen­te y di­dác­ti­co. De he­cho, se ha con­ver­ti­do en un aci­ca­te pa­ra los que quie­ran co­rrer. Y tam­bién pa­ra aque­llos que no les mo­ti­va: el tex­to te in­ci­ta a po­ner­te las za­pa­ti­llas e in­ten­tar­lo. Y tam­bién pa­ra los que no han he­cho foo­ting en su vi­da ni tie­nen la más mí­ni­ma in­ten­ción de prac­ti­car­lo: la ca­li­dad li­te­ra­ria me­re­ce una lec­tu­ra.

Mu­ra­ka­mi em­pe­zó a co­rrer tar­de, con 33 años. Y ya no ha pa­ra­do.

Es­tas son al­gu­nas de las re­fle­xio­nes del au­tor, que sir­ven co­mo con­se­jos pa­ra cual­quier per­so­na que sal­ga a co­rrer se­ma­nal­men­te... o que nun­ca ha­ya sa­li­do, pe­ro no lo des­car­te. - En dos me­ses y me­dio Mu­ra­ka­mi adel­ga­zó tres ki­los. Así des­cri­be la sen­sa­ción: "Me gus­ta­ría que ima­gi­na­ran que van a una car­ni­ce­ría, pi­den tres ki­los de car­ne y lue­go vuel­ven a ca­sa ca­mi­nan­do con ellos en la mano; tal vez así pue­dan ha­cer­se una idea de lo que sig­ni­fi­ca car­gar con ese pe­so". - ¿En qué pien­so cuan­do co­rro? Es una pre­gun­ta que se ha­ce el es­cri­tor. Y se res­pon­de: "Los días que ha­ce frío, pien­so un po­co en el frío. Los días que ha­ce ca­lor, pien­so un po­co en el ca­lor. Cuan­do es­toy triste, pien­so un po­co en la tris­te­za. Cuan­do es­toy ale­gre, pien­so un po­co en la ale­gría". - El gru­po fa­vo­ri­to del es­cri­tor pa­ra es­cu­char mien­tras co­rre son los neo­yor­qui­nos Lo­vin’ Spoon­ful. En con­cre­to se de­can­ta por dos ál­bu­mes de los se­sen­ta: Day­dream y Hums of the Lo­vin’ Spoon­ful. “La es­cu­ches don­de la es­cu­ches siem­pre es es­tu­pen­da. No pre­ten­de mos­trar más de sí que lo ne­ce­sa­rio”, jus­ti­fi­ca Mu­ra­ka­mi. - Cuan­do te po­nes a co­rrer y no tie­nes cla­ro la dis­tan­cia que vas a ha­cer, si­gue el con­se­jo de Mu­ra­ka­mi: “Voy au­men­tan­do po­co a po­co (ca­da día) la dis­tan­cia que re­co­rro. Pe­ro si au­men­to el rit­mo acor­to el tiem­po de ca­rre­ra. Pro­cu­ro con­ser­var y apla­zar has­ta el día si­guien­te las bue­nas sen­sa­cio­nes que ex­pe­ri­men­ta mi cuer­po. Idén­ti­co tru­co uti­li­zó cuan­do es­cri­bo una no­ve­la lar­ga: de­jo de es­cri­bir en el pre­ci­so mo­men­to en que sien­to que pue­do se­guir es­cri­bien­do. Al día si­guien­te me re­sul­ta más fá­cil reanu­dar la ta­rea”. - To­dos los que sa­len a co­rrer lo han pa­de­ci­do. Es ese mo­men­to en el que no pue­des más e irre­me­dia­ble­men­te vas a pa­rar. Pe­ro, un mo­men­to, an­tes de pa­rar­te, en ese ins­tan­te crí­ti­co, Mu­ra­ka­mi se re­pi­te men­tal­men­te un man­tra: "No soy un hu­mano. Soy una pu­ra má­qui­na. Y, co­mo tal, no ten­go que sen­tir na­da. Sim­ple­men­te, avan­zo". Así su­pera la cri­sis y si­gue co­rrien­do. - Ven­ta­jas de co­rrer fren­te a otros de­por­tes. "No ha­cen fal­ta com­pa­ñe­ros ni con­trin­can­tes. Tam­po­co se ne­ce­si­ta equi­pa­mien­to ni en­se­res es­pe­cia­les. No hay que ir a nin­gún si­tio es­pe­cial. Con un cal­za­do ade­cua­do y un ca­mino que cum­pla unas mí­ni­mas con­di­cio­nes, uno pue­de co­rrer cuan­do y cuan­to le ape­tez­ca". Y a Mu­ra­ka­mi se le ol­vi­da de­cir un da­to muy a fa­vor, con los tiem­pos que co­rren: es gra­tis. - La so­le­dad del co­rre­dor. El es­cri­tor re­la­cio­na su pa­sión por co­rrer con el con­cep­to de so­le­dad: "Soy de los que pre­fie­ren es­tar so­lo. O, pa­ra ex­pre­sar­lo con mayor pre­ci­sión, yo soy de esos a los que nos les pro­du­ce tan­to su­fri­mien­to el he­cho de es­tar so­los". Pe­ro se ca­só pron­to, a los 22. Su mo­men­to de so­le­dad lo dis­fru­ta aho­ra co­rrien­do: "En mi in­te­rior siem­pre ha anida­do el de­seo de per­ma­ne­cer com­ple­ta­men­te so­lo. Por eso, el sim­ple he­cho de co­rrer una ho­ra to­dos los días, ase­gu­rán­do­me con ello un tiem­po pa­ra mí, se con­vir­tió en un há­bi­to de­ci­si­vo pa­ra mi sa­lud men­tal". - Un te­ma con­tro­ver­ti­do: Mu­ra­ka­mi ase­gu­ra que ca­si nun­ca ha­ce es­ti­ra­mien­tos. “Nun­ca me he le­sio­na­do”. Lo acha­ca a su “cons­ti­tu­ción fuer­te”. - El au­tor de 1Q84 reivin­di­ca con to­da su al­ma la sies­ta. “Dor­mir un po­co des­pués de co­mer con­ser­va la sa­lud. Yo lo ha­go a me­nu­do. Por lo ge­ne­ral, des­pués de la co­mi­da me en­tra sue­ño, así que me tum­bo en el so­fá y echo una ca­be­za­di­ta. Más o me­nos a la me­dia ho­ra me des­pier­to”.

' Sum­mer in the city', de Lo­vin’ Spoon­ful, la can­ción per­fec­ta pa­ra co­rrer, se­gún Mu­ra­ka­mi.

- Una de las co­sas que más le gus­ta al es­cri­tor es dis­fru­tar de

una cer­ve­za des­pués de co­rrer. De he­cho, mien­tras es­tá en la ca­rre­ra ya ima­gi­na ese mo­men­to. Y, des­pués de la ca­rre­ra, ocu­rre: “Me to­mo una cer­ve­za Ams­tel to­do lo fría que quie­ro. Por su­pues­to, es­tá bue­ní­si­ma. Pe­ro la cer­ve­za real no es­tá tan bue­na co­mo la que yo ima­gi­na­ba y an­sia­ba fer­vien­te­men­te cuan­do co­rría. No exis­te en nin­gu­na par­te del mun­do real na­da tan be­llo co­mo las fan­ta­sías que al­ber­ga quien ha per­di­do la cor­du­ra”. - Cuan­do se pre­pa­ra pa­ra un ma­ra­tón el es­cri­tor si­gue unas re­glas, co­mo no des­can­sar dos días se­gui­dos. "Los múscu­los son co­mo ani­ma­les de car­ga do­ta­dos de bue­na me­mo­ria. Si los vas car­gan­do gra­dual­men­te y con mu­cho cui­da­do, los múscu­los se van adap­tan­do de ma­ne­ra na­tu­ral pa­ra re­sis­tir esa car­ga". - La die­ta de Mu­ra­ka­mi cam­bió cuan­do em­pe­zó a co­rrer. Afir­ma que fue de for­ma na­tu­ral, que era lo que le pe­día el cuer­po: “Hi­ce de los ve­ge­ta­les la ba­se de mi die­ta y ob­te­nía las pro­teí­nas prin­ci­pal­men­te del pes­ca­do. Nun­ca me ha­bía he­cho de­ma­sia­da gra­cia la car­ne. Re­du­je el con­su­mo de arroz y de al­cohol, y em­pe­cé a em­plear con­di­men­tos na­tu­ra­les. Los dul­ces nun­ca me gus­ta­ron”. - El es­cri­tor se de­cla­ra con­tra­rio a de­ter­mi­na­das téc­ni­cas en las cla­ses de Edu­ca­ción Fí­si­ca de los co­le­gios: “Ca­da vez que veo en una es­cue­la esa es­ce­na en la que to­dos los chi­cos son obli­ga­dos a co­rrer en la ho­ra de gim­na­sia, no pue­do evi­tar com­pa­de­cer­los. Obli­gar a co­rrer lar­gas dis­tan­cias a per­so­nas que no desean co­rrer, o que, por su cons­ti­tu­ción, no es­tán he­chas pa­ra ello, sin ni si­quie­ra dar­les una op­ción, es una tor­tu­ra sin sen­ti­do”. - Lo me­jor pa­ra man­te­ner el pe­so ade­cuan­do es co­rrer. “Si ha­ces ejer-ci­cio to­dos los días, tu pe­so ideal se aca­ba es­ta­ble­cien­do de for­ma na­tu­ral”. - So­bre la siem­pre re­cu­rren­te idea de que ha­cien­do ejer­ci­cio se vi­ve más, Mu­ra­ka­mi apor­ta una re­fle­xión: "No im­por­ta si no vi­vo mu­cho, pe­ro, mien­tras vi­va, quie­ro al me­nos que esa vi­da sea ple­na". - Así su­peró el es­cri­tor su de­pen­den­cia del ta­ba­co: "Si te po­nes a co­rrer a dia­rio, de­jar el ta­ba­co es una con­se­cuen­cia na­tu­ral. Me cos­tó mu­cho, pe­ro co­rrer a dia­rio y fu­mar es in­com­pa­ti­ble. Creo que el de­seo, tan na­tu­ral, de que­rer co­rrer ca­da vez más me mo­ti­vó a la ho­ra de aguan­tar sin fu­mar y me fue de gran ayu­da a la ho­ra de su­pe­rar el sín­dro­me de abs­ti­nen­cia". - Y una re­fle­xión fi­nal: reivin­di­car sus días de des­can­so sin nin­gu­na ex­cu­sa. Al­gu­nos días, el es­cri­tor se di­ce: “Hoy no me ape­te­ce co­rrer”. Y pun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.